Alta mar

Contacto

MS Oliver y la revista 'La Palma'

fabian | 24 Maig, 2012 14:27

Miguel de los Santos Oliver, de quien tengo en las manos su libro "La literatura en Mallorca 1840 - 1903", suele presentar unos títulos en los capítulos de sus obras , explícitos y desglosados. No son títulos realizados sólo con números romanos, que no dan ninguna cuenta de su contenido, ni tampoco son títulos unisintagmáticos como podría ser "La revista La Palma". No utiliza una expresión tan general. Sus títulos los desglosa en elementos o apartados. Así, el capítulo dedicado a los autores de esta revista dice:

II
Aparición de La Palma, su tendencia. - Don Tomás Aguiló. - Concepto de su producción literaria; Mallorca poética, artículos religiosos baladas fantásticas. A la sombra del ciprés. — Don José Mª. Quadrado. — Sus comienzos: artículos de crítica; Recuerdos y Bellezas de España. — Campaña político-religiosa de La Fé y El conciliador — Sus obras históricas; Forenses y ciudadanos; continuación del Discurso de Bossuet. — Aspecto místico y ascético. — Traducciones de Shakespeare y ensayos dramáticos. — Don Antonio Montis y sus artículos de costumbres. — Otros colaboradores de La Palma — Nuevos periódicos y tentativas. Imperio del romanticismo.

No es un título general, sintético, es un título desglosado, como si fuera el guión, la reunión de epígrafes o subtítulos sobre lo que tratará el contenido del capítulo, en cuyo interior no marcará de manera especial el paso de uno de los puntos al siguiente. Sólo un punto y aparte, un nuevo párrafo cuyo contenido dará cuenta al nuevo epígrafe no señalado sino en el título. Al leer el contenido del capítulo conviene regresar al extenso título, hoja de ruta del trayecto.

Todos los capítulos del libro, salvo el último, llamado "Apéndice", fueron escritos y publicados en el periódico La Almudaina antes de 1893 y recogen la trayectoria de la literatura en Mallorca desde Furió y Bover, anteriores a 1840, en el primer capítulo, hasta Costa y Llobera y Joan Alcover que entonces estaban realizando su obra. En 1903, diez años después de haber publicado el anterior capítulo, y para concluir el libro, añade el "Apéndice".

En relación a la revista La Palma (1840 - 1841), cuando escribe los artículos que conformarán este capítulo segundo, ya se ha publicado el número del cincuentenario o de homenaje (1891), en el que él mismo ha participado.

Reproduzco el párrafo inicial del capítulo dedicado a la revista, que correspondería al primer punto del largo título: "Aparición de La Palma, su tendencia". Cercana estaba la fecha del homenaje del cincuentenario cuando Oliver escribió estas palabras, ya que se publicaron en La Almudaina hacia marzo - abril de 1892:

Fecha memorable fue para la cultura mallorquína, y aun pudiera serlo para la española, la de 4 de Octubre de 1840, señalada con la aparición de La Palma y con la revelación de nuevas y restauradoras energías intelectuales. Festejada aquella fecha en 1890 con póstumo tributo de veneración para la simpática revista, reverdecida ésta con una nueva edición y resucitada semel tantum en el número conmemorativo que le dedicaron sus numerosos adeptos, casi huelga reproducir en extracto o diluir en amplificaciones el juicio unánime de las generaciones subsiguientes, acorde con el de la crítica. La Palma inicia en Mallorca la restauración de las letras regionales, en la más fecunda amplitud comprendida y practicada. Investigación profunda y racional de la historia, amor a las realidades concretas preteridas por las abstracciones del clasicismo, predilección por los asuntos indígenas que produjo a su vez la originalidad del colorido local y el encanto de la sinceridad espontánea, comunicación y reflejo de los esplendores románticos en su apogeo desde la erupción del 35, estudio de la antigua literatura regnícola y de sus olvidados poetas, evocación artística de nuestra tradicional personalidad iluminada por la doble antorcha de la historia y de la poesía, restauración y compenetración con tan diversos elementos del espíritu católico que habían amortiguado los vientos revolucionarios y aceptado después como fuente de inagotables bellezas artísticas, aun por aquellos que ateizaban en la vida práctica. Tal fue la obra emprendida por Aguiló, Montis y Quadrado, o tal ha resultado, cuando menos, vista a la distancia de medio siglo.

Añadiré a esta síntesis sobre La Palma un poema breve que el número del cincuentenario publicó:

La Palma

Manso raudal ayer, bellos colores
En sus limpídas ondas retrataba,
Y, aunque arroyo modesto en sus albores,
El campo de las letras fecundaba
Haciendo en él brotar fragantes flores.

Hoy el humilde arroyo enriquecido
Con otros, su caudal tanto ha aumentado
Que, en magestuoso rio convenido,
Por la faz de la patria, desbordado,
Sus fecundantes aguas ha esparcido.

Vicente Mora.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar