Alta mar

Contacto

Los vapores de Ibiza y Formentera, artículo de Manolo Rives

fabian | 02 Octubre, 2009 13:36

periódico

Los periódicos del año 2005 están en la biblioteca pública guardados de siete en siete en unas bolsas cerradas al vacío y envueltos en un papel blanco que parece un paño inmaculado. He pedido los de septiembre que se encuentran en cuatro paquetes. La bibliotecaria, todo atenciones, corta con unas tijeras la bolsa en la que se encuentra el del día 4, domingo, y me los entrega envueltos en ese papel blanco, posiblemente con características de ser papel secante. Lo desenvuelvo, elijo el del día 4 y voy directamente a las páginas de "Motor y Náutica". En su última página aparece el título: "Los vapores en las Pitiusas", tal es el nombre que reciben las islas de Ibiza y Formentera. Al final de la página, una firma: Manolo Rives, y, entremedio, el dibujo de un vapor: el Formentera.

Ahora es la hora de copiarlo:

Mein Schiff

Manuel R. Aguilera: Palma, nueva base del crucero alemán ´Mein Schiff´ (DM, 01/10/2009)

Los vapores en la Pitiusas

El primer vapor con matrícula de Ibiza tenía el nombre de Niny. Su casco era de madera y estaba movido por hélice. Ya comentamos que Palma fue la única matrícula balear con vapores de ruedas de paletas. La casa naviera Wallys y Cía, asentada en la ciudad de Ibiza, lo adquirió en Londres el año 1887. Tenía una eslora de 39,5 metros y 191 Toneladas de Registro Bruto. Su máquina desarrollaba una potencia de 40 caballos que le permitía un andar de 7 nudos. Arbolaba dos palos, aparejados de goleta y su obra viva estaba recubierta de planchas de cobre. Este buque cubrió la línea Ibiza - Barcelona, a veces con escala en Sóller. Su escasa rentabilidad motivó su venta a una empresa catalana. Se perdió en 1895.

El segundo vapor de esta matrícula, también propiedad de la empresa Wallys y Cía, se llamó Ibiza. Su casco de hierro medía 60 metros y arqueaba 539 Toneladas. Su máquina de 80 caballos le permitía una velocidad de 9 nudos. Anteriormente, y con el nombre de Correo de Cartagena, había pertenecido al armador de origen ibicenco D. Pablo Ferrer Marí. Casualmente tanto su capitán, Manuel Escandell, como el resto de la tripulación, eran asímismo ibicencos. En esta época, el mencionado vapor pertenecía a la matrícula de Alicante, pero en la isla era tenido como algo propio cuando de hecho no lo fue hasta su adquisición por Wallys y Cía. En el año 1893 se vendió a la Menorquina, Sociedad de Navegación a Vapor, de Mahón, entrando a formar parte de su flota con el nombre de Comercio. Posteriormente y siendo propiedad de la casa Goñalons y Cía de Mahón, que lo utilizó como buque carguero, se dedicó a transporte de fruta a Inglaterra y a los puertos del sur de Francia. A principios del último siglo, perteneció a la naviera valenciana Ferrer Pesset.

En el año 1917, al absorber la Compañía Transmediterránea a la referida naviera de Valencia, el vapor Comercio pasó a formar parte de su flota, siguiendo como buque de carga. Durante varios años estuvo transportando fruta entre Valencia y el sur de Francis. Al finalizar los años veinte fue desguazado en el puerto de Mahón. Entre los incidentes propios de la navegación marítima podríamos mencionar la arribada forzosa a Porto Colom, en 1893, para refugiarse de un fuerte temporal que le había ocasionado graves daños. Posteriormente en los acaecimientos de su diario, aparece una pérdida de gobierno, ocasionada por las averías sufridas durante otro fuerte temporal. Fondeado pudo aguantar hasta que mejoró el tiempo, siendo remolcado por el vapor Monte Toro hasta el puerto de Mahón.

vapor Formentera

El Formentera estaba inscrito en la matrícula de Palma, pero siempre prestó servicio entre Ibiza y Formentera, por lo que se podría considerar como barco de estas islas. Adquirido por la naviera Isleña Marítima de Palma en 1910 para cubrir dicha línea, siguió con igual cometido al pasar a ser propiedad de la Compañía Transmediterránea en el año 1918. Este barco era un remolcador construído en Francia en 1907. Medía 26,4 metros de eslora; 5,9 de manga y 4,3 metros de puntal, con un arqueo bruto de 112 toneladas. Su casco era de madera, movido por una máquina de 50 caballos. En 1926 fue vendido a la Compañía Valenciana de Remolcadores. Estuvo en servicio hasta 1969, año en que, realizando trabajos en Sevilla, se perdió en aguas del río Guadalquivir.

Formentera

Vida marítima: El Formentera

El Salinas era un remolcador propiedad de la empresa Salinas de Ibiza. Su casco de hierro, movido por una máquina de 100 caballos, tenía 18 metros de eslora. En tiempos pasados la carga de sal se efectuaba mediante grandes gabarras que acudían a los muelles de carga, donde mediante tolvas caía sobre ellas la sal a granel. Una vez cargadas eran remolcadas hasta el costado de los grandes buques que, con sus propios medios de carga, la izaban a bordo, bien por medio de calderos u otros sistemas para sacos y capazos. El Salinas podía remolcar hasta cuatro gabarras, lo que permitía en este caso concreto el trasbordo de hasta 400 toneladas de sal por día. Estuvo este remolcador en activo hasta los años sesenta.

Acabamos este resumen de los vapores de Ibiza con el denominado Constante, el último buque de vapor de las Pitiusas. Fue un remolcador de unas 30 toneladas. Si bien tenía matrícula de Palma, toda su vida útil la pasó en la ciudad de Ibiza como remolcador del puerto y en trabajos de dragado del mismo. Adquirido en el año 1881 por la sociedad Abel Matutes Torres S.A., estuvo realizando los trabajos mencionados hasta 1939 en que causó baja y fue desguazado.

Manolo Rives, Suplemento Náutica del Diario de Mallorca del 4 de septiembre de 2005

Es un artículo importante para conocer la Historia Naval de las islas.

Manolo Rives: La Contraseña Moruna (30/10/2005)

(Me lo pasé sin querer, ya está en Scribd)

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar