Alta mar

Contacto

De un libro sobre transportes y caminos del XIX

fabian | 13 Gener, 2009 18:07

No sé si hay días sin historia y días historiados. Pero de alguna manera hay días tranquilos en los que parece que no ocurre nada lo suficientemente importante como para ser mencionado.

De la Biblioteca Pública saqué dos pequeños libros del mismo autor, Ferran Pujalte. Incluso el título es casi igual en ambos "Transports i comunicacions a les Balears durant el segle ..." y sólo en la última palabra cambia: XIX en uno y XX en el otro.
Son libros de pequeño tamaño y corta extensión (unas 60 páginas) - menos de una página por año en cada siglo -. Esta corta extensión obliga al autor a seleccionar sólo los acontecimientos que considera más importantes y a tratarlos de forma muy resumida. Y al lector le fuerza a leerlo con atención y, posiblemente, a tomar apuntes, con la ventaja de que en pocos minutos atraviesan por su mente lectora acontecimientos muy singulares.

libro

Así, como si fuera una película de esas antiguas en que los personajes se movían con gran rapidez, han pasado imágenes de la plantación intensiva del almendro, las primeras patatas y el primer arroz - que se convertirían en una de las bases del sustento humano y en un menor consumo de cereales, durante siglos escasos en las islas -, la recogida de la oliva y, con parte del aceite sobrante, la fabricación del jabón. También, ya que estoy en las anotaciones agrícolas de comienzos del siglo XIX, la plantación del algodón y, con ello, un comienzo de industria textil que se unió a la de los zapatos, papel y a la del jabón. Sus excedentes dieron lugar a un comercio y, una vez solventadas las guerras del primer tercio del siglo, a un incremento en los transportes y comunicaciones, ya marítimas o terrestres.

A lo largo del siglo, pasado el primer tercio, se dará un incremento en el comercio en las islas que darán lugar a la presencia de las compañías navieras a vapor, a la mejora de los caminos y carreteras en las islas y a la presencia del tren.

Me ha resultado muy interesante pues el autor va nombrando una por una cada compañía naviera que se va formando y sus vapores, sus contratas con el Estado en lo referente a los correos con los puertos peninsulares ... A lo largo del libro hay algunos nombres propios de personas y también de empresas, pero no en exceso. Es como una mirada de pájaro sobre el siglo, mirada que no busca el detalle sino el rápido acontecer de las situaciones.

Todos los temas me han interesado, pero quizás porque lo desconocía, me ha llamado la atención el de las carreteras o caminos. Quizá también porque en estos últimos años hemos visto desaparecer algunas de esas carreteras estrechas que portaban desde la plaza mayor de la población A a la plaza mayor de la población cercana B y donde el campanario de la iglesia era el punto de mira que indicaba la meta. ¡Cuántos años ha sido así a lo largo de los siglos XIX y XX! Incluso actualmente aún restan el trazado de esas carreteras. En la de Inca - Alcudia, anterior a la autopista sobrevive aún en la zona de Campanet una vieja posada donde los carruajes paraban para descansar o hacer el cambio de caballos. Fue en 1846 cuando Antonio López Montalvo, uno de los primeros alumnos de los estudios de Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos se hizo cargo de la Prefectura de Obras Públicas de Mallorca. No eran carreteras lo que había sino caminos de barro. Solamente en algunos tramos del de Inca - Alcudia los carruajes podían pasar. El ingeniero nombrado fue el autor de un plan de carreteras que fueron arreglándose a lo largo del siglo y que han llegado hasta casi nuestros días adaptándolas a las necesidades del momento. Con las carreteras fue organizándose el primer sistema de transporte público: las diligencias, tanto para pasajeros como para mercancías. Anteriormente a ellas, el transporte interior en la isla era tan deficiente que los mercaderes optaban, cuando se trataba entre poblaciones costeras, por el transporte marítimo. Luego, el transporte por medio de las diligencias, monopolístico, tampoco fue efectivo ya que era lento, incómodo y de escasa regularidad, por lo que se optó por el ferrocarril.

carruajes
A finales del s.XIX, carruajes en la Puerta de Jesús, que a la manera de "taxis" transportaban hacia localidades cercanas

Desconocía todo lo referente a las diligencias, aunque sabía que los primeros tranvías de Palma, ya en el siglo XX, eran de tracción animal, con un asno o mulo que arrastraba el tranvía en la cuesta de Conquistador.

A veces, sobre la carretera, me pregunto sobre los árboles y cultivos que veo, así como sobre el trazado de la carretera y creo que, salvo las montañas y la tierra, nada es tan antiguo como para haberse perdido su historia.

Noticia de Ferran Pujalte, historiador de la industrialización en Mallorca
Libro: "Els pioners de la industrialització a les illes Balears i altres escrits" (2008)

De un libro sobre transportes y caminos del XIX
Libro: "Transports i comunicacions a les Balears durant el segle XIX" (1999)

El primer automóvil que hubo en Mallorca
Del camino de herradura al del neumático
La refinería de petróleo de Manuel Salas
La matrícula de automóviles PM
Libro: 100 años del automóvil en las Baleares

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar