Alta mar

Contacto

De los Preludios de Chopin

fabian | 25 Gener, 2010 18:54

Pues me he decidido a escuchar con atención la obra de Chopin. Hay tela. Y los Preludios, Opus 28, es una de estas obras. como tantas de este compositor, que presentan múltiples caras y que son interpretadas de maneras diferentes. Conviene escuchar varias interpretaciones pues la misma obra parece distinta según uno u otro intérprete. Escuchando varias interpretaciones de repente aparece la que a un escuchante le parece válida: "Ésa, ésa es" y por qué esa y no otra. Quizás una ligera modificación del tempo o de los acentos o de los impulsos .... no sé, pero hay algo especial por la que aprecias una determinada interpretación y no otras.

Chopin era principalmente compositor, pero no le daba suciente dinero para poder vivir. Por ello tenía que dar muchas horas de clase en París; cuando se le ocurría una idea musical la apuntaba. Al atardecer asistía a alguna soirée, algún salón donde se reunía una veintena de personas a hablar y a tocar algo de música. Chopin parece que era muy agradable en el trato y esperaba al final de la soirée para, al piano, expresar y comenzar a dar forma a las últimas ideas musicales. El hecho está en que sólo en las vacaciones veraniegas, libre de las clases, es cuando recogía los temas y los iba uniendo dado forma a sus composiciones. Era una labor lenta y dolorosa según cuentan quienes le conocieron. Además él no entregaba una partitura hasta que estaba convencido que era la mejor. Así que durante mucho tiempo, probaba las frases musicales, les cambiaba algunas notas, el ritmo, la tonalidad, les daba mil vueltas hasta que decidía la composición final.

Juan Sebastián Bach había compuesto para teclado una obra genial: El clave bien temperado. Consistía en una breve composición para cada una de las tonalidades posibles de la escala musical. Así había una pieza en Do mayor; otra en Do menor; otra en Re mayor; otra en Re menor ... y así, todas las tonalidades posibles. Pues esa era la idea que Chopin tenía para los preludios; pero Chopin, en lugar de ordenarlas según la escala, las ordenó por quintas, siendo la primera en Do mayor y la segunda en La menor y así sucesivamente, la tercera en Sol mayor y la cuarta en Mi menor. Llevaba varios años ideando y componiendo esta obra.

El invierno de 1838 - 39 fue diferente en la vida de Chopin. Ese invierno no dio clases pues se unió al proyecto de Aurora Dupin, escritora que utilizaba el seudónimo de George Sand, de venir a Mallorca puesto que su hijo Maurice de 15 años no estaba bien de salud. Chopin acababa de ser rechazado por la familia de María Wodzinska para el matrimonio pues era conocido que era enfermizo, así que, de acuerdo con Aurora, se apuntó al viaje. Pero para ello necesitaba dinero. Una de sus fuentes económicas para el viaje a Mallorca fue apalabrar con Camille Pleyel la edición de una obra que ya tenía en mente desde 1835: los Preludios, por lo que recibió anticipadamente unos quinientos francos de los dos mil que se complementarían al ser entregada la obra.

Al regresar a Francia, Chopin pudo entregar la obra de los Preludios acabada, pese a las dificultades que tuvo en la isla, por una parte al faltarle al principio un piano y también por la enfermedad.


La versión de Horowitz es, en mi parecer, de las más acertadas para este Preludio nº 15 en Re bemol mayor

Son 24 preludios, algunos de poca duración, unos 30 segundos; la mayoría no supera los dos minutos y alguno llega a los cinco minutos, de tal manera que en muchos vídeos en YouTube están agrupados de seis en seis.
Entre los preludios hay algunos de "línea dulce", de estos que se utilizan en las películas para las escenas de melancolía o felicidad o dulzura. Se ha dicho mucho que gracias a estas obras de línea dulce, Chopin triunfó ante la burguesía europea. Hay una cierta tendencia a rebautizar las obras de Chopin con nombres románticos tipo "vals del adios" o "preludio de la gota de agua" (el 15). Chopin se negó rotundamente a estos nombres pues creía que podían ser atendidos de distintos modos, siendo cada escuchante quien tenía que completar su obra. La variedad de los preludios es grande. George Sand dijo que en su composición en la Cartuja de Valldemossa, Chopin tuvo pesadillas, por lo que, en alguno de ellos podemos entrever una fantasmal procesión de cartujos o lo que nos llegue a la imaginación. Hay que tener en cuenta que en la época romántica se era proclive a apariciones fantasmales entre ruínas o a visiones de caballerías de ejércitos atacantes con sus sables desenvainados.


Preludio nº 2, en La menor

Entre los preludios "no dulces" está este Preludio nº 2, en La menor, que la película de Ingmar Bergman "Autumn Sonata" (1978) presenta en una versión buena. Es una obra que me parece muy interesante.

Bueno, pues la Wikipedia presenta una explicación sobre los Preludios.

En Piano Society podemos encontrar todos los archivos sonoros con varias interpretaciones. Y en vídeos están todos los preludios, mayormente agrupados, con distintos intérpretes; sueltos, creo que no están todos, pero hay bastantes.

A ver si este Año Chopin me sirve para conocer la obra de este compositor.

Comentaris

chopin

toquita | 20/06/2012, 21:10

preludios

Re: De los Preludios de Chopin

Mike | 09/08/2014, 18:52

cuales son tus fuentes

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar