Alta mar

Contacto

El bellaombra de la plaza de la Reina

fabian | 29 Juliol, 2006 07:36

Joan Riera, periodista del Diario de Mallorca publicaba ayer un artículo sobre este bello árbol de la Plaza de la Riera. Como me parece interesante y estos artículos son difíciles de localizar, lo reproduzco aquí:

El ombú de la plaza de la Reina

Joan Riera
Sa Torreta

Uno de mis árboles favoritos de Palma es el ombú de la plaza de la Reina. Sólo compite con el ficus de la Misericordia. El olivo de la plaza de Cort me parece propio de un parque de atracciones turístico ubicado en una reserva ante la eventualidad de que las autopistas y las urbanizaciones acaben con el resto de los ejemplares isleños. Al ombú también se le conoce como bellaombra. Lógico, en estos días en que el calor funde el asfalto sus ramas y hojas alivian al paseante. Pero lo que más llama la atención es la corteza del ombú, que se asemeja a la piel de un elefante africano. Y sus raíces superficiales que, como si fueran las patas de un paquidermo gigante, invaden la acera y se han apoderado de buena parte del jardín en el que se homenajea al poeta Joan Alcover.

bellaombra

Leo en una enciclopedia que el ombú o bella ombra, cuyo nombre científico es Phytolacca dioica, es un árbol nativo de las pampas argentinas y uruguayas. Pese a su tronco grueso y su gran porte (alcanza una altura de 10 a 15 metros, con una amplia copa y grandes raíces visibles) tiene la madera esponjosa y blanda. Su nombre es una voz guaraní que significa sombra o bulto oscuro, en definitiva, lo mismo que en Mallorca.

Hay más bellesombres en Palma. Sus curvas conviven en armonía con los bancos rectilíneos de la plaza Llorenç Villalonga. En una casa particular, junto a la vía del tren, cerca de Son Fuster, viven resguardados de la Palma turística. Sin embargo, ninguno de ellos es como el de la plaza de la Reina, probablemente centenario, ocupando el espacio del antiguo convento de Sant Francesc de Paula, testigo de la construcción del monumento a Isabel II y de su posterior derribo tras el triunfo de la Gloriosa.

Pero del bellaombra no me interesa su historia ni los avatares de los que ha sido testigo. Me gustan su oronda elegancia, su robusto encaje en la tierra y su grandiosa copa, que nos refresca más que un helado, que permite reponer fuerzas y bajo la que, quién sabe, tal vez podamos escuchar al poeta Alcover, aunque sea cantando a un olivo:

Al forc de branca senyora i majora
penjàvem la corda de l´engronsadora
i... venta que venta, folgàvem i rèiem
fins que la vesprada la llum esvaïa
de l´hora roenta, de l´hora encantada...

Fuente: Joan Riera en Diario de Mallorca

Páginas relacionadas:
Los árboles singulares de Baleares
Árboles singulares de Palma

Comentaris

el arbre

isabel | 13/02/2007, 19:30

el abre aquest m¨agrada molt es molt grannnn!!

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar