Alta mar

Contacto

De Llucia Ramis: Todo lo que una tarde murió con las bicicletas

fabian | 28 Octubre, 2013 11:54

El libro no se me escapa de las manos. Lo leo con cierto sentimiento de intimidad, como si sus páginas me contaran historias próximas. No conozco a Llucia Ramis, pero sí a parte de su familia, por lo que Todo lo que una tarde murió con las bicicletas me ha resultado íntimo, cercano, ya que algunos de sus personajes: padres y abuelos me fueron conocidos.

Llucia traza pinceladas de recuerdos íntimos de su infancia y adolescencia sobre su vida familiar. Yo los leo desde la otra orilla: desde la del adulto, casi anciano, cuyos hijos desgranan los recuerdos, sus visiones sobre sus padres y abuelos. ¿Qué queda en la memoria, en el recuerdo de nuestras infancias y de los personajes queridos? Llucia esboza momentos delicados, especiales... Posiblemente sea la emoción la que graba los recuerdos: una enfermedad, una muerte, un momento crítico, ya de enfado, ya de búsqueda de serenidad. Y Llucia escribe bien, proyectando distancia sobre vivencias intensas, sin dejarlas frías como si fueran ajenas. Recuerdos de vivencias seleccionadas por el paso del tiempo que borra muchas y desproporciona otras. Hay como una búsqueda auténtica y subjetiva del devenir de la infancia encardinada en la familia.

"Todo lo que una tarde murió con las bicicletas" no es una novela; tampoco es una biografía. Quizás sea un ramillete de recuerdos, de esas flores y espinas que quedan en ese extraño recipiente que llamamos recuerdo y que son mucho más que simples anécdotas.

Los paisajes domésticos, las vivencias de la infancia, revividas, diferentes a las que fueron reales, ya subjetivadas en el recinto de una difuminada memoria son expresadas de manera amena, sentida, en un texto absorbente, de buena literatura, que su autora nos ha ofrecido en este 2013.

Recuerdos a la familia.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar