Alta mar

Contacto

Carta del Dominio Público de Europeana

fabian | 23 Novembre, 2011 15:57

Abril del 2010. Europeana, Biblioteca Digital Europea, publicó un documento con el título de Carta del Dominio Público. La traducción que se hizo a la Lengua Española tiene rasgos sorprendentes, casi hilarantes: "Poseer un dominio público saludable y próspero es esencial para el bienestar económico y social de toda la sociedad", dice en su comienzo. Pero si se piensa un poco, un Dominio Público real y actualizado, no sé si llega a afectar al "bienestar económico y social", pero, en determinadas condiciones, sí enriquece la vida cultural de la sociedad.

La digitalización de documentos (libros, planos, mapas, etc.) y su puesta en Internet, de manera que esté al alcance de todos es un paso cultural importante, posiblemente no totalmente suficiente, pero sí imprescindible. Su complemento sería que todo ese patrimonio fuera conocido por la población, actualizado o comentado en revistas, bitácoras, webs, etc.

El Dominio Público alcanza rasgos sustanciales con la digitalización y su puesta al alcance de la gente. Son la digitalización y su existencia en la Red los que potencian extraordinariamente este patrimonio que, en principio, nos es muy desconocido. Será después la labor de difusión que se haga con ellos por la que podrá llegar a la ciudadanía. Hay una etapa anterior y que no acaba, sumamente importante, y es la que han hecho y hacen y deberán seguir haciendo las bibliotecas, los archivos y museos de resguardar, catalogar y tener a punto los documentos originales. Pero su acercamiento al público ya no tiene que ser necesariamente directo, en presencia física, en el aquí y ahora tan dificultoso, sino que también puede ser realizado por medios telemáticos, rompiendo esos condicionantes de lugar y tiempo.

La Carta del Dominio Público tiene expresiones curiosas, a veces poéticas como cuando llama "instituciones de la memoria" a las encargadas de conservar ese patrimonio cultural; otras veces la expresión es oscura al utilizar la palabra "conocimiento" referida a los documentos o al llamarlos "material en bruto"; aún así, es un lenguaje entendible pese a que es indicativo de ese salto que hay entre el documento en sí y su conocimiento por los ciudadanos, es decir, la necesidad de mediaciones que acerquen el contenido documental a las personas, su difusión, posible actualmente gracias a Internet.

Es verdad que algunas instituciones y empresas están llevando a cabo una buena labor de digitalización y de información sobre ella. En España, la Biblioteca Virtual Cervantes, la Biblioteca Nacional, o, sobre todos, la empresa Google Books. Con todo, creo, sería conveniente que muchas otras instituciones se involucraran en estas acciones de acercamiento del patrimonio cultural a los ciudadanos, a veces digitalizando - por ejemplo, no hay digitalizada ninguna obra de Marian Aguiló o de Antonio Frates, por indicar dos autores relacionados con Mallorca - y, especialmente, difundiendo. Por otra parte, ni siquiera hay ningún catálogo de las obras pertenecientes al Dominio Público, ni de Mallorca ni de España. Y de la labor de difusión realizada por las instituciones de las islas, no puedo hablar pues me da la impresión que ni se han enterado.

¿Por qué es importante el dominio público?

El dominio público es el material en bruto a partir del que se deriva nuevo conocimiento y nuevas obras culturales. Poseer un dominio público saludable y próspero es esencial para el bienestar económico y social de nuestras sociedades. Mucho del conocimiento mundial, por ejemplo, la Enciclopedia de Diderot, las pinturas de Leonardo de Vinci, las leyes de movimiento de Newton, forman parte del dominio público. La sociedad reutiliza, reinterpreta y reproduce continuamente material en el dominio público y desarrolla, de esta manera, nuevas ideas y produce obras. Las nuevas teorías, inventos, obras culturales y similares son fruto, en parte, del conocimiento y la creatividad de trabajos producidos en siglos anteriores.

El dominio público en la era digital

Internet permite el acceso a parte del conocimiento y creatividad digitalizados en una medida concebida como imposible antes de su creación. Es el impulsor de esfuerzos de digitalización a gran escala que cambiarán en su esencia la función de las instituciones del patrimonio cultural y científico. La digitalización de colecciones analógicas crea nuevas oportunidades para compartir y reutilizar conocimiento de manera creativa, incita al ciudadano a explorar y reaccionar frente al patrimonio común siguiendo nuevas vías a las que la legislación común todavía se ha de adaptar. También ha situado en primer plano el tema de derechos de autor para los titulares de nuestro patrimonio cultural y científico. Durante generaciones las instituciones de la memoria han sido las encargadas de preservar el patrimonio para los ciudadanos y permitirles el acceso a éste. Ambas funciones se desempeñaban gracias a la contribución de los ciudadanos, a través de, por ejemplo, el pago de impuestos.

Responsables de la conservación del conocimiento y de la cultura compartidos, las instituciones de la memoria sin ánimo de lucro deberían cumplir la función de clasificar y preservar de manera eficaz las obras del dominio público. Parte de su cometido es garantizar que las obras del dominio público sean accesibles a toda la sociedad, haciéndolas disponibles de la manera más amplia posible. Como guardianes de nuestra cultura y conocimiento comunes, las instituciones de la memoria deben reconocer que su papel es fundamental para permitir la creatividad de los ciudadanos y facilitar los materiales en bruto necesarios para la cultura, ciencia, innovación y crecimiento económico contemporáneos. [...]

Pese a su traducción y su sintaxis, la Carta de Dominio Público señala conceptos importantes. Que sea realmente "Público", sin que ninguna institución ni empresa se lo apropie. Que esté al alcance de los ciudadanos de manera libre, gratuita. Y no sólo que esté al alcance, sino algo más que, como me ocurre a mí, al principio me resulta algo extraño:

3. El usuario legítimo de una copia digital del dominio público podrá reutilizar, copiar y modificar la obra. El concepto de dominio público garantiza el derecho de reutilización, modificación y reproducción; derecho que no ha de verse limitado por medidas contractuales y/o tecnológicas. Cuando una obra ha entrado a formar parte del dominio público, dejan de existir bases legales que impongan restricciones al uso de esa obra.

Es el tercer y último punto de las "Bases para un Dominio Público saludable" de la Carta.

Carta del Dominio Público
Europeana: Carta del Dominio Público

Ha pasado más de un año desde que esta Carta se hizo pública. Creo que la única institución que le dedicó unas líneas y un enlace fue la web de la BNE. En Mallorca, ¿quién la podría haber enlazado? La figura legal del Dominio Público no es especialmente conocida. ¿Hay alguna de las varias consellerías dedicadas a lo que llaman cultura que se haya interesado por que los objetos pertenecientes al Dominio Público estén al alcance o nos sean conocidos? Hay muchos autores mallorquines cuyas obras deben ya pertenecer al D.P, como Costa y Llobera (1854 - 1922), desde hace ya diez años; Juan Alcover (1854 - 1926), desde hace 5 años; y tantos otros que nos resultan desconocidos.

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar