Alta mar

Contacto

A la mar en carro (Bahía de Alcudia)

fabian | 18 Agost, 2010 15:12

Leía hace pocos días el artículo Els anglesos, el pont i s'Albufera de Mallorca en el que Climent Picornell cuenta la obra de Bateman en la albufera de Alcudia, no sé si ese proyecto propiamente era una desecación sino un saneamiento y explotación. Bien, el hecho es que, en la zona costera quedó el llamado Puente de los Ingleses (Pont dels Anglesos) mientras en el lado opuesto el Puente de Hierro (Pont de Ferro). A pocos kilómetros del Pont dels Anglesos hay una zona llamada Playa de los Franceses (Platja dels Francesos), del que desconocía el origen del topónimo, por lo que me quedé con el interés por averiguarlo. Bueno, es simple. En el año 1950 un belga creó el Club Mediterranée, un club dedicado al turismo con la originalidad que está basado en formar una especie de "tribu" con espacios individuales, casetas o chozas que son dormitorios y unos espacios comunales: comedor, cocina, aseos, lavandería, espacios deportivos, etc., de tal manera que el socio o afiliado al club encontraba en la "tribu" todos los servicios. Pues en el año 1950 el famoso Club Mediterranée se estrenó con unas instalaciones en la bahía de Alcudia, siendo los espacios individuales unas tiendas de campaña mientras que los espacios comunes eran de obra. Aproximadamente diez años estuvo este club en Alcudia pues a comienzos de los sesenta se trasladó a Porto Petro en Santanyí donde ha permanecido hasta hace poco. Pero sí quedó el topónimo Platja dels Francesos en aquella zona.

Muy cerca hay otro topónimo también muy reciente: Ciudad Blanca, llamada así por la construcción en 1965 de un edificio hotelero diseñado por el famoso arquitecto Sáenz de Oiza.

Recojo unos pocos conocimientos, muy puntuales, deslabazados, incompletos y que "con alfileres" conforman mi puzle mental sobre la Bahía de Alcudia. Es una visión a vista de pájaro, más en su historia que en su geografía.

La concepción que actualmente tenemos sobre el mar y la costa es muy diferente a la que se tenía hasta no hace muchos años. Hoy día hablamos de playas paradisíacas y paisajes maravillosos. El valor estético que hoy damos al entorno denominándolo "paisaje" es muy reciente. Durante siglos el mar y la costa era un peligro, así como el sol (tomar el sol) y los baños de mar posiblemente fueran inconcebibles. Por poner una fecha, 1830, cuando Francia invade Argelia. Fecha que supuso el fin de la piratería en el Mediterráneo, aunque ya habían menguado notablemente pocas décadas antes los ataques costeros. Acercarse a la costa era un peligro y las poblaciones vivían kilómetros alejadas del mar y las costeras, como Palma o Alcudia, estaban fortificadas. Hacia 1860 se realiza el saneamiento de la albufera de Alcudia, pero también se produce otro acontecimiento que afectará a las costas de Mallorca. Una ley de 1868, durante el reinado de Isabel II proporciona unas ayudas para la creación de unas colonias agrícolas. Las ayudas están relacionadas con la distancia a las poblaciones cercanas, a mayor distancia, más ayuda económica. Entre 1874 y 1891 fueron aprobadas en Mallorca nueve colonias. Una de ellas, la Colonia de Gatamoix, fue solicitada en 1876 por la compañía inglesa que trabajaba en la albufera de Alcudia y funcionó hasta 1897, cuando ya era propietario Juaquín Gual de Torrella. Creo que de ella no queda nada.

La ley de las colonias agrícolas exigía que se creara una población nueva con un mínimo de habitantes; según fuera la cantidad de estos variaban las ayudas que recibían. Otra colonia fue la del Carmen, en Manacor, Fundada en 1888, es la actual Portocristo. En Felanitx, la Colonia de Can Alou y Plà de la Sinia, de 1877, se integró en Portocolom. En Ses Salines, en 1886, el marqués de Palmer, Jordi Descatllar, funda la Colonia de Sant Jordi.

En la Bahía de Alcudia, los hermanos Mateu y Andreu Homar, de Alaró fundan en 1880 la Colonia de Sant Pere de Artà; en ella se establecieron 108 familias de distintas procedencias.

plano
Plano de la Bahía de Alcudia (1892)

Pasamos por delante de la bahía de Pollensa, vimos una bandada de gaviotas, y entre ellas el Puffinus anglorum o Pufino común, que buscaban su alimento y que echaron a volar al acercarse el vapor. Después de pasar el cabo Pinar y el de Menorca, entramos en la espaciosa bahía de Alcudia, donde fondeamos a una regular distancia de la tierra.

Habíamos llegado al término de nuestros anhelos; y aunque sabíamos que la importancia de Alcudia había disminuído mucho por la gran miseria ocasionada por la proximidad del gran pantano, sin embargo como punto de escala de los vapores y correos, nos habíamos figurado que la ciudad y el puerto estaban más en armonía con la civilización; pero nada encontramos. Sólo se presentó a nuestra vista un extenso arenal, a lo lejos las montañas que constituyen la bahía, cuya capacidad es tal que pudiera abrigar las mayores escuadras conocidas; a su orilla una casilla sin ventanas, dos lanchas, un par de barquichuelos uno de ellos sumergido, y por último nuestro buque, era cuanto podíamos divisar. Parecía al pronto que nos encontrábamos en una lejana costa de la India, en vez de hallarnos en Europa. (*)

H. A. Pagenstecher: "La isla de Mallorca. Reseña de un viaje" (1867)

El libro "La isla de Mallorca. Reseña de un viaje", publicado en 1867, es la reseña del viaje que dos científicos, Hermann Alexander Pagenstecher, el autor del libro, y Robert Wilheim Bunsen (el inventor del mechero de laboratorio) realizaron a Mallorca en 1865. El vapor "Menorca" no atracó en ningún puerto, fondeó en la bahía y los dejaron en el arenal (ver: Dos científicos alemanes viajan a Mallorca en 1865)

"En el siglo XIX había dos barracas de marineros, una de las cuales pertenecía a Jeroni Fuster - Picafort - del cual tomó nombre el núcleo. En 1890, el médico de Santa Margalida, Joan Garau, adquirió la finca donde se encontraba la barraca de Jeroni Fuster y construyó la primera casa veraniega. Posteriormente se estableció la familia Mandilego. Entre 1908 y 1909 se produjo la primera concentración relevante de habitajes" (Traducción muy libre de la voz Can Picafort del tomo XIII de la Gran Enciclopedia de Mallorca)

En 1919, el ornitólogo Phillip W. Munn se hospeda en el confortable "Hotel Marina" del Puerto de Alcudia.

Posiblemente fuera ya en esta primera década del siglo XX cuando, por primera vez, los mallorquines se acercaran al mar, precisamente en la festividad de la Mare de Déu d'Agost. "Anem a la platja en carro".

Anotaciones, pinceladas, piezas sueltas de un puzle complejo que no estaría mal completar. Creo que la bahía de Alcudia fue la última zona de Mallorca en urbanizarse y lanzarse al turismo

Como recuerdo personal: En 1970 - quizás el siguiente, no estoy seguro -, Margarita y yo comenzábamos relaciones. Los compañeros de Margarita del instituto de Sa Pobla quisieron conocerme y organizaron un día en la playa de Alcudia, en la zona llamada "Es Front". Consiguieron un grupo de carros tirados por mulas y un buen arroz en la playa. La carretera, desde Sa Pobla a la bahía recibe diversos nombres, de Can Blau, de ses Sinies, d'en mig. Atraviesa es Pont de Ferro y rodea la albufera. Aunque de niño creo que monté una vez en carro en Santanyí, es la única vez que en ese tipo de vehículo he recorrido un trayecto largo. Incluso se hicieron carreras. No existía aún la central des Murterar y no había apenas tráfico. Fue muy divertido y emocionante.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar