Alta mar

Contacto

La multiapariencia de las personas

fabian | 09 Agost, 2005 18:49

Una moneda siempre tiene dos caras, pero aunque no caiga de canto, siendo como es un objeto tan sencillo, siempre puede presentarnos contornos algo diferenciados. Viene lo de las caras de la moneda a cuento porque hoy he leído un artículo que me ha despertado el interés. Está en el interesante bloc de Climent Picornell y el artículo lleva el extraño título de Goethe, Hiroshima i el ginkgo biloba. El "ginkgo biloba" es un árbol con una muy antigua historia puesto que, parece ser, es la especie viva más antigua conocida ya que se la data de tiempos de los dinosaurios. Hay muchas páginas en Internet que tratan de este árbol que parece ser frecuente en jardinería. En los tags del flickr aparecen algunas imágenes de estos árboles, como ésta en que el autor dice que están cerca de la Universidad de Hokuday.

ginkgo
Fotografía de hi_ro_43

Goethe, que además de poeta era botánico, así como filósofo, recogió unas hojas de un árbol de esta especie que estaba en el jardín del castillo de Heidelberg y, en septiembre de 1815, se las envió a Marianne von Willemer pegadas al papel en el que estaban los siguientes versos:

ginkgo

Las hojas de este árbol, que del Oriente
a mi jardín venido, lo adorna ahora,
un arcano sentido tienen, que al sabio
de reflexión le brindan materia obvia.

¿Será este árbol extraño algún ser vivo
que un día en dos mitades se dividiera?
¿O dos seres que tanto se comprendieron,
que fundirse en un solo ser decidieran?

La clave de este enigma tan inquietante
Yo dentro de mí mismo creo haberla hallado:
¿no adivinas tú mismo, por mis canciones,
que soy sencillo y doble como este árbol?

Fuente

Tras leer todo el artículo de Climent Picornell me he quedado inquieto. Las personas, los países, las asociaciones, todos y cuanto hacemos tienen múltiples apariencias. Alemania nos presenta las caras de grandes genios como Goethe o Bach o muchos otros y, también, la otra faceta del nazismo. Algo similar ocurre con Estados Unidos del Norte de América o con el Japón... También acontece con las personas y con las asociaciones. Pero nuestra necesidad de simplificación nos lleva a seleccionar dos caras, sólo dos, aunque opuestas. "Sencillo y doble como este árbol", dice Goethe.

¿Sólo "doble"?

Comentaris

Re: La multiapariencia de las personas

Álvaro Ramírez | 15/08/2005, 11:46

Me encantó este apunte, Fabián. El tuyo sigue siendo uno de mis blogs preferido. Trabajas al margen de las modas y lo que viene bien publicar. Te concentras en lo que te viene en gana, con pasión y razón. Te cuento que estoy de regreso a casa y por fin puedo volver con algo de calma a tu blog. Maravillosa tu encombiable labor de recopilar e irnos regalando las imágenes y la información sobre las esculturas de tu maravillosa isla. Un abrazo

Re: La multiapariencia de las personas

Luis | 13/08/2007, 18:46

Fabián:
Gracias por tu comentario en mi blog. Y gracias por facilitarme el enlace del tuyo y poder leer así el poema de Goethe. Conocía la idea de 'dos seeres que se funden en uno', pero no había leído el poema.
Gracias de nuevo. Y ahora que conozco tu blog, lo iré siguiendo con frecuencia.
Saludos.
Luis.

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar