Alta mar

Contacto

La BNE y el Dominio Público

fabian | 20 Octubre, 2014 12:02

El día 14 de este mes de octubre la Biblioteca Nacional de España (BNE) ha colgado la siguiente noticia:

La Biblioteca Nacional de España difunde los autores que quedan libres de derechos

La Biblioteca Nacional de España (BNE) pone a disposición de los ciudadanos la información de aquellos autores españoles cuyos derechos, según la información que se encuentra en su base de datos y otras fuentes consultadas; y conforme a la Ley de Propiedad Intelectual, pasan al dominio público. El vencimiento de los derechos de autor implica que las obras de estos autores pueden ser editadas, digitalizadas o comunicadas públicamente por cualquier ciudadano o empresa, respetando los derechos morales y cualquier otro derecho recogido por la Ley de Propiedad Intelectual.

Blasco Ibáñez, Pérez Galdós, Gaudí, Julio Romero de Torres, Amadeo Vives, Santiago Rusiñol, Emilia Pardo Bazán son algunos de los nombres libres de derechos a los que el próximo año se sumará, por ejemplo, Ramón y Cajal.

La BNE quiere contribuir, de este modo, a la difusión de la cultura española y mostrar su voluntad de facilitar el acceso a la información, dentro de los márgenes previstos por la Ley. En esta línea, y gracias al apoyo de Telefónica, cada año se seleccionarán autores de especial interés para su digitalización y puesta a disposición libremente en la Biblioteca Digital Hispánica, el portal que da acceso a los fondos digitalizados de la institución.

Como muestra del espíritu de esta iniciativa, ya es posible encontrar en la Biblioteca Digital Hispánica el conjunto de obras que la BNE conserva escritas por Hildegart, fallecida en 1933.

Colaboración ciudadana

Las obras en dominio público son aquellas que están libres de los derechos de explotación, o patrimoniales, del autor conforme a la legislación vigente de Propiedad Intelectual. En el caso de España, los derechos de explotación que disfruta el autor en vida subsisten 70 años después de su muerte, y se computan desde el día 1º de enero del año siguiente al de la muerte o declaración de su fallecimiento. No obstante, se respeta el plazo de 80 años para los autores cuya muerte tuvo lugar estando vigente la anterior ley de 10 de enero de 1879, es decir, hasta el 7 de diciembre de 1987. Una vez transcurrido el citado plazo, las obras pasan definitivamente a dominio público.

La relación de autores en dominio público que se ofrece a continuación comprende aquellos autores españoles, con obras en la BNE, que fallecieron en 1933 y años anteriores, hasta 1920. El propósito de la Biblioteca es ampliar esta lista hasta los autores fallecidos en el periodo 1900-1919, para completar el siglo XX.

Listado de autores en dominio publico (1920-1933) (pdf)

La BNE quiere animar a cualquiera que esté interesado a colaborar en esta labor de puesta a disposición del patrimonio común. Su intención es elaborar una Lista abierta y colaborativa.

Las personas que quieran colaborar pueden facilitar a la Biblioteca:

  • Autores españoles con obras en el catálogo de la Biblioteca Nacional de España, fallecidos entre 1920 y 1933, que no consten en este listado.
  • La corrección de posibles errores en la lista existente.
  • La fuente de la que obtiene dicha información.

Pueden dirigirse a: bib@bne.es

Noticias BNE

Esta es la información dada. He puesto en negrita lo principal: "cada año se seleccionarán autores de especial interés para su digitalización y puesta a disposición libremente en la Biblioteca Digital Hispánica" y ponen una "lista abierta y colaborativa".

Esta lista tiene 69 páginas de nombres. Entre ellos se encuentran: Antoni Mª Alcover 1862-1932 (Obras en Catálogo; Obras digitalizadas); Alcover, Joan 1854-1926 (Obras en Catálogo; Obras digitalizadas); Antich e Izaguirre, Francisco 1872-1930 (Obras en Catálogo); Benejam, Juan 1846-1922 (Obras en Catálogo; Obras digitalizadas); Camps i Mercadal, Francesc 1852-1929 (Obras en Catálogo); Costa i Llobera, Miquel 1854-1922 (Obras en Catálogo); Estelrich, Juan Luis 1856-1923 (Obras en Catálogo); Ferrà, Bartomeu 1843-1925 (Obras en Catálogo); [Gaudí, Antoni 1852-1926 (Obras en Catálogo)]; Maura Montaner, Bartolomé 1844-1926 (Obras en Catálogo); Maura Montaner, Francisco 1857-1931 (Obras en Catálogo); Maura y Montaner, Antonio 1853-1925 (Obras en Catálogo; Obras digitalizadas); Pons i Fàbregues, Benet 1853-1922 (Obras en Catálogo); Rusiñol, Santiago 1861-1931 (Obras en Catálogo); Weyler, Valeriano 1838-1930 (Obras en Catálogo).

Posiblemente me haya saltado nombres de autores relacionados con Mallorca. (Está Amadeo Vives, autor de la música de "La Balanguera", pero no lo he añadido). Noto a faltar a Miguel de los Santos Oliver,

Bien, pues aquí está la invitación a participar en esta lista de autores en Dominio Público. Ya veremos qué sale de todo esto.

Artículos sobre Mallorca de Joan Domenge Mesquida

fabian | 16 Octubre, 2014 15:18

Internet nos ofrece actualmente posibilidades hasta ahora inéditas de localizar información. Encuentro en un número especial - Núm. Esp. (II): VI Jornadas complutenses de Arte Medieval. Palacio y génesis del estado moderno en los reinos hispanos del año 2013 de la revista Anales de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid el artículo Arquitectura palatina del reino de Mallorca. Símbolos de poder para una efímera dinastía de Joan Domenge Mesquida.

Resumen

Entre 1276 y 1343 Mallorca, el Rosellón y Montpellier constituyeron una Corona independíenle de la aragonesa. A pesar de las tensiones derivadas de esta partición territorial, la nueva dinastía logró impulsar un programa constructivo -y artístico en general- de gran alcance, que se intensifica a partir del 1300. La estabilidad política y económica, el dinamismo comercial y ta implantación de una severa ñscalidad permitieron a los reyes de Mallorca, y en especial a Jaime II. crear una red de residencias, entre las que destacan los castillos de Perpiñán y Palma de Mallorca (la Almudaina. Bellver). Además de satisfacer las necesidades prácticas de una corte itinerante, con estos palacios se manifestaba simbólicamente el poder del nuevo reino. Los espacios de culto y representación, la originalidad tipológica del castillo de Bellver o el riguroso y calculado ceremonial que se regula en las Leges Palatinae manifiestan la voluntad de la vulnerable y dispersa Corona de crear, con todos los medios al alcance, una imagen de poder y prestigio. Si las ambiciones políticas de la Corona de Aragón acabaron triunfando, las promociones artísticas mallorquínas iban a pervivir como elocuentes testimonios de una dinastía efímera que procuró, con afán, crear los escenarios de su realeza en los que manifestarse con toda su dignidad.

Acudo a Dialnet con el fin de conocer la obra de Joan Domenge i Mesquida. Relacionada con Mallorca tiene la siguiente:

Dialnet es una gran fuente de información para conocer la obra de los investigadores actuales.

Algunos de estos artículos de Joan Domenge ya aparecieron en Alta mar. Así, Las imágenes de la Lonja de Jovellanos se basa en el primer artículo de la relación y en Exposición en el Hospital General de Palma enlazo con el segundo artículo.

Juan Reinés y Ferrer: 'Destrucción de Pollentia' (1863)

fabian | 15 Octubre, 2014 17:35

El título completo de este libro de 260 páginas es "Destruccion de Pollentia, antigua capital de Mallorca, y sitio que tuvo durante la dominacion romana". Su autor fue el médico Juan Reinés y Ferrer, quien escribió también "La perla de Alcudia ó sea el asedio de esta ciudad por los comuneros en 1521 y 1522 : novela histórica seguida de la historia compendiada de Alcudia" (1854) .

Lo he encontrado en la Europeana que me ha remitido a la Bavarian State Library desde donde a través de pdf download es posible bajarlo aunque, por ser sus páginas fotografías, tarda un buen rato.

destruccion

Es una narración. El autor dice:

Prólogo

Se ha escrito mucho y divagado mas sobre la famosa Pollentia primera capital de Mallorca, sobre el sitio que ocupó y sobre la causa de su destrucción. Su estudio es tan pesado como monótono; por esta razón hemos procurado hacer mas amena y entretenida su lectura plantando algunas glorietas de flores en el árido terreno histórico.

Creemos que en la narración hemos seguido estrictamente el precepto de ficta voluptatis causa sunt proxima veris; esto es, que la hemos dado tan verosímil como puede serlo; y creemos también que poco se aparta de la verdad histórica. En efecto: de todo se desprende, que la antigua Pollentia fue destruida, y que de ningún modo cambió voluntariamente de sitio.

Un pueblo que por su voluntad cambiase de sitio, llevaríase consigo sus caudales, sus alhajas y sus dioses penates: todo el mundo no puede menos de estar conforme con este aserto. No obstante, en los campos inmediatos á Alcudia y en los de Sta. Ana. á mas de los muchos ídolos de bronce, hánsc hallado también alhajas y una asombrosa cantidad de monedas de oro, plata y cobre. De aqui se infiere que, si los moradores de nuestra antigua capital, de motu propio cambiaron de sitio, lo hicieron abandonando sus dioses penates, sus alhajas y sus caudales. Empero, la razón se subleva enérgica contra semejante suposición. Bajo este supuesto, la única consecuencia posible de estos antecedeutes, es que fue destruida por feroces y desapiadados enemigos.

No es de presumir tampoco que atendido el carácter y genio guerrero de los Romanos, éstos cedieran su ciudad, haciendas, libertad y vida sin empeñar antes una lid la mas desesperada y sangrienta. ¿Quién no la empeñaría en casos análogos?

Los discursos que ponemos en boca de algunos personages, á fuerza de ser propios de las críticas circunstancias en que se encontraron los pollentines, no pueden dejar de tener algo de verídico en el fondo.

Si los nombres de éstos no son todos históricos, la culpa no es nuestra.

Los que han escrito sobre las causas de la destrucción de Pollentia, las atribuyen al furor de los vándalos contra los romanos. Nosotros, pero, á aquellos y á la ambición desmedida de un traidor hijo de Pollentia: con lo cual conceptuamos que, poco ó nada padece la verdad histórica.

¡Qué lejos hay que buscar para encontrar los libros sobre Mallorca!

Diego Zaforteza Musoles: 'Ciutat' (1932) (ebook)

fabian | 14 Octubre, 2014 17:31

He subido a Scribd en pdf y a la Biblioteca de Alta mar, en epub dentro de un rar, la conferencia titulada "Ciutat" que Diego Zaforteza Musoles pronunció en 1932 a un grupo de jóvenes palmesanos.

Ciutat

En 1932 el historiador Diego Zaforteza Musoles pronunció esta conferencia sobre la ciudad de Palma. Años más tarde, entre 1953 y 1960 publicaría los cuatro primeros tomos de su gran obra La ciudad de Mallorca. Ensayo histórico - toponímico y dejó preparado el quinto y último tomo que no se publicó hasta 1988. Esta obra recoge la historia de Palma desde que se fundó hasta comienzos del siglo XX; en ella va repasando la historia de cada calle y plaza de la ciudad amurallada, recogiendo la historia de sus nombres y de los principales caserones señoriales que en ella hubieren, así como de los singulares acontecimientos que en ellas hubieran ocurrido.

La conferencia Ciutat es como una pequeña muestra de ese gran libro. Nos habla de los cinco recintos amurallados que, en esa primera mitad del siglo XX, se creía que había tenido Palma a lo largo de su historia y que en 1882 Pedro de Alcántara Peña había expuesto en el libro "Antiguos recintos fortificados de la Ciudad de Palma". Habla después de algunas curiosidades como de las industrias de fabricación de jabón o de las fuentes y baños esparcidos por la ciudad y termina tratando sobre la toponimia de las calles y explicitando las de unas pocas.

Es - no hay que olvidarlo – una conferencia divulgativa dedicada a jóvenes palmesanos que se supone conocen la ciudad antigua. Hoy nos resulta algo más difícil reconocer los nombres ya desaparecidos de algunas calles por lo que es conveniente apoyarse en algún plano antiguo de la ciudad o en algún callejero como el del Ayuntamiento de Palma que conserva los nombres antiguos de las calles y plazas.

Sobre el tema de los recintos de Palma conviene conocer el estudio realizado por Juan Tous Meliá: La evolución urbana de Palma, una visión iconográfica, no sólo por el texto sino también por los planos que sobre los primeros recintos presenta.

Algunas entradas en Alta mar he realizado sobre Diego Zaforteza y su obra: Patrimonio bibliográfico Mallorca 1932; Diego Zaforteza Musoles (1884 - 1962) y 'La ciudad de Mallorca'; Del nombre de la calle del Socorro y Diego Zaforteza Musoles y el primer recinto de Palma.

Me alegra poder ir ampliando la Biblioteca de esta bitácora.

 (Segueix)

Diego Zaforteza Musoles y el primer recinto de Palma

fabian | 13 Octubre, 2014 18:43

Fotografié las páginas de la conferencia de Diego Zaforteza Musoles titulada "Ciutat" y ya he empexado a escanear las fotografías transformando las imágenes de los textos en texto copiable. Como me suele ocurrir, necesito ir a la biblioteca otra vez pues siempre hay alguna fotografía borrosa, incompleta, con alguna sombra, por lo que se hace preciso completar o asegurar el texto escaneado.

En todo momento al leerla, conviene recordar que es una conferencia y no un artículo, una conferencia dada a unos jóvenes y no a historiadores conocedores del tema. La conferencia está muy bien estructurada, sus partes son claramente discernibles. Así, tras una presentación, habla del conocimiento de la ciudad como una pasión:

"Permitidme, pues, que os hable de uno de mis amores, ya que al hacerlo con cariño, lo haré con ilusión y ambos suplirán mi falta de elocuencia; permitidme que os hable de Palma, la ciudad querida; pero no de esta Palma de hoy que va perdiendo su personalidad al ataviarse con el desvaido atalaje del cosmopolitismo, de ésta, no, de aquella 'Ciutat de Mallorques' de nuestros abuelos, de la 'Medina Mayurka' de los hijos de Mahoma, de la ciudad fantástica, cuya mole ingente, al conjuro de una voluntad y una imaginación puestas al servicio del deseo, voy levantando en mi laboratorio, donde, por retortas y matraces tengo rimeros de libros y pergaminos hacinados y por elixires, notas añejas, citas pretéritas, acaecimientos de un ayer más o menos lejano..."

"Permitidme que os hable de esta ciudad, que se asentó junto a las ondas azules del mar latino, bajo un cielo a toda luz, en una campiña matizada de motivos orientales, la que fué Reina, y de la que, ¡da pena el decirlo!, no queda más que el recuerdo, su solar maltrecho, y algún que otro girón de tan bello lienzo..."

Tras esta declaración pasa a hablar de los recintos, es decir, de las murallas, de las que entiende que hubo cinco: romano, vándalo, árabe primero, Medina y renacentista. No utiliza estas palabras, sino primer recinto, segundo recinto, etc.

La conferencia es de 1932. Posteriormente se ha tratado este tema. Recogí algunos enlaces en Enlaces a los planos de Palma como al estudio de Juan Tous Meliá: La evolución urbana de Palma, una visión iconográfica, que ya es un estudio universitario. Este estudio se inicia con la información sobre los cinco recintos que en 1882 Pedro de Alcántara Peña expuso en el libro "Antiguos recintos fortificados de la Ciudad de Palma". Juan Tous Meliá considera que el tercer recinto, el de la "ciudad vieja", "urbs vetus", apoyándose en los estudios realizados por Magdalena Riera en su tesis doctoral "Evolució Urbana i Topografia de Madîna Mayûrqa", publicada en 1993, y en "Raíces de Palma" (2000) de Carlos García-Delgado, no existió realmente.

Así pues, Diego Zaforteza Musoles explica en 1932 los cinco recintos indicados por Pedro de Alcántara Peña, al cual cita como fuente de su conferencia. Recojo la parte dedicada al primer recinto, al que se le llamó "La Zuda":

plano
Plano de Antoni Verger (1596) . Murallas renacentistas

Es frecuente atribuir la fundación de una ciudad a origen mitológico, a la intervención de un dios. Para los antiguos fué este asunto importante.

La ciudad, como forma de organización social, siguió a la tribu, como ésta siguió a la familia. Los progresos de la  agricultura unieron varían tribus y nació la ciudad. Otras veces el aglutinante fué la fuerza, ya para la defensa, ya por la hegemonía de la tribu mas fuerte, que, violentamente se asociació a las demás.

Su origen es remotísimo, impreciso, en innumerables casos indeterminable, ya que la ciudad no nace repentinamente; su formación es lenta, reposada, respondiendo al concurso, a la concurrencia, de circunstancias económicas o políticas.

Tampoco es difícil hallar que se ignora la fecha de su fundación, ocurre las más de las veces, en la inmensa mayoría de los casos, y se suele recurrir, como a madero salvador, a la gastada frase de que su origen se pierde en la noche de los tiempos para encubrir el desconocimiento o la ignorancia.

¿Cuándo se fundó nuestra ciudad?

Siguiendo a Floro, en su epítome III, 8, los Baleares con sus piraterías infestaban el Mediterráneo, entorpeciendo y perjudicando el comercio romano, cuando allá para el año 123 antes de Jesucristo, Roma decidió mandar al Cónsul Quinto Cecilio Mételo con su poderosa escuadra, y tras no pocos esfuerzos se apoderó de estas islas, fundando Palma y Pollensa.(2) Este hecho le valió el nombre de Baleárico.

(2) Alcover.- "Los mozárabes baleares"

Ya sabemos, pues, alrededor de que fecha fué fundada y por quién.

Se asentó sobre un otero en el fondo de la bahía, y en su origen, más que población fué fortaleza, como lo demuestra lo exiguo de su perímetro, bastante menor que la manzana que forman el antiguo palacio de los Reyes de Mallorca y sus accesorios, ya que las tapias de esta fortaleza se perciben todavía a través de edificaciones adicionales.{3)

(3) En la descripción del desarrollo de la ciudad, seguimos a Peña en «Antiguos recintos fortificados de la Ciudad de Palma» y «Sant Crstofol de la Bossaria»; a Estada en «La Ciudad de Palma», y a Weyler en «Historia orgánica de las fuerzas militares de Mallorca.»

De gruesos muros, afectaba esta fortaleza la forma rectangular, flanqueada por cuatro torres cuadradas, con un aditamento, también rectangular, adosado a su lado norte.

Lo» dos torreones rneridionales se observan todavía, enmarcando la galería gótica del palacio, que dá al mar; el oriental se nota en el ángulo del patio del castillo, junto a la actual escalera principal, y el noroccidental, a penas sobresale de las edificaciones que lo rodean.

En cuanto al aditamento rectangular que parece ser la más antigua de las construcciones, fue la base de la elevada torre del Angel, que tantas modificaciones ha experimentado, hasta perder casi toda su elevación. Tal vez este aditamento fuera la primera defensa construida.

Su situación sobre un alto cabo batido por las olas y a la entrada del puerto natural que, atendiendo a la formación del subsuelo de Palma, y acusado por la falta de armonia entre los declives opuestos parece existió, cubriendo el terreno comprendido entre la iglesia de San Juan, la calle de San Cayetano, la entrada de la San Jaime y siguiendo hasta el Grand Hotel, para formar el fondo del puerto hacia la Rambla, donde desembocaba el torrente, derivaba luego hacia oriente ocupando el terreno donde se levanta el teatro, que por el desnivel formaba un escarpado hasta la calle de Berga. A continuación formaba dos senos, uno hacia la calle de Sanatacilia y Danús y el otro hacia la de Veri, separados por una punta que se hallaba cerca de San Nicolás. Este segundo seno, a la altura de la plazuela del Rosario, casi en ángulo recto, torcía a poniente paralelo a la calle de las Miñonas, cerca de cuya desaparecida iglesia formaba un cabo, y la línea de costa seguía a buscar el acantilado sobre el que se elevaba la fortificación, cubriendo las aguas lo que fué cuartel de caballería y las fortificaciones hasta el Baluarte del Príncipe.

De esto desprendemos, que a lo primero a que debió atender el cónsul romano, debió ser a afianzar su conquista y defender el puerto contra ingerencias extranjeras, y al aumentar el movimiento de éste por el acrecentamiento de la población, debió aumentarse el poder de la fortaleza, construyéndose la flanqueada por los cuatro torreones.

La primera población debió estar constituida por agricultores y pescadores, y tal vez marinos. Los primeros debían habitar junto a la fortaleza, en cuyos alrededores levantarían sus habitaciones, como lugar más próximo a los campos que cultivaban; los segundos, y en su caso, también los terceros, al pié del acantilado sobre la orilla formada por los detritus desprendidos del mismo, esto es, más cerca del mar, que era su elemento, y dada la forma que hemos deducido tenía el puerto, debió formarse ese núcleo bajo de población hacia la plaza del Rosario.

El núcleo urbano que se formó junto al castillo debió adquirir cierta importancia y hallarse, necesitado de defensa, ya que se le encerró en un muro que seguía el perímetro del actual castillo con sus dependencias, y debió formar el primer recinto de la ciudad. Del torreón sudoriental partía el muro hasta la esquina del palacio junto a la actual escalera que baja a la muralla, donde había una torre; de ahí, una serie de cortinas y torres, de las que todavía subsisten tres, terminaban en la esquina de la calle de la Seo con otro torreón, que fué demolido a fines del siglo XVII o principios del XVIII. Desde esta torre torcía el recinto hacia poniente para terminar en otra torre que estuvo situada al pié de las escaleras de la Catedral, desde donde el murallón y las torres intermedias corrían en dirección al Sur, para terminar sobre el lado de poniente de la vieja fortificación.

Este nuevo recinto, estaba flanqueado por once torres, cuatro principales y siete intermedias, y tuvo cuatro puerta» y probablemente dos portillos.

La puerta principal es la más cercana al Mirador; otra existe todavía frente la puerta principal de la Seo, y la tercera, hoy tapiada estuvo en el ángulo de la Sala de Armas. Al norte se abría la otra. Los dos portillos uno se hallaba en la parte Sur, y tal vez fuera la porta del Castell Reyal que ix al mar, de que habla el libro de Dadas del que fué Archivo del Real Patrimonio correspondiente a 1414. El portillo del oeste es presumible, si bien desconocido, pues, el relleno llevado a cabo al pié del muro para formar, en épocas posteriores, lo que se llamó el Prat del Rey debió cubrirlo.

Este fué sin duda el primer asiento de la ciudad romana, como lo asevera el hallazgo junto a la puerta principal de dos lápidas sepulcrales, conociendo la costumbre romana de enterrar a uno y otro lado del camino que conduce a la ciudad, empezando junto al muro de la misma. Estas dos lápidas, aunque de épocas distintas, cuya antigüedad se data a principios de la era cristiana, dicen asi:


D. M.
AVFID. PRISCAE.
VIX. ANN. XX.
MENS.º III
CAECILIA. CI.
IA. MATER.

la una, y la otra

D. M.
SARAVCIONIS
VIXIT. ANNIS.
XXXVIII. CELERI.
NA. SIBI. ET CONTV.
BIRNALII. FECIT.

que traducidas al romance, equivalen a:

A los dioses manes de Aufidia Prisca que vivió 20 años y 3 meses, su madre Cecilia Cila— la una, y la otra— A los dioses manes de Saraucio que vivió 38 afios. Celerina lo levantó para sí y los suyos.

El segundo recinto, siguiendo a Diego Zaforteza Musoles, sería construído en el siglo V. ("En 395 se produce la escisión del Imperio Romano, Palma queda sumida en un letargo o, al menos, es muy poca la información que se tiene de la ciudad. Se sabe que los vándalos conquistaron las islas Baleares en el 459, que la cristianización se produjo poco después, ya que en el 484 los obispos de las Baleares asisten al sínodo de Cartago. Hay indicios de que en 534 Bizancio incorpora las islas a su imperio".
"La Palma romana permanece sumergida y guarda celosamente sus secretos. Los restos arqueológicos localizados indican que estuvo habitada hasta el siglo VI. No existe información sobre los siglos VII a IX. Las futuras prospecciones arqueológicas permitirán desentrañar los numerosos enigmas históricos".). He recogido los dos párrafos de este paréntesis del estudio de Juan Tous Meliá.

Del nombre de la calle del Socorro

fabian | 09 Octubre, 2014 20:49

Es frecuente en Palma y en muchas ciudades que una iglesia y la calle o plaza donde está tengan el mismo nombre. Así en Palma, la iglesia de Santa Eulalia da nombre a la plaza, las de San Miguel, San Nicolás, San Jaime y otras dan nombres a las calles donde están sus portales.

La calle del Socorro posiblemente no sea una excepción a esta costumbre. Casi paralela a las avenidas, es decir a las murallas que se derribaron a comienzos del siglo XX, transcurre entre las antuguas puertas de la ciudad de San Antonio y el Temple, cercano a la Puerta del Campo.

Leo la conferencia que Diego Zaforteza Musoles dio "en la Federación de Estudiantes Católicos el día 3 de marzo de 1932, en la velada organizada por los estudiantes de Comercio" titulada "Ciutat". En ella trata el tema de las diferentes murallas que Palma tuvo a lo largo del tiempo, tema complejo y difícil de seguir si no va acompañado de imágenes. Al tratar la muralla renacentista de Fratin dice:

En términos generales podemos decir que esta cerca estaba formada por cortinas corridas de baluarte a baluarte. Estos eran, el de San Pedro o Santa Cruz, que toma el nombre del próximo templo, o de la capilla del gremio de pescadores; el de Moranta, del huerto vecino, por primera vez comprendido en el recinto amurallado; el del Sitjar, del barrio donde se asentaba, llamado así, por ser frecuentes en él las sitges, los silos, para almacenar granos; el de Jesús, que debió tomar el nombre del próximo convento de Franciscanos; el de Santa Margarita, del convento de Agustinas, hoy Hospital Militar; el de Zanoguera, del Virey de este apellido; el de San Antonio de Padua, de la iglesia de esta advocación cercana a él; el del Socorrador, del establecimiento para sacrificar y socarrar cerdos, que dio también nombre a la actual calle del Socorro; el de San Jerónimo, de la iglesia de este nombre; el del Príncipe, llamado asi, en memoria del Principe de Asturias que reinó después con el nombre de Felipe II.[...]

Bueno, pues ahora ya tengo dudas sobre si el nombre de la calle está relacionado con el de la iglesia que en ella se encuentra o si es una deformación de "socarrar".

Socorro
Calle e iglesia del Socorro en el plano Garau

En el tomo V de "La Ciudad de Mallorca" en la voz "Socorro, calle del" indica "Toma el nombre del convento e iglesia de Nuestra Señora del Socorro, de religiosos agustinos que hay en ella.". En la misma página se encuentra "Socorrador, calle del" y cuenta lo siguiente:

Se llamó así la calle del Socorro, desde la de Ballester a la plaza de la Puerta de San Antonio.

La manzana pegada a la muralla que forma esta calle, conocida por es Presidi vell, porque las bóvedas de la muralla comprendida en este trozo sirvieron de cárcel, se utilizó durante muchísimo tiempo para los dos socorradors propiedad del Ayuntamiento, en los que se sacrificaban y desollaban, o socorraven las reses de cerda para el consumo de la ciudad. [...]

Los textos de Diego Zaforteza Musoles son sumamente interesantes para quienes gustan de conocer la ciudad y su historia.

La Casa de la Misericordia de Palma

fabian | 08 Octubre, 2014 17:31

El Consell de Mallorca ha editado un folleto sobre La Misericordia. Lo presentaron el pasado 25 de septiembre y en la web pusieron la noticia: El Consell de Mallorca anima els ciutadans a conèixer la història de la Misericòrdia a través de visites guiades i l'edició d'un fulletó en quatre llengües. Pusieron la noticia pero no el folleto, ¡qué lástima!

Misericordia
Folleto.

Está muy bien. Comienza con "Un poco de historia"; en "La vida en la Casa de la Misericordia" cuentan un poco cómo vivían en ella tras la Guerra Civil gracias a un reglamento del centro de 1946; "Visitando el edificio" trata la Capilla, edificio multiusos, el Archivo del Sonido y de la Imagen, la Biblioteca de Cultura Artesana, la Biblioteca Lluis Alemany, el Jardín Botánico y el amplio y frondoso ficus. En "Esculturas de los jardines" ofrece información de cada una de ellas y acaba con "Para saber más", bibliografía sobre el ediicio, su construcción, del cementerio del Camp Roig, del jardín y de las esculturas. En la contraportada hay información de los teléfonos y horarios de las bibliotecas y del archivo, así como una propuesta para visitar el edificio con cita previa.

Está muy bien, textos interesantes y cortos, fotografías, buena presentación.

Estos folletos realizados por las instituciones tienen el problema de que se acaban y ya no puedes disponer de la información que proporcionan. Es una lástima que no conciban que su web puede tener un espacio de biblioteca donde guardarlos y exponerlos, máxime hoy día en que ya se confeccionan digitalmente.

Bueno, yo lo he fotografiado y como he podido lo he puesto en un pdf y lo he subido a la Red. Está en Scribd donde voy guardando distintos tipos de documentos como el Tríptico de Quatre Campanes que editó el Ayuntamiento, o el de Sa Petrolera en es Portixol (El Molinar - Palma) o el del Consulado del Mar y Lonja de Palma; el del Corredor Verde del Parque de Ses Vies y otros varios. Los que guardo en papel se me pierden.

Año Vicente Mut (1614 - 1687)

fabian | 07 Octubre, 2014 15:26

En la Biblioteca Pública hay una mesa sobre la que depositan anuncios de cursos, actividades, etc. Palma es una ciudad difícil o imposible en cuanto información cultural. Se realizan conferencias, pero para saber cuáles son, dónde se realizan y cuándo habría que consultar al menos tres periódicos diarios y un montón de webs. Así que no me extraña encontrar sobre esa mesa una octavilla con el anuncio de la celebración de una conmemoración, el cuarto centenario del nacimiento de Vicente Mut Armengol (1614 - 1687) y lo organiza la UIB. Como suele suceder ninguna otra institución pública se hace eco de esta celebración.

Han puesto una web: Aniversario del nacimiento de Vicenç Mut en la que se encuentran apartados interesantes. Una biografía, un "Call for papers" (saben inglés) en donde se anuncia un monográfico en una revista; "Arxiu", formidable apartado destinado a colgar documentos relacionados con la figura de Vicente Mut - este apartado me anima pues encuentro que, aparte las actividades que puedan realizarse, también es necesario recoger las obras, los documentos relacionados con la figura de la celebración -. El último apartado es "Activitats" donde se anuncian algunas conferencias destinadas a escolares.

anyMut

Busco en Alta mar qué entradas hay sobre Vicente Mut. Hay un enlace a la Biblioteca digital 'Balears fa Ciència' donde se encuentra en pdf "08. Vicenç Mut Armengol (1614-1687) i l’astronomia.Victor Navarro Brotons (Ed.). (Desembre 2009) Vicenç Mut i Armengol va contribuir a la renovació dels estudis astronòmics i la seva activitat com a observador el va situar com un precursor de línies de recerca i d’aplicació sistemàtica de mètodes empírics que, amb el pas dels temps, es desenvoluparen desprès àmpliament."

En Personajes históricos de Mallorca (y III) hay un enlace a las páginas del libro de J. M. Bover y R. Medel "Varones ilustres de Mallorca" en donde tratan la figura de Mut.

En Artículos de Baleópolis (ciencia y tecnología en las Baleares) I se encuentra el enlace al artículo de Laura Jurado El científico que desmanteló la estrella de los Reyes Magos.

Mapa
Isla de Mallorca (1683) de Vicente Mut

Tres mapas hay de Mut: Insula Maioricae de Vicente Mut (1683); Isla de Mallorca (1683) de Vicente Mut y el curioso El mapa invertido de Mallorca, donde Juan Tous Meliá añadió una sustanciosa aportación.

En Los Cronistas del Reino de Mallorca hay cita y enlace al estudio de Alejandro Sanz de la Torre: Valoración de la arquitectura palmesana en los cronistas mallorquines : Binimelis, Dameto, Mut, Alemany.

Mut_HaMallorca

En Google Books se encuentran en abierto varias obras de Mut:

En 1897, el BSAL núm. 211 (01/10/1897, págs. 15 - 16) publicó el artículo de D. José Miralles Sbert, Canónigo "Sobre D. Vicente Mut y su familia (siglo XVII)". Probablemente haya más artículos

Mut_ArqMil

Mi mayor enhorabuena a quienes han tomado esta iniciativa de conmemorar a Vicente Mut o Vicentio (en "Observationes motuum coelestium, cum adnotationibus astronomicis, et meridianorum differentiis ab eclypsibus deductis, observante D. Vincentio Mut"); muy bien por la web en la que el apartado Archivos puede convertirse en una biblioteca - hemeroteca sobre este científico mallorquín. Y a ver si alguna institución más se anima a este cuarto centenario aportando algo también vía Internet.

Diego Zaforteza Musoles (1884 - 1962) y 'La ciudad de Mallorca'

fabian | 06 Octubre, 2014 15:34

En Patrimonio bibliográfico Mallorca 1932 encontré el impreso "Ciutat / conferencia leída por Diego Zaforteza y Musoles en la Federación de Estudiantes Católicos el día 3 de marzo de 1932, en la velada organizada por los estudiantes de Comercio", mas a continuación presenté la biografía de Mateo Zaforteza Musoles (1886 - 1961), hermano de Diego (1884 - 1962) en una confusión de nombres.

Fueron tres los hermanos Zaforteza Musoles: José (1881 - 1965), ingeniero industrial; Diego, historiador y Mateo, quien fue Alcalde de Palma entre 1936 y 1939).

José Zaforteza Musoles, Ingeniero Industrial, participó en Palma en la creación del coche LORYC, fundó en 1934 el Servicio Municipal de Agua y Alcantarillado (SMAYA) de Palma, creó y fue profesor de las Escuelas de Maestría Industrial de Inca y de Palma, y fue director de las centrales eléctricas de Alcudia y de Inca. Escribió el estudio El abastecimiento de agua de Palma (1945).

De Mateo Zaforteza Musoles ya puse su biografía en el artículo anteriormente citado. A diferencia de sus hermanos que nacieron en Valencia, Mateo nació en Palma. Licenciado en Derecho, entró en 1914 en el Cuerpo Jurídico del Ejército. Tuvo destinos en Palma y en Marruecos. En 1931 pasó a la situación de retirado y eligió residir en Palma. Alcalde de la ciudad entre 1936 y 1939, tras lo cual fue Fiscal Jefe del Ejército de Levante y en 1946, Coronel auditor con destino en la Capitanía General de las Baleares.

Diego Zaforteza Musoles fue historiador. En 1912 obtuvo la cátedra de Geografía Económica de la Escuela de Comercio de Zaragoza y posteriormente fue profesor de las de Palma y Valencia. Fue autor de varias monografías sobre la evolución histórica de Palma. Ciutat (1932); La fuente de la Princesa, vulgo de las tortugas (1954) y Can Berga (1958). Su obra principal es La ciudad de Mallorca. Ensayo histórico - toponímico, que es una historia de Palma hasta comienzo del siglo XX con atención a la historia de cada calle y plaza y su urbanismo, Consta de cinco tomos, publicados los cuatro primeros entre 1953 y 1960, y el quinto en 1988.

Publicó también Del Puig de Pollensa al Puig de Sitjar; Historia del Monasterio de la Purísima Concepción (1945) y El señoría de Genovés (1950).

Fue Caballero de la Orden de San Juan y miembro de la Academia de la Historia; de la de las Bellas Artes de San Sebastián; de la de Bones Lletres de Barcelona y del Centro de Cultura Valenciana.

ZMusolesV

La fuente de la que recojo esta información, la GEM, vol. 18, presenta en un recuadro un fragmento del Epílogo del tomo V de "La ciudad de Mallorca" escrito por G. Rosselló Bordoy. Recojo a continuación el Epílogo completo en el que trata sobre la publicación en 1988 de este tomo y de la figura de Diego Zaforteza Musoles:

 (Segueix)

Patrimonio bibliográfico Mallorca 1932

fabian | 02 Octubre, 2014 16:08

En el año 1932 las editoriales mallorquinas realizaron 21 publicaciones. Varias son de resaltar y de entre ellas, por referirse a Palma y por otra obra futura, señalaría una conferencia. Se trata de "Ciutat / conferencia leída por Diego Zaforteza y Musoles en la Federación de Estudiantes Católicos el día 3 de marzo de 1932, en la velada organizada por los estudiantes de Comercio". Nota: estas líneas que van a continuación se refieren a Mateo Zaforteza Musoles, hermano de Diego. Son debidas a una confusión que se intenta resolver en Diego Zaforteza Musoles (1884 - 1962) y 'La ciudad de Mallorca'] Mateo Zaforteza Musoles (1886 - 1961), valenciano, estudió Derecho, perteneciente al Cuerpo Jurídico del Ejército, estuvo destinado en Palma antes de los años 30, tras estar en Marruecos, en 1931 pasó a la reserva y eligió Palma como residencia hasta su muerte. De 1936 a 1939 fue Alcalde de Palma. (Wikipedia). [De Diego Zaforteza Musoles] Su obra principal fue "La Ciudad de Mallorca", cinco tomos de más de 2000 páginas que fueron publicados, los cuatro primeros entre 1953 y 1960; el quinto lo dejó preparado antes de su muerte en 1961, no fue publicado hasta 1988, cuando el Ayuntamiento de Palma editó los cuatro primeros en una edición facsimil a la que añadió, publicándose por vez primera, el quinto.

El 4 de julio de 2012, el periodista del Diario de Mallorca Joan Riera publicó el artículo Zaforteza y Musoles, medio siglo después del que recojo las siguientes frases:

[...] Es el autor de La Ciudad de Mallorca, probablemente la obra que más ha ayudado a conocer la evolución de la capital desde la conquista de Jaume I hasta mediados del siglo pasado. En palabras de Guillem Rosselló Bordoy, la obra permite seguir "una a una la pequeña historia de calles, plazas, callejones y los recovecos de una ciudad de larga, muy larga, vida que al correr de los siglos ha cambiado de piel, pero sigue intangible en su estructura física, desafiando modos y modas". [...] Además de un recorrido por el origen del nombre de cada calle, ilustra sobre aspectos hoy tan cotidianos como el alumbrado público o la numeración de las casas.

Es una obra importante, de consulta, de esas que tendrían que estar digitalizadas tanto en forma de libros como en forma de base de datos sin tener que esperar a que sea de Dominio Público. Bien, pues de 1932 se conserva esta conferencia que desconozco, pero que leeré en cuanto pueda.

Hay también este año otra publicación que tiene Palma como objeto, se trata de "Perfils de la Ciutat" de Andreu Caimari que escribía poemas.

Además de esta última hay unas pocas obras literarias: "De com Icarus perdé les ales / Francesc Sureda Blanes ; [dibuixos inédits de Franz Danzer, Pardo de Cela, J. Sureda (1931) i Francesc Muntaner (1763) i altre reproduit de Lleonard de Vinci (1519)] " y "El placer del sacrificio : comedia en tres actos / Manuel Andreu Fontiroig", además de "Un invierno en Mallorca" de George Sand.

Sobre "Un invierno en Mallorca", además de digitarlo (George Sand: Un invierno en Mallorca (ebook) y Edición digital 'Un invierno en Mallorca'), puse una pequeña búsqueda sobre las ediciones de este libro (Un invierno en Mallorca, un best seller). Si primero fue publicado en la revista "Revue des deux mondes" con el título de "Un hiver au Midi de l'Europe" (ver: Alta mar: Un hiver au Midi de l'Europe, de George Sand). Pocos meses después se edita como libro y en 1842, en su segunda edición, se modifica el título quedando como "Un hiver à Majorque". Causó en seguida repulsa en Mallorca, pero tardó muchos años en ser traducido y publicado. En 1902 (Patrimonio Bibliográfico Mallorca 1902) ¡sesenta años después de la edición francesa!, lo publica la Tipografía de Bartolomé Rotger de la traducción al castellano realizada por Pedro Estelrich con un prólogo de Gabriel Alomar. Es ahora, en 1932, cuando, con la misma traducción y prólogo, lo edita la Imprenta J. Tous. La siguiente edición la hará Clumba en 1949 con una traducción también al castellano de B. Payeras. Esta edición de Clumba se repetirá en 1951, 1971, 1975 y otros años. Mientras, en 1974, lo editará Luis Ripoll con una traducción propia. A partir de esta fecha se multiplicarán las traducciones y ediciones. Es en 1992 - 1993 cuando aparece la primera traducción al catalán, realizada por Jaume Vidal Alcover y publicada en Edhasa y Moll. Realmente es un "best seller".

libro

En 1932 se publican varios "estudios" sobre las islas. Unos entrarían en el tema "Historia" como "Constitucions e ordinacions del Regne de Mallorca : (S. XIII-XV) / Antoni Pons"; "La peste bubónica en Son Servera (1820) / por Pedro Servera Nebot"; "Ebusus : ciclo romano / Isidoro Macabich Llobet" y "La història oblidada : un imperi mallorquí a l'Àfrica septentrional / Gonçal de Reparaz (fill)".

Otros son de carácter muy variado: "¡Los Jesuítas! defendidos por republicanos y ateos / escritos recopilados por Rómulo Weter"; "Miscelanea filológica dedicada a D. Antonio Mª Alcover con motivo de la publicación del Diccionari Català - Valencià - Balear"; "La alcachofa (cynara scolymus) : etimología, historia, variedades, aprovechamiento, clima, suelo, enfermedades y su cultivo, rendimiento y exportación en el Delta del Llobregat (Barcelona) / por Manuel Brescané y Cabedo; con un prólogo de Arnesto Mestre Artigas"; "El llibre de apunts en la formació intel-lectual / Miquel Ramis Alonso, Prev."; "Los problemas obreros vistos desde la derecha / Andrés Buades Ferrer"; "Servilismo y cobardías : conferencia dada el día 31 de marzo de 1930 en la sociedad Fomento del Civismo / por Jerónimo Massanet Beltrán" y "La utilitat de les col·leccions locals de fòssils / Bartomeu Darder i Pericàs".

En el tema religioso hay un Sínodo "Synodus Diocesana Maioricensis / sub... Ioseph Miralles et Sbert" y alguna publicación en Latín "Die XXVIII julii. In festo Sanctae Catharinae Thomas Virginis : canonissae regularis professae Ordinis Sancti Augustini in Monasterio Sanctae Mariae Magdalenae Palmae Balearium" y "Directorium divini officii recitandi sacrique peragendi / pro Dioecesi Majoricensi dispositum de mandato et cum approbatione exmi. et ilmi. dris D. Joseph Miralles Sbert, hujus almae sedis archiepiscopi episcopi a. D. Antonio Pou Artigues ejusdem Dioecesis caeremoniarum magistro anno dni MCMXXXII".

Siempre hay alguna obra lulista "Art Demostrativa Regles introductories. Taula General. Transcripció directa amb vint figures policromes, proemi i variants per Moss. Salvador Galmés / Ramón Llull" y, para cerrar la producción editorial de este año, "V Conferencia del Distrito 60 : celebrada en Palma de Mallorca los días 10, 11 y 12 de mayo de 1932" del Rotary Club de Mallorca.

Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español

Lugar Producción: Mallorca........Fecha: 1932

Las xilografías de Guasp y 'Papeles de Son Armadans'

fabian | 01 Octubre, 2014 12:06

En 1956 Camilo José Cela inició la andadura de la revista literaria Papeles de Son Armadans. Veintitres años después, en 1979, el mismo Cela cerró esa andadura iniciada en ese barrio de Palma colindante con el bosque de Bellver. Actualmente esta revista vende sus números en edición digital y presenta gratuitamente el número uno, de abril de 1956, como muestra.

Para su impresión en papel utilizó la imprenta de mossén Alcover y utilizó como separadores o elementos decorativos las xilografías de la imprenta Guasp, la cual pasaba desde 1946 una crisis muy acentuada que, pese a las ayudas, no pudo superar cerrando definitivamente en 1958.

Papeles

La utilización de las xilografías de Guasp hizo que en ese primer número de "Papeles de Son Armadans", Luis Rosales publicara el artículo "Noticia de la Imprenta Guasp y su colección de xilografías".

Noticia de la Imprenta Guasp y su colección de xilografías

Papeles de Son Armadans reproduce, en su cubierta y en sus portadillas, xilografías de la colección de la Imprenta Guasp, de Palma de Mallorca. El pie de imprenta de los Guasp es un caso de tenacidad inquebrantable y de inigualado amor al arte de las prensas. La Imprenta Guasp fué fundada en 1579 y desde entonces y sin interrupción, ha sido regida siempre por la misma familia. Atendida esta circunstancia es, pues, la más antigua de Europa y, posiblemente, del mundo.

El honorable Gabriel Guasp instaló su prensa en pleno siglo XVI, «in platea curiarum», es decir, en la Plaza de Cort, en el mismo corazón de Palma. Con el tiempo mudó de domicilio, pero nunca se alejó tanto como para que «En Figuera», el reloj que mide la vida de la ciudad, dejase oir claramente sus campanadas. La Imprenta Guasp, de la Plaza de Cort, se fué a «la Cadena», calle contigua. Después se instaló junto al horno de un tal Frau, del que no tenemos mayor noticia. Actualmente está domiciliada en la calle de Morey, donde la artesanía mallorquína conserva algunos de sus últimos reductos.

Lluc

Si curioseamos en los papeles de la familia, veremos en seguida que su inclinación a la letra impresa es extraordinaria. Hubo época en que varios de sus miembros simultanearon la profesión, con imprenta propia; momentos en que varios se unieron; otros, en que se separaron, y otros, fínalmente, en que funcionaron, unidos por un Guasp, varias de las que existían en la ciudad. Tal acontece a comienzos del siglo XIX en que la Imprenta de Guasp «es de las mejores de Palma y puede competir con muchas del continente».

La primitiva prensa de los Guasp se puede ver funcionar aún y es un documento importante para el estudio del arte tipográfico. Es una prensa que gime realmente, cuando el «hacer gemir las prensas» no es más cosa que una frase poética. Junto a ella se recuerdan muchas esquinas de la bella profesión de imprimir libros. Cuando la instala el primer Guasp de la dinastía (1579), Cristóbal Plantin trabajaba ya. Por entonces, en España las imprentas estaban casi totalmente en manos de extranjeros. El pie de los Guasp comenzó a barajarse entre los de Pedro Brun, saboyano; Hungut, alemán; Polono, húngaro; Cocci, de Strasburgo; y Hurus, de Constanza. En Salamanca imprimían los florentinos Junti y Poelman, enviados por Plantin desde Amberes, y los flamencos Mey, en Tarragona y Valencia con sucursal en Alcalá, trabajaban en competencia con Guillén de Brocar, que en 1614 imprimió su famosa Biblia.

En Mallorca sólo tres impresores habían precedido a Guasp. Desde 1485 a 1487, Nicolás Calafat dio a conocer en la isla el arte de imprimir. Calafat tuvo su prensa instalada en Palma, durante dos años, y durante otros dos en Valldemosa, pequeño lugar cercano, de donde era natural. De este taller salieron únicamente dos libros: uno con el rarísimo pie «Trinidad de Miramar, distrito de Valldemosa en la mayor isla balear», y otro que lleva la fecha de «Mallorca 20 de junio de 1485». Este fué el primer libro impreso en la isla y aunque no se indique el lugar en que fué hecho, debe entenderse que el libro es palmesano, ya que, por entonces, era corriente llamar a Palma «Ciutat de Mallorques» o Mallorca, simplemente.

La imprenta de los Guasp logra en poco tiempo gran pujanza y eclipsa a la otra que por entonces funcionaba: la de las Hijas de Cansoles. Se le concede pronto privilegio real de estampar. Lo piden los mismos estudiantes y los Jurados del Reino muestran, en 1595, un particular interés por dicho taller. Los estudiantes querían realizar ciertos trabajos. Los Cansoles se excusan, alegando que no los saben estampar. «Aquella estampa —dicen los estudiantes— no val res» (no sirve para nada.)

vapor

El empuje que da a la imprenta el primer Guasp de la dinastía fué decisivo; es verdaderamente notable el número de libros o folletos que salieron con su pie, y de ellos se conocen más de cincuenta. Algunos son curiosísimos, como por ejemplo los Capítols de la Bolla del Redres de la Vniversitat y Regne de Mallorca, fechada en 1623, con una gran portada orlada y en el centro, en boj, el escudo de la ciudad, adornado con la imagen de Cristo y otras alegorías. Otro libro importante salido de estas prensas es la Historia General del Reino baleárico (I tomo) de Dameto, que lleva la fecha de 1632, ávidamente buscado por los bibliófilos.

Los Guasp prosperan y, al tiempo que publican numerosos libros, van formando una colección de xilografías que alcanza límites distantes y que comprende obras de muy vario mérito, de los siglos XVI al XIX. Constituye un fondo documental inapreciable para el estudio del grabado en madera: floridas aureolas, graciosas figurillas, santos con amplias vestimentas movidas por el viento del barroco, representaciones de oficios diversos, una curiosa colección de naipes, pies de plana, motivos heráldicos y de astronomía, cartillas, muestras caligráficas, abecedarios (uno de ellos, muy curioso, reproducido en estas páginas), aleluyas, juegos infantiles, letras capitales, símbolos mitológicos, sucesos memorables, etcétera.

juego oca

Es muy curioso un primitivo Juego de la Oca y lo es aún más una carta de navegar de la época de los grandes descubrimientos, cuando del mundo no se tenía todavía una idea demasiado exacta.

Este mapa es una de las piezas más estimadas de la colección, no sólo por su tamaño, sino también por su antigüedad y por las figuras y alegorías que lo enmarcan y que son las clásicas de esta vieja cartografía: los vientos que soplan, los astrónomos que hacen girar el globo terráqueo y los signos que se mueven en el zodíaco...

De esta colección de xilografías, más o menos agrupadas por materias, se han hecho tres ediciones: la primera (1895-1898) a cura del erudito mallorquín y bibliófilo don Estanislao de K. Aguiló. La segunda, en 1929, por don Felipe Guasp y Pou, con motivo del trescientos cincuenta aniversario, y la tercera (aumentada) en 1950. Se reproducen en esta última un total de mil quinientos ochenta y cuatro moldes.

Hubo Guasp que fué impresor al tiempo que grabador. Por ejemplo, Antonio Guasp, que vivió a mediados del siglo XVIII. Su hijo, Melchor Guasp, enriqueció mucho la colección de xilografías, sobre todo en la parte de la iconografía religiosa. La historia completa de la colección está por publicar; creo que ha de ser muy difícil, por no decir imposible, realizarla. Hay molde que ha pasado por innumerables vicisitudes. He ahí un ejemplo: el boj que puede verse publicado en Ordinacions y surnaris dels privilegis consuetuts y bons usos del Regne de Mallorca donat a la estampa per Antoni Moll, impreso en 1663 por Pedro Guasp, aparece también en La fee triunfante (un libro que armó gran revuelo en 1691), en las Constitucions de la Universidad Luliana, que se imprimieron en 1698, en los Capítols que ha de fer y observar guardar el Magnífich Mostesaph, en 1770, y, en fin, en un opúsculo La Antigüedad de la Imprenta Guasp, publicado en 1931.

Constituciones

En cuanto a su actividad, la oficina de imprimir de los Guasp ha llevado, como es de suponer, una vida muy diversa, a través de sus trescientos setenta y siete años. Ya antes se ha aludido a ello. Llegados a hoy, la antigüedad le abruma y recientemente — hace cosa de seis anos— pasó por un momento delicado en el que estuvo a punto de desaparecer. La prensa y la colección peligraron. Se habló de su salida de Mallorca y aun de España, y se tomaron medidas urgentes. La existencia como tal imprenta, era muy precaria ya. Su pulso latía débilmente: la verdad es que, a algo de una vejez así, no se le puede exigir una vida lozana y activa. Se tendió a paralizarla, a embalsamarla, a dejarla con su venerable senectud a un ritmo mínimo, y una dependencia de la imprenta de la calle de Morey se convirtió en Museo. Allí están la prensa y la colección de bojes, muy numerosa. Y la vieja prensa, que ha impreso ya tantos libros, vuelve a estampar, ahora para los visitantes, las xilografías antiguas, las orlas, el mapa, los naipes, los santos, las bellas tarjetas de visita que nos hablan de tiempos lejanos..., y de casi cuatro siglos de imprimir.

L. R.

 (Segueix)

Del homenaje de Palma a la Imprenta Guasp en 1931

fabian | 30 Setembre, 2014 15:55

Hay algunos estudios sobre las imprentas mallorquinas, aunque se centran casi únicamente en las primeras: la de Calafat (1485 - 1490), la de Cansoles (1540 - 1600) y la de Guasp (1579 - 1958). De las imprentas posteriores poco se ha publicado, creo.

En Alta mar he puesto algunas entradas sobre estas imprentas. En Primeras imprentas de Mallorca puse algunas anotaciones recogidas del libro de Bover "Imprentas de las islas Baleares" de 1862. Otra entrada fue 'Los orígenes de la imprenta en Mallorca', libro de Miquela Forteza. Sobre la imprenta Guasp hay también varias entradas: La imprenta Guasp, Valldemossa recoge la declaración BIC de esta imprenta (y un alto número de comentarios sobre la genealogía de la familia Guasp); en Sobre la imprenta de Felipe Guasp me centro sobre la figura de Felipe Guasp y Barberi (1812 - 1862) con enlaces a la obra de Bover, al "Diccionario histórico de los profesores de las bellas artes en Mallorca" (1839) de Furió y al artículo de Laura Jurado "La dinastía de los impresores".

En los BSAL hay varios artículos sobre las primeras imprentas. Gabriel Llabrés, P. A. Sancho y, actualmente, Miquela Forteza han tratado este tema en esas páginas.

libro

En Internet podemos encontrar otras informaciones sobre la imprenta Guasp como el artículo de Luis Rosales publicado en el primer número de Papeles de Son Armadans de 1956 o el que ahora recogeré.

En 1931, la ciudad de Palma realizó un homenaje a la imprenta Guasp. En la calle Morey se puso un escudo; Felipe Guasp y Pou realizó una conferencia sobre su imprenta: "La antigüedad de la imprenta de Guasp : datos históricos, bibliografía y reseña del acto celebrado el día 19 de marzo de este año 1931", lo cual tuvo un reflejo en la prensa. El periódico ABC, que tiene digitalizados sus ejemplares, publicó el día 27 de marzo de 1931 el artículo "Mallorca conserva en actividad la imprenta más antigua de Europa" firmado por Juan M. Mata y que ocupa las páginas 8 y 9.

Mallorca conserva en actividad la imprenta más antigua de Europa

El hombre ama al libro. Es de creer que este amor se despierta en el corazón humano en los momentos de mayor serenidad de la vida. La extrema pasión nace cuando se templan otros impulsos y deseos. Entonces la afición, el gusto, la avidez por la lectura se trueca en pasión por el objeto material del libro; su tipografía, su encuademación, la gracia del volumen — tamaño, color, grabado, .historia, pátina...—. El bibliófilo se convierte en bibliómano y el bibliómano en investigador.

Pocos temas han sido estudiados y tratados con mayor amplitud que el de los orígenes de la imprenta y el balbuceo de los primeros trabajos tipográficos. Sobre esto se sabe poco. Los holandeses no transigen con la paternidad de Gutenberg, ya que en 1430 Coster fundía tipos movibles, y en Oriente se habla de impresiones hechas en piedra en el. siglo segundo de nuestra Era.

Lo cierto es que las primitivas prensas, la que montara Juan Gutenberg: en Maguncia y las que los alemanes crearon después en toda Europa, han desaparecido. Con la que logró salvarse, la de Plantín, se creó el gran Museo de Amberes, atractivo incomparable para los turistas y los bibliómanos. Data el taller de 1576; pero aquella sagrada Exposición de objetos que los visitantes examinan con veneración es sólo un organismo muerto y no tiene otra vida que la del recuerdo. Un Museo silencioso, en el que los visitantes deben crear con su imaginación el cuadro de aquella actividad de los talleres de Plantín, que en el siglo.XVI enviaba volúmenes a España y al resto de Europa.

Pero es maravilloso que exista hoy una imprenta, sólo en tres años menos antigua que Plantín-Moretus, cuyo cuerpo vivo— su labor, su trajín de todos los días—, no se haya interrumpido durante tres siglos y medio. Fué la fundada por Jaime Guasp en Palma de Mallorca en 1579. Recientemente las autoridades locales presidieron un acto solemne y simpático: el del descubrimiento de una lápida en la fachada del edificio que, en justicia, debe ser reputado como la imprenta más vieja de Europa y probablemente de todo el mundo.

Imaginad el valor, la significación de esta dilatada vida industrial, de este ininterrumpido esfuerzo de tres siglos y medio, que ha necesitado de la voluntad y de la afición a la tipografía de muchas generaciones para poder subsistir. La imprenta de Guasp tiene una enorme significación para los españoles, que no es la que representa el museo Plantín para los belgas— obra muerta, recuerdo de un pasado—, sino la continuidad entusiasta de un esfuerzo, que sólo pudo sostener el amor fervoroso de muchos hijos de otros hijos, que aprendieron a su vez de sus padres, y de sus abuelos, y de todos sus antepasados a mantener el culto a esa siembra de pensamiento, que es la porción del espíritu humano que vive en la imprenta.

Allí está la prensa primitiva, con sus toscas vigas y el tornillo de madera, los viejos pernos y su sencillo mecanismo: los archivos en que los actuales propietarios conservan las antiquísimas xilografías, las odiciones, impresas en 1583 a 1589. de un tratado sobre sintaxis y nueva etimología; un compendio de. la lógica, de Raimundo Lulio, y otras varias; allí los primitivos documentos de la familia fundadora, referidos a épocas en que el máximo sentido de modernidad y de profunda renovación de las costumbres vivía en aquellas vigas toscas de la prensa de Guasp.

guaspABC

Dícese de Guasp que fué probable continuador de aquella oficina que tuvo "privilegio de franqueza", siendo reputada "de tan buena y abastecida como la primera" por el grande y general Consejo. Jaime Guasp, el fundador, era de Muro, y forma con su esposa, Apolonia Miguel, el matrimonio progenitor de la dinastía de impresores más antigua de Europa. Creemos que es nota curiosa exponer ías sucesiones habidas en la propiedad de la casa, a la que nunca faltó el impresor renovador y entusiasta que fué evolucionando hacía las formas nuevas que demandaban los tiempos, hasta llegar a las instalaciones de la moderna linotipia y de las máquinas de impresión a todo color.

Jaime Guasp tuvo tres hijos. El mayor, Gabriel, fué impresor, pero la sucesión se extingue en un nieto. Los hijos de un hermano de Gabriel heredan la imprenta. Dos son impresores. El más joven, Pedro Guasp, casa con Margarita Oliver, y sus hijos aprenden también la profesión. Uno de ellos, Mel chor, tiene a su vez ocho descendientes, y dos de ellos, Antonio y José, se ponen al frente de su imprenta, que sigue evoíucionando. José, casado en 1751 con Coloma Roselló, deja la industria a otro Melchor Guasp, su hijo, que en 1776 contrae matrimonio con Teresa Barberi. De sus siete hijos tres.son impresores, y uno de ellos, Felipe, reúne en uno solo los talleres de sus hermanos, convirtiéndose entonces la imprenta Guasp en una de. las mejores del Continente, según Bover.

Felipe casa con Catalina Pascual y tiene tres hijos, de los cuales uno de ellos, Juan, deja la imprenta a su vástago Felipe, que en 1876 se casa con Florentina Pau. Este último matrimonio es contemporáneo. Felipe Guasp muere en 1921, pero sus hijos Juan y Francisco continúan la profesión de sus antepasados.

Acaba de publicar la imprenta Guasp dos sugestivos volúmenes— a los que seguirán otros dos— con reproducciones de xilografías o grabados en madera de épocas que comprenden desde la fundación de la imprenta hasta los tiempos, no lejanos, en que aquel procedimiento fué substituido por los que después se usaron y éstos por los que actualmente se emplean: Son cuatro tomos en cuya portada aparece este timbre de honor familiar, de gloria para su apellido, que supo vincularse al desarrollo del arte noble de la imprenta "Casa fundada en 1579". Contiene la obra 1440 xilografías, iconografías, heráldicas, tipográficas, históricas, etc. El esfuerzo, silencioso y perseverante, es hoy el mismo de Gabriel Guasp en 1579, e idéntico e! gesto de emoción íntima y familiar, tantas veces llevado al lienzo, del impresor que, erguido el busto y los brazos extendidos para dar el halago debido a la vista, sostiene a distancia de los ojos, el rostro sonriente, la lámina correcta y limpia del último grabado.

Es el grabado, debido a la cuidadosa industria de obreros y de directores, de ayudantes y de aprendices: de todos los de casa.

Juan M. MATA

En 1958 esta centenaria imprenta cerró sus puertas. Sus xilografías las compraron distintas manos. La señora Micaela Ferrer, tras comprarlas las trajo a Mallorca y estuvieron expuestas en el claustro de la Catedral. Pasaron otra vez por varios compradores y se instalaron en la Cartuja de Valldemossa, donde permaneces.

Una bitácora permite recoger y enlazar - que es una manera de agrupar - estos artículos antiguos, ya olvidados o desconocidos.

 (Segueix)

Patrimonio bibliográfico Mallorca 1931

fabian | 29 Setembre, 2014 15:49

Entre las 27 publicaciones de 1931 resaltaría unas pocas aunque con bastantes reticencias.

Hay, por ejemplo, un estudio sobre la historia de Mallorca en su vertiente política realizado por Antoni Pons: "Dos estatuts del govern de Mallorca 1398-1440 / Antoni Pons". Y ya en esta temática política, pero en este caso del presente de 1931, "El 14 de abril de 1931 : recuerdo de la instauración de la República en España y Homenaje a los Mártires de la Libertad" de M. Santurce y, más como proyecto hacia un futuro incierto, "Pel ressorgiment polític de Mallorca" de Guillem Forteza.

En otras temáticas, para mí más agradables, está la conferencia de Felipe Guasp sobre su imprenta: "La antigüedad de la imprenta de Guasp : datos históricos, bibliografía y reseña del acto celebrado el día 19 de marzo de este año 1931 / por Felipe Guasp y Pou". De Ibiza, Isidor Macabich Llobet publica "Pityusas : ciclo fenicio" en la imprenta de Francisco Soler. El "Relato de un viaje a las cuevas de Artá efectuado en 1840" por Antonio Cabrer, reimpresión de la obra de 1840 (Viaje a la famosa gruta llamada Cueva de la Ermita en el distrito de la Villa de Arta de la Isla de Mallorca - obra digitalizada-) de este libro de viajes, en este caso al mundo subterráneo.

Guasp

Hay un libro especial. Es el de Francisco Garau, titulado "La fe triunfante en quatro autos celebrados en Mallorca por el Santo Oficio de la Inquisicion en que an salido ochenta, i ocho reos, i de treinta, i siete relaiados solo vno tres pertinaces / expressada por el R.P. Francisco Garau de la Compañia de Iesus". Encuentro dos ejemplares digitalizados. Uno, en txt o html, en el Proyecto Gutenberg y otro, en pdf, en scribd.com. Probablemente esta edición publicada en 1931 por Imp. de la Hija de J. Colomar sea una reedición del publicado por la Emprenta de la Viuda Guasp en 1691.

Varias obras literarias: "Poesies : a sol ixent, les corones, a sol alt / Llorenç Riber "; "En Tomeu de sa drassana : astracanada en tres actes / per Miquel Puigserver i Llabrés"; "Nit de festa ; Raig de sol ; El princep de l'illa brava / Gabriel Cortes". Varias obras religiosas, alguna científica, una conferencia sobre Gandhi, varios Reglamentos y Memorias y un programa de festejos: "Itinerario y programa de festejos con motivo del primer crucero al litoral de Mallorca : julio 1931 / Club de Regatas de Palma" completan las 27 obras impresas en Mallorca en 1931.

Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español

Lugar Producción: Mallorca........Fecha: 1931

Antonio Cabrer: 'Viaje a la famosa gruta llamada Cueva de la Ermita en el distrito de la Villa de Arta de la Isla de Mallorca' (1840)

fabian | 25 Setembre, 2014 15:53

Antonio Cabrer Verger (1785 - 1846) fue un personaje harto singular. Sacerdote, párroco de San Nicolás de Palma, liberal perseguido por los absolutistas, a partir de 1819 se le levantan numerosas causas por inmoral, predicar doctrinas erróneas, contrabando; en 1825 sería encarcelado por vez primera. Pide ser trasladado por motivos de salud a Valldemossa y en 1836 alquila su celda a George Sand. Laura Jurado en uno de sus estupendos artículos El Clarín de la espeleología (elmundo.es, 28/06/2011), además de tratar su figura, nos habla de su obra:

Dos reveses menguaron la posteridad espeleólogica de Antoni Cabrer. En sus expediciones nocturnas a las cuevas de Artà descubrió los grafitos de incursiones realizadas dos siglos antes que le privaban de ser su descubridor.

En 1840 vendría el segundo mazazo: el libro que resumía sus aventuras cavernícolas se convertía, por sólo un año de diferencia, en la segunda monografía publicada sobre una cavidad balear. Su labor fue, sin embargo, pionera en extensión y rigurosidad.

Tal como cuenta Laura Jurado, Antonio Cabrer es recordado (?) por dar a conocer las cuevas de Artá en su obra Viaje a la famosa gruta llamada Cueva de la Ermita en el distrito de la Villa de Arta de la Isla de Mallorca (en pdf y epub), digitalizada por Google Book sobre un ejemplar existente en la Biblioteca de Cataluña de la edición de 1840 impreso por Pedro José Gelabert.

Casi un siglo después, en 1931, apareció "Relato de un viaje a las cuevas de Artá, efectuado en 1840 / por Antonio Cabrer ; ilustrado con litografías del siglo XIX-- Reimpreso-- Palma de Mallorca : Tip. de la Hija de J. Colomar, 1931" que es el que encontramos en las bibliotecas.

Recojo de las páginas iniciales, de "Al lector", donde primero critica cierto papanatismo del mallorquín ante lo que le cuentan de fuera de la isla, un corto fragmento:

ArtaCoves
Grabado de la edición de 1931. Recogido en Ricardo Giménez

A mas de los dichos me mortifican otros á quienes el común de los honbres califica de discretos,y les tiene por de aquella especie, que saben gastar bien el caudal, proporcionando al ingenio un verdadero adelantamiento. Esto es, aquellos honbres curiosos que invierten cuantiosas sumas en ver reinos estraños, pasear lejanas regiones, correr provincias enteras con apuro de un viaje de largos años, sin saber primero en que consisten las preciosidades de su patria, y riquezas de su solar. Van en busca de palacios suntuosos, apetecen se les proporcione la vista de casas magnificas, fábricas soberbias, y los edificios de mayor nonbradía, sin acordarse de que en su rincón saborearán mejor la curiosidad de sus deseos. Van á.admirar aquellos remotos jaspes que á costa de un grande arte buriló el artífice, famosas entalladuras en finos mármoles que hizo por sienpre célebre la maestría de su autor; ó aquellas columnas de una altitud estremada que hicieron tan famosa la habilidad del sabio constructor; y se dejan en perpetuo olvido aquellos otros primores estraordinarios, que arquitectónica natura vá levantando con diestra y continua aparición en las oscuras cavernas de los casi intransitables montes de nuestra isla.

Vamos pues á ver en su taller á la admirable naturaleza, y considerar á esta su obra maestra, que salió sin mas diseño que el que se labró ella misma, atienda á la descripción que voy á formar, primeramente el Mallorquín , á quien tal vez su preocupación hará incrédulo: no tenga por fábula cuanto se vá á referir de esta cavidad de la tierra tan magestuosa y respetable, cuando puede informarse de la seguridad del relato por medio de aquellos personages que han ya bajado en sus tenebrosos senos, ó por sí propios enprendiesen reconocerlos: debiendo advertir, que por mucho parezca hiperbolice la pluma, no llegará jamás á pintar la pura realidad. Podian atestiguar tanto rasgo de belleza y primor varios sabios naturalistas, que tuvieron la curiosidad de conprobarlo con la esperiencia; y no faltó entre éstos quien afirmase, habiendo reconocido solamente lo menos importante de la Gruta; debia llevar el tinbre y decirse, la nona Maravilla del mundo: Pero sin reparo alguno podrá calificársela de ser la primera y mas atrevida obra de la naturaleza; y confio abundarán en este sentir, los que llegaren á conprender la magnitud de sus elegantes facturas. Hace memoria la antigüedad mas remota de distintos geógrafos que la. celebraron con muy encunbrados elogios; y en nuestro tienpo, lo que en sus observaciones criticas escribió sobre de ellas D. Isidro Antillon; y posteriormente varios otros, que hablaron de este natural fenómeno como de una cosa la mas digna de verse y admirarse. Salgamos pues, por medio de lo que ofrece la descripción del viaje, á dar una idea tan sencilla y minuciosa , como fuese dable, de las cosas que yo mismo observé, dentro de este cóncavo del mundo, en el espacio de seis horas, que por primera vez, estuve en él; añadiendo por notas, ciertas variaciones que he advertido y lo que puede haberlas causado en el tienpo que ha transcurrido desde 1807 hasta 1840 en que doy á luz el consabido viaje, por observaciones que he hecho y noticias que he adquirido pasando allá al intento. El lugar topográfico que ocupa ese famoso cuadro de la naturaleza es otra de las bellezas que ofrece el distrito y pais de Artá, y no deja de ser el primor que le dá mas nonbradía. El punto donde ostenta su magnifica entrada es en la costa Marítima de los montes de este nombre, en la parte de levante á la orilla del mar, cuyo cabo sobre que yace, es conocido en el mapa Balear con el nonbre Cap Vermey.

.

Laura Jurado dice: "Su relato fascinado repasa las esculturas naturales que se abrían a su paso –«un mal carado león, un señudo perdiguero», relata– así como las oquedades y fuentes de agua que encontraba en el camino, y cuyo tamaño apuntaba en «palmos» y «pies». «Los recursos e instrumentos con los que contaba eran muy pobres, por eso sus medidas están bastante equivocadas», señala el estudioso Climent Garau. Errores por los que, pese a la exhaustividad, resulta muy difícil reconocer hoy las salas que reseña. Pese a que reconoce que su intención es sólo «la descripción de lo que vimos en estos vastos subterráneos al tiempo de recorrerlos», Antoni Cabrer muestra su inquietud por conocer la datación y la causa de formación de la gruta. «¿Qué antigüedad le podremos conceder a esta obra?», se pregunta. Su reflexión iba más lejos para estalagmitas y estalactitas que atribuía a «la mayor o menor gravedad que reside en los pensiles que van fluyendo de las primeras capas de aquellos peñascos que las cubren»."

Y continúa contando que allá donde este sacerdote creía que nadie había llegado, encontró dos grafitos, uno de una señora del siglo XVI, lo que le produjo cierto abatimiento.

Incoación BIC Busto de Augusto Velado de Can Pueyo

fabian | 24 Setembre, 2014 12:12

Marià Carbonell i Buades publica en el BSAL de 2012 el artículo titulado Els origens del col·leccionisme numismàtic i antiquari a Mallorca: Gabriel Flor i altres contertulians de Bonaventura Serra, donde trata cómo los primeros ilustrados de la isla iniciaron el interés hacia las antigüedades.

Per tant, no parlem d’un projecte institucionalitzat, corporatiu, acadèmic o gremial, sinó d’una compulsió compartida per alguns individus fascinats per l’Antiguitat i l’erudició històrica. Això no obstant, si llur iniciativa va tenir continuïtat va ser gràcies al paper catalitzador de la tertúlia concebuda per dos esperits inquiets i civilitzats, prou sensibles a les novetats culturals, Bonaventura Serra i Josep de Pueyo, futur tercer marquès de Campofranco. No hi ha constància que amb anterioritat s’haguessin format a Mallorca col·leccions numismàtiques ni antiquàries, potser a causa de la tardana i lenta difusió dels postulats de l’humanisme renaixentista. I no era per manca de restes romanes. El testimoni de Joan Binimelis és il·lustratiu de la incessant aparició de vestigis i, diguem-ho tot, corprenedor quan ens descobreix que l’espoli i la dispersió del nostre patrimoni tenen una llarguíssima trajectòria:

Pollencia (...) según se descubre y muestran las ruínas en donde se han hallado estatuas, cabezas y columnas de aquel tiempo de romanos, y la estatua del mismo Quinto Cecilio Metelo que hoy se guarda en Mallorca, y cavándola debajo de tierra la cortaron acaso la cabeza del cuerpo, y hoy la posee el Magnífico D. Raymundo Verí, Juez en la Audiencia Real de Mallorca, y otras cosas más y muchas se han hallado, como son sepulturas, urnas, cenizas, epigramas, títulos y particularmente en los campos en donde la Ciudad de Pollencia estaba edificada, se han hallado muchísimas medallas y monedas de cobre y de plata de emperadores romanas, que juntadas pasarían de cinco quintales de peso las que yo he visto, y se han hecho muchos presentes de ellas y enviado a muchos fuera de Mallorca y cada dia se descubren muchas más.

Esa estatua que en principio se creyó que era de Quinto Cecilio Metelo es la protagonista de esta incoación BIC.

Incoación del expediente de declaración como bien de interés cultural a favor de la cabeza de Augusto Velado, localizada en el interior del casal de Can Pueyo, casa del Marqués de Campofranco, calle Can Pueyo 4, del término municipal de Palma

BOIB Núm. 128 (2014)
23 / Septiembre / 2014

Augusto
Fotografía publicada por la Ultima Hora

 (Segueix)
1 2 3 ... 204 205 206  Següent»
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar