Alta mar

Contacto

Jovellanos y la Lonja

fabian | 21 Febrer, 2011 16:08

Desde la lejanía, Jovellanos escribe. Vista de pájaro pese a padecer cataratas mientras permanece preso en Bellver, atalaya de la ciudad. Bajo él, en la distancia, la Lonja no es muy apreciada, pocos años después en ese edificio se fabricarán armas para la guerra contra el francés. Jovellanos no puede acercarse a la ciudad; sin embargo, envía emisarios para que sean sus ojos, remite a su secretario para conseguir documentos; recibe visitas de personas que le cuenten la historia.

Jovellanos estuvo en el Castillo de Bellver entre el 5 de mayo de 1802 y el 19 de marzo de 1808 en que fue liberado tras el motín de Aranjuez (17 de marzo)

Lonja

La estancia de Gaspar Melchor de Jovellanos (Gijón, 1744-Vega, Asturias, 1811) en Mallorca, marcó en sus cartas sobre arquitetura mallorquína escritas en el Castillo de Bellver, un poderoso sentimiento prerromántico y un interés creciente por los grandes edificios góticos de Palma, que significaron el paso de la contenida admiración por aquellos propia de los eruditos y viajeros ilustrados, al declarado entusiasmo ante tales obras propio de los autores del romanticismo. En este aspecto, las cartas de Jovellanos son consideradas un poderoso precedente en la ferviente admiración de los románticos por el gótico mallorquín en particular, y por el estilo gótico en general. [...]

Su prolongada estancia en el Castillo de Bellver y el carácter erudito de Jovelianos, exponente de la ideología ilustrada en España, le movieron a escribir una copiosa producción literaria sobre los temas histórico-artísticos de Mallorca. Sus amigos mallorquines le facilitaron libros y manuscritos así como documentos de archivo para sus investigaciones. Jovelianos tomó numerosos datos de las obras de los eruditos e historiadores locales, tales como los padres Cayetano de Mallorca (1707-67), Guillermo Tarrasa (1709-78) y Francisco Talladas (1746-1818), los cronistas Juan Binimelis (1538-1616), Juan Dameto (1554-1633), Vicente Mut (1614-87), Jerónimo Alemany (1693-1753) y Buenaventura Serra (1728-84), los historiadores Jaime Custurer (1657-1715), Francisco Diago (1560-1615), etc., o su contemporáneo y amigo el canónigo José Barberí (1766-1826).

Lonja

Paralizo momentáneamente mi lectura. de Jovellanos y la reivindicación de la arquitectura gótica de Palma, estupendo estudio realizado por Alejandro Sanz de la Torre que tenemos la suerte de tener on line. Jovellanos también tuvo que recurrir a las personas que conocían el tema. Recurrió a ellas y escribió sobre la Lonja, la Catedral y otros edificios góticos. Claro que Jovellanos era un personaje conocido, famoso, de medios económicos amplios. ¿Es una actuación persistente aún hoy el tener que acudir a las personas que conocen un tema para que, por favor, cuenten, expliquen un saber que debiera ser conocido? En mi experiencia aún es así. No es el propio Ayuntamiento el que ponga en Internet el catálogo de esculturas de la ciudad o la lista de los parques de Palma. No. Hay que acudir y pedir por el "encargado" de las esculturas y preguntarle sobre el título y autor de determinada escultura. La información la tiene el "encargado", la persona que sabe, al que hay que preguntar. La verdad es que esas personas son enormemente amables y a lo que preguntes contestarán con gran afabilidad. No, no es cuestión de las personas; es cuestión del sistema, de las costumbres, de que la información no sólo esté en determinadas personas, sino que esté al alcance de quien se interese. De que la historia de la Lonja y de los edificios catalogados de la ciudad esté en un medio público al alcance de todos los ciudadanos del mundo.

Jovellanos, desde su celda, escribe sobre la Lonja. Ha hablado con los entendidos, a través de los ojos de su secretario ha consultado algunos documentos y visitado el edificio y Jovellanos escribe. ¿Para qué era este edificio, cuál era su función, quién tuvo la idea de crearlo?

V. tiene ya de antemano la prueba que le envié de que el proyecto de !a Lonja fue coetáneo á la conquista; pero antes de hablar de él conviene conocer las razones que le inspiraron.

Cualquiera que lea los fueros que el Rey conquistador de Mallorca concedió á sus pobladores luego que hubo descansado en la nueva capital, conocerá que se propuso establecer aquí un pueblo navegador y comerciante, asi por el derecho que les dio de cortar maderas para construir naves y leños, de navegar y pescar libremente en sus mares, como por la exención de toda especie de impuestos en la entrada y salida de mercaderías de su puerto, y otras franquezas que dicen inmediata relación al tráfico. Por eso la profesión de la mercadería formó desde el principio uno de los estamentos de la isla, y entró en su gerarquía civil y en su gobierno municipal. Asi se vé, que desde que se organizó el cuerpo de jurados, encargado del gobierno de la ciudad y la isla, se compuso siempre de un caballero, dos ciudadanos militares, dos mercaderes y dos artesanos. Y cuando se estableció después el grande y general consejo, los mercaderes (bajo cuyo nombre se entendía entonces todo comerciante) tuvieron en él igual representación. [...]

Lonja

Puede servir de confirmación y apoyo de estas noticias el primer documento que trata de la Lonja, y de que ya di razón a V. antes de ahora; esto es, el privilegio mismo en que el Rey D. Jaime I concedió terreno para edificarla, espedido en Barcelona el 22 de agosto de 1246: por él se concede á Ferrer de Granada, en censo (ó establecimiento, como aquí dicen), la plaza ó espacio de tierra que había junto á la puerta del rnar, y empezaba desde el ángulo de la barba-cana, hacia el hospital (hoy iglesia de San Juan), siguiendo por quince brazas de ancho y veinte de largo, entre el mar y el arroyo (la Riera), para que en él se construyese una Lonja y Hospedería para uso de los mercaderes; á los cuales, y á sus efectos y mercancías, ofrece el Rey seguridad y protección, todo bajo las. siguientes condiciones:

1ª que no se edifique sobre el muro; 2ª que entre éste y el nuevo edificio se deje una ancha calle, y 3ª que sobre él se cargue un censo reservativo de seis "masemutinas", que son cinco mil cada una, pagaderas en el día de San Juan de cada año. Confirman la escritura [...]
[sigue una relación de nombres]

Jovellanos: Descripción histórico . artística del edificio de la Lonja de Palma (págs. 314 y ss.)

Afortunadamente hoy día podemos acudir a algunos textos, como los de Jovellanos (Tomo V de sus obras en el que se encuentran la "descripción histórico - artística del Castillo de Bellver", la "memoria sobre las fábricas de Santo Domingo y San Francisco de Palma", la de la Lonja y correspondencia con algunos personajes de Mallorca, D. José Barberi o con el Padre Fray Manuel de Bayeu). Textos, tanto los de Jovellanos como los de Alejandro Sanz de la Torre que deberían ser parte de esa misteriosa Biblioteca Virtual de las Islas Baleares de la que nadie explica nada. Habrá que preguntar al "encargado" de tal proyecto.

Lonja

Mientras, vale la pena observar el edificio, sus torres octogonales, sus preciosos ventanales, sus esculturas exteriores, "su «grandiosa y bella balaustrada o cornisamento» de grandes recuadros perforados, coronada como las torres y pilastrones de almenitas y merlones triangulares". Y también sigamos las lecturas que sobre este edificio existen y están a nuestro alcance. Conozcamos el edificio y su historia. Para ello, los textos de Jovellanos son la base documental.

Comentaris

bien

cercamon | 23/02/2011, 21:43

muy interesante Fabian! gracias por este artículo. Un placer leerte.

Re: Jovellanos y la Lonja

Fabián | 24/02/2011, 18:47

Gracias, cercamon:
La Lonja es una joya por ella misma y por su entorno. "Pueblo de navegantes y comerciantes" dice Jovellanos y ambas actividades tendrán incidencia en la ciudad.

Gracias

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar