Alta mar

Contacto

La bitácora como cuaderno de trabajo

fabian | 06 Juliol, 2006 19:47

Días de bastante calor. Paso muchas horas en el ordenador, tanto navegando como escribiendo. Como siempre que empiezo un trabajo, me come la atención y, aunque salga a pasear un par de veces, mi cabeza no está en el paseo sino en él. Así estoy yo estos días preocupado por las imágenes, por asegurarme en las intenciones, por discernir qué es conveniente que ponga y qué no es imprescindible ... El "trabajo" es el tema de los Planos de Palma. Tema prácticamente desconocido por mí, de la misma manera que cuando empecé con el tema de las esculturas o de los gigantes. Aunque, en este último caso fue peor, ya que no tenía ni siquiera un libro guía.

ángel
Situado en la fachada del Consolat de la Mar, en el Paseo de Sagrera

¡Cuántas veces he pasado junto a este "ángel" y no me había acordado de él para ponerlo en la colección de fotografías de ángeles de Palma! He leído que las murallas tenían un ángel custodio, pero la información que tengo no es suficiente para localizarlo. ¡Hay tantas cosas por hacer y por publicar!

Los planos y los mapas son temas preciosos; además algunos de ellos tienen una bella presencia plástica. Necesitan ambos imágenes muy grandes, pues suelen ofrecer muchos detalles en los que hay que fijarse. Siempre está presente el tema de la mirada, del saber ver, del darse cuenta de. Por ello es precisa la palabra del que ya sabe, del que ya ha aprendido a mirarlos, de quien ya se ha dado cuenta de. Esa palabra guía y orienta.

Al plantearme un trabajo, uno de los primeros y difíciles pasos es saber qué se quiere conseguir: delimitar las finalidades. Pero yo este tema me lo planteo para mí mismo, no para otras personas. ¿Qué quiero aprender o conseguir yo al hacer este trabajo? Las respuestas nunca son del todo sencillas. En principio me bastaría reconocer un plano con una mirada general, saber el nombre de su autor y la época o año en que fue hecho y conocer alguna característica importante de él. Son finalidades básicas, simples, iniciáticas. Estas finalidades ya son dominadas por un entendido, pero no por mí. Y ésa es la intención de estos trabajos que voy publicando.

Un tema es ver si una bitácora es una herramienta válida para trabajos de este tipo.

Alguna vez ya dije que para mí una bitácora es como el cuaderno personal de una adolescente en el que se encuentra la letra de una canción junto a la foto de un chico y la flor prensada junto a una cita filosófica y la firma de una amiga junto a una bonita postal. Todo ello forman un conjunto poco ordenado de elementos que algún día fueron apreciados o atendidos. Incluso hay frases que nunca fueron entendidas pero que se apuntaron para repensarlas en otro momento.

Pues para mí eso sería mi bitácora: un conjunto arracimado de fotos, canciones, hojas secas, dibujos, frases que me parecieron importantes, sellos, e incluso mapas o juegos. Yo no sé si puede interesar a alguien ni tampoco me importa mucho. La cuestión es que me interese a mí.

Pero hay algo más. Igual que sobre el papel se pega una postal o una flor, me interesa ir descubriendo y dominando un poco las características de este extraño soporte que llamamos digital. Y estoy pensando que, junto a la palabra escrita, junto a la imagen (basados en soporte papel), junto a la canción o al vídeo (soporte magnético) hay otro elemento que los anteriores soportes no tienen ¡y son los botones!, botones que hacen cosas. Un día tendría que plasmar en letras el tema de los botones, hablando desde ese botón principal y básico que nos permite con un clic saltar de una página a otra, el hipervínculo o enlace. Pero también hay botones para poner una música, para matar marcianitos o para atravesar esa puerta que nos conduce a esa narración en forma de juego en el que somos los protagonistas.

Con ello me quedo pensando que un trabajo en soporte digital tendría que ser el resultado de una multielaboración en que las ideas se fueran transformando en una especie de audiovisual en el que hubieran múltiples botones con sus posibilidades. Pasear por las calles de un plano pudiendo elegir el trayecto y los tipos de información en una aventura de descubrimiento ...

Descubrimiento como el que vamos realizando día a día y en el que hoy he descubierto, en un reaprendizaje de la mirada, este ángel junto al que había pasado muchas veces sin darme cuenta de su presencia.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar