Alta mar

Contacto

Mirar el mar

fabian | 23 Març, 2005 17:28

Era un suspiro lánguido y sonoro
la voz del mar aquella tarde...
[...]
para mi amarga vida fatigada...
¡el mar amado, el mar apetecido,
el mar, el mar, y no pensar nada...!

Ocaso de Manuel Machado

Dicen, cuentan, que ver el mar no cansa nunca. Que cada día, cada hora, el mar es diferente. Ante la fatiga (amarga vida fatigada), el mar (el mar amado, el mar apetecido)...
"Sino yo, triste y cuitado / que yazgo en esta prisión" canta el famoso Romance del prisionero (veo que en lugar de utilizar la palabra "yazgo" -del verbo yacer- utilizan "vivo", de vivir. ¿Se vive en una prisión?). Bien, viene todo esto a cuento de que me repito mucho; de que necesitaría cada día encontrar algo diferente, distinto como el mar; algo que no me hiciera sentir esta sensación de repetición de lo mismo:

Hoy como ayer, mañana como hoy
¡y siempre igual!
Un cielo gris, un horizonte eterno
y andar..., andar.

[...]
El alma, que ambiciona un paraíso,
buscándole sin fe;
fatiga sin objeto, ola que rueda
ignorando por qué.

Voz que incesante con el mismo tono
canta el mismo cantar,
gota de agua monótona que cae
y cae sin cesar.

Así van deslizándose los días
unos de otros en pos,
hoy lo mismo que ayer, probablemente
mañana como hoy.

La monotonía ... Machado, Antonio, utiliza con frecuencia esta palabra. Y, sin embargo, he elegido parte de una rima de Bécquer. Y es que éste añade unas palabras sobre el paraíso: "El alma, que ambiciona un paraíso...". Y me pregunto si es eso lo que ambiciono. Un paraíso siempre diferente, siempre ameno ... ¿El mar, quizás?

Seguramente sea el cansancio de este trimestre que hoy acaba.

Comentaris

Hallazgo

Álvaro Ramírez | 25/03/2005, 17:07

El mar como posible paraíso, tal vez como el único certero, me parece un hallazgo precioso, Fabián. Me lo voy a guardar como un regalo preciado. Y lo voy a usar.
Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar