Alta mar

Contacto

La vigilancia del poder

fabian | 02 Febrer, 2011 18:27

En verdad es algo extraño el cuadro al que llamamos "Las meninas", nombre portugués que se daba a las damas infantiles; el cuadro de Diego Velázquez (1599 - 1660) se tituló "La familia de Felipe IV", de quien Velázquez era el pintor de cámara. El cuadro, pintado en 1656, recibió el título de "Las Meninas" en 1843. Curioso es que también el pintor, nacido en Sevilla, recogió la costumbre portuguesa y andaluza de anteponer el apellido materno, de Jerónima Velázquez, de ascendencia sevillana, frente al del padre, João Rodrigues da Silva, de ascendencia portuguesa.

Del cuadro Las Meninas están totalmente documentados el escenario - el estudio de Velázquez en el Alcázar de Madrid - y los personajes. El central es la Infanta Margarita (1651 - 1673), primogénita cuando se pintó el cuadro, ya que el varón Carlos (Carlos II) aún no había nacido y la hermana mayor María Teresa no podía heredar el trono español al estar prometida a Luis XIV de Francia.

cuadro

A cada lado de la Infanta Margarita se encuentran las dos meninas o damas de compañía, Doña María Agustina Sarmiento de Sotomayor, quien le ofrece en una bandeja un búcaro de arcilla con agua; mientras que a la izquierda, muy alta, se halla Doña Isabel de Velasco haciéndole una reverencia. En esta parte del cuadro, zona muy iluminada por el ventanal aparecen dos enanos, el perro, y atrás, dos nobles, ya casi en penumbra, mientras que al fondo, en unas iluminadas escaleras, otro junto a la puerta de la estancia.

La presencia del pintor tras Doña María Agustina, con una cruz de Santiago que no existía en el original y que, según parece, fue pintada por el propio Rey Felipe IV, presenta un dato inquietante. Puede ser que Velázquez se pintara a sí mismo en el cuadro "La Rendición de Breda", pero éste es el mejor y único autorretrato del pintor. ¿Dónde mira?, ¿qué pinta? La parte del cuadro más próxima al espectador es el lienzo que vemos desde detrás. Todos los personajes se encuentran más allá del lienzo. ¿Qué está pintando Velázquez y qué mira en este momento? Los autorretratos se pintan mirando un espejo. Quizás podría ser que la zona más cercana a nosotros, los espectadores, fuera un gran espejo. Es una de las hipótesis indicadas. Sin embargo, en el fondo y en lugar central, tras la infanta Margarita, hay un espejo y en él aparecen reflejados dos personajes importantes: los Reyes. ¿Dónde se encuentran los Reyes para poder ser reflejados en el espejo del fondo? ¿Podría ser que los Reyes estuvieran en el cuadro que pinta Velázquez o quizá los Reyes estuvieran en el lugar que ocupamos los espectadores?

cuadro
Museo del Prado: Las Meninas (gran tamaño)

Anthony, el protagonista de la novela de Eduardo Mendoza, Riña de gatos, especialista en Velázquez, visita varias veces el Museo del Prado. Ya al final de la novela, cuando ha de abandonar España con urgencia, su última visita, apresurada, es para este cuadro. Con sus palabras acaba la novela:

libro

Sin decir nada, Paquita se soltó del brazo del inglés y salió con paso lento pero irrevocable. Anthony ni siquiera se volvió a mirarla. Estuvo un rato contemplando el retrato de la Madre Jerónima de la Fuente y luego fue hasta el rincón donde estaban instaladas Las Meninas. Allí lo encontró Harry Parker cuando entró a buscarle, inquieto por su tardanza.

—Ya es hora, Whitelands.

—¿Se ha dado cuenta, Parker? —dijo Anthony—. Después de un largo silencio, Velázquez pintó este cuadro al final de su vida. La obra cumbre de Velázquez y también su testamento. Es un retrato de corte al revés: representa a un grupo de personajes triviales: niñas, sirvientas, enanos, un perro, un par de funcionarios y el propio pintor. En el espejo se refleja borrosa la figura de los Reyes, los representantes del poder. Están fuera del cuadro y, por consiguiente, de nuestras vidas, pero lo ven todo, lo controlan todo, y son ellos los que dan al cuadro su razón de ser.

El joven diplomático consultó el reloj una vez más.

—Lo que usted diga, Whitelands, pero se hace tarde y no podemos perder ese tren por nada del mundo.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar