Alta mar

Contacto

Inundación de la Riera de Palma en 1403 (I)

fabian | 01 Desembre, 2006 20:33

Yo había oído que la Riera una vez se desbordó enormemente al pasar por el interior de Palma y que causó un montón de muertos. Esta noticia la había oído varias veces, pero sin mayor información.

Hoy he encontrado un texto sobre esta noticia, además un texto escrito por Pere d'Alcàntara Penya, o mejor, Pedro de Alcántara Peña pues es así como firmaba y como está nombrado en el Boletín de la Sociedad Arqueológica Luliana del año 1891, en el número de noviembre. Es un texto complejo y largo. Complejo por varios motivos, uno es que reúne textos de diferentes autores, como el del Paborde Terrasa y el de Vicente Mut, quienes describen el desastre en que murieron más de 5000 personas y destrozó muchas viviendas. También es complejo porque tras los textos de los autores citados, don Pedro de Alcántara Peña realiza un prolijo estudio sobre el recorrido que la Riera realizaba por el interior de la ciudad y también por los tipos de edificaciones que había en aquella época.

Así que, como el texto es largo, lo divido en dos partes y lo publicaré en dos días. Al leerlo hay que tener en cuenta que cuando fue escrito aún existían las murallas de la ciudad, que la Plaza de Toros estaba tras la calle de los Olmos, en la que ahora llamamos Plaza de Patines o Plaza de Berenguer de Palou que en aquel tiempo era el Baluarte de Jesús. Aparece también la zona de El Tirador, que dio nombre al antiguo velódromo de Palma situado detrás de los institutos. En fin, presenta una cierta complejidad de topónimos, ya que todo el paisaje ha cambiado totalmente.

plano
El convento antiguo de los Capuchinos en el plano de Juan Ballester de 1760

Inundación de la Ciudad de Mallorca (Palma) en el año 1403

por Pedro de Alcántara Peña

Los desastres ocasionados en Consuegra por el pequeño río que atraviesa esa importante villa, no han podido menos de hacerme recordar los que en mayores proporciones y sin compensación de ninguna clase, sufrió nuestra ciudad de Palma durante la noche del 14 al 15 de Octubre del año 1403, por haber salido de madre el exiguo torrente de la Riera, que en aquellos tiempos atravesaba aún la pobiación.

El cronista Paborde Terrasa lo relata en los términos siguientes:

«Domingo, día 14 de Octubre de 1403, a las 6 horas de la noche, por las muchas lluvias de dos días continuos, vino la Riera tan crecida, trayendo muchos ramos, árboles y escombros, que no pudiendo pasar por la puente del muro de la ciudad se subió tan alto el agua que destruyó y rompió el muro, y antes de romperlo ya lo sobrepujaba el agua más de 16 palmos, y saliendo de madre echó a tierra todas las tapias de los jardines que se hallavan sobre el camino que salía a la Puerta Plegadissa (ahora de Jesús), (a) a una y otra parte; y embistió el lugar de los Tintes, y los arcos que conducen allí el agua de la acequia para lavar las ropas. Las aguas que entraron en la ciudad rompieron la puente y destruyeron un molino de agua que se hallava al entrar en la ciudad, demolió todas las paredes de los jardines que afrontaban con la iglesia del Carmen, llenándose la dicha de agua hasta 20 palmos de alto.»

«Arrancó un grande álamo que había delante de su puerta, y tomando su curso hasta el mar demolió cuantas casas confinaban con el Borne (b) y el Mercado, y todos los puentes que se hallavan en la madre de dicha Riera, todas las casas de la calle de los Olmos, de en Villarreal (ahora calle del Señor Marqués de Campo franco) y las de la cuesta llamada de En Bonet, y todas las que confinaban con la plaza del Mercado y otras calles; en tanto que en el Mercado pasó el agua 40 palmos en alto, porque las aguas que bajaban desde las calles de San Nicolás, de Pachs y hasta de la calle de la bodega de Mossen Nicolás Fabrer y de casa de Nicolás Desportell, escedía 16 palmos en alto, siendo cuesta (c). Derribó también muchas casas de la calle del Palmer detrás de San Jayme. y de la calle de los 'Pelaires, y de la calle del Mar hasta el Muelle; y la mayor parte de las que había en la otra parte, y la carnicería de abajo: en tanto que fue opinión que por las ruinas que causó la avenida de la Riera murieron más de 5000 personas; y donde estaban las casas situadas ni aun quedaron vestigios de su fundamento.»

«Quedaron con estas ruinas damnificados en muchos bienes y personas; y sobre estas desgracias havia la más particular de hallarse el reyno con gran desunion de voluntades. Algunos decian que este daño de la Riera era un castigo de Dios.» etc.

plano
El convento antiguo de los Capuchinos en el plano de Bezin de 1715

El sabio crítico D. José Mª Quadrado en su reciente y bien escrita obra Las Baleares refiere que fueron más de 1500 las casas que se hundieron, y recordando la pública opinión de aquella época recuerda el oráculo del Evangelio citado par Salcet que dice "Omne reguum in se divisum desolatitur". El historiador y cronista del Reyno de Mallorca Don Vicente Mut, dice en su detallada Historia de Mallorca «que murieron anegadas unas 5500 personas que se llevó el torrente, apareciendo por la mañana todo el mar de la Bahía cubierto de cadáveres; y como el viento que movió la lluvia fué un recio levante, corrieron muchos cuerpos muertos llevados por las olas hacia las Isletas, donde por entonces se les dió sepultura en aquellas arenas, porque nadie hallaba al padre, al hijo o al deudo que buscaba, tanto los desconoció en los rostros el formidable horror de su naufragio. Escribió el Rey D. Martin al Reyno con grandes muestras de sentimiento; escusándose por sus cuartanas, de no haber venido en persona a la isla para consolarla y remediar la parte que pudiese de aquel daño.»

«A los 28 de Agosto de 1406 se hicieron grandes diligencias para recoger los cuerpos de los difuntos que habían naufragado y de los enterrados en las Isletas. Hízoseles un solemne entierro en la Catedral, donde fueron trasladados los huesos de los que pudieron hallarse. Esta memoria queda consignada en una pequeña y antiquísima pintura de una tabla colgada en una columna de la iglesia junto a la capilla de San Pedro (d).»

Esto es lo que relatan las historias acerca de aquella horrorosa catástrofe, y nosotros para que los lectores puedan apreciar mejor los hechos y formarse una idea más exacta de su enormidad debemos añadir algunas consideraciones y datos que nos han subministrado el estudio de la antigua forma de Palma, el de los sistemas dominantes en aquella época para la construcción de sus edificios y el examen de algunos documentos poco conocidos.

Al finalizar el siglo 14 la topografía de la ciudad de Palma era bastante diferente de la actual, particularmente en los sitios por donde atravesaba el torrente llamado La Riera. Este torrente, en seco la mayor parte del año, tuvo siempre avenidas tan cuantiosas que ocasionaron grandes daños en épocas anteriores y posteriores a la que nos ocupa. El rey de Mallorca D. Jaime II, que tanto se desvelaba por la prosperidad de la isla, ordenó desviar su cauce por fuera de la población, orden que no se llevó a debido cumplimiento hasta la reconstrucción de su fortificación actual durante el siglo 17, en que fue dirigido por el fondo de los fosos de la misma que dan al lado de poniente. Nosotros en el presente siglo hemos podido observar una de esas formidables avenidas; durante la cual, a pesar del nuevo cauce, invadió el torrente el interior de la ciudad recorriendo su antiguo curso desde la Puerta de Jesús a la del Muelle y dejando lleno de agua el foso que se extiende desde el Baluarte de la Plaza de los Toros hasta el del Sitjar, con una elevación de su nivel que cubría más de 7 palmos el puente de la mencionada puerta.

Camino de Jesús
Camino de Jesús hasta el antiguo Convento de Jesús en el plano de Joseph de Font de 1800 y cauce de la Riera. La Plaza de Toros se pondría en el baluarte C, llamado de Jesús

El antiguo y primitivo cauce corría en dirección a la actual puerta, teniendo a su derecha un caserío ó arrabal llamado de "los tinys o tintes", cruzado por algunas calles angostas y no muy aseadas, en un lugar vecino al conocido hoy día con el nombre de "Tirador". Los campos lindantes con este arrabal estaban destinados a huertas y jardines, con altas cercas de tapia. Otros jardines y huertas se veían también a la izquierda del torrente cercados con tapias de iguales condiciones, a los cuales se entraba desde el camino que arrancando desde la Puerta llamada Plegadissa, que estuvo situada al final de la calle llamada de la Plaza de Toros, seguía bastante recto hasta unirse con la actual carretera de Esporlas más allá del abrevadero de Itria, hacia el punto en donde empieza la actual bajada de las cuatro campanas y antes de llegar al edificio llamado "Els caputxins vells", cuyos restos forman ángulo con un camino que desde la carretera bajaba hacia la casa llamada "Ca Dona Ayna", y era el antiguo camino de Puigpuñent.

Para formarse una idea más completa de esta vía, continúese la calle de San Jayme en la misma dirección rectilínea que lleva, atravesándola por dentro la iglesia y convento de Santa Madalena, como tenía lugar en aquella época; y se notará que esta alineación va a parar al arco de dicha calle de la Plaza de Toros, que ha venido modernamente a sustituir la antigua abertura de la Puerta Plegadissa que muchos recordarán haber visto con su extraña clave en forma de cuña llevando una inscripción árabe, indescifrable por lo deteriorada (e).

Después de atravesado el arco continúese esa recta por dentro el actual Baluarte de Jesús, no existente entonces, y a través del campo llamado "Las Parellades" hasta llegar a empalmar con la indicada carretera de Esporlas, vulgo de la Real.

Camino de Jesús
Camino de Jesús en el Plano de Benito Pons de 1920. Ya están señalados los institutos y el Matadero. La Franja Verde estaba planificada desde el año 1902.

La actual puerta de Jesús no existía aún. En su lugar veíase tan solo el cauce del torrente cruzado con un arco que sostenía el flaco y poco fuerte muro de la antigua fortificación de la ciudad árabe, situado algo más adentro del sitio en donde colocóse posteriormente la actual cortina Jesús - Sitjar. Este vetusto muro arrancaba de una fortaleza situada en el lugar que ocupa actualmente la casa de Misericordia, empalmaba con el de la Puerta Plegadissa y seguia bastante recto a unirse con el torreón circular de la Puerta de Behalcofol o Belalcofol, visible aún en la Puerta llamada Arrinconada.

Bien, pues hasta aquí llego hoy; el próximo día seguiré. El original no está en formato texto sino en imagen y me ocupa mucho tiempo escribirlo y corregirlo. A mí me interesan estos textos y pienso que es conveniente que puedan ser buscados con el Google. En formato texto pueden ser localizados, lo que no ocurre si están en formato imagen. Bueno, cuando tenga la continuación la enlazaré desde aquí.

Inundación de la Riera de Palma en 1403 (y II)

Comentaris

Inundación Palma 1403

Pedro GALLEGO | 25/10/2007, 10:24

Esto no es un comentario, sino una pregunta. ¿Alguien podría decirme cuántos habitantes tenía Palma en aquella época? Esto nos daría la verdadera dimensión de la catástrofe. Gracias.

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar