Alta mar

Contacto

Jardines abandonados: Rusiñol y Miguel de los Santos Oliver

fabian | 12 Juliol, 2011 16:21

Sesquicentenario del nacimiento de Santiago Rusiñol (1861 - 1931) Ya en abril pasado, Santiago Rusiñol: L'illa de la calma, enlacé con el Instituto de Estudios Catalanes que realiza la web Santiago Rusiñol: Obra Completa que está recuperando la obra literaria para hacerla accesible y publicarla en Internet, acompañada de los correspondientes estudios introductorios y sistemas de referencias. ¡Ojalá aquí, en Mallorca, en las Baleares, hubiera dentro de los departamentos de Cultura, una sección que se ocupase de la edición en Internet que pusiera al alcance de todos cuanta obra estuviera relacionada con las islas!

cuadro
Santiago Rusiñol: La verja

Curiós he entrat a veure castell, parc y jardins.

El vent ja s'en ha duita l'arena dels camins;
tot trist, tot solitari, abandonat, sens força,
d'els llanguits eucaliptus a trinxes cau l'escorça;
no corre en les ciquioles ni un fil d'aigua perdut;
ressechs estan els marbres, el gran sefreix aixut;
tirades les mangueres, totes les claus ermusses
i groga la catifa de les brillants pelusses.
Vora latanies mortes i dèbils tamarells
l'adélpha avuy esclata simbòlics sos ramells.
Columnes, bancs, estatues, res sa vigor conserva;
un braç perdé Saturne, sens llança esta Minerva
i lentament s'afonen glorietes, brolladors,
ponts rústics i cascates i estufa i miradors,
mentre les rels se menja l'eixam de les formigues
i, arreu, els planters s'omplen de malves i d'ortigues.
Tant sols horribles cactus s'estenen, triomfants,
just monstres ó quimeres ó boas repugnants.

[...]

Hablar de Rusiñol y Mallorca no puede reducirse solamente a su obra pictórica y a L'Illa de la calma (1913). No. Hay otro libro que también tiene amplia relación con Mallorca y que trata de jardines. Su título: "Jardins d'Espanya" y ahora lo tenemos al alcance digitalizado (1903) (en pdf)

cuadro
Santiago Rusiñol: Jardines de Aranjuez

Jardins d'Espanya no es, en realidad, un libro según la consuetudinaria concepción del termino, sino un extenso conjunto de reproducciones de cuadros de Rusiñol. Consta de tres partes: se encabeza con una introducci6n del autor; acto seguido se imprimen ocho composiciones de diversos poetas catalanes en honor del artista y su obra y, tras los textos en verso, aparecen ya las reproducciones aludidas, en número de cuarenta. El único dato que sobre el editor se consigna reza: "Gravat y estampat a can Thomas, de Barcelona, l'any MCMIII". Respecto a los diversos jardines representados, sépase que evocan, en su inmensa mayoría, enclaves granadinos (diecisiete) y mallorquines (catorce). A mucha distancia cuantitativa, siguen dos tarraconenses y otros dos de Aranjuez, y cada localidad que se nombra entre paréntesis (Sitges, Montserrat, Barcelona, Valencia y La Granja) está representada a razón de una sola muestra pictórica por cabeza.

Por lo que hace a los textos poéticos -no se copian aquí para no alargar en exceso el articulo-, los firman los escritores M. S. Oliver, Joan Alcover, Apeles Mestres, Miguel Costa y Llobera, E. Guanyabéns, F. Matheu, Joan Maragall y Gabriel Alomar, y no precisa añadirse que se inspiran en motivos de los lienzos rusñolanos, hecho que traslucen los mismos titulos de las composiciones: "El jardí abandonat", "En mon jardi", "Las rosas blancas", "Floralia", etc.

José María Balcells: Jardines abandonados en Juan Ramón y en Santiago Rusiñol (Caligrama, 1991)

Con esos autores, Miguel de los Santos Oliver, Joan Alcover, Miguel Costa y Llobera o Gabriel Alomar, ¿quién puede decir que no está muy relacionada con Mallorca? Pero también por las ilustraciones, catorce.

Mi propósito en esta entrada era recoger principalmente la edición digitalizada de Jardins d'Espanya, y textos de Miguel de los Santos Oliver relacionados con Rusiñol. El poema "El castell buit" de M.S.O. abre el libro sobre los jardines. Es un poema largo de tres páginas ... "També, quant s'han obertes del gran palau les portes, / sentia la besada d'un vent de coses mortes"

cuadro
Santiago Rusiñol: Cipreses dorados (imagen del libro "Jardins d'Espanya"

Mayo de 1910. En La Argentina se conmemora el centenario de su independencia. Rusiñol está en Buenos Aires presentando una exposición de sus cuadros de jardines. M.S.O. escribe en Barcelona sobre Rusiñol:

Jardines por jardines, bien están los de España pintados por Rusiñoí, que tienen ahora ocasión de admirar los aficionados bonaerenses. El artista barcelonés posee un mérito superior á la pura habilidad del oficio. Semejante habilidad consiste en pintar bien; pero el mérito ó excelencia á que yo me refiero consiste en escoger los asuntos y en saber descubrir emociones antes ignoradas y aspectos de la naturaleza tenidos corrientemente por prosaicos ó inexpresivos.

Puedo hablar de este asunto con cierto conocimiento de causa y sin que entrañe el menor asomo de intrusión en la crítica pictórica, respecto de la cual me declaro profanísimo. He asistido de cerca á una gran parte de la labor de Rusiñol, sobre todo á la desarrollada en Mallorca, adonde acudió por primera vez en 1892. Yo sé los temas y motivos que Mallorca solía ofrecer á los pintores y especialmente á los paisajistas, desde la época de Haës y desde el tiempo de los ilustradores de magasins: notas pintorescas, episodios rústicos. del puentecillo y la cabrita, del molinillo y de la noria, del olivo añoso y el camino en curva. A lo sumo, un poco de mar y una colina cubierta de pinos.

Y fue Rusiñol y, antes de pintar, saboreó la «sensación» de Mallorca, y comprendió cuánto contenía de inédito y de artísticamente inexplorado la isla de oro, que ya es, y será más todavía, una Meca de! arte, de visita obligada para todos los pintores de aire libre. Comprendió la poesía de los nobles jardines, allá en los palacios abandonados y en las quintas silenciosas, y el encanto de los grandes panoramas del mar y de la tierra que se descubren desde la cima de un monte, dando á su pintura un alcance de leguas donde antes todo se reducía á algunos metros cuadrados. Descubrió el aspecto grandioso de.la costa brava, tan vigorosa y espléndidamente desarrollado después por Mir. Reveló el encanto de los almendros floridos, en grandes alineaciones de copas blancas sobre el verde sedoso de las sementeras. Restituyó, en suma, al dominio del arte una porción deliciosa del natural que la rutina había proscrito tradicionalmente, y enseñó á los mismos mallorquines, incluso á los más avisados y artistas, á comprender y penetrar el sentido de su tierra, la solemnidad de sus alteras, la poesía de las grandes extensiones, la belleza de una flora antes excluida de los honores de la pintura y el pincel, la elegía de los mármoles rotos y de las fuentes cantando á la sombra de bojes recortados y laureles deíficos.

cuadro
Santiago Rusiñol: Jardines del pirata (Mallorca)

Esta rehabilitación artística de cosas y emociones hasta entonces desdeñadas, la extendió después á la Península, fijando en las telas, con prodigiosa facilidad, la imagen y, sobre la imagen, la emoción de las florestas de Aranjuez y de los cármenes granadinos, de los arriates de la Alhambra y el Generalife, de las ermitas y de los calvarios levantinos, con sus cipreses destacando sobre tapias relucientes de cal. Y como corolario y penumbra de su arte pictórico - ese arte de la hora ferviente recordada por uno de sus títulos - vinieron sus primeras producciones literarias, tocadas de la defectuosa, pero deliciosa incoherencia omnilateral del «dilettante»; que acabó por convertirse en escritor de profesión, como antes había pasado desde su escritorio comercial al caballete del pintor y á las andanzas de una bohemia artística... voluntaria, no á pie y sin dinero, que es cosa muy distinta.

De este periodo errante, de bohemio de afición, surgieron sus primeros libros: Anant pel mon y Fulls de la vida, y hasta puede afirmarse que L'alegria gue passa, simbólica de la oposición entre artistas y burgueses y, en cierta manera, de la oposición entre la vieja Cataluña de mostrador y la joven Cataluña representada por los intelectuales. Siguieron á éstos, otros y otros libros y otras y otras comedias y sainetes que no hay lector que no conozca: toda una colección que llena ya una estantería de las bibliotecas y que conserva el pensamiento, la sensibilidad, los aciertos y las caídas de una personalidad en extremo interesante y señalada.

Rusiñol no se ha desarrollado por estudio, literariamente hablando. Penetró en las letras por la puerta de la facilidad y de la abundancia de espíritu. Escribió por desbordamiento del ánimo, sin ensayos, sin reglas, sin meditación de los tan recomendados modelos. Sus lecturas habían carecido de método y de sistema. Entre las facecias y parodias de taller de artista surgió el grupo del Cau Ferrat, momento de transición desde la Barcelona de las antiguas sociedades humorísticas á la Barcelona del modernismo. Pero muy pronto, lo que había empezado por diversión y burla tomó un sesgo más serio y delicado. La broma cedió el paso al buen humor, y el buen humor al "humor" propiamente dicho y á la ironía; á esa ironía, fácil y cutánea, que tanto parentesco guarda con la de Daudet y con el arte que ha regocijado al mundo por medio de Tartarin. Con unas condiciones tan asequibles y hechas para la comprensión inmediata, se explica que Rusiñol obtenga en la Argentina un acogimiento que le honra y honra á Cataluña.

Miguel de los Santos Oliver: Figuras y comentarios: Rusiñol en La Vanguardia, sábado, 7 de mayo de 1910

Sesquicentenario del nacimiento de Rusiñol. En Cataluña lo celebran digitalmente, poniendo al alcance de todos, bibliotecas, escolares, universitarios, aficionados, etc. sus obras (aunque no en epub, sólo en pdf). Desde este rincón caluroso, huyendo de la luz cegadora de este sol veraniego, yo también lo celebro. La biblioteca universal va creciendo. ¿Y Mallorca? Siempre esta isla ha llegado tarde al progreso: todavía las instituciones culturales no se han dado cuenta de que también debieran incluírse en esta oleada digitalizadora. Seguramente, confío, lo hagan algún día; mientras, recibimos las obras publicadas en Mallorca desde lugares lejanos: Harward, California ...

Nota: Tres imágenes están recogidas de la web allPaintings, aunque también aparecen en el libro "Jardins d'Espanya".

Comentaris

La Granja

Javier G. Hontoria | 10/10/2012, 16:24

Por favor, estoy buscando obras de Santiago Rusiñol, pintadas en
La Granja de San Ildefonso y para un reportaje en EL Cultural ¿nos pueden ayudar?

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar