Alta mar

Contacto

Verano paralizado

fabian | 26 Juliol, 2010 08:04

Son suficientes unas pocas nubes para que, por poco tiempo, el verano quede paralizado. Ir a la playa obedece a un cliché mental en el que el sol luce, por lo que en estas horas de nubes gris azuladas, una gran masa de gente en lugar de ir a la playa viene a la ciudad, con lo que se atascan carreteras y calles. Aunque la temperatura no alcanza sus valores máximos y se siente en la piel un cierto frescor, unas pocas personas disfrutan de manera especial estas horas junto al mar: la luz, menos intensa, borra las sombras oscuras y la naturaleza toda adquiere tonalidades tamizadas por parasoles nubosos. Amantes del otoño de playas casi vacías disfrutan sin engañarse de estas pocas horas de preaviso. Incluso yo, buscador de sombras, huidizo de luces intensas, he abierto las persiana de mi cuarto de trabajo y, con ellas, mis ojos a esa luz amortiguada.

día nuboso

Es como si alguien hubiera barajado el tiempo y aparecen desordenados, fuera de su lugar, estos días nublados de verano. No es imprescindible observar las aguas de un río para apreciar que todo continuamente cambia y que hay un juego continuo de orden - desorden. Nuestra mente y sentimiento a veces tienden hacia la estabilidad, el orden, como perfección suprema; al igual que sueñan en el hombre virtuoso o en cualquier valor - sostenibilidad, biodiversidad, riqueza, etc. - pensado como elemento estable, duradero. Y sin embargo, todo en la naturaleza nos habla de inestabilidad, variación, desequilibrios ... Incluso estas horas en que parece que el verano se ha tomado unas vacaciones. Y es que lo que llamamos "orden" o "desorden" no son más que momentos de un fluir continuo.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar