Alta mar

Contacto

Navegaciones de Julio Verne por el Mediterráneo

fabian | 25 Abril, 2012 15:29

Julio Verne tuvo tres embarcaciones, las tres con el mismo nombre "Saint Michel", aunque diferenciadas con la numeración romana. Navegó en ellos intermitentemente entre 1868 y 1886. La "Saint Michel I" era una embarcación a vela de 7 a 9 metros de eslora. En él escribió "20.000 leguas de viaje submarino" y viajó por costas de Inglaterra y España. El "Saint Michel II" lo adquirió en 1876; era un velero de 19 toneladas y 13 metros, sólo lo tuvo un año y medio pues hacia finales de 1877 adquirió el "Saint Michel III", ya un gran yate, un "steamer" que requiere una tripulación de diez hombres, que puede navegar a vapor o a vela, de 31 metros de eslora y 38 toneladas. Con él ya puede realizar grandes travesías.

En 1878 realiza su primera travesía importante, de mayo a agosto. Su puerto de amarre era Tréport, de donde partió haciendo escalas en Vigo, Lisboa, Cádiz, Tánger, Gibraltar, Málaga, Tetuán y Argel. De esta travesía nacerían dos libros "Héctor Servadac" y "Un capitán de quince años".

En 1879 Verne navega por Inglaterra y Escocia; en 1880, por Irlanda, Escocia y Noruega; en 1881, por los Paises Bajos, Alemania y Dinamarca y es en 1884 cuando regresa al Mediterráneo y visita Argel, Malta, Italia "y otros lugares" - indica la fuente en que leo: Navegando en los barcos de Julio Verne, por Cristian Tello -, y añade que en Nápoles Julio Verne recibe la visita del Archiduque de Austria Luis Salvador "con el cual mantendrá una buena amistad por correspondencia, Sus novelas Clovis Dardentor y 'Matías Sandorf' encierran pasajes vividos en aquel crucero".

En 1885 Julio Verne pasa por problemas económicos y a comienzos de 1886 vende a muy bajo precio el "Saint Michel III" al príncipe Nicholas de Montenegro quien le cambió el nombre por "Sybila", poco antes de que en marzo del mismo año, un sobrino del príncipe le dejara inválido por un disparo de revólver.

velero
El 'Saint Michel III', de Julio Verne

Dos novelas de Julio Verne he resaltado con negritas. De su primera travesía por el Mediterráneo, en 1878, en la novela "Héctor Servadac" aparecería Formentera - aunque en especiales condiciones que ya señalaré -, isla donde hay una placa dedicada a Julio Verne. De su segundo crucero por el Mediterráneo, en 1884, nacería la novela "Clovis Dardentor" en la que aparece Palma (ver: De Julio Verne en Palma).

¿Estuvo en las Baleares Julio Verne? La publicidad de las Cuevas del Drach dice que sí, que incluso de la visita que hizo a esas cuevas nació la novela "Viaje al centro de la Tierra". Aún más, que firmó en el libro de visitantes ilustres. Los viticultores de Binissalem, cuyos vinos fueron alabados en la novela de 1884, posiblemente también lo afirmaran; la leyenda de que asistió a la representación de la zarzuela "De la Tierra a la Luna" en el teatro "Mar y Tierra" del arrabal de Santa Catalina de Palma, aún permanece en la ciudad ...

Y, sin embargo, parece ser que no llegó a las Baleares. Que la supuesta firma en el libro de visitantes de las cuevas no es auténtica y que, en ese tiempo también alguien firmó "Alejandro Dumas", quien había muerto ochenta años antes; que su asistencia al teatro es pura leyenda o propaganda y que la información sobre Palma que aparece en los capítulos de "Clovis Dardentor" está extraída del "Die Balearen" del Archiduque y que en esos mismos capítulos se insinúa:

grabado
El paquebote dobló en seguida el peligroso arrecife de la Dragonera, sobre que se yergue un faro, y entró en el estrecho paso de Friou, entre rocas abruptas

Si hay un sitio que se pueda conocer a fondo sin haberle visitado jamás, es el magnífico archipiélago de las Baleares. [...]

¡Sí! Si lo que se ha hecho para este oasis del Mediterráneo se hubiera hecho con cualquiera otro país de los dos continentes, sería inútil que uno abandonara su casa y se pusiera en viaje para ir a admirar con los propios ojos las maravillas naturales recomendadas a los viajeros. Bastaría encerrarse en una biblioteca, a condición de que esta biblioteca poseyera la obra de Su Alteza el Archiduque Luis Salvador de Austria sobre las Baleares, y leer un texto tan completo y tan preciso, mirando los grabados en colores, las vistas, los dibujos, los croquis, los planos, los mapas, que hacen de esta publicación una obra sin rival.

Es, en efecto, un trabajo incomparable por la belleza de la ejecución, por su valor geográfico, étnico, estadístico, artístico... Por desgracia esa obra maestra de librería no está en el comercio.

Así es que Clovis Dardentor no la conocía, ni Marcel Lornans, ni Juan Taconnat. Sin embargo, puesto que, gracias a la escala del Argelés, habían desembarcado en la principal isla del archipiélago, por lo menos iban a presentarse en su capital, penetrando en el corazón de aquella ciudad encantador, y fijar sus recuerdos en sus notas. Y probablemente después de saludar en el fondo del puerto el yate Nixe del Archiduque Luis Salvador, sentirían el deseo de fijar su residencia en la admirable isla.

Julio Verne: Clovis Dardentor, págs. 100 - 101

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar