Alta mar

Contacto

El vacío de la materia y la ciudad invisible

fabian | 17 Agost, 2005 19:31

Cuando estudié la materia, en el libro había un dibujo que representaba el átomo de Bohr - era inicios de los años sesenta -. Unos circulitos, como bolas, representaban los protones, electrones y neutrones. Las órbitas de los electrones alrededor del núcleo se mostraban mediante una circunferencia. Ese dibujo era explicativo y se acompañaba de texto en el que se indicaba la semejanza que había entre el interior del átomo y el espacio sideral. Lo más sorprendente de la materia era el vacío, las enormes distancias entre lo que entonces se explicaba como corpúsculos, los cuales ocupaban una pequeñísima parte del átomo, siendo en su mayor extensión un vacío.

Sé que esta explicación correspondía a lo que entonces era la última teoría llegada a los libros de texto y que hoy se habla de cuerdas ... Pero la concepción de un enorme vacío permanece. A mí estas explicaciones me resultan poéticas, misteriosas, que están más allá de cuanto pueda imaginar. Y así me ocurre con todas las ciencias hasta llegar al summum de lo misterioso, y al mismo tiempo, al pensamiento que con mayor fidelidad explica el universo: la matemática, basada en lo que no tiene sustancia ni existencia sino sólo concepto: la cantidad, el número.

escultura
Profeta I de Francisco Leiro (1998)

Las artes también intentan, cada una a su manera, un acercamiento a cierta comprensión y vivencia del mundo y del universo. Las artes visuales rompieron con la representación y nos muestran formas conceptuales, extrañas; formas partidas en planos con huecos, poros, erosiones, vacíos. Las artes sonoras, la música (y no me refiero a la que podemos oír por la mayoría de las emisoras), rompió también con la melodía, con la tonalidad. La música llamada "culta" del siglo XX, desde Schomberg, desconocida por el público, encerrada en su torre de marfil, y de la que raramente nos llega alguna sonoridad, nos causa una sensación de incoherencia; disonancias que se convierten en ruido. Pero en raras ocasiones, muy raras, aunque uno no llegue a comprender nada, queda la sensación de que en esas sonoridades, en esos acordes extraños hay algo válido, algo real, tal como ocurre frecuentemente con las artes visuales, con estas figuras semihumanas que también tienen algo nuestro o con las explicaciones científicas basadas en esos inmensos vacíos de la materia y que nosotros, nuestro cuerpo, siente tan llena, tan dura y pesada que exige cincel, martillo y fuerza para llegar a dejar una muesca en ella.

Nota: En los meses de julio y agosto hay en Palma una exposición escultórica en la calle. En esta bitácora he puesto algunas fotografías de unas pocas esculturas de esta exposición, como la de hoy, Profeta I, o la de una cabeza femenina, medusa, o la de un hombre desnudo.

Me entero por la prensa de que una de las diez esculturas ha desaparecido, probablemente, robada. Se trata de una cabeza que se hallaba debajo de un banco del paseo. Me he quedado sorprendido porque he pasado junto a ellas en un par de ocasiones y nunca he reparado en que hubiera una bajo un banco.

Creo que de las ciudades sólo vemos una parte a la que acostumbramos nuestra mirada y dejamos sin ver una ciudad invisible, plagada de elementos curiosos: esculturas, formas, arquitecturas enteras, que estando ante nuestros ojos, nuestra mirada las ciega. Quizás haya una ciudad visible, con escaparates, luces, anuncios ... y otra ciudad invisible a la mirada de muchos ciudadanos y que sólo ven aquéllos que han aprendido a mirar desde otros postulados diferentes.

Comentaris

tengo un trabajo que aser

andres | 20/06/2007, 16:21

necesito saber donde esta la hora quien es el autor o los autores como esta realizada
necesito respuesta porfavor

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar