Alta mar

Contacto

Ciudad vieja - ciudad nueva

fabian | 08 Setembre, 2005 19:04

Llevamos tres días con chaparrones. Cada día ha llovido duante unos pocos minutos hacia mediodía. El ambiente es fresco pero húmedo. Las calles están llenas de gentes que pasean, compran. En las calles comerciales hay muchos turistas, sin prisas, cámaras digitales en las manos. La tarde se ha acortado y hacia las siete la luz mengua; neones encendidos. Estamos Margarita y yo en una calle comercial. Ayer vio un mantel que le gustó y hoy hemos ido a comprarlo. En esto se oyen tambores, la gente camina rápido para apartarse de una anunciada comitiva que ocupa el centro. Unos se separan hacia los laterales, otros se paran, tropiezos.

Tambors de la Sala

Resuenan fuertemente esos tambores que inician una larga comitiva. Trajes de fuertes y llamativos colores. Los turistas los observan mientras que otras personas, con más prisa, atraviesan, cruzan, adelantan al cortejo.

-D'on són? -D'on!
de la Sala. -Bons sons són.
-Tambors
que fan honors als senyors Regidors.

-Soldats fats
dins l'entrada estan formats,
pintats
i desfressats de rat-penats.

Pere d'Alcàntara Penya: Redoble i marxa dels tamborers de la Sala

Tras ellos aparecen los "cossiers", vestidos blancos, cintas y pañuelos al aire; saltos al son de "xeremiers" (gaita, flautín y tamboril). Luego, de rojo encendido las capas y los uniformes, alabarderos municipales tras los que, engalanados, van los concejales y la alcaldesa de la ciudad. Sonrisas, saludos ...

Gente arremolinada. Cámaras de vídeo en marcha. La comitiva ha pasado y quedan los neones, los turistas, el ambiente fresco y húmedo. No se sabe bien qué ha ocurrido. Tambores, vestimentas extrañas, danzantes, colores llamativos. ¿Qué era esto?, ¿qué ha pasado? La aglomeración se disuelve, los turistas prosiguen sus paseos y todos continuamos nuestros caminos.

Ciudad vieja, atesoradora de rituales y tradiciones, en una ciudad bulliciosa plagada de escaparates y neones. ¿Se entienden? No sé qué pueden pensar quienes no conocen esas tradiciones. Quizás les parezca un numerito de "disneyland", algo que está ahí, sin más, que dura unos pocos minutos y desaparece. Ciudad vieja, posiblemente tan desconocida para mí como para muchos, ciudad que guarda y mantiene viejas tradiciones que aparecen como misterios o como farándulas.

Con todo, algo me inquieta: no hay niños en las calles cuando ocurren estos acontecimientos. Sólo turistas (¡cómo no!) y pequeños grupos de gente mayor. Los jóvenes traspasaban con prisas la comitiva y se alejaban de ella.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar