Alta mar

Contacto

Jafuda Cresques y los hijos de Noé

fabian | 31 Juliol, 2005 16:30

Cita larga será la de hoy, pero cita que me ha interesado tanto que no quiero perder por lo que la guardo aquí. En ella un geógrafo, Jafuda Cresques, quien junto a su padre Abraham ha dibujado un hermoso mapamundi de las tierras no del todo conocidas en 1375, nos cuenta una conversación que tiene en Barcelona con Bernat Metge, Consejero real.

[...] No quería decir que las religiones fueran falsedades, sólo quería decir que eran verdades inseguras. La ciencia, aseguró Bernat, no hablaba de almas ni de fabricaciones: hablaba de hechos.

- Si es así, señor, no podemos hacer caso de las historias de los antiguos que hablaban de aquel capitán del Faraón, Necau, que había partido del Sinaí y había dado la vuelta a África hasta llegar otra vez al Nilo. O de Hannó de Cartago, que con cincuenta galeras y tres mil docenas de hombres, había hecho el recorrido en sentido opuesto, y en cinco años había navegado hasta el mar Rojo. O de los fenicios que explicaban cómo en la Azania había hombres negros y peludos que gruñían...

- No, tienes razón - me interrumpió - no podemos hacer caso de ello. Me parece que era Boecio quien hablaba de todo esto. Pero no tenía evidencia, ni los griegos tampoco. Son leyendas que se pierden en la oscuridad de los tiempos.

Le sugerí que los sabios romanos y griegos, pendientes de su mundo y amantes del Oriente, nunca habían vuelto la mirada hacia el sur lejano ni hacia el poniente. Esto lo dije con precaución porque sabía la inclinación que Bernat sentía por los maestros antiguos y no quería hacerme el entendido en cosas de la historia. Pero concordaría conmigo que, para los hombres de Alejandro, el gran océano de occidente era un espantoso mar de tinieblas. Más allá de las columnas de Hércules no había nada más que peligros y desastres. Los primeros latinos, espantados por los mismos temores, imaginaban que pasado el estrecho y más allá de Finisterre, el océano de los Atlantes se precipitaba en el vacío.

mapamundi de los Cresques

- ¿Y Plinio el Viejo? Se refirió a las islas afortunadas, también llamadas de los perros o Canarias, donde la primavera era eterna y los árboles siempre están floridos.

Admití que, resultándome difícil la lectura del Latín, no había consultado los escritos de Plinio. Pero mi padre sí que sabía bastante Latín antiguo y en el mapamundi - le señalé las islas mencionadas - había puesto algunos comentarios de ese autor. Hoy sabemos que el archipiélago no era tan feliz ni tan verde como se había creído, porque muchos patronos de Mallorca habían ido y regresado. Si existía el paraíso terrenal no era en las Islas Afortunadas, como anunciaba el viejo Plinio. Era cierto que aquel romano tan curioso y viajero, contra los prejuicios de su tiempo se había interesado por aquellas partes del mundo, pero no dejaba de ser una rareza de un hombre inquieto.

- Sí, y tan inquieto - añadió Bernat burlón -, que murió socarrado mientras estudiaba las erupciones del Vesubio. No sólo la fe tiene sus mártires... continúa.

- Las Escrituras, cuando nombran a Abraham hablan de su mujer Sara, que fue madre de todos los sarracenos (por esto se llaman así) y también hablan de su hijo bastardo que se llamaba Afar. Éste según dicen, heredó un gran reino en la parte austral del mundo. Es el que hoy conocemos como África o tierra de Afar, y si bien no podemos usar el Talmud para hacer cartas de navegación, sí podemos decir con certeza que esas tierras son para nosotros las más extrañas y desconocidas, como si el origen bastardo de sus pueblos los hubiera echado fuera de un mundo mayor. En el Atlas, Abraham Cresques ha procurado combatir esta ignorancia.

- Ex Africa semper quid novi - murmuró el notario -; tendrías que aprender Latín, Jafuda. Es muy conveniente cuando has de citar frases con autoridad. Como ésta de Cicerón. África siempre nos sorprende.

Realmente era una frase muy hermosa, dije, y yo no tenía ninguna que la pudiese igualar. Pero le podía citar de nuevo las Escrituras, donde se citaban los tres hijos de Noé que tras el diluvio fueron los padres de la humanidad. Estaba Sem, que pobló la tierra de semitas, o sea, árabes y hebreos; estaba Jafet, progenitor de las naciones blancas, desde los mongoles hasta los hijos de Asquenaz o europeos; y estaba Cam, ancestro de la gente oscura. Cam no respetó a su padre y Noé maldijo a los hijos de Cam: los condenó para siempre a ser los esclavos de la tierra.

mapamundi

[...] Le podía explicar, si quería, que mi padre había descubierto unos sabios no antiguos, algunos incluso en vida, que habían viajado por África. Eran sarracenos que, curiosos por lo que se encontraba a la otra parte de las arenas del desierto, se habían perdido hacia el Sur. Nosotros escuchamos sus crónicas y habíamos dibujado sus informaciones en los mapas. El recuerdo y el habla árabe aún estaban vivos en Mallorca y se comerciaba mucho con los puertos de Berbería. Entre el oro, los frutos y los cautivos que desembarcaban en Porto Pí siempre llegaba algún libro de excepción o algún ruedamundos dispuesto a confiarnos sus aventuras.

[...] Le expliqué a Bernat que Idrissi había negado, con buen sentido, que las fuentes del Nilo y las del Eufrates fueran comunes, como creían algunos teólogos. El río de los egipcios bajaba de las Montañas de la Luna, como había dicho el griego Heródoto. Pero en aquella tierra alta, según el sabio sarraceno, sólo nacían parte de las aguas, el resto llegaba de un gran río que limitaba las arenas del desierto, a lo largo de la frontera sur y que, finalmente, se unía al Nilo. Aquel río largo y amplio, vasallo del Nilo, partía de la Guinea, donde vivían hombres negros; mojaba los reinos de Malí, ricos como no podemos ni imaginar, se enlentecía en el lago de oro, que muchos confundían con el paraíso, y desembocaba en las aguas del Nilo, virando el curso y dirigiéndose hacia el Mediterráneo. Así lo habíamos trazado en nuestro mapamundi porque lo creíamos cierto.

Idrissi, continué, era un maestro bien documentado. Sus explicaciones sobre los Montes Claros que están en el seco interior de los reinos ribereños de Marruecos, Tremcén, Argelia, Constantina y Túnez eran muy cuidadas. Una sierra larga seguía la forma de la costa mediterránea y, en tierras de Libia, se dividía en tres, como una pata de gallo. Si había acertado con aquellas montañas, ¿por qué habría de equivocarse a la hora de describir lo que se encontraba más allá del desierto y de las arenas muertas? Otros viajeros, además, lo habían confirmado.

Mencioné a Haucal como uno de ellos. Este mahometano había partido hacia el desierto para encontrar el lugar donde las mezquitas desaparecen y enmudecía el canto del moacín. Se encontró con la ciudad de Zenania [...] Pero también vio aquel gran río que bajaba de poniente hacia levante y que debía unirse al Nilo.

Le dije al notario que otro era Battuta, el más sabio de todos, y del cual mi padre no había leído nada ya que sus viajes eran recientes. Pero del que algunos mercaderes y esclavos de Berbería nos habían hablado, y todas las vivencias del noble Battuta apuntaban a los mismos descubrimientos mencionados por Idrissi.

Traducción libre de las páginas 147 - 150 del libro L'Atles furtiu escrito por Alfred Bosch y publicado por Columna Jove.

La conversación es larga y se extiende sobre algunos países de África: Malí, Nubia y otros. No hace mucho tiempo tuve la suerte de encontrar una imagen del mapa de Al - Idrissi que publiqué en el artículo El mapa de Al-Idrissi (1154) y también sobre el mapamundi de los Cresques El mapamundi de Abraham y Jafuda Cresques (1375). Fue entonces que me recomendaron este libro del que he recogido en esta bitácora algunas citas que me han interesado.



Comentaris

Verdad o ficción ?

Genaro Longoria | 12/10/2005, 19:58

ESoy a la mitad del libro llamado "El Atlas Furtivo". ¿Quiero sabe si el libro, esta basado en algun hecho verídico?

Verdad o ficción?

espe | 20/12/2006, 14:02

Yo me he leído el libro, cuenta la vida de Jafuda Cresques y su padre, si que tiene mucho que ver, esta claro que como toda historia tendrá alguna cosa de ficción, digo yo.
saludos

el diluvio

franklin | 23/05/2007, 20:01

como se llamaban los hijos de noé

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar