Alta mar

Contacto

Del Rococó: 'Me admiran en Lucinda'

fabian | 10 Juliol, 2007 18:27

Es David T. Gies quien escribió una conferencia titulada Más sobre el erotismo rococó en la poesía española del XVIII y que muestra la cervantesvirtual. El Rococó fue un movimiento cultural o artístico que surgió en la Europa del siglo XVIII tras el gran movimiento del Barroco. Tuvo una corta duración y se manifestó en muchas artes decorativas. Huye de las grandes ideas y se centra en lo personal, en lo íntimo, en la cajita de porcelana, el abanico pintado, el frasco de perfume ... Todo ello del grupo social bien estante, que puede permitirse los caprichos.

lectora
"La Lectora", de Fregonard en el álbum Flickr de grewlike

Conviene romper estructuras y moldes y mezclar pintura, música y palabras provenientes de diferentes siglos en una avenencia que no nos resulta chocante.

Así, pues, el autor o conferenciante nos cuenta en qué radicaba el Rococó y cómo dio origen a "otra mirada" que creó sus símbolos de perros juguetones, de rosas encendidas como pezones y, ya no como símbolo sino como sujeto, a quien mira o contempla, puesto que en el cuadro de "La Lectora" (o en muchos otros cuadros rococós), la mujer que lee con su vestido amarillo y su cara sonrojada no es el sujeto sino el objeto de la mirada complaciente y algo sensual de quien está más allá del cuadro; es decir, de quienes lo miramos.

En otras ocasiones he intentado explicar una teoría de la epistemología sensualista dieciochesca, subrayando la comprensión científica de los cinco sentidos y por ende su integración en la expresión estética. Si se puede decir que el cuerpo humano se descubrió en el siglo XVII (científicamente, por figuras como Harvey), la auténtica comprensión de lo que puede saber el hombre a través de los sentidos se desarrolla plenamente en el siglo XVIII. Después de Harvey, Locke, Bacon, Newton y demás, el hombre se contempla dentro de una naturaleza observable. «[La] lógica extensión de este nuevo descubrimiento sensualista -esta nueva libertad lingüística- [es que] el poeta del siglo XVIII se convertirá en fino esteticista, no sólo observador del "buen gusto" de la época sino también participante en aquella buena vida» (Gies, «Sensibilidad» 224).

En la conferencia van apareciendo algunos poemas relacionados con este arte de la sensualidad, de lo íntimo, de lo femenino. Elijo el siguiente de un poema de Cadalso:

Me admiran en Lucinda
aquellos ojos negros,
en Aminta los labios,
en Cloris su cabello,
la cintura de Silvia,
de Cintia el alto pecho,
la frente de Amarilis,
de Lisi el blanco cuello,
de Corina la danza
y de Nise el acento;
pero en ti, Filis mía,
me encantan ojos, pelo,
labios, cintura, frente,
nevado cuello y pecho,
y todo cuanto escucho
y todo cuanto veo.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar