Alta mar

Contacto

Tarde veraniega

fabian | 24 Juny, 2008 16:33

Tras mi ventana, el aire bambolea una sábana blanca: juego rítmico de un ir y volver tranquilo; en algún momento, un extremo de la sábana se alza y extiende en un corto vuelo vencido por la gravedad. Leo:

[...] Bajo la lluvia
la ciudad se vacía de rumores
y cede la escritura.
También las palabras se humedecen
y no sirven
para decir, para nombrar,
para llamar, para sobrevivir

Le pregunto a Margarita si salimos, me dice que no; está cansada y hace mucho calor. Mejor salir por la mañana, antes que el sol achicharre la calle. A mí también me daba pereza salir.

palomas

Regreso a mi ventana. Durante un rato largo la sábana no se mueve. Repaso las fachadas de los edificios vecinos, las copas de los plátanos de sombra y de repente una leve bocanada de aire atraviesa la ventana. Vuelan sábana y hojas sólo un momento y quedan todas balanceándose suavemente.

Leo
Y el poema me habla de atravesar un muro que me impide ser otro cuerpo, otras horas y días, otro azar. [Vivir]
Atados a un cuerpo, dicotomía entre espíritu y materia: librarse de la materialidad es un antiguo y quimérico sueño.

Otra ráfaga de aire me invita a buscar la ventana y la sábana que danza a su son. Ahora unas golondrinas muestran sus vuelos rasantes sobre tejados y azoteas. Busco dos imágenes y me quedo contemplando una de palomas: una fuente, agua ... ofrece paz. Con un zoom acorto la imagen dejando sólo el cuerpo de las palomas sin su entorno: es algo inquietante. Preparo las fotografías, las subo al álbum.

palomas

Leo. "[Es un río interminable el silencio]", "[El mundo no te regala las horas ni los días]" ... A ver: "Hay que saber bajar a saltos la escalera / y saber destrozar la puerta de los verbos, / hundir el pecho herido a las palabras / y arrancar de cuajo los pronombres / de frases, inscripciones y banderas / que ocultan la verdad, para robarla."
La palabra: pocas veces luz y muchas, oscuridad.

Sin darme cuenta han retirado la sábana blanca y queda el hilo vacío. Las hojas de los plátanos no se mueven, las golondrinas hacen cabriolas en el aire.
He de elegir un poema:

[Bajo la lluvia insomne]

Bajo la lluvia insomne
pasan paraguas ciegos,
pasan niños sin nombre,
y los tranvías se acumulan.
Bajo la lluvia
la ciudad se vacía de rumores
y cede la escritura.
También las palabras se humedecen
y no sirven
para decir, para nombrar,
para llamar, para sobrevivir

María Cinta Montagut en Poesía española contemporánea (Cervantes Virtual)

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar