Alta mar

Contacto

Poemas de José Luis Tejada

fabian | 11 Febrer, 2010 18:59

Está muy bien el portal Poesía española contemporánea de la Cervantes Virtual pues gracias a él puedo conocer poetas y poemas para mí desconocidos. Su más reciente incorporación son los poemas de José Luis Tejada de quien, tras leer unos cuantos poemas me he imaginado que debía ser un chico joven puesto que su poesía me ha resultado muy novedosa, a la vez que clásica y, al consultar su biografía he visto algo sorprendido que nació en 1927 en el Puerto de Santa María y murió en Cádiz en 1988. Además, su primer libro de poemas "Para andar conmigo (Homenaje a Lope de Vega)" fue publicado en 1962, lo que me indica que sus poemas son más de madurez que de juventud.

"Vino nuevo en odres viejos" ha sido uno de mis pensamientos al leerle. Odres viejos pues utiliza formas clásicas: sonetos, por una parte, y las formas populares de versos octosílabos con rima asonante, por otra. Pero "vino nuevo" pues tiene un vocabulario riquísimo, que exije el uso de diccionario - sorprendente hoy día -, tiene magníficos juegos de palabras e ideas en muchos poemas, especialmente sonetos que requieren leerse varias veces y, también, presenta un juego limpio, sencillo y sorprendente cuando utiliza los odres populares.

Comenzaré con las formas populares:

Rapto

Una fragata en la ría
y yo con diez bucaneros,
amor, de piratería.
Llegar a tu puerto un día.
Robarte, y hacerte mía...
¡Levad anclas, compañeros!
Que suenan por la Caleta
voces de carabineros.
Y en el lomo de una duna
tu padre con la escopeta,
solo ya, frente a la luna.

Nanas

El árbol de mi sangre
tiene una rama
donde viene a posarse
la luz del alba.

Tengo un oso de pana
que come y bebe
y me moja la cama
de siete a nueve.
Todos los días
me despierta su cante
por alegrías.

Versos sencillos, pensamiento limpio, y también, vino nuevo, sabroso y cantarín.

web
Portal de Poesía Española Contemporánea: José Luis Tejada

Sus sonetos o poemas largos ya no son tan sencillos. Vocabulario riquísimo, pensamiento complejo y juguetón, pero exhalan belleza.

Leyendo unas cartas viejas

El corazón aquí y aquí se estuvo...
Y aquí también... Y aquí. ¡Qué hartón de vida
tirada por los bordes desta herida
en qué otro corazón que me sostuvo!

Recuerdo arriba, adentro, me entro, subo,
leyendo, yendo en letra conocida
por un ayer que se me desolvida
hiriendo al desandar cuanto se anduvo.

Aquí se tuvo el querezón y pace,
cordial, cárdeno eral de sangre y yace
sobre, bajo este trebolar, defunto.

Una carta el vivir nunca acabada,
entinta, veniazul, desaforada...
que data y firma Dios y pone punto.

Dice la misteriosa adecuación entre su amada y su carencia

Eres tan grande como mi carencia,
tan imponente como mi agonía,
tan nada tuya como toda mía
y tan, como yo culpa, tú inocencia.

Se me ve a tu través, tu transparencia
le otorga resplandores a mi umbría.
Por llenarte de mí, quedas vacía
o plena cundes contra mi indigencia.

Cómo encajas en mí, cómo es mellizo
tu amor gigante de mi amor enano,
misterios son de gracia, que no azares.

Pregúntaselo al mismo Dios que hizo
tu pecho a la medida de mi mano
y tamaña mi sed como tus mares.

Poemas a los que habrá que regresar para saborearlos lentamente e ir descubriendo sus múltiples facetas.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar