Alta mar

Contacto

Que quiero olvido, eterno bebedizo de esperanza

fabian | 28 Novembre, 2006 18:37

De adolescente, de joven ya no tanto, la vida es un libro aún sin abrir. Un libro que promete hermosuras. Luego, con el paso de los años, suelen llegar algunos desengaños.

¿Hay un momento de la vida en que se acumulan las muertes de personas queridas? Posiblemente no sea un momento sino en varios momentos. Ayer un funeral por una persona joven, ligada a momentos de la infancia, a momentos en que el mundo era un universo de promesas. Desfilamos por el funeral los niños de entonces ahora con arrugas y canas. Holas y silencios de años pasados.Un dolor no expresado, por la muerte de quien fue y por los tiempos idos. Otro libro cerrado, uno más.

Ya es vano recordar, que quiero olvido,
eterno bebedizo de esperanza

llanternes
De la exposición L'esplendor de la festa

Ya es vano recordar, que quiero olvido,

Son recuerdos de familias y veranos. Un abuelo que jugaba al ajedrez, un "lledoner" donde cada uno teníamos nuestro asiento. Familias de muchos hermanos. Noches de luna y grillos.

Qué más quisiera.
Es difícil escribir, en estos tiempos,.
de las magnolias blancas, .
de los crepúsculos de otoño, .
de labios de grosella, .
manos de seda .
y cuellos de muchachas de Giorgione.

Yo qué más quisiera .
que hablar de ojos o de estrellas .
o de cabellos al viento, .
de las zarzamoras de la infancia, .
de los huecos vacíos del alma.

Qué más quisiera que escribirte un soneto .
y enviártelo en telegrama .
aunque en ello se me fuera .
el jornal del día.

Estuve haciendo cuentas .
y no me cuadraban los adjetivos .
ni los acentos obligados; .
quedaba antigua la referencia al beso.

Qué más quisiera, amor, .
que regalarte un sueño,
que regalarte un pétalo.

Andratx
Andratx en el Mapa de Mallorca del Cardenal Despuig (1785)

Este espejo del cuarto de baño
me conoce como yo mismo,
casi me habla.
Por las mañanas me saluda
con sus pecas blancas de jabón
y salpicaduras de crema dental.
Por la noche aparta la vista
por no ver la cara mustia y cansada,
la de poros violentos y ojos de pescado.
Este espejo del cuarto de baño
conoce mis secretos íntimos
y mi verdad oculta:
la ansiedad precisa de los fracasos
de los días y las noches,
cotidianos, repetidos,
sin solución aparente.
A este espejo
hace tiempo que se le pudrió
la lámpara,
pero me observa y saluda
desde la sombra sorda,
desde la eterna nada
que florece en el silencio.

Poemas de consuelo y olvido he buscado durante esta tarde de otoño oscuro. Minutos y horas, fragmentos de vida nunca colmados y conducentes al vacío y a la nada. He encontrado la voz del poeta Juan José Vélez Otero que también habla del mar y de azahares. He elegido dos de sus poemas para que me ayude a que llegue el "olvido, eterno bebedizo de esperanza".

En tu recuerdo, Julia

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar