Alta mar

Contacto

La reina Isabel II visita Palma (1860)

fabian | 01 Abril, 2014 18:20

P. J. Gelabert y Pol era el redactor de El isleño en 1860. Tenía un modo curioso de terminar un escrito pues antecediendo su nombre escribía con letra itálica una frase especial: "Por lo que va sin firma", "Por lo anterior" y seguía su nombre. El miércoles, 12 de septiembre, muestra en la portada dos poemas dirigidos "A S. M. la Reina", uno de Eduardo Infante ("Del ancho mar tres perlas codiciadas / Entre la blanca espuma adormecidas. / Que fueron por el moro poseídas / Y al moro por Don Jaime conquistadas.") y por J. Martí ("¡Oh salve, salve ilustre, intrépida Viajera! / Esclama el palmesano que vé por vez primera / De la libertad patria al Angel salvador; / Y al par desde su tumba salud por tí demanda / La voz de aquel monarca, la sombra veneranda, / La colosal figura del gran Conquistador.")

Este número de "El isleño" debió publicarse por la tarde del día en que la reina Isabel II había desembarcado en Palma. Es una historia contada: Bartomeu Bestard la narra en dos artículos: La visita de Isabel II a Palma (I) (DM, 29/01/2012) y La visita de Isabel II a Palma (II) (DM, 19/02/2012). También la cuenta Antonio Flores (1818 - 1865) en "Crónica del viaje de sus Majestades y Altezas Reales a las Islas Baleares, Cataluña y Aragon, en 1860" (1861), libro digitalizado (ver: De la visita real de Isabel II a las islas Baleares en 1860.

Charles Clifford (1820 - 1863) era un galés que vino a España en 1850. Hacía fotografías, primero utilizando el daguerrotipo, luego el calotipo y, a partir de 1856, el colodión húmedo. Se convirtió en «Fotógrafo de Su Majestad la Reina».ya que la acompañaba en sus viajes. Fotografió en gran parte de España los monumentos. Vino con la reina y quedan algunas fotografías de esta estancia. La reina estuvo tres días y marchó luego a Menorca.

Bien, pues recojo aquí la Crónica que publicó El isleño el primer día de esta visita real y la acompaño con imágenes que Clifford obtuvo ese día y que he obtenido en Los viajes oficiales de la Reina Isabel II: el periplo de 1860 del Ministerio de Cultura.

Palma
Crónica de actualidad

Ayer después de anochecido un repique general de campanas y algunos cañonazos anunciaron á este vecindario que S. M. Doña Isabel II acababa de llegar á nuestra bahía. Este aviso puso en movimiento á todos los habitantes de la capital, los cuales se dirigieron inmediatamente al muelle pera saber si desembarcaría en aquellos momentos. Sucedió lo que pensaba la generalidad: la Reina no quiso desembarcar y anunció que saltaría á tierra de ocho á nueve de la mañana de hoy.

foto
Charles Clifford: Entrada de la Reina en Palma de Mallorca. Arco triunfal levantado por el Ayuntamiento

Decir que el silencio y la quietud ha reinado durante la noche en Palma seria inexacto, pues á todas horas veíanse transitar por las calles grupos mas ó menos numerosos animados del deseo de conocer á S. M. y temerosos de que no desembarcase sin poderlo presenciar.

Si muchos forasteros habían entrado en Palma los últimos días, mayor ha sido hoy el número; se conocía en los estremos de la ciudad por el ruido.de los carruajes y por el murmullo de los que iban á pié; viéndose dirigir todos los grupos al muelle en cuyo sitio ha sido inmensa la coiicurrencia.

A las nueve de la mañana las salvas de la escuadra han anunciado el desembarque de SS. MM. Han sido recibidos en el muelle por las autoridades que debían verificarlo con arreglo al programa, y descansando unos momentos en el lujoso salón de la Escma. Diputación han montado en el carruaje preparado y han entrado en la capital. Los victores dirigidos á S. M. no han cesado un momento y la augusta Señora que ocupa el trono de Castilla, habrá podido convencerse de la lealtad de los mallorquines y de que la grandiosa y espontánea ovación que se le ha dispensado es la sencilla y elocuente espresion de su mas acendrado cariño.

Al entrar SS. MM. por la puerta del muelle la plaza ha hecho los saludos de ordenanza, y los coches de los regios viajeros y.demás séquito y acompañamiento han seguido el curso señalado de antemano. Por todas partes han encontrado la misma animación, en todos los puntos han sido victoreados SS. MM. con igual entusiasmo. Frente la cuesta de Santo Domingo ha bajado la Reina del carruaje en donde le esperaba el M. I, Sr. Obispo y el Cabildo de la Santa Iglesia. Cumplidas ias ceremonias religiosas, S. M. se ha encaminado á la Caledral bajo palio, en cuyo suntuoso templo ha oído misa: después de este acto se le han enseñado las reliquias, y acompañada del clero ha entrado en el Real Palacio á eso de las doce recibiendo á las autoridades y corporaciooes.

Débil es el relato que ofrecemos a nuestros lectores, de la magnifica entrada en Palma de SS. MM., siendo inútil digamos otra cosa porque nunca nos acercaríamos á la realidad del hecho. Otros lo harán con frases mas elocuentes y estudiadas, nosotros no diremos mas sino que Palma se ha escedido á si misma poniéndose á una altura quo creemos habrá dejado satisfecha á la Reina, á sus ministros y á toda su comitiva.

foto
Charles Clifford: Alcázar de Mallorca donde ha pernoctado la Reina

Réstanos ahora tan solo decir dos palabras acerca los adornos de la carrera. Ya tienen noticia nuestros lectores del entoldado y salón de descanso del muelle, construcciones ambas que dejarán un eterno recuerdo entre los que las han visitado, por la riqueza, lujo, buen gusto y oportunidad de una y por la sencillez, propiedad y magnifico efecto de la otra.

En la calle frente la puerta del muelle se habían construido varios catafalcos, entre los que había uno destinado á las comisiones de los ayuntamientos forenses que cubría toda la pared del huerto del Rey, á la otra parte había otros varios de particulares.

E! arco de triunfo levantado por el ayuntamiento frente la plazuela del es-convento de mínimos, es una construcción que honra sobremanera á la citada corporación, El buen efecto de este arco de triunfo no ha sido conocido hasta su conclusión. Felicitamos á la municipalidad por el buen éxito de su obra.

Entre los edificios del Borne merecen citarse los de las casas Desbrull, Morell y Dameto, los que presentan una vista magnifica, habiendo algunos de ellos llamado la atención de SS. MM. al pasar por aquel sitio El Casino Balear, y la casa del señor Moragues estaban también propiamente adornados. El cuartel del Carmen y la casa de Espósitos igualmente atraían la vista de los concurrentes. Las Iglesias de San Miguel y Santa Eulalia han adornado hasta donde han podido sus fachadas. Ninguna calle pero, se ha mostrado mas lujosa que la Platería. Seguramente habrá llamado la atención de SS. MM el ver el buen gusto y la riqueza de los adornos, distinguiéndose á la entrada y salida de dicha calle, las columnas de Hércules con las inscripciones Plus ultra. La fachada de las Casas consistoriales ostentaba como otras veces los retratos de sus hijos ilustres y estaba adornada conveníentemente. Los catafalcos construidos frente el pórtico de Santo Domingo y en el mismo pórtico, presentaban un golpe de vista muy agradable, ya por los adornos, ya por la mucha gente que en ellos estaba colocada. La Santa Iglesia Catedral solemnemente engalanada hace inútil cuanto digamos acerca este templo, porque conociendo su grandiosidad nos escusa de encarecer su magnificencia.

foto
Charles Clifford: Arco de triunfo levantado la Reina en Palma de Mallorca por los vecinos del arrabal de Santa Catalina

Concluiremos por hoy nuestra crónica lamentándonos de que no hayan podido asistir á la memorablo entrada de SS. MM. las comisiones de los ayuntamientos de Formentera, San Antonio y San José de Iviza, á causa del precipitado retorno del Jaume I de su viaje á Alicante, ocasionado por la brevedad con que debió enterar á las autoridades de esta isla de lo adelantado que se hallaba el viaje de SS. MM. Esta tarde se presentarán las parejas de los pueblos, a! objeto de ofrecer á la Reina los frutos de sus respectivos distrítos, y se ejecutará lo demás del programa que tenga á bien aceptar S. M

Por lo anterior,

P. J. Gelabert y Pol.

El isleño : periódico científico, industrial, comercial y literario, 12 de septiembre de 1860

Palma había sido visitada por Carlos I. Tras la visita de Isabel II, en 1877 también hubo una visita real, Alfonso XII (de un año de edad), pero en esta ocasión no hubo fotógrafo. Ver Ilustraciones de F. Montaner y Leo Bravi.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar