Alta mar

Contacto

Inicios del Cementerio de Palma

fabian | 03 Novembre, 2006 17:17

Ayer, día de los difuntos, comenzó a hacer fresco. Ya me puse camisa de manga larga y jersey y atravesé Palma para solucionar la entrega de unos papeles. Así que hoy ha sido la primera mañana de esta semana que, salvo el día festivo, he tenido libre, por lo que me he propuesto ir a Can Salas, la biblioteca pública, pero antes he buscado en el Catálogo bibliográfico (o catálogo BPE) algún libro sobre arquitectura cuyo título pudiera interesarme. No ha siddo difícil pues, de una larga lista, he elegido:

Catalina Cantarellas: La arquitectura mallorquina desde la Ilustración a la Restauración
Institut d'Estudis Baleàrics. Palma. 1981 ISBN 84-600-2504-7

A la biblioteca conviene ir ya con algún o algunos libros seleccionados y va muy bien hacerlo con tranquilidad en casa a través del Catálogo puesto en Internet.
Bueno, el libro es grueso y denso, por lo que lo primero era hojearlo, ver su índice... ¡Ah!, en sus páginas 131 a 135 había un tema desconocido por mí: los cementerios. "Anda - me he dicho - y yo que pensaba que siempre había existido el cementerio". Pues no. Los cementerios también tienen su historia y, posiblemente, compleja historia.

La historia de hoy comienza cuando en 1787 el rey Carlos III emite una disposición en la que señalaba la conveniencia y necesidad de abandonar la costumbre de efectuar enterramientos dentro de recintos sacros para la mejor higiene de las ciudades y pueblos. En un artículo reciente sobre las Cruces de piedra de Palma se indicaba que lo que hoy es la plaza de Santa Eulalia era el cementerio de esa parroquia. Y así ocurría con todas las parroquias. En Palma, además de los cementerios parroquiales, estaba el cementerio del "Camp Roig", que se hallaba detrás del Hospital General (La Sangre), en un terreno cedido por Mateo Roig en 1584 para los fallecidos en el hospital general y militar. Este cementerio desapareció en 1878 al ensanchar la Misericordia.

Bien, pues el Rey emite la orden y en Mallorca nadie le hace caso hasta que en 1804, el entonces obispo de Mallorca encarga a un arquitecto italiano llamado Jacinto Cocchi que busque extramuros un lugar apropiado para construir un cementerio para la ciudad. Y éste, selecciona un lugar llamado "Sa Punta" en las inmediaciones de la Puerta de Santa Catalina y realiza unos planos para ello.

Pero el Rey, a través de diferentes mandatos, exige que en ciudades y pueblos de España se construyan cementerios fuera de las poblaciones e impone determinadas medidas de salubridad. Así que, en Mallorca se crea una Junta para la construcción de cementerios. Y esta Junta, a comienzos de 1806, nombra al arquitecto Jacinto Cocchi comisionado para diseñar los planos y calcular el presupuesto de todos los cementerios de la isla por lo que Cocchi abandona momentáneamente los planos para el cementerio de Palma y pasa a ocuparse de todos los cementerios de la isla.

Pero el tema se complicó. Se perdieron los planos, no había acuerdo sobre la elección de terrenos ni sobre sus tasaciones y entonces la Junta decidió sólo ocuparse en principio del cementerio de Palma. También aquí la cuestión fue compleja ya que se discutió el lugar del emplazamiento. Parece ser que estuvieron indecisos ante dos, el de "Sa Punta", ya nombrado, y otro lugar llamado "cementerio de los apestados" que se había utilizado en 1652 y 1653 en una fuerte epidemia, a espaldas del Convento de Jesús. Decididos por este último, surgieron impedimentos arguyendo la posibilidad de peligros higiénicos al remover los antiguos enterramientos.

Campos
Campos en el Mapa de Mallorca del Cardenal Despuig (1785)

Al final fue elegido otro terreno llamado "Son Tritlo" ubicado en las cercanías del Convento de Jesús, terreno que reunía las condiciones requeridas y que fue comprado en diciembre de 1806 pese a las protestas de los habitantes de su entorno.

Los maestros albañiles Francisco Pizá y Pedro Lladó, de la villa de Valldemosa, se comprometieron a ejecutar la obra en el plazo de un año. Y en 1809 declararon que habían finalizado pese a que doce años después, en 1821, seguían reclamando los haberes no percibidos.

Los planos del arquitecto Jacinto Cocchi se perdieron y parece ser que las obras que realizaron no se ajustaron apenas a lo planificado. Posiblemente el proyecto de Cocchi tenía una planta cuadrangular o rectangular con una entrada monumental, galería porticada interior y capilla situada en el cuerpo posterior. Pese a ello, ni siquiera se nivelaron los terrenos, por lo que había tres niveles que posteriormente se enlazaron mediante escalinatas y sólo se realizó una simple valla exterior y la capilla en el terraplén superior.

El hecho está en que hubo un intento fallido en 1814 para continuar las obras del cementerio y otro en 1820, siendo eficaz este último y, por fin, en marzo de 1821, era bendecido el cementerio de la ciudad de Palma.

Hay que añadir que las tumbas se colocaron de manera anárquica y que pocos años más tarde, en la década de 1850, ya tuvo que ser ampliado, lo que hizo el arquitecto José Frontera.

La historia me ha interesado y me ha parecido válida para publicarla hoy, día 3 de noviembre.

Nota: El flash pertenece a After Life

Comentaris

por qwq

mili | 19/03/2009, 19:29

tengo una pregunta en arte sobre palma y no entiendo cuando lo encontraron?

me gustaria q me dijeran y me respondieran.

Palma

LP | 02/11/2009, 02:26

interesantes tus textos lo leo a diario, saludos.

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar