Alta mar

Contacto

The last rumba

fabian | 31 Agost, 2005 19:36

Mañana sonará el despertador cuando aún no haya amanecido. Se han acabado las vacaciones ...

velas

Pero más vale no pensarlo y apurar las últimas horas. Disfrutar la plácida noche, seguir el ritmo de esta rumba y esperar que no sea la última. Guardar en el recuerdo alguna imagen, como las de estas velas que se mecen suavemente en la tarde. Recoger las caricias, los silencios compartidos, los paseos vespertinos, las miradas, los poemas y las voces. No dejar que la rumba termine, que no calle, que siga y siga una y otra vez hasta que canse.

Luego, apagar las luces, preparar el despertador y esperar - junto a las pesadillas, cruzando alguna vez descalzo las frescas losas de la casa, arrugando la almohada - esperar que suene, que hay trabajo y estar siempre dispuesto, envenenarse de nuevo con las noticias de la radio mientras preparas el café, vestirse, recoger la maleta, dar el beso de despedida y, ¡zas!, taparse la nariz y lanzarse cerrando los ojos a la piscina.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar