Alta mar

Contacto

Incoación BIC de Biniaraix (Sóller - Mallorca)

fabian | 24 Febrer, 2009 10:42

Publicación del acuerdo de la Comisión Insular de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Patrimonio Histórico, de fecha 23 de enero de 2009, de incoación del expediente de declaración de Bien de Interés Cultural, con categoría de Conjunto Histórico, a favor Biniaraix, término municipal de Sóller

Declaración BIC (31/08/2010)

Fuente: BOIB núm. 029 (pdf)
Fecha publicación: 24/02/2009

1. Memoria histórica

Las primeras ocupaciones humanas de este territorio se remontan a la prehistoria, tal y como lo demuestra la presencia de cuevas de enterramiento próximas a la comarca.

El actual núcleo tiene su origen en la alquería islámica llamada Beniaraix que, después de la conquista de 1229 pasó a formar parte de la porción real. Ya en época cristiana, en el siglo XIII, se han documentado unas 20 o 30 casas, nuclearizadas en torno a la alquería, contando también con dos bodegas, una o dos almazaras, una era y una plaza y cuatro caminos que comunicaban con Sóller y con las alquerías de Binibassí, Fornalutx y Alofre.
El aumento de población hizo que a lo largo del siglo XVI se llegara a las 55 y la necesidad de construir un primer templo, que fue totalmente rehecho a lo largo de la siguiente centuria.

La agricultura fue la actividad económica principal desde sus orígenes dedicándose, principalmente a huerta, viña y olivo. En el siglo XVIII, cuando empieza la exportación de cítricos y hortalizas a Europa, la huerta ganó terreno, desplazando el olivar a la montaña donde todavía se mantiene.
El importante comercio de los cítricos con el mercado europeo supuso una fuerte inmigración al sur de Francia, a la vez que crecía el número de habitantes, llegándose a las 120 viviendas documentadas en la segunda década del siglo XIX.
La dependencia de las actividades agrícolas y exportadoras de cítricos hizo que, con el estancamiento del comercio marítimo que se inició con el siglo XX, también se produjera un progresivo estancamiento del núcleo, lo que ha permitido la conservación de un espacio urbano homogéneo, con pocas construcciones que rompan con la tipología tradicional en que se estructura el conjunto del núcleo.

2. Memoria descriptiva

El núcleo de Biniaraix se encuentra situado al nordeste del Vall de Sóller, sobre una colina, que se extiende desde la huerta y el límite meridional del término de Fornalutx hasta el puente y el Barranc de Biniaraix.

El suelo que rodea el núcleo de Biniaraix, según el Plan Territorial de Mallorca, recibe la clasificación de AAPI (Área de asentamiento paisajístico de interés) en suelo rústico, con las excepciones del área de suelo que limita con Fornalutx, que recibe la clasificación de ARIP (Área rural de interés paisajístico), al igual que la parte t oriental del término.

El núcleo urbano de Biniaraix, de pequeñas dimensiones, se conforma con una plaza, la plaza de la Concepción, y las calles de la Trinidad, Sant Josep, Sant Guillem, Santa Catalina y Sant Salvador. Esta trama urbana, de estructura irregular, se caracteriza por su adaptación al terreno, con calles de poca anchura y empinadas, la mayoría de ellas peatonales y empedradas.
Este entramado urbano ha mantenido inalterable sus rasgos principales, con fuertes reminiscencias de otras épocas, sin que se hayan abierto nuevos ejes, ni se hayan efectuado operaciones nuevas de esponjamiento.
El tejido edilicio está caracterizado por un gran equilibrio general gracias a la presencia de una cierta uniformidad en cuanto al tipo de viviendas, de pocas plantas, no interrumpido por ninguna edificación ajena. Se puede afirmar que el tejido construido presenta una homogeneidad considerable.
Un aspecto a destacar en este núcleo, es la presencia de algunos aleros con tejas pintadas, que se pueden ver en las casas situadas en frente de la iglesia de la Concepción y de la plaza.
Las edificaciones presentan una estructura vertical y cierres de mampostería ordinaria de la piedra caliza irregular del lugar.
Destacan como elementos singulares una serie de inmuebles por sus características técnicas o estilísticas. Cabe mencionar la Iglesia de la Inmaculada Concepción, casa y antigua almazara de can Det, Cas Don, la vivienda de la c/ Trinidad 27 o los lavaderos.
También son destacables las casas de las posesiones de Cas Don, Can Gotleu y Can Quart, los grandes huertos de can Det, cas Fiol, cas Gurgai, can Pesa, sa Quintana, can Garbull y can Porret y un conjunto de pequeñas fincas que constituyen la huerta del mismo nombre.

Tanto en el núcleo de Biniaraix, como en el espacio de su entorno existen una diversidad de elementos etnológicos destacables, la mayoría vinculados al aprovechamiento del agua, y su posterior distribución. Son principalmente las acequias, las albercas, y las lavaderos (hasta tres). Otros elementos muy importantes son los bancales, tanto de regadío (cítricos) como de secano (olivos).
Destacan también la paredes que delimitan los caminos o el lecho del torrente, así como el camino empedrado de l’Horta de Biniaraix, también llmado de la Costa de Biniaraix.

3. Estado de conservación

El estado de conservación de la tipología urbana es elevado. Se puede apreciar tanto el entramado urbano como el tejido edilicio y el parcelario. Ello deriva también de la inexistencia de actuaciones urbanísticas contundentes que pudieran haber desfigurado este entramado original.
Del tejido edificado se puede documentar un buen grado de conservación de la tipología edificatoria por excelencia (grano pequeño de parcelario destinado a residencial, con inmuebles con una crujía, de planta baja, baja y piso o baja, piso y porxo) .La evolución constructiva que ha habido ha sido muy integrada.
Con respecto a la trama urbana, como se ha señalado, el núcleo presenta pocas calles, pero las que hay, mantienen su trazado original, estrechas, con fuerte pendiente y que normalmente enlazan con la red de caminos rurales.
Una de las motivaciones para la conservación descrita, es que no se haya visto afectado por el turismo de masas como la mayoría de los municipios costeros de la isla.

Descripción y justificación de la delimitación del bien y del entorno a protección [sic]

[Apartado no copiado]

5. Principales directrices de intervención y medidas de protección para el conjunto histórico y su entorno de protección

Conjunto histórico

Uno de los preceptos básicos y evidentes consiste en que se tienen que conservar las características tipológicas del bien, tanto en los aspectos urbanísticos como arquitectónicos y ambientales. (art. 41.2.a: se mantendrá la estructura urbana y arquitectónica del conjunto y las características generales del ambiente y de la silueta paisajística....).
Esta conservación tipológica tendría que extenderse también a la conservación a nivel de tipología estructural de las edificaciones, técnicas y materiales de construcción tradicionales. En este sentido, se tendrá que entender como norma general que los inmuebles tengan la altura que presentan a la actualidad, salvo las excepciones ya existentes.
Se tendrá que preservar la forma singular de implantar las edificaciones en los solares y permitir la pervivencia de los espacios de transición entre la vía pública y las zonas privadas.
Se han de intentar corregir aquellos elementos que resulten disonantes con el entorno.
También son importantes los aspectos de contemplación de este conjunto, en este sentido el art. 41.2.b y c señala que se prohibirá la colocación de elementos e instalaciones que impliquen una ruptura de la estructura o la composición de la fachada, o que impliquen perjuicio para la contemplación y el disfrute ambiental del entorno, así como la colocación de anuncios y letreros publicitarios que atenten contra los valores estéticos. En este caso, se tendrán que preservar también las posibilidades de contemplación desde el conjunto hacia el entorno rural que lo rodea.

Entorno de protección

Una de las funciones fundamentales de este entorno de protección es la preservación del paisaje más próximo que hace de envolvente del conjunto histórico. Ya que el paisaje hace de soporte y caracteriza tan singularmente este conjunto, su preservación desde un punto de vista integral quizás sea la mejor preservación para el conjunto. Esta preservación integral tendría que comprender no tan sólo la preservación de las visuales, sino que debería intentar que continuara la relación armónica establecida y mantenida durante siglos entre la zona urbana y la zona natural, el conjunto histórico y el espacio en el que se sitúa.
En este caso concreto, el núcleo de Biniaraix está rodeado de terrenos que presentan en general un buen grado de conservación, sobre todo la parte más próxima al núcleo, habiéndose concentrado las nuevas edificaciones en la parte de la huerta.
La ley 12/98 trata el tema de los criterios de intervención en los entornos de protección de los bienes de interés cultural en su art. 41.3, señalando que el volumen, la tipología, la morfología y el cromatismo de las intervenciones en los entornos de protección de estos bienes no podrán alterar el carácter arquitectónico y paisajístico del área ni perturbar la visualización del bien. Asimismo, se prohibirá cualquier movimiento de tierras que comporte una alteración grave de la geomorfología y la topografía del territorio y cualquier vertido de basuras, escombros o desperdicios.

Las directrices de intervención del patrimonio etnológico van encaminadas a la conservación y recuperación de estos elementos dispersos. Es especialmente necesario el levantamiento de los bancales desmoronados, así como garantizar una correcta intervención en los elementos etnológicos de las posesiones (almazaras y aljibes). Las fuentes, los torrentes y las canalizaciones únicamente necesitan actuaciones de limpieza, aunque son muchos los tramos de acequias que han sido sustituidas por cañerías y/o cubiertas de hormigón.
Se deberá mantener y garantizar la supervivencia de los usos agrícolas actuales, con especial atención en lo referente al mantenimiento de los cultivos tradicionales que han caracterizando el paisaje de la huerta.

Planeamiento urbanístico municipal

[Fragmento no copiado]

6. Otras figuras de protección actualmente existentes

El núcleo de Biniaraix se sitúa dentro de la zona declarada Paraje Pintoresco por el Decreto 984/1972, de 24 de marzo (BOE 94, 19/4/1972), que mediante la disposición adicional primera de la Ley 16/85, del patrimonio histórico español, y posteriormente la disposición adicional primera de la Ley 12/98, del patrimonio histórico de las Islas Baleares, pasó a ser considerada Bien de Interés Cultural.

El Camí de Biniaraix fue declarado BIC, con categoría de monumento, por acuerdo de 15 de diciembre de 1994 (BOCAIB 159, 29 de diciembre de 1994).

En el área propuesta para la declaración como Conjunto Histórico y en el entorno de protección, el catálogo municipal de Sóller, aprobado definitivamente el 27 de marzo de 1998, incluye una ficha para todo el núcleo y fichas individualizadas de algunos de los inmuebles y elementos vegetales de Biniaraix: Font de la Plaça de la Concepció; Sínia de ses portes vermelles; Iglesia parroquial de Biniaraix; Can Ribera; Cas Don. Los elementos vegetales del catálogo son: plátano (Platanus Occidentalis) de la Plaça de la Concepció; árbol de pisos (Araucaria Australiana), l’Horta; palmera, l’Horta; árbol de pisos de Can Cuart; jardín de la Travesía de Sant Josep; conjunto de almeces de la Calle Sant Guillem; cipreses de la calle Trinitat.

Enlace: Catálogo Patrimonio de Sóller

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar