Alta mar

Contacto

Libros de viajes y guías turísticas. Primeras guías de Mallorca

fabian | 25 Agost, 2008 18:12

Hoy pondré tres imágenes. La primera es la de dos ballenas que en febrero de 1985 entraron en la bahía de Palma e incluso llegaron al puerto. No he confirmado la historia, pero como he encontrado la fotografía no he dudado en recogerla y guardarla en el álbum.

ballenas
¿Ballenas en el puerto de Palma?

Y la imagen anterior me sirve para indicar que navegando por Internet, uno busca información sobre algún barco y se encuentra al paso con otros tesoros, ya sean ballenas en un puerto o viajeros que en siglos pasados (el XIX) pasaron por la isla y luego escribieron un libro sobre su viaje que en ocasiones ilustraron con grabados. ¡Oh, cómo me gustaría encontrar reproducciones de esos grabados!

Así que navegando por Internet ha caído en mis manos un pdf en el que hay un artículo escrito por Joan Miquel Fiol Guiscafré titulado Los viajeros románticos ingleses por las islas Baleares que creo es un artículo publicado en 1994 en la revista El Gnomo.

El texto de Joan Miquel Fiol es una delicia, interesante y agradable. Lo he guardado pues he pensado que cabría la posibilidad de ir encontrando en Internet si no algunas de las obras escritas por esos viajeros, sí algunos de sus grabados y que me conviene ir poco a poco buscando información y, si los vientos soplan a favor, ir publicando las historias que encuentre.

Es a partir del siglo XVIII cuando el libro de viajes se especializa. Las comunicaciones mundiales han dejado de ser el privilegio de unos pocos aventureros y exploradores y la oportunidad de desplazarse se abre a un abanico más amplio de viajeros. Entonces el geólogo comienza a ceñirse a sus piedras y el estudioso de la arquitectura a limitarse a las suyas. Es entonces cuando empiezan a surgir libros que tratan solo de los sucesos y las emociones del viaje. Esta especialización del libro de viajes no le resulta en absoluto perjudicial, antes al contrario, la narrativa viajera entra en su era de máximo esplendor.

El siglo XIX es la edad de oro del libro de viajes. Aparecen lujosos volúmenes en pastas editoriales de rica tela o plena piel ornados con planchas secas y filetes de oro. Proliferan los generosos formatos que proporcionan amplio campo de lucimiento a las nuevas técnicas de reproducción de ilustraciones; el grabado en plancha de acero alcanza una perfección no superada ni con antelación ni con posterioridad, lo mismo sucede con la litografía; se empieza a contar con la ayuda del exacto daguerrotipo, aunque todavía huérfano de definición.

grabado sobre Palma
Del libro de George Sand "Un hiver à Majorque" (1841)

[...] En 1841 el reverendo Thomas Cook, un misionero baptista, contrató un tren especial desde Leicester a Loughborough para llevar a sus feligreses a un encuentro en pro de la templanza. Fue la primera excursión en tren en ser anunciada publicitariamente y su éxito fue tal que se repitió anualmente. En 1855, el año de la Exposición Universal de París, el reverendo transportaba pasajeros desde Leicester a Calais, Francia. Al año siguiente organizó y se puso al frente, como conductor y guía, de su primer Grand Tour of Europe. A la vez que nacían el que hoy conocemos como turista y el viaje organizado, también iniciaba su andadura la agencia de viajes conocida internacionalmente como Thomas Cook & Son.

Con la aparición del turista, palabra cuya etimología tiene mucho que ver con los "tours" mencionados, se hizo patente la necesidad de otro tipo de libro de viajes. Un libro que fuera inventario sistemático de los monumentos y bellezas dignos de ser vistos y que a la vez ilustrara sobre su historia. Además debía informar de los medios de transporte para llegar a los lugares y dónde dar reposo y alimento al cuerpo del trotamundos. Y sobre todo esto, a diferencia de los tomos de viajes al uso, debía ser ligero para no estorbar en el macuto, y estar robustamente encuadernado para sobrevivir rudo trato y precipitada consulta. En fin, a la rama de la literatura de viajes le había salido un brote llamado guías de viaje.

acuarela de Joseph- Bonaventure Laurens
Acuarela de Joseph- Bonaventure Laurens (1801 - 1890). En 1855 publica "Souvenirs d'un voyage d'art à l'île de Majorque" con 55 litografías

En 1865 apareció el "Bradshaw's Illustrated Handbook of Spain" de Richard S. Charnock, que formaba parte de la conocida serie de guías Bradshaw y en el que constaban las Islas Baleares. Las islas aparecieron también por vez primera en la cuarta edición, la de 1869, de "A Handbook for Travellers in Spain" de Richard Ford, autor de célebres guías que editaba John Murray, notable editor inglés del diecinueve, uno de los supervivientes de la era patriarcal del negocio editorial que conjugaba al mecenas literario con el hombre de negocios y capitalista.

Localmente, ya se había editado en Palma, en 1845, "Le cicerone français à Palma de Majorque" de Jaume Cabanellas y en Maó en 1864 la "Guía de forasteros de Menorca" de Josep Hospitaler. En la península la primera guía de las Baleares en aparecer fue, con este mismo título, la de Emilio Valverde en Madrid, 1899; aunque el mismo autor ya había incluído las islas en su "Nueva guía del viajero" de 1886.

La aparición de las guías provocó la bifurcación de las clases de libros de viajes justamente cuando estos se encontraban en su más dulce momento. El libro de viajes se fue desnudando de información precisa y objetiva sobre los lugares visitados, dejando esta parcela para las guías, y se fue enriqueciendo en la transmisión de los sentimientos más íntimos del autor a la vez que las gentes que poblaban los paisajes motivo de descripción iban cobrando más relieve y definición en detrimento de la descripción de monumentos, que tradicionalmente había venido siendo sujeto principal de los escritos viajeros. El libro de viajes se humanizó, salió reforzado de la prueba y su vitalidad quedó fuera de dudas.

Joan Miquel Fiol Guiscafré: Los viajeros románticos ingleses por las islas Baleares (pdf) (págs. 3 - 4)

Un texto encantador y fantástico de Joan Miquel Fiol Guiscafré.

Comentaris

ballenas 1985

Eva | 30/12/2009, 09:10

Puedes confirmarlo, yo tenía 9 años y me llevaron a verlas, no recuerdo si eran 2 ó 3 pero las estuve viendo hasta en el Dique del Oeste entre los barcos que estaban allí amarrados.

Re: Libros de viajes y guías turísticas. Primeras guías de Mallorca

francisco | 25/09/2010, 20:02

yo también las fuí a ver al dique del oeste, era de noche y las ballenas nadaban en círculo en una esquina del puerto, daba la sensación de que no eran capaces de encontar la boca para salir a mar abierto, creo recordar que se fueron a los dos días

Re: Libros de viajes y guías turísticas. Primeras guías de Mallorca

jaume | 05/12/2010, 22:15

doy fe

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar