Alta mar

Contacto

Rosselló Pòrcel: El Semanario Político

fabian | 24 Abril, 2014 16:15

En este artículo, Rosselló Pòrcel no sólo habla sobre el "Semanario Político", sino también sobre alguna publicación que sólo tuvo un ejemplar como la primera publicación en lengua mallorquina – catalán dialectal, dicen algunos –, la "Gazeta Triunfo-mensual del centro de Sóller" que el autor no vio, pero del que leyó el prospecto.

El periodismo en Mallorca

El Semanario Político

III

Empezó esta publicación el dos de Noviembre de 1809 y terminó el 3 de Julio del siguiente año. Vieron la luz pública 58 números que forman un tomo pequeño si lo comparamos con la colección del Diario de Mallorca o del Semanario Económico.

Tuvo diferentes tílulos. Comenzó llamándose Semanario Político de Mallorca, después se titula El Extraordinario Político Mallorquín y en unos pocos números Suplemento al Semanario Político de Mallorca. Estas variantes no afectan en nada a la índole del periódico, que continúa dando la misma siempre, sea el que sea el título que le encabece. Se tiraba en la Imprenta Real y los tipos, aunque algo feos, son mejores que los de los demás periódicos coetáneos. La suscripción se renovaba mensualmente y valía nueve sueldos al mes a domicilio y siete y medio en la librería. Los números tienen dos, cuatro y ocho páginas.

Conocemos dos colecciones completas, una en la Biblioteca Provincial y otra en la Municipal de reciente creación.

Si estudiamos la índole del Semanario Político a las primeras páginas de lectura podremos ver que es una imitación del Diario de Mallorca bastante inferior al original. Las secciones de noticiario y actualidad parecen calcadas sobre el citado periódico, tan semejantes son en todo. Lo mismo que el Diario, aboga por la independencia española y hace una sañuda guerra de palabras a los franceses y a Napoleón. Los artículos son pocos; hay muchas cartas de personas residentes en la península que escriben a sus familiares de Mallorca sobre la guerra y sus peripecias: unos burlones comentarios a la legislación de José Bonaparte, una lista de los favorecidos por este, en la que se lee el nombre de don Cristóbal Cladera, el mallorquín afrancesado, y nada más de interés para el lector moderno. La impresión general que se experimenta después de leer el Semanario es de poco interés. Parece que el autor o autores del periódico escribían sin simpatía por las causas que defienden, y esto resta a su obra el gran encanto que tiene, por ejemplo, el Diario de Mallorca, lleno de vida y tras cuyas páginas se adivina un autor con ánsias de triunfo y de gloria. El noticiario local continúa nulo y en el anuncio únicamente el infatigable librero Carbonell adivina el gran valor del reclamo, con una constancia que le honra.

Tócanos ahora hablar de algunos periódicos que vieron publicado su primer número solamente. Es este un caso que se repite con frecuencia, con demasiada frecuencia en la historia de nuestro periodismo y que resulta de tanta molestia para el historiador como para el lector y el coleccionista, pero en aras de la verdad y de la exactitud nos vemos obligados a ocuparnos de esas publicaciones esporádicas que salieron en Mallorca.

Es una de las primeras la Gazeta Triunfo-mensual del centro de Sóller en obsequi de una Aurora que comparegué en esta isla de Mallorca en el present any 1812 a mitxa añada de Juny (segons varios estrolechs) para que lograssem un bon esplet de sol ab arpes esmolades; Palma. Sebastià García. Según Bover, solo un número salió de esta Gazeta Triunfo-mensual, primer periódico escrito en mallorquín. No hemos podido verlo, pero en cambio hemos tenido la suerte de encontrar su prospecto. Tiene parecido título y por el estilo que emplea se adivina a primera vista que dirigirá sus esfuerzos contra la Aurora Patriótica Mallorquína, el célebre periódico de Isidoro de Antillón, el incorruptible magistrado aragonés.

El autor de la Gazeta era quien más tarde había de redactar El Amigo de la Verdad, el célebre padre Traggia. que tan gran papel desempeñó en las luchas entre liberales y serviles, y que se distingue por su estilo violento y populachero.

Por la misma época (11 de julio de 1811) vio la luz el Espíritu de los mejores diarios de la Corte. No hemos podido examinar el único numero que salió, de modo que las noticias que sobre él conocemos las debemos a Bover que dice que se tiraba en la imprenta de Miguel Domingo, debía salir un número cada semana y se había marcado el precio de suscripción a ocho reales mensuales o dos cada número suelto. El primero tiene veinte páginas, en cuarta.

También hemos visto ejemplares sueltos de dos periódicos, de escasa importancia, de la época constitucional. He aquí sus títulos: Narcótico Literario o Miscelánea para saber mucho en poco tiempo – por don Juan de los Reyes – cuatro páginas; Miguel Domingo, 1812. El número que hemos visto es una especie de enciclopedia en que se habla de astronomía, estética y mil asuntos diferentes.

En la Biblioteca Municipal existe también un ejemplar del Diario de la tarde del sábado 19 de setiembre de 1812, impreso por Brusi.

En este periódico se habla exclusivamente de las Cortes de Cádiz y de la votación de diferentes asuntos. Es de tinte moderado, como todo lo que se imprimía por el fundador del Diario de Barcelona.

En general los periódicos de que nos ocupamos en este artículo distan mucho de la perfección en todos los aspectos. Fácil es observar que era tarea dura su publicación, ya porque el medio ambiente no era muy a propósito, ya por la ineptitud, muchas veces manifiesta, de redactores y articulistas.

Pocos años después, en pleno período constitucional, florecen en Palma una serie de periódicos - diarios y semanarios- dignos de toda atención por ser trabajos hechos con todo cariño por sus respectivos autores y que tienen tanto interés para el historiador como para el simple amante de la cultura. Nos referimos a la Aurora Patriótica, al Semanario Cristiano - Político y a tantas otras publicaciones que nos ocuparán en posteriores (y más interesantes) artículos.

B. Rosselló Pòrcel

El Día, 3 de agosto de 1930.

El autor de la "Gazeta", indica Rosselló, fue el padre carmelita Traggia. Según el estudio de Elisabel Larriba en Mejor que el púlpito: la prensa. El Padre Traggia y El Vencedor católico (1809-1810) (2012). Fr. Manuel de Santo Tomás de Aquino, Traggia (1751 - 1817), nacido en Zaragoza, prior carmelita en Valencia, donde empezó a publicar, lo cual siguió haciéndolo en Sevilla donde escribió entre el 24 de noviembre de 1809 y el 19 de enero de 1810 "El Vencedor católico". Ante la llegada inminente de los franceses, Traggia abandonó Sevilla y se refugió en Cádiz; pasó luego a Valencia donde publicó "El Amigo de la verdad" (1811) que prosiguió ya en Mallorca, refugiado en la Cartuja de Valldemossa en 1812 - 1813. Y desde aquí saltó a Malta. Es una figura sumamente interesante que vio en el periodismo el medio más adecuado para propagar y defender las ideas. Me resulta extraño que Traggia escribiera en lengua mallorquina, aunque él era un enemigo declarado contra las ideas que sustentaba la "Aurora".

.

Periodismo en Mallorca
Artículos periodísticos de B. Rosselló Pòrcel

línea

¿Qué quedará del peridismo?
El Semanario Económico
Diario de Mallorca
El Semanario Político
El Diario de Palma
Semanario Cristiano-Político
La Aurora Patriótica
La Antorcha
Diari de Buja
Redactor de Mallorca
Diario Político Mercantil
Diario Balear

línea

El Eco de Colom
El Atleta de la Libertad
Redactor Constitucional
El Revisor Semanal
El Correo Constitucional
El Semanario Politécnico
Sociedad Patriótica
1823 - 1836
Las metamorfosis de un diario
La Época
Romanticismo
Un prospecto
Quadrado

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar