Alta mar

Contacto

La ruta del océano. Sus principios (1778 - 1808)

fabian | 26 Agost, 2008 17:38

Para el texto de este artículo me baso en la información de Juan Pou Muntaner en el capítulo titulado "La Marina en Mallorca" del libro en cuatro tomos "Historia de Mallorca" (1970) coordinado por J. Mascaró Pasarius.

A lo largo de todo el siglo XVIII la navegación por el Mediterráneo era insegura: corsarios, piratas, guerras ... Sin embargo, tras la Guerra de Sucesión, la Casa de Borbón dicta unas leyes que harían resurgir levemente la marina de las islas y dan lugar a un auge en los astilleros. Desde 1718 se establece un correo regular con Barcelona por un jabeque al mando de Onofre Barceló y, a partir de 1735, del hijo, Antonio Barceló i Pont de la Terra, conocido como Capità Antoni. Este jabeque primero tuvo una frecuencia quincenal, aunque pasó a ser mensual. A finales del siglo XVIII la piratería que tanto daño había producido a la navegación ya estaba casi vencida, recibiendo el golpe definitivo en 1827 en que todo el poder naval turco - egipcio fue destruído por la escuadra inglesa en la batalla de Navarino y en 1830 con la caída de Argel en manos francesas.

En 1778, el Rey Carlos III impulsa con la Real Cédula del 12 de Octubre, la construcción naval, lo que origina un fuerte y vigoroso desarrollo en los astilleros mallorquines.

Nuevamente proliferan los astilleros y junto a la puerta del Muelle, en Porto Pí, en la playa del muelle y en el rincón del Baluarte de Chacón, adquieren nuevo esplendor las antiguas atarazanas, de suerte que el puerto se convierte en un verdadero arsenal. Aquella decaída industria de construcción naval volvió a renacer de sus propias cenizas como el Ave Fénix, siendo particularmente fecundo el quinquenio comprendido entre 1787 y 1793 en que tuvieron su origen un considerable número de jávegas y jabeques, así como algunos bergantines y goletas con capacidad para emprender viajes trasatlánticos, de tal manera que en 1788 el número total de embarcaciones era de 308, generalmente de poco tonelaje, pues eran minoría las que sobrepasaban las 30 toneladas.

Juan Pou Muntaner: "La Marina en Mallorca" (pág. 486)

Mapa Baleares
Jacques Nicolas Bellin: Carte des Isles de Maiorque, Minorque et Yvice (1740)

En 1778 se constituye en Palma la Sociedad Económica de Amigos del País (ver: De la Sociedad de Amigos del País del Reino de Mallorca), la cual en pocos años realizó una extraordinaria labor pues "consiguió la supresión de las leyes que dificultaban la exportación de los productos agrícolas y sus derivados industriales, así como el poder comerciar con las colonias españolas de América que se logró a partir de 1782".

En 1782 inició nuevamente la ruta del océano el capitán Jaime Capó que salió para América con un cargamento de jabón, vino y aceite. El 10 de Marzo de 1787 anuncia un viaje a La Habana el capitán Guillermo Felíu; el 6 de Octubre del mismo año llegó de La Habana el bergantín del capitán Francisco Capó con cargamento de azúcar y seis pasajeros; y el 20 siguiente salió para Buenos Aires el capitán Francisco Bornegos.

En enero del año siguiente salieron para La Habana el patrón Benito Capó y el bergantín de Jaime Vives; para Caracas el capitán Francisco Capó y para Puerto Rico el capitán Guillermo Feliu. En diciembre llegó de Caracas la fragata del capitán Francisco Capó con cargamento de trigo, azúcar y cacao.

Juan Pou Muntaner: "La Marina en Mallorca" (pág. 487)

Pero este inicial comercio se vio interrumpido a causa de las guerras por la independencia, tanto la Española contra el francés, como las de los países americanos. Con todo el comercio con América resurgiría en el segundo tercio del siglo XIX alcanzando un "período glorioso" que culmina a mediados de siglo, descendiendo en el último tercio y acabando en las postrimerías, hacia 1898. Pero antes de contar el "período glorioso", habrá que conocer el "caso Mirambell" y un problema general del Puerto de Palma que llega a ser insuficiente para albergar la flota, ya que los temporales anuales de invierno producían pérdidas de barcos y graves perjuicios, como el del 20 de enero (San Sebastián) de 1805 que averió más de 40 buques.

En el año 1800 existían en Mallorca 124 naves de comercio cuyo número se elevó a 171 al cabo de dos años, de las cuales sólo un número muy reducido, como las polacras "Concepción" y "Príncipe de Asturias" y el bergantín "Sansón" reunían relativas cualidades para emprender la ruta del océano, reducida a Cuba y Puerto Rico por un lado y Filipinas por otro, pues el escaso tonelaje de las restantes, que a duras penas rebasaban las 30 toneladas, sólo les permitía dedicarse a la navegación de cabotaje desde Palma a los puertos del levante español, no faltando los viajes interinsulares y otros a Argel y costa del Norte de África.

Juan Pou Muntaner: "La Marina en Mallorca" (pág. 488)

Sin embargo, a mitad de siglo, la flota mallorquina ya superaba las 500 embarcaciones, de las que unas 150 eran veleros de más de 60 toneladas y 9 sobrepasaban las 500 toneladas.

*********** *********** *********** *********** *********** ***********

Mapas de Cabrera y Conejera
Tomás López: Mapa de la Isla de Cabrera, la de los Conejos y otras pequeñas; Mapa de la Isla de Formentera, la de Espartell y la de Empalmador (1782)

La Memoria Ausente: Cartografía de España y Portugal en el Archivo Militar de Estocolmo

La editorial 4 gatos presenta en Internet una magnífica obra. Se trata de La Memoria Ausente, Cartografía de España y Portugal en el Archivo Militar de Estocolmo, siglos XVII y XVIII (información de la obra; Contenido). En el "listado geográfico" correspondiente a las Islas Baleares podemos encontrar 27 planos o mapas.

Las dos imágenes de este artículo son reproducciones, en tamaño muy reducido, de dos mapas de esta colección.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar