Alta mar

Contacto

Incoación Sant Antoni de Sa Pobla Fiesta de interés Cultural

fabian | 06 Març, 2015 09:33

Incoación del expediente de declaración de Sant Antoni de Sa Pobla Fiesta de interés Cultural

BOIB núm. 032
Fecha publicación: 05/03/2015

Memoria histórica

En el calendario festivo del invierno en Mallorca, las fiestas con más significado social y cultural son las que se relacionan con el fuego. De entre todas ellas destaca especialmente la de San Antonio Abad, que se celebra en casi todos los pueblos de la isla. La fiesta no se vive en todas partes de la misma manera y cada pueblo o ciudad donde se celebra tiene sus particularidades y características propias, por eso se encuentran diferentes expresiones festivas de San Antonio, que guardan, sin embargo, unos elementos comunes, como el fuego, los demonios y las bendiciones.

La devoción a San Antonio llegó a Mallorca con la conquista y el establecimiento de los frailes hospitalarios de San Antonio. Su patronato sobre los animales y muchos oficios relacionados con el mundo rural hizo que su devoción se extendiera, desde los primeros siglos, por prácticamente todas las parroquias de la isla.

Los actos festivos se llevan a cabo durante la vigilia, en la noche del 16 de enero, y el día de la fiesta, 17 de enero. En la vigilia se encienden hogueras en torno de las cuales se come, se baila y se cantan canciones y glosas dedicadas al santo u otros temas y donde tienen una presencia muy destacada los demonios, otro de los elementos más emblemáticos de esta fiesta. Por su parte, el día de la fiesta viene marcado por el oficio solemne en honor al santo y las bendiciones de animales domésticos, que desfilan en procesión.


Ball dels dimonis de Sa Pobla 2013
Vídeo de Miquel Junk

La devoción a San Antonio en Sa Pobla se puede documentar desde el siglo XIV, ya que se han encontrado referencias documentales concretas sobre la celebración de la fiesta desde 1365. La gran devoción y el interés, tanto del pueblo como de los jurados, para celebrar esta fiesta hacen que desde 1561 y hasta la primera mitad del siglo XVIII se hayan documentado pleitos y conflictos con los frailes antonianos porque en Sa Pobla se pudiera seguir manteniendo la imagen de San Antonio en la iglesia parroquial y las celebraciones en torno a su festividad. Estos hechos históricos son recordados en las celebraciones actuales con el grito de «¡Viva San Antonio!» que cierran los diferentes actos del novenario del santo y del Clamater, tras las Completas de día 16 de enero.

Asimismo, la celebración de Sant Antoni de Sa Pobla mereció, en 1966, la declaración de Fiesta de Interés Turístico de la Subsecretaría de Turismo del Estado.

Descripción

En la actualidad, aunque los actos centrales de la fiesta se celebren durante la vigilia del día 16 y el día del patrón, tanto los actos y las celebraciones civiles y religiosas (organizadas por el Ayuntamiento y la Obrería de San Antonio) como la preparación de las celebraciones familiares comienzan en los días anteriores.

El día de la vigilia, siguiendo la tradición, se preparan las hogueras y, como recuerdo de la antigua tradición de ir a buscar leña al predio de Son Llebre, por la mañana se sale del Ayuntamiento hacia este predio para buscar la leña de las hogueras de la parroquia y del Ayuntamiento.

A primera hora de la tarde, hay un pasacalle de los demonios y de San Antonio, protagonistas fundamentales de la fiesta, acompañados de cantadores. Los demonios bailan y se burlan alrededor del santo.

Por la tarde comienzan los actos con más carga ceremonial y protocolaria. En el Ayuntamiento se realiza la recepción de las autoridades y los invitados, que se dirigirán, en comitiva, hacia la iglesia para celebrar la misa solemne de las Completas, acompañados por los Vells Caparrots de Sant Antoni, los Caparrots Minyons de Sant Antoni, los Gegants de la Vila y el Grif con los Dimonis d’Albopàs. Al final de la misa se cantan los gozos y, al salir de la iglesia, se hacen los ya tradicionales bailes de los cabezudos en la plaza Mayor, bailes de demonios, correfoc, espectáculo de fuego y música y el encuentro de cantadores y tocadores de zambomba.

Paralelamente a estos actos públicos y protocolarios, la celebración gira alrededor de las celebraciones familiares en las hogueras y las cenas tradicionales, de tostados [?] y espinagades, que se acompañan con los bailes, las glosas y el sonido de la zambomba, que hacen que la fiesta se alargue durante toda la noche.

Día 17 se hacen pasacalles y la misa solemne y, al terminar, vuelven a bailar los cabezudos y los Caparrots Minyons en la plaza Mayor. Por la tarde se hacen las tradicionales bendiciones y el desfile de carrozas y comparsas, y la fiesta termina con diferentes actos protocolarios.

Esta estructura de la fiesta tiene como actores principales a los vecinos de Sa Pobla, pero como se ha señalado tiene unos personajes, unos protagonistas que, con su presencia, marcan el tiempo de la celebración:

La cuadrilla de demonios, documentada desde finales del XVIII. Aparecen durante la vigilia y realizan un pasacalle, acompañan a las autoridades a la iglesia, y bailan y danzan ante el santo. En 1958 se crearon los demonios actuales.

Cabezudos y gigantes. Se incorporaron a la fiesta en 1952 promovidos por el Secretario del Ayuntamiento. Inicialmente, eran siete figuras, que ya al año siguiente se ampliaron a las once actuales. Acompañan a las autoridades en la entrada y en la salida de las Completas y bailan en la plaza, tanto el día de la vigilia como el día del patrón, dos danzas, al son de la canción «Jo i un pastor». Cuando se incorporan a la fiesta, dan comienzo a la vigilia propiamente dicha, y se encienden las hogueras una vez terminado su baile.

En 1983 se incorporó la cuadrilla de Caparrots Minyons, que bailan simultáneamente con los grandes. Los dos gigantes, presentes desde la década de los ochenta del siglo pasado, salen acompañando a los cabezudos y los Caparrots Minyons.

Estos personajes, incorporados para reavivar la fiesta (por eso representan modelos de moda de la época), forman hoy parte de la iconografía de la fiesta poblense. La elección de éstos y de los demonios del Ayuntamiento tiene lugar el día de San Antonio, siguiendo las bases de un estricto sorteo.


Ball dels caparrots minyons de Sa Pobla 2013
Vídeo de Miquel Junk

El Grif. Se incorporó a la fiesta en 1998. Esta figura quimérica, presente en el escudo y la bandera de Sa Pobla, tiene una altura de 2,80 m y una anchura de 1,40 m. Lanza fuego por la boca y las puntas de las alas. Aparece acompañando a los Dimonis d’Albopàs.

Dimonis d’Albopàs. Este grupo de demonios se incorporó a la fiesta en 1998, vestidos de rojo y con máscaras personalizadas. Aparecen en el correfoc de la vigilia.

El Clamater. Introducido en las fiestas en 2003, recuerda las reivindicaciones de los vecinos de Sa Pobla contra la orden antoniana. Termina su lectura con el grito de «¡Viva San Antonio!», que, tal y como refleja la documentación histórica, se gritaba al finalizar las Completas desde 1643. La elección del Clamater, la realizan anualmente la Obrería de San Antonio, el rector y el alcalde.

Justificación

De acuerdo con todo lo expuesto, la fiesta de Sant Antoni de Sa Pobla reúne las características a que se refiere la UNESCO en su Declaración de 17 de octubre de 2003, «Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Inmaterial», en cuyo artículo 2 define el patrimonio cultural inmaterial como el «que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentido de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y creatividad humana».

La fiesta de Sant Antoni en Sa Pobla se configura mediante una gran cantidad de elementos que, según Francesc Vicens en Diguem Visca Sant Antoni, se equilibran los aspectos públicos de la fiesta, lleno de ceremoniales y espectáculos (correfocs, espectáculos pirotécnicos, conciertos, etc.) con un alto nivel protocolario, con la dimensión privada de las celebraciones en las casas.

La configuración de la fiesta se ha ido modificando y evolucionando a lo largo de los siglos, con la incorporación de elementos que se han convertido en partes fundamentales de la fiesta. En este sentido, la fiesta tradicional, con un marcado sentido religioso, se ha llenado de elementos y de actividades de carácter laico y se ha adaptado a la evolución social, económica y cultural, lo que ha hecho que se mantenga viva en el imaginario colectivo, y también sentida como parte de la identidad de la comunidad poblense.

Por otra parte, la fiesta de Sant Antoni en Sa Pobla se ha mantenido viva y se ha transmitido de generación en generación; constituye un poderoso elemento de cohesión social y de identificación entre los actores, los habitantes de Sa Pobla, y los rituales. Durante la celebración, la gente participa en la fiesta con el sentimiento de pertenecer a la comunidad, con un sentido identitario, cuyo resultado es que se reconozca y se potencie la celebración de todos los elementos rituales y las actividades que configuran la fiesta.

Con el fin de salvaguardar la fiesta, y tal como establece la declaración de la UNESCO, deberá potenciarse su estudio, su documentación y su registro. Deberán potenciarse las condiciones para que la fiesta se mantenga viva, de acuerdo con lo que establezca la colectividad que la protagoniza y le da sentido. La tarea de protección y de salvaguardia se dirigirá fundamentalmente hacia la divulgación y la revalorización de todos los elementos, las funciones y los significantes que forman parte de ella, y de sus valores patrimoniales, para que la comunidad se identifique con la fiesta y sus valores, y, por tanto, garantice su continuidad.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar