Alta mar

Contacto

Contar historias en blanco y negro

fabian | 19 Juliol, 2006 20:09

La historia transcurre en la ciudad de Viena tras la guerra. ¡Cuántas guerras! Pero el tema no es bélico, sino el de una amistad. No es tanto de una amistad engañada sino perdida. Holly y Harry fueron amigos. Han pasado algunos años y, sobre todo, una guerra. Holly, hoy periodista norteamericano, llega a Viena en busca de su antiguo compañero. Las noticias son contradictorias. Parece ser que Harry (Orson Welles) murió y también que se dedicaba al tráfico de penicilina adulterada. Holly no puede creer que su amigo Harry sea el traficante de penicilina del que le habla la policía ni el cadáver del cementerio.

Diré que es una de mis películas preferidas por varios motivos, además de por la música de la cítara de Anton Karas. Uno es Viena, ciudad destruida y ocupada por fuerzas internacionales. Una Viena de barrio, con su noria, su plaza despoblada, un pequeño grupo de vecinos que chismorrean historias y, ya al final, sus cloacas. Otro motivo es la incredulidad de Holly ante la historia del atropello y muerte, ante la trágica historia de la penicilina adulterada y, sobre todo, ante la contrahistoria expresada por la novia de Harry, una bellísima Alida Valli que murió hace pocos meses.

rosetón
Rosetón de San Jaime

Estos días hay quienes cuentan otra historia de la que ayer se cumplieron 70 años. Unos se obstinan en repudiar a un bando. Y me parece bien, aunque con reservas porque me parece una actitud sectaria ya que lo presentan como una película de buenos y malos. A los buenos les llaman demócratas y a los malos fascistas.

Aparte del acontecimiento histórico, del que no hablo, está la manera cómo se cuenta. Y es a esto último a que me refiero. Lo cuentan como una película sin matices, sin grises; como si los buenos no hubieran hecho nunca nada malo ni hubieran cometido errores y todo lo contrario para los malos. Lo cierto es que esa guerra la ganaron los malos y gobernaron durante muchos años y parte de estos años son los míos.

Yo no quisiera que volvieran ni los años anteriores a esa guerra ni la guerra. Pero echo a faltar otras narraciones que no sean tan de blanco y negro y que también tengan grises. Por eso mis simpatías van hacia aquellos que se abstienen en repudiar a sólo unos. Ojalá no vuelva a repetirse esa historia y que los partidos políticos se respeten unos a otros y que pueda haber actos políticos de unos y de otros sin actuaciones de grupos boicoteadores como los ocurridos en estos meses.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar