Alta mar

Contacto

Rosselló Pòrcel: Redactor Constitucional

fabian | 20 Maig, 2014 12:22

El "Redactor Constitucional", periódico liberal de tiempos del Trienio Liberal, no está digitalizado. Fue uno de los periódicos perseguidos y quemados en 1823. "Esta colección incompleta que examinamos es tal vez única", dice Rosselló en el artículo. Así que sólo podemos hacernos una idea de esta publicación por sus palabras.

Periodismo en Mallorca

Redactor Constitucional

XIV

Ya nos ocupamos en un articulo anterior del elevado tono y del gran valor literario que tomaba el Diario Balear en las épocas en que el feroz absolutismo fernandino dejaba momentos de libertad a sus redactores. Explicamos también en otro lugar sus frecuentes cambios de título y sus vueltas a una vida vulgar y anodina cuando la represión amenazaba las plumas liberales. El elogio que de Felipe Guasp, director del Diario, hicimos entonces, debemos repetírlo, aumentado, al ocuparnos del Redactor Constitucional y Político de Mallorca. Copiemos, como principio, el prospecto que se repartió días antes de empezar su publicación: «Gozando la nación española en virtud de la Constitución Política decretada en Cádiz en el año doce y jurada por el monarca en siete de marzo de los corrientes, de una sabia y arreglada libertad de imprenta, madre fecunda de grandes ingenios en todas las edades, pueblos y naciones, se puede esperar que se reproduzcan entre nosotros aquellos escritos sabios y luminosos que vimos en años pasados y que se animen a dar al público sus producciones los que antes, bajo la férula inquisitorial, no se atrevían siquiera a pensar. En virtud de esta libertad ya se han visto en casi todos los puntos de la península anunciarse nuevos periódicos y discursos sueltos que no es justo ignore el que no quiere ser forastero en su misma patria. Hubiéramos deseado poderlos anunciar en el diario (el Balear) para no gravar a los suscriptores, pero no siendo posible por su número y prolijidad he determinado empezar un nuevo periódico con el título de Redactor Constitucional y Político de Mallorca donde se insertarán no solo los artículos más interesantes de los expresados periódicos sino los que se nos remitan y merezcan ver la luz pública. Los que quieran suscribirse lo verificarán en esta imprenta y en la librería de Carbonell.» La suscripción costaba dos reales vellón a los suscriptores del Diario y quince a quienes no lo eran. Salía irregularmenie, aunque los espacios mayores de número a número no llegan a cinco días. Lo imprimía y dirigía Felipe Guasp. Empezó en 22 de mayo de 1820 y concluyó en 8 de enero del año siguiente. Tan solo hemos podido examinarlo desde su principio hasta 30 de junio de 1820, día en que anuncia la transformación en folio de su tamaño. El papel y la impresión son magníficos, de los mejores de la época; el interés del editor por la perfección del periódico era grande. Continuamente se preocupa por las mejoras factibles y traza planes que en ocasiones se traslucen en las páginas del Redactor. No publicó absolutamente nada de lo que ya salía en el Diario Balear y traduce con frecuencia artículos de diarios franceses y hasta ingleses, en alguna ocasión.

No publica comunicados y esto, de poca importancia al parecer, contribuye enormemente al tono elevado del periódico; casi nunca desciende a pequeños detalles de la vida cotidiana, sino que se mantiene en un tono elevado y de pura adoctrinación.

El carácter del Redactor Constitucional y Político es, esencialmente, liberal. Sus francas manifestaciones de liberalismo lograron que más adelante fuera quemado por orden gubernativa. La reacción buscó con ansias vengativas todos sus ejemplares. Esta colección incompleta que examinamos es tal vez única. Por su magnífico estado de conservación parece haber pertenecido a alguno de aquellos liberales que la concibieron...

En uno de sus primeros números publica el Manifiesto que, a consecuencia de la actitud de los generales Riego y Quiroga, dirigió Fernando VII a la nación. La lectura de este documento, que a los liberales de la época causara infantil regocijo, inspira al lector la más profunda conmiseración para quienes no supieron ver su felonía. La pluma real que escribió aquellas dos frases: «He jurado esa Constitución, por la cual suspirabais, y seré siempre su más firme apoyo», «marchemos francamente, y yo el primero, por la senda constitucional» había firmado la sentencia de muerte de Lacy y debía firmar más tarde la de Riego. La mano que debía incitar la rebelión de los Guardias Reales debía también hacer que el conde de España fuese capitán general de Cataluña.

En este mismo Redactor se publican los manifiestos dirigidos a las distintas provincias por sus nuevos jefes políticos: «Sevillanos: Ya tenemos Patria; cesó el imperio de la arbitriaridad y la ignorancia...». Así comienza una de ellas, escrita en aquel característico estilo grandilocuente de la época que, sin embargo, exponía a la luz todo un mundo de sinceridad y de entusiasmo. Al azar hemos copiado unas frases entre las múltiples características del período: «Si al grito lanzado por España en 1808 ha debido Europa su independencia, al que acaba de lanzar en 1828 deberá su libertad.» ¡Pobre libertad aherrojada tres años después por aquellos mismos que de ella debían sernos acreedores! «El arrostrar el patíbulo por la causa de la patria es un deber riguroso.» Palabras de triste exactitud y realidad.

Todo ese conjunto de anhelos y desengaños, de aspiraciones y desesperanzas pasa por las columnas del Redactor, atento a las menores vibraciones nacionales, vigilante y alerta, siempre a la espera del menor detalle que pudiese favorecer la causa constitucional, la causa de la patria.

Son escasas las noticias que publica. Relaciones de festejos constitucionales en Madrid y Barcelona, infracciones de Constitución; pero toda su atención está fija en la información política por medio de documentos, artículos y discursos copiados de los periódicos de la península.

En su esperanza en la perennidad del estado de cosas el editor publicó todo lo que pueda conservarlo. He aquí un fragmento de una Carta de un literato español residente en París, como ejemplo de lo dicho: «Los sucesos de España han admirado a toda Europa, que mira con el mayor respeto a una nación a quien despreciaba antes, lo mismo que a los marroquíes. Desde estas cosas nos detienen en las calles los conocidos y no conocidos, nos abrazan, nos besan y nos ensalzan. Lo mismo sucede en Alemania, que piensa que el ejemplo de España hará romper las cadenas a todos los pueblos. Los españoles han llegado a ser de moda y así está fija sobre ellos la atención de todas las naciones.» Estas letras nos recuerdan los frecuentes destierros de nuestros escritores desde Moratín a Meléndez y las penalidades y molestias de aquellos que, como Antillón, no lograron huir de la patria. El trienio constitucional debió ser para estos literatos —como les llama el Redactor— un breve paréntesis de libertad, seguido otra vez por la larga amargura de los años absolutistas. Por vez primera encontramos en este periódico una tímida propaganda electoral. Se aconseja al pueblo que vote a los verdaderos liberales. Fueron elegidos diputados el conde de Montenegro, don Guillermo Moragues y don Miguel de Victorica.

Otro gran orador salió de Mallorca para Madrid en aquel entonces.

Nos referimos a Argüelles, que se encontraba desterrado en la isla y que fue recibido en Palma con gran alegría.

Si en dos palabras debiéramos juzgar el Redactor Constitucional y Político de Mallorca diríamos que es un tratado de liberalismo escrito por los elementos intelectuales de la Mallorca del trienio.

B. Rosselló Pòrcel

El Día, 9 de Agosto de 1931.

Periodismo en Mallorca
Artículos periodísticos de B. Rosselló Pòrcel

línea

¿Qué quedará del peridismo?
El Semanario Económico
Diario de Mallorca
El Semanario Político
El Diario de Palma
Semanario Cristiano-Político
La Aurora Patriótica
La Antorcha
Diari de Buja
Redactor de Mallorca
Diario Político Mercantil
Diario Balear

línea

El Eco de Colom
El Atleta de la Libertad
Redactor Constitucional
El Revisor Semanal
El Correo Constitucional
El Semanario Politécnico
Sociedad Patriótica
1823 - 1836
Las metamorfosis de un diario
La Época
Romanticismo
Un prospecto
Quadrado

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar