Alta mar

Contacto

Luna rojiza

fabian | 26 Octubre, 2007 19:45

La tarde ha sido lluviosa y húmeda y me invitaba a quedar en casa en un dolce farniente a pasar las horas de manera indolente. Luego, ya al anochecer, una enorme luna de tonos anarajados ha aparecido entre las nubes. Desde mi ventana he observado la lluvia, las grises nubes, los tonos marrones que empiezan a tomar las hojas de los plátanos de sombra, el atardecer y la luna.

Sin embargo me debatía entre varias tendencias: guardar silencio y no tocar hoy esta bitácora o dejar algún rastro, penoso, de otras lunas antiguas cuyos tonos no eran anaranjados sino sangrientos. El hecho es que este domingo, en Roma, se beatificarán unos cientos más de mártires que, por sus creencias religiosas y porque no quisieron abjurar de su religión, fueron martirizados y muertos. Todo ello ocurrió en las décadas más sagrientas y ominosas que cubrieron a España y Europa en los años 30 y 40 del siglo XX.

reloj de sol
Reloj de sol del Moll Vell de Palma

Décadas terribles: Stalin en Rusia, Hitler en Alemania; aquí en España todos los que mandaban: ya los republicanos imitadores de Stalin, ya quienes se rebelaron frente a ellos. Todos, tiñeron de sangre e injusticia Europa. Luna roja.

No lo entiendo. No sé cómo pudo ocurrir tanta muerte y tanta persecución. ¿Cómo permitieron que el odio o los odios llegaran a ser tan fuertes?

Los grandes desastres no naturales posiblemente tengan mecanismos que desconozco. Se tira una ficha y, seguidamente y de manera ciega e imparable, van cayendo una tras otra otras fichas cada vez mayores y más destructivas hasta que llega el enfrentamiento. Posiblemente allí ya sólo existan peones: personas a las que les ha tocado el sufrimiento y la muerte simplemente por el hecho de estar allí en ese momento, destino ciego, cruel azar, malos tiempos.

En una parte y en otra, cuando todavía no había bandos - año 1934 - y cuando los hubo, murieron muchos y otros muchos más sufrieron vejaciones de diversos tipos. De los muertos, seleccionados con microscopio, la Iglesia recoge a aquellos en los que no hay sombras ni de partidismos políticos ni de cualesquiera otras posibilidades que no sean más que las religiosas. Estudia sus historias, busca testimonios, investiga en los archivos y, tras años de investigaciones, declara Mártires a aquellos en los que no hay duda de que murieron por defender su fe. Mañana beatifica a más de cuatrocientos; otros tantos ya lo fueron con anterioridad.

reloj de sol
Reloj de sol en el ábside de la iglesia de Santa Margarita (tag: relojes de sol de Palma)

No. No debe llevar al odio ni a revancha alguna.

[...] eran apóstoles y fueron valientes cuando tuvieron que confesar su condición de creyentes; disponibles para confortar y sostener a sus compañeros de prisión; rechazaron las propuestas que significaban minusvalorar o renunciar a su identidad cristiana; fueron fuertes cuando eran maltratados y torturados; perdonaron a sus verdugos y rezaron por ellos; a la hora del sacrificio, mostraron serenidad y profunda paz, alabaron a Dios y proclamaron a Cristo como el único Señor.

3. Testigos de Dios y de la humanidad nueva
El martirio es el signo más auténtico de la Iglesia de Jesucristo: una Iglesia formada por hombres, frágiles y pecadores, pero que saben dar testimonio de su fe vigorosa y de su amor incondicional a Jesucristo, anteponiéndolo incluso a la propia vida. Dado que los mártires son personas de todos los ámbitos sociales, que han pasado su existencia haciendo el bien y que han sufrido y han muerto renunciando a salvar su vida y perdonando a quienes los maltratan, nos sitúan ante una realidad que supera lo humano y que nos invita a reconocer la fuerza y la gracia de Dios actuando en la debilidad de la historia humana.

Conferencia Episcopal: Vosotros sois la luz del mundo

¡Qué difícil me resulta entender "esa realidad que supera lo humano"!, pero al mismo tiempo me inducen a la admiración hacia su valentía, hacia sus creencias, hacia su entereza al indicarnos otras escalas de valores.

La luna ha ascendido sobre el horizonte y su tamaño ha empequeñecido. Ya no presenta ese color anaranjado de los primeros momentos, aunque apenas puedo verla entre los jirones de nubes.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar