Alta mar

Contacto

En la biblioteca con Jaume Mesquida i Sansó

fabian | 09 Novembre, 2006 18:24

Hace ya un par de semanas que oí una entrevista por radio a Jaume Mesquida i Sansó, nacido en Palma pero de familia manacorina y que vive en Manacor. Hablaba de sus libros de poemas, de uno dedicado a su nieta, y leía un poema de su último libro premiado en Alcudia. Había en esos versos una metáfora en que el olvido o tal vez el tiempo era un gusano blanco que deja un vacío a su alrededor. En mi propósito está acercarme al menos una vez a la semana a la biblioteca de Can Salas, así que hoy, antes de salir de casa, he escrito en la línea de "Autor" de su catálogo on line "Mesquida, Jaume" y me han salido doce registros. También he escrito "Mesquida, Jaime" y sólo me da un registro. Tras analizarlos, he elegido dos, de los que he anotado sus referencias y con ellas me he ido a la biblioteca.

Es verano y todo en la noche se clarifica.
Cerca fosforecen los campos llenos de luciérnagas.
Como relámpagos fulgiendo en la oquedad del vacío,
vierte la tristeza en el corazón sus sílabas ardientes.
Enmudecidas palabras maduran bajo el azufre del recuerdo
y envejecen lentamente en el sabor de la muerte.
La mirada se empaña por la transparencia de las lágrimas
y deja caer gotas translúcidas al fondo de mis tímpanos.
Percuten en mi corazón tus grandes ojos melancólicos.

Jaume Mesquida del libro Números rojos (1997)

La obra de Jaume Mesquida es bastante amplia. Se da a conocer en 1979 con Poema de voz acorralada y continúa hoy publicando en Catalán. ¡Qué difícil debe ser utilizar en poesía dos lenguas!. He elegido dos libros, uno en cada lengua, que estuvieran distanciados en el tiempo. "Números rojos" de Huerga y Fierro editores, de 1997, pero con poemas escritos en 1991 y, ya más cercanos, en Catalán, "Paraules contra el silenci", de Ed. Baltar del 2002. Descubro en ambos la temática de la voz, la palabra, frente al silencio, como la vida frente a la muerte.

escultura
Al·legoria de la mort de Vicent Alberola

Nadie te nombra ni nadie te conoce ya.
Nadie te nombra en la ciudad blanca y vacía.
Ni escucha tu clamor bajo las banderas azules.
Tus palabras abren abismos en el olvido de los hombres.
Tu plegaria es un murmullo en el gran vacío de Dios.

Nadie te nombra ni nadie te conoce ya.
Y hay angustia en tus ojos y hay alondras.
Hay soledad en tu corazón. Hay azufre en tus labios.
Y dulzura en tus lágrimas. Y hay veneno.

Y nadie te nombra en la ciudad blanca y vacía,
cuando hablas con tus mil lenguas y con tus mil silencios.
Cuando hablas desde tu corazón inexistente.

Jaume Mesquida del libro Números rojos

Santanyí
Santanyí en el Mapa de Mallorca del Cardenal Despuig (1785)

El libro Paraules contra el silenci del 2002 tiene tres largos poemas. Cada uno de ellos ocupa muchas páginas y está dividido en fragmentos cortos muy variados numerados con números romanos. Así, el poema "La mort en mi és el teu no morir" tiene 29 fragmentos, de los que he seleccionado los siguientes:

IX
Espai obert en la llum fins al morir.
Vent que passa fregant suaument el meu rostre
Jo lletreig les sil·labes del teu nom i esper:
alguna cosa com el caure de les fulles entre les flors.

XII
Per una petita aurora dels teus ulls,
per una dansa entre les flors de la teva mirada,
per una memòria de llum a la teva pupil·la,
se m'han enlluernat tots els somnis.

XVII
Parpelles closes.
M'endins pels meus pensaments
i dintre som més amb tu que amb mi.

IX
Espacio abierto en la luz hasta la muerte.
Viento que al pasar friega suavemente mi rostro.
Deletreo las sílabas de tu nombre y espero
algo como el caer de las hojas entre las flores.

XII
Por una pequeña aurora de tus ojos,
por una danza entre las flores de tu mirada,
por un recuerdo de luz en tu pupila,
se me han empañado todos los sueños.

XVII
Párpados cerrados,
me ensimismo en mis pensamientos
y, en mi interior, están más contigo que en mí.

Jaume Mesquida: La mort en mi és el teu no morir en "Paraules contra el silenci" (2002)

La traducción de un poema siempre es difícil.

Salgo de la biblioteca y me ensordece el ruido de la ciudad. Aún hace calor y debo preparar la comida para cuando llegue Margarita.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar