Alta mar

Contacto

Incoación San Juan Pelós de Felanitx Fiesta de Interés Cultural

fabian | 07 Març, 2015 10:07

Incoación del expediente de declaración de San Juan Pelós de Felanitx Fiesta de Interés Cultural

BOIB núm. 032
Fecha publicación: 05/03/2015

Memoria histórica

La fiesta de San Juan abre el solsticio de verano y, en algunas localidades de Mallorca, como Felanitx, se celebra con la aparición del personaje de Sant Joan Pelós, que representa a San Juan Bautista, con el apodo de velloso, porque antiguamente iba vestido con una piel de oveja sin curtir, y que sale a bailar por las calles de la localidad acompañado por el son de un caramillo, una guitarra y un violín.

Parece que esta figura formaba parte de la comitiva de la fiesta del Corpus y, de hecho, según Gabriel Llompart (La danza religiosa de Sant Joan Pelós en las Islas Baleares), hay constancia de que, en la primera mitad del siglo XVIII, Sant Joan Pelós iba danzando con los toneleros, porque estos formaban la cofradía de San Juan Bautista, «con guitarra y violín sonante». Con el paso del tiempo adquirió protagonismo suficiente para convertirse en el único personaje en la celebración del santo que representa.

También antiguamente parece que este personaje, con un corderito bajo el brazo, bailaba en el templo y que acompañaba la procesión que se hacía en honor del santo. Es evidente, por las referencias que encontramos de él, que, a pesar de que la música sea siempre la misma, el baile que ofrece Sant Joan Pelós no responde a ningún tipo de coreografía. De hecho, encontramos esta descripción suya en el Diccionari català-valencià-balear (DCVB): «[...] baila y salta al compás de una melodía especial, no sólo en la calle, sino también dentro del templo durante el ofertorio; una de sus gracias consiste en ir dando saltos desde la cancela hasta el altar mayor, y procura hacer este trayecto con el mínimo de saltos posible.» Joan Amades, en el Costumari català, dice que «la misión del personaje es bailar, en el plano de la máxima comicidad posible, a fin de hacer reír cuanto más mejor. A la hora del oficio, se sitúa en el altar y se da a una danza tan grotesca y alocada como sabe, que no responde a ninguna regla fija de movimientos, y completamente libre de coreografía.»

Según el libro de Ramon Rosselló Vaquer Els Cavallets, les Àguiles, Sant Joan Pelós, Sant Marçal i les Sales, la aparición de este personaje en Felanitx tiene su origen en el convento que los frailes agustinos fundaron en esta localidad en 1603 y lo encuentra documentado por primera vez en 1757 en la anotación de un gasto de veinte sueldos por un traje de Sant Joan Pelós. Es, sin embargo, a partir de mediados del siglo XIX que se encuentran continuas referencias de esta figura en la Obrería de San Juan y, ya a partir del final de dicho siglo, también en la prensa.

En 1969 el semanario Felanitx informó del hecho de que el personaje de Sant Joan Pelós hacía dos años que no aparecía, seguramente por falta de interés y por el poco criterio a la hora de valorar determinados fenómenos populares. La aparición de esta figura sólo se interrumpió durante tres años, como en los años inmediatamente posteriores a la Guerra Civil se había interrumpido, y recuperó el esplendor perdido en la década de los años ochenta del siglo XX ,cuando la cultura popular y tradicional comenzó a revalorizarse.


Vídeo del Canal guingaia (Costumari tradicional)

Descripción

¿Cuándo sale?

Sale a bailar por San Juan, a las 18 h, y comienza su recorrido en la calle de sa Gerreria. El baile y el recorrido se han mantenido por tradición con los años y, durante un tiempo, el personaje añadía a su recorrido las peticiones de bailar en las casas particulares a cambio de una donación al danzante, a la que él correspondía con un clavel rojo a punto de abrirse. Actualmente, los claveles se reparten entre los espectadores.

¿Cómo va vestido?

Va vestido con medias cortas y camisa blancas y falda roja. De los hombros le cuelga una capita corta de seda también roja, con un ribete dorado. Lleva la cara cubierta con una hermosa máscara; una delicada corona en forma de rayo adorna su cabeza y largos rizos que le bajan por la nuca. Los pies van calzados con sandalias y en la mano lleva una cruz de madera con la inscripción «Ecce agnus Dei quitoli».

¿Qué danza baila?

Baila al compás de una música propia y hace continuamente reverencias y graciosos movimientos en todas las direcciones, mientras describe al mismo tiempo con la cruz diferentes figuras acompañadas del sonido de los tocadores de violín, guitarra y flauta que le siguen.

De hecho, los músicos que acompañan a Sant Joan Pelós tocan una música especial, cuya partitura ya recogió el archiduque Luis Salvador en su Die Balearen de la mano de Martorell y una interpretación de la cual se registró en el CD de la Fundación Museo Cosme Bauçà, en 2005, Cavallets. Sant Joan Pelós.

Justificación

De acuerdo con todo lo expuesto, Sant Joan Pelós de Felanitx reúne las características a que se refiere la UNESCO en su Declaración de 17 de octubre de 2003, «Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial», en cuyo artículo 2 define el patrimonio cultural inmaterial como el «que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentido de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana».

De hecho, la figura de Sant Joan Pelós hoy es el resultado de una danza relacionada de alguna manera con las antiguas danzas paganas del solsticio de verano y cristianizada después, que ha sufrido también la influencia de la secularización de la sociedad en la que inserta. De esta manera, Sant Joan Pelós ha continuado vivo y mostrando su baile a pesar de los siglos que han pasado y la comunidad de Felanitx lo preserva como parte de su memoria viva.

El baile de Sant Joan Pelós, sin coreografía previamente establecida, es una danza completamente ritualizada y una expresión cultural muy específica que ha evolucionado a lo largo del tiempo, pero que conviene preservar para las generaciones futuras y como signo de identidad de un pueblo.

Sant Joan Pelós de Felanitx es todavía hoy una de las expresiones vivas de nuestra cultura popular y tradicional, que mantiene la comunidad, pero que es vulnerable en la medida que el día de San Juan ha perdido parte del carácter festivo que tuvo durante mucho de tiempo y no es festivo en el municipio. De hecho, a mediados del siglo XX, sólo se conservaba en dos municipios, Pollença y Felanitx (el DCVB menciona también Montuïri y Son Servera).

Con el fin de salvaguardar la fiesta, y tal como establece la declaración de la UNESCO, deberá potenciarse su estudio, su documentación y su registro. Deberán potenciarse las condiciones para que la fiesta se mantenga viva, de acuerdo con lo que establezca la colectividad que la protagoniza y le da sentido. La tarea de protección y de salvaguardia se dirigirá fundamentalmente hacia la divulgación y la revalorización de todos los elementos, las funciones y los significantes que forman parte de ella, y de sus valores patrimoniales, para que la comunidad se identifique con la fiesta y sus valores y, por tanto, garantice su continuidad.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar