Alta mar

Contacto

Un paseo por el Parc de la Mar (y 2)

fabian | 28 Febrer, 2008 16:58

Continúo el paseo por el Parque del Mar de Palma que inicié ayer (ver) y en el que describí la parte del parque comprendida entre el Baluarte del Principe y el Baluarte de Berard, verdadera zona verde de un parque relativamente estrecho con un camino longitudinal sin transversales.

Parque del Mar, Palma
En el Baluarte de Berard se abren dos posibilidades

Al llegar a la esquina del Baluarte de Berard, el panorama del parque cambia notablemente. En principio el camino se bifurca ofreciendo una rampa a la izquierda que comunica con un puente que atraviesa la esquina del lago. A la derecha, como continuación del camino anterior, deja de ser camino y se convierte en una explanada de palmeras.

Esta explanada recorre el margen derecho del lago. Junto a la muralla el parterre se amplía o reduce dependiendo del acercamiento o alejamiento del lienzo. La vegetación es variada y la muralla se abre por dos veces. Una es la boca de la Portella. Vale la pena introducirse un momento y mirar el patio del edificio del Colegio de Arquitectos donde perdura la delgada muralla medieval, muy diferente a la renacentista, cuya amplitud y fortaleza le permitía defenderse de la embestida de los cañones, inexistentes antes. La segunda boca está cerrada y corresponde al túnel de un tren que transportaba el carbón desde la plaza de España hasta el puerto.

Parque del Mar, Palma
Sa Portella

Es agradable este paseo de las palmeras que finaliza con una escultura de Andreu Alfaro, Gran Cercle Negre bajo una caserna que nos indica un nuevo giro en la muralla que ya se dirige hacia la zona llamada del Mirador, situada bajo la Catedral. La explanada ha terminado y sólo podrá seguirse hacia delante por un estrecho camino que sobre las rocas, ahora del lago y antes del mar, bordean la muralla.

Parque del Mar, Palma
Final de la explanada de las palmeras con la escultura de Andreu Alfaro al fondo

Ahora, para seguir recorriendo el parque, habrá que desandar lo andado y volver al inicio de la explanada de las palmeras y tomar la pendiente que conduce al puente que atraviesa el lago.

Parque del Mar, Palma
Pendiente y puente que atraviesa el lago

Realmente, el punto éste de comienzo de la explanada de las palmeras es un punto de inflexión en el parque. Todo el recorrido de ayer era verde. En esta parte del parque el verde mengua notoriamente. Aquí la mirada ya no se centra en el propio parque, que también está muy bien, sino que la magnificiencia de la ciudad monumental se convierte en protagonista de todo este recorrido.

Parque del Mar, Palma
Sobre el puente: el lago, la explanada de las palmeras y la ciudad monumental

Atravesado el puente, aparece otra nueva bifurcación: Continuar por la parte alta del parque, ahora casi a la altura de la autopista, donde hay parterres de césped y dos esculturas: Germinacions de Amador Magraner y BC 2001 de Ben Jakober. La otra posibilidad es bajar unos escalones y pasear junto al lago. Elijo esta posibilidad y, aparte de la belleza de los grandes edificios - a los que ya no me referiré pues acapararían este escrito -, observo que en la pared que me separa de la parte superior hay una hermosa variedad de arbustos muy bien cuidados. Vale la pena observarlos al tiempo que recrearse en el escenario, en el chorro del agua que emerge del lago y en la escultura Una línia al vent de Andreu Alfaro. Varios arbustos están en floración y son también un elemento más de este parque.

Parque del Mar, Palma
Juego de arbustos en el desnivel que separa la parte alta del lago

Pasado un bar, hoy con obras, asciendo unos peldaños para contemplar una explanada reformada hace pocos meses. Presenta unos árboles - no sé qué son - ahora sin hojas sobre unas plataformas circulares. Quedan muy bien.

Parque del Mar, Palma
Explanada alta del parque

Desde esta parte alta puedo también observar unos edificios cercanos que fueron de la compañía Transmediterránea y de aduanas. No en vano ya estoy en las inmediaciones del antiguo puerto o del Moll Vell.

Parque del Mar, Palma
Far, ya al final del parque

Dos esculturas y un extraño reloj de sol extendido sobre el suelo finalizan el parque. Una es Far, de Josep Maria Sirvent; la otra, Hacia el Sur, de Enrique Broglia.

Algo cansado, ya no soy joven, descanso un rato en una antiguo café que conserva aún las columnas de hierro y un mobiliario de 1894, llamado "Lírico", frente al antiguo teatro ya inexistente de igual nombre, y me preparo para otra caminata de regreso a casa. Cansado, pero contento de haber recorrido un hermoso parque.

Comentaris

Re: Un paseo por el Parc de la Mar (y 2)

Fabián | 28/02/2008, 17:29

Bueno, el parque necesitaría un poco más de atención: una mano de pintura en las farolas y un poco más de limpieza

un parc hermós

joan | 28/02/2008, 18:55

els arbres que hi ha a les plataformes circulars són tamarells, arbres propis de zones humides i que aguanten molt bé el salobre de les marines.

Re: Un paseo por el Parc de la Mar (y 2)

Fabián | 29/02/2008, 19:01

Gràcies, Joan

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar