Alta mar

Contacto

(Redescubrir) la Almudaina (ocho)

fabian | 26 Juny, 2014 12:44

En 1992, José Francisco Conrado de Villalonga acaba el tercer capítulo de su libro El Real Sitio de la Almudaina con el apartado "Restauraciones pendientes". He buscado en Patrimonio Nacional alguna información que me indicara qué se va haciendo en el recinto palmesano. Ya indiqué que la página que dedica a La Almudaina me pareció muy pobre en información. Tiene esta web de Patrimonio una página titulada Memorias de actividades donde se puede acceder a un único archivo: "Memoria 2012". Busco en él alguna información sobre La Almudaina y encuentro la siguiente:

Palacio Real de La Almudaina

  • Restauración de las tracerías en el peto de terraza del palacio, procediéndose a la limpieza, consolidación y sellado del conjunto para, seguidamente, realizar la aplicación de una pátina e hidrofugación.
  • Instalación de líneas de vida en cubiertas de la Residencia Real y Salón Gótico.
  • Realización de estudios sobre espacios utilizados por la Comandancia Militar en el Palacio de La Almudaina.

Realmente la información es una asignatura a superar por el Patrimonio Nacional. Creo que las salas de Isabel II que indiqué en (Redescubrir) La Almudaina (cero) se han inaugurado no hace muchos meses y sobre ellas, en la web de Patrimonio no he hallado información. Y el Patrimonio ¿no necesita una información amplia y cuidadosa? La desinformación y la prohibición de fotografiar huelen a chamusquina

Conviene conocer qué decía Conrado de Villalonga en 1992:

Restauraciones pendientes

Quedan todavía obras y restauraciones de singular importancia que hoy no pueden acometerse, dado que las zonas de Palacio en las que deberían realizarse son utilizadas por la Comandancia General Militar de las Islas. El Ministerio de Defensa, de acuerdo con el Patrimonio, tiene convenida la construcción de su nueva sede en el castillo de San Carlos. Cuando este proyecto se realice será posible completar la recuperación de la totalidad de La Almudaina. Podrán entonces llevarse a cabo las siguientes obras:

  • Palacio de la Reina. (Se debería restaurar el Salón del Trono, la Biblioteca, y los despachos del Comandante General y de sus ayudantes. Convendría mantener la actual disposición de los salones y su decoración, que corresponde a las obras del General Cotoner, proyectadas por el ingeniero Puig Moltó e inauguradas por la reina Isabel II en 1860. Hechas las investigaciones correspondientes en los solados, paramentos y cubiertas, no ha aparecido nada de interés detrás de la actual decoración, lo que con mayor razón obliga a la conservación de esos salones en su integridad. En la parte superior de esta zona existen unas dependencias espaciosas que pueden servir para ampliar la residencia oficial).
  • Capilla de San Jaime. (Se encuentra en un estado de casi total destrucción. Se mantiene el atrio con su galería y la cripta. La obra podría ser posible a partir de aquí y de las paredes maestras que se conservan, además de la cubierta).
  • El Celler Real. (Actual Gobierno Militar. Se conservan las bóvedas, parte de la Torre del Celler, por lo que se trataría de demoler las obras añadidas y de restaurar los paramentos y solados).
  • «Verger de Madona la Regina» (Convendría conservar las albercas —«safareigs»— tal como están, después de la limpieza de añadiduras que se ha hecho, y convertir en jardines toda la zona de estacionamiento actual. Sería aconsejable, antes de emprender esta obra, hacer una exploración arqueológica completa del lugar, dado que allí no hay construcciones que lo impidan, y posiblemente existan distintos niveles arqueológicos y yacimientos fértiles).

Bien, pues parece que veinte años después el primer punto se ha realizado y desconozco el resto.

Al final me queda una doble impresión. Por una parte que se está realizando una buena labor de restauración, plausible. Pero también, que esa labor queda muy lastrada por la ausencia de información válida a los ciudadanos (no confundir información con noticias). No basta "ver", hay que "mirar" y esto exige información y si ésta no está al alcance de los ciudadanos, quedan sospechas de negocietes de libros, fotos, guías ... Los libros y demás son necesarios, pero no pueden ser la única vía informativa y la información sobre el Patrimonio parece un secreto que se vende a trozos. Es una impresión algo triste y penosa.

«¡Cómo atrae, al que medita en solitario, la augusta majestad de lo caído... solares del recuerdo y de la nada!» dice Costa y Llobera ante la visión de un monumento en ruinas Sensación semejante se pudo sentir ante La Almudaina durante siglos de decadencia En el fondo de esa poética exclamación se encuentra todo el espesor histórico que representan los viejos monumentos El sitio de La Almudaina, sus viejas piedras, puestas, abandonadas y vueltas a utilizar, que ha visto llegar a la vida amores, pasiones, tristezas y muertes, ha asumido los cánones arquitectónicos de Roma, del Islam y del gótico cristiano, que ha oído hablar en latín, árabe y catalán, ha nacido en la noche del tiempo, ha crecido, ha irradiado y ha declinado en diferentes ocasiones de su larga historia, porque La Almudaina, como el fénix, ave fabulosa cuyo plumaje ostenta los colores, infinitamente más hermosa que cualquier otra, muere y renace, y, al sentir que llega el fin de su existencia, se prepara para que, de sus propias cenizas, surja un nuevo y más vigoroso fénix. Hubo de existir Roma, la ciudad de Palma, el «praetorium» y sus templos, el alcázar y su mezquita y la Europa carolmgia. para que hoy se pueda contemplar la Puerta del Mar. el Palacio del Rey o la Capilla de Santa Ana.

José Francisco Conrado de Villalonga: Epílogo en el libro El Real Sitio de La Almudaina. Palacio de los Reyes de Mallorca

Gracias, Conrado de Villalonga.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar