Alta mar

Contacto

Reflexiones en torno a la Fiesta del Libro

fabian | 19 Abril, 2011 10:00

23 de abril, Fiesta del Libro. Fiesta del comercio, y por tanto de la industria editorial.

La relación con la lectura, quizás como acto idolatrado, es posible, aunque no del todo. La lectura no se realiza sólo con los libros. Es sólo una fiesta comercial. A mí me gusta más la Fiesta de la Biblioteca (hacia finales de noviembre, creo) que no tiene este aspecto comercial. El tema comercial es importante, básico, pues es sostén de la industria que realiza la existencia del libro. Sin embargo, algunas sombras oscurecen este día festivo, las cuales suelen provenir de los excesos.

La presencia del libro digital posibilita la presunción de otra manera de comercialización del libro a unos costes inferiores, lo cual, sumado a que la distribución se hace vía Internet, parece que el libro puede llegar a los usuarios a menor precio y sin las limitaciones de horarios o de lugar.

La presencia también de una llamada "piratería" cultural y el subsiguiente enfrentamiento de la industria del libro abre o expone a la luz elementos que, si no estaban ocultos, sí estaban ensombrecidos. Elementos tales como la duración de los Derechos de Autor, el Dominio Público, el libro del que no hay existencias y que, por tanto, no se comercializa.

Cuando transcurre el plazo de los derechos de autor, ese libro pasa a ser de Dominio Público.

La duración de los derechos de autor ha sido variable a lo largo de la historia: desde los 14 años que tuvo en sus comienzos hasta los 80 años tras la muerte del autor, actuales. Este último plazo se impuso en 1989, creo, por presiones de la Walt Disney, para resguardar los derechos del ratón Mickey; siendo anteriormente, de 70 años, período que tienen algunos países.

Biblioteca de Estocolmo

En los tres casos - duración de los Derechos de Autor, el Dominio Público y el libro descatalogado - entra la decisión política y se ven afectados fuertemente por la presencia del libro digital.

Dominio Público, ¿dónde está?, ¿quién se ocupa de él? Hora sería que todo libro que haya sobrepasado los años de Derecho de Autor, fuera digitalizado y estuviera en una Biblioteca Digital al alcance de cualquier usuario. ¿Quién debiera ocuparse en esta labor? A las editoriales probablemente ya no les interese. ¿Y a los poderes públicos, los dedicados a eso que llaman cultura? Las inversiones no parece que tengan que ser elevadas para poder hacerlo.

Libros descatalogados. Tienen Derechos de Autor cuyo coste parece estar en torno al 7 % del valor comercial del libro, que es el que pagan las editoriales. Son libros que ya no interesan a las editoriales por tener poca demanda. Su presencia en Internet no es gravosa y, al precio reducido, serían asequibles. El Presidente francés ha pedido que se digitalicen y estén al alcance de los ciudadanos.

La duración de los Derechos de Autor es una decisión política que no debiera estar decidida por las grandes empresas. Puede ser aconsejable su reducción.

El libro, y toda la industria cultural está afectada por las subvenciones públicas; es decir, no es un mercado abierto sólo a las leyes de la oferta y de la demanda. Las subvenciones con dinero de los impuestos debieran tenerse en cuenta para que las obras subvencionadas llegaran más a los ciudadanos por vía digital.

La digitalización de los objetos "culturales" presenta un panorama complejo que debe tener en cuenta los diversos intereses, tanto de los autores, como de los editores como, también, del público. Parece totalmente posible la coexistencia del libro papel y del libro digital, posible y complementario, pues uno no excluye al otro, presentando el papel valores que el digital no puede ofrecer, y viceversa, pues también el mundo digital ofrece posibilidades que le son imposibles al papel. Quizás un libro digital no tenga que ser sólo un libro escaneado y pueda ofrecer otras características, como enlaces a webs o la presencia de vídeos o juegos digitales; de igual manera que otra forma de presentar las imágenes. Es decir, que el libro digital se algo muy diferente de tal modo que la palabra "libro" ya no sea la apropiada.

Pero estamos en una época primera del mundo digital en que el mundo papel se digitaliza y se toman los nombres conocidos como "libro" o "página" y su configuración. Ello acarreará cambios importantes en la industria y comercio editorial - fiesta del libro - que, quizás porque el panorama no está definido, se resiste a hacer. Pero no por ello, los poderes públicos, no deban decidir ya la existencia clara y asequible del Dominio Público al alcance gratuito de todos, y las líneas generales en el mundo digital del "libro descatalogado" y del "libro subvencionado"

23 de abril: Fiesta del libro - fiesta comercial del libro -. Yo prefiero la Fiesta de la Biblioteca.

Comentaris

libros

erna ehlert | 01/05/2011, 21:25

Me ha gustado tu entrado para el día del libro, bueno del comercio del libro.
Me gusta mucho leer. Hace dos años que tengo un libro digital.
He terminado de leer de lo que venía gratis con el libro.
Quise comprar algunos en pdf y me niego. No veo el porque tienen que tener casi los mismos precios que los de papel.
El autor cobra bien poco y la producción es muy barata via digital.
Con los precios que piden estan fomentando la pirateria.
Ojala cambie esto de una vez.

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar