Alta mar

Contacto

Enlaces en la serie Palma con textos

fabian | 19 Maig, 2010 16:06

Desde este mundo virtual de Internet, tan extraño a la experiencia humana, me introduzco con una corta introducción sobre cualquier página que pueda aparecer en el navegador. ¿Son páginas materiales la webs?, ¿cuáles son sus dimensiones?

Estas simples elucubraciones, sólo apuntadas, me sirven para indicar que, en cualquier artículo de una bitácora se pueden realizar acciones como borrar párrafos, modificar palabras. añadir texto o archivos visuales o sonoros, etc. de tal manera que el artículo publicado un día puede aparecer diferente al dia siguiente sin haber dejado huellas o rastros de manipulación. Esta característica me sirve para poder añadir informaciones que voy hallando en la sección Palma con textos. Aparece así la idea de "texto sin fin", más cercano a nuestros procesos de pensamiento que los textos sobre soportes materiales.

De la iglesia de San Nicolás

Aparecía en Plaza del Mercado - des Mercat. Las iglesias pueden darnos muchas sorpresas. Normalmente están medio en penumbras y quienes acceden a ellas no se fijan en algunos detalles curiosos o, a veces, sorprendentes. Por ejemplo, se suele señalar el caracol y la lagartija que aparecen en la fachada del Ayuntamiento, y en esta iglesia de San Nicolás hay también un lagarto labrado en una columna del lado izquierdo mirando al altar, indicativo del maestro de obras que en ella trabajó. No creo que muchas personas hayan reparado en él. Mucho más sorprendente es la siguiente cita:

Taijutu, 1713

[...] nuestra mirada [...] se ha dirigido a la puerta lateral de la iglesia de San Nicolás, quizá porque estaba abierta y un rayo de luz iluminaba a esa hora el interior.

La luz sobre la pila de agua bendita nos ha revelado algo, por lo menos curioso, en lo que nunca antes habíamos reparado: esta pieza de mármol colocada en la católica y cerrada Palma de 1713 (en 1691 aún se habían quemado vivos a unos cuantos judaizantes en un brutal auto de fe que aquí se puede leer) ostenta el conocido taijitu, el símbolo taoísta del principio fundamental del universo y de la imbricación de yin y yang. Es concretamente el xiantian taijitu. ¿Es posible que quien fuera que encargase esta pila de agua bendita hubiera alcanzado a leer el Yitu mingbian entonces recientemente publicado —en chino, 1706— y cuyo autor Hu Wei moriría en 1714, justo un año después de la fecha que ostenta la puerta lateral de la iglesia de San Nicolás?

Mesa revuelta: Taijitu, 1713

Lógicamente, un detalle de tal categoría debe quedar explícito en una página que, precisamente, intenta recoger la historia y "curiosidades" (no sé bien qué denominación emplear pues creo que es algo más que una simple curiosidad) de los enclaves ciudadanos. La interesante bitácora Mesa revuelta muestra que hay muchos mundos por explorar incluso en esta ciudad que consideramos tan conocida y que, en realidad, no lo es.

Un escudo de armas ferroviarias

Es un artículo reciente de Joan Riera de su serie "Sa Torreta" en el que cuenta la historia del "túnel ferroviario" existente, aunque hoy cegado, entre el puerto y la estación del tren de la plaza de España.

[...] los paseantes por el Parc de la Mar pueden observar un blasón, aunque quizás solo se trate de un aviso, al menos curioso. Sobre el antiguo túnel que unía el puerto con las estaciones destaca un círculo atravesado de izquierda a derecha por una locomotora –quizás una Nasmyth Wilson– con su estela de humo, que tira de dos vagones de mercancías. La ornamentación exterior está formada por dos guirnaldas de frutas. A ambos lados, una inscripción: Año 1932.

Es un escudo que evoca el tren que recorría la ronda de Palma, entraba por la puerta de Jesús y a través de la Rambla y el Born llegaba hasta el puerto. La carga más habitual eran los cerdos, una visión no muy agradecida por los habitantes de Palma ni por sus visitantes. Para eliminarla se construyó un túnel de 1.231 metros que partía del actual Parc de les Estacions y desembocaba en el hoy Parc de la Mar. Una obra titánica despedazada a partir de los años 70 por los aparcamientos subterráneos de las avenidas, la plaza Major y del Olivar. Hoy solo un escudo nos lo recuerda.

Joan Riera, Sa Torreta: Un ´escudo de armas´ ferroviarias

Este texto debo enlazarlo desde el artículo Passeig d'Alt Murada - Paseo sobre la muralla de Palma.

escudo del túnel del tren

También conviene que enlace a esa página las esculturas existentes en ese paseo: Maternidad de Màrius Vives y L'illa dels nostros pares de Pep Canyelles, ya que no las puse en su día.

El olivar de la plaza

Otro artículo de Joan Riera que merece ser tenido en consideración. En la Plaza del Olivar plantaron olivos. Algunas personas se sonrieron puesto que sabían que el nombre de la plaza no proviene de que en ese lugar hubiera habido olivos. Su presencia podría engañar el significado del nombre.

El mercado y la plaza se ubican donde en el pasado estuvo el convento de Nostra Senyora de la Concepció de l´Olivar. Sin embargo, contrariamente a lo que se pudiera creer no fue la existencia de un antiguo olivar en este lugar lo que dio nombre al convento. Fueron las monjas franciscanas quienes se trajeron el topónimo desde su anterior residencia.

La congregación se instaló por primera vez en Mallorca en el Puig de Santa Magdalena de Inca. En 1515 se trasladaron al término municipal de Esporles, allí construyeron un nuevo convento y una pequeña iglesia, conocida por s´esglesieta, que derivó en el actual topónimo de s´Esgleieta. Como el cenobio estaba rodeado de olivos fue conocido como Nostra Senyora de la Concepció de l´Olivar. En 1549 las franciscanas se trasladaron a Palma y con ellas se vino el nombre del convento, aunque en el lugar escogido, frente a la iglesia de Sant Miquel, no hubiera ni un olivo. Con la desamortización de Mendizábal de 1835, que prohibía la existencia de dos conventos de una misma orden en la ciudad, las monjas se trasladaron a Santa Clara. Las celdas fueron utilizadas como prisión hasta 1885, cuando el edificio fue abandonado por su estado de ruina. En 1889 se derribó la iglesia, que "tenía un arco acampanado en estilo renacentista y un portal tapiado en el mismo estilo", según el Archiduque Luis Salvador.

Los planes para convertir el solar en mercado central de abastos comenzaron a principios del siglo XX y conocieron varios proyectos, pero no fue hasta la posguerra cuando fue construido, de acuerdo con el proyecto de Gabriel Alomar.

Pese al topónimo, en la plaza y Mercat de l´Olivar no se sembró un olivo hasta hace poco más de una década.

Joan Riera, Sa Torreta: El olivar de la plaza estaba en s´Esgleieta

El enlace al artículo de Joan Riera debo hacerlo desde Mercado y plaza del Olivar.

Comenzaba este escrito señalando que las páginas web no tienen unas dimensiones prefijadas y que sobre ellas pueden realizarse operaciones de borrado o añadido sin que dejen rastros materiales. Quizás su dimensión no está relacionada con el mundo físico que conocemos sino con otro mundo no tan conocido como el de la comunicación: el espacio comunicativo. Por ello, los borrados o añadidos que no dejan rastros físicos, sí deben dejar un rastro comunicativo que es el que pretende dejar esta entrada como primera de (¡ojalá!) otras futuras que sumen información al conocimiento de la ciudad.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar