Alta mar

Contacto

Poemas de Ildefonso - Manuel Gil

fabian | 25 Setembre, 2008 16:42

Me digo a mí mismo: "Fabián, no dejes la voz de los poetas". Cielos nublados, nubes de lluvia y frutos del otoño - conocidos y desconocidos - apuntaban el sábado en Lluc. En el bloglines había marcado una entrada de las noticias de la cervantes virtual que anunciaba la presencia entre sus páginas de dos nuevos poetas en su Portal de Poesía española contemporánea.

Cuando me llega la noticia de una nueva voz en ese portal, entro en él y procuro leer los poemas publicados. A los pocos días vuelvo a entrar y selecciono alguno que sea corto pero que por algún motivo me haya gustado. Luego lo copio y lo publico en esta bitácora. Hay poemas que quedan, que dejan algo. Pero esto es variable no sólo entre distintas personas sino en una misma persona dependiendo de muchos e ignorados factores. La elección es subjetiva. Últimamente huyo de lo trágico y de la explicación del mundo y de la existencia y busco la sensación liviana, cotidiana del no ocurrir nada más que una hoja que cae o de una nube que navega. También busco poemas sobre árboles, frutos, naturaleza. Pero en cualquier instante puedo cambiar de preferencias según la voz, la palabra del poeta.

El poeta es hoy Ildefonso - Manuel Gil (1912 - 2003) cuya semblanza dice:
"Poeta, narrador, ensayista y traductor vinculado a la llamada Generación del 36, Ildefonso-Manuel Gil fue uno de los primeros introductores de la obra de Fernando Pessoa en España y tradujo Os Lusíadas, de Luís de Camões. En los años 60 salió de España para dar clase en los Estados Unidos; tras su regreso, en 1985, recibió varios galardones y dirigió, hasta 1993, la Institución Fernando el Católico, desde la que recuperó la obra de su amigo Benjamín Jarnés. Entre sus obras destacan los poemarios Poemaciones, Concierto al atardecer y Por no decir adiós y sus memorias, aparecidas en dos volúmenes: Un caballito de cartón y Vivos, muertos y otras apariciones".

Recojo dos poemas cortos suyos:
Uno es sobre el acto de la escritura "Primero es el silencio", la búsqueda que, llegado el momento, se convierte en la decisión producto de la exigencia "Y hay que escribir ahora, uncir las palabras y no tiembla la mano".
El otro es sobre el arte de la poesía: recoger las palabras cual si fueran verdes hojas del olmo centenario, conociendo de qué rama, de qué tronco y en qué momento de luz hay que cogerlas.

madroños
Los madroños aún no están maduros

[Primero es el silencio, un horizonte abierto]

Primero es el silencio, un horizonte abierto,
un remoto unicornio,
quizás solo el murmullo de un escondido arroyo
del recuerdo manando
o simplemente un vuelo de pájaro, una imagen,
oscuro sobresalto,
tirón desde los centros del ser, ángel minero,
vetas de luz buscando,
de la oculta belleza sorprendida
en su esquivo milagro...

Y hay que escribir ahora, hay que uncir las palabras,
y no tiembla la mano
porque el poema espera sentado como un perro
a los pies de su amo.

[Víctor Hugo escribió L’art d´être gran père]

Víctor Hugo escribió L’art d´être gran père
sabiendo que el poeta está obligado
a hacer que brote de sus sentimientos
el puro manantial de la belleza.

Eso es cuestión tan solo de palabras,
de palabras exactas que el poeta
coge recién nacidas, verdes hojas
en las ramas del olmo centenario
conociendo qué rama, de qué tronco,
y el momento de luz en que cogerlas.

Ildefonso - Manuel Gil: Antología poética

frutos
Frutos otoñales en que desconozco en Lluc, ¿qué son?

"Fabián, no abandones la voz de los poetas", me digo. Y en verdad que no debiera abandonarlas.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar