Alta mar

Contacto

Sonetos para un día otoñal

fabian | 09 Octubre, 2008 18:15

Llegaron las nubes, la lluvia y el viento. Los barcos han anulado sus salidas al encontrarse cerrados varios puertos; jerseys, chaquetas y paraguas han aparecido en la ciudad. Paseo.

"Cuando el otoño gris haya venido vestido con sus galas de oro y grana, habrá un tañer de gloria de campana, latirá un corazón estremecido.", decía el comienzo de un soneto de Raphael (¿poeta anónimo?) que Ramón García González, autor de la Biblioteca del soneto, había encontrado en Internet.

El segundo soneto que el año pasado recogí en la página Biblioteca del soneto en Alta mar también era de Raphael y comenzaba así: "Hojas que se desprenden lentamente, / del otoño marchitas, grana y oro; / tarde sentimental en la que añoro / tu figura gentil y diligente."

El juego consistía en encontrar sonetos con la palabra "otoño"

Pyracantha coccinea
La Pyracantha coccinea de Sa Feixina muestra sus frutos

Recorro Sa Feixina atendiendo a las flores y frutos. Hay muchas flores, Las Podranea ricasoliana muestran muchas y grandes flores sobre las pérgolas. También las Cassia corymbosia (hay dos plantas en distintos lugares) están pobladas de sus flores amarillas. Y frutos también aparecen, aunque aún verdes, no maduros.

Templa su fuego el sol bajo el nublado;
las nieblas rompen sus tupidos velos
y desciende la lluvia, y arroyuelos
de límpido cristal recoge el prado.

Pájaro amante, insecto enamorado,
sienten, última vez, ardientes celos;
marchan la golondrina y sus polluelos:
se adorna el bosque de matiz dorado.

¡Ya está aquí! El mar levanta sus espumas
y acres perfumes a la tierra envía...
¿Quién no le ama? Entre rosadas brumas,
coronado de mirtos y laureles,
viene dando a las vides ambrosía,
vertiendo frutas, regalando mieles!

Rosario de Acuña (Madrid, 1851 - Gijón, 1923): El otoño

Tipuana tipu
Frutos de las Tipuana tipu

Las Tipuana tipu que florecieron al final de la primavera muestran, leguminosas aún verdes, unas sámaras elípticas.

¿Por qué en mis arenales te aventuras
y acudes a mi pozo ya vacío,
si ha pasado hace poco un duro estío
y apenas queda agua en mis honduras?

¿Por qué arrimarte a mí siempre procuras,
si no lleva caudal mi exhausto río,
y está su lecho lóbrego y baldío,
lleno de lodo, cieno y piedras duras?

No intentes acercarte todavía,
que se ha secado incluso la fontana
que manaba, otros tiempos a porfía.
Espera a que el otoño, cualquier día,
vuelva a llenar con su lluvia cercana,
los veneros de mi alma ahora vacía.

Juan José Camisón (Torre de Don Miguel, Cáceres , 1949): Verano

bellotas

Las encinas también muestran, con copiosidad, sus bellotas aún verdes. No hay muchas encinas: sólo una hilera en la acera del colegio. Una, la mayor, la más alta, no muestra frutos y sus hojas se están secando. Probablemente haya muerto. Su tronco ocupaba casi al completo la abertura del alcorque.

Las lluvias han vuelto, y los vientos. "Cuando el otoño gris haya venido vestido con sus galas de oro y grana, habrá un tañer de gloria de campana, latirá un corazón estremecido.", decía el soneto.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar