Alta mar

Contacto

De Ramón Medel en Mallorca

fabian | 19 Octubre, 2011 14:36

La primera vez que escribí en esta bitácora el nombre de Ramón Medel (? - 1877) estaba relacionado con la obra "Varones Ilustres de Mallorca" (1847), pues aparecen como coautores Joaquín María Bover y Ramón Medel (ver: Varones ilustres de Mallorca). Con todo, cuando hace pocos días leí su nombre en un artículo de Catalina Cantarellas sobre la Lonja de Palma, me pareció un desconocido. La cita decía así: "El romanticismo, con su carga de recuperación y fascinación por el pasado, no omitió la importancia de la Lonja ni la constatación del hecho. A partir de entonces fue cita obligada en las descripciones y en los libros de viaje. Los testimonios de Furió y George Sand, de Cortada, Laurens o Medel, en la década del cuarenta, son una prueba significativa al igual que lo son las ilustraciones que por la misma fecha incluyen diversas publicaciones periódicas, entre ellas «El Artista» y «El Semanario Pintoresco»."

¿Quién fue este Ramón Medel? He buscado por Internet y no he encontrado más que un libro (en Google Books) que hable sobre él. El libro es actual, de Joan Perucho (1920 - 2003), La puerta cerrada (1995), en el que hay un capítulo intitulado Libros sobre Mallorca, cuyo párrafo segundo dice así:

Empecé comprándome dos guías facsimiladas de Mallorca, editadas recientemente por el «Drac Editorial». Se trataba del «Manual del viajero en Palma de Mallorca» (1849), de Ramón Medel, y «La isla de Mallorca» (1867), de H.A. Pagenstecher. El primero, Medel, fue un hombre polifacético, pues, aunque actor de profesión, ejercía de autor dramático, cantante de ópera, heraldista, historiador, crítico teatral y taurino. Llegó a Palma desde Barcelona el día 15 de marzo de 1847 embarcado en «El Mallorquín» y estrenó en seguida en el Teatro Principal (entonces Casa de las Comedias) la pieza de Tomás Rodríguez Rubí «Alberoni o la astucia contra el poder». Estrenó también comedias de su cosecha (alusivas al «Tío Tararira» de Ventura de la Vega) y se recuerdan sus versos sarcásticos:

Que la bella desdeñosa
ostentando sus rigores,
trueque en secretos favores
sin hacer la melindrosa,
no es cosa!
Pero que la linda Juana
sus conquistas vocifere
y hacer gran fortuna espere
cuando su amor es mentira
Tararira!"

H.A. Pagenstecher era, en cambio, un naturalista científico; o sea, un especialista. Médico de profesión fue catedrático de la Universidad de Heidelberg, director de su Museo Zoológico y del Museo de Historia Natural de Hamburgo. Se sabe que el 24 de marzo de 1864, acompañado por el profesor Robert Wilhelm Bunsen, salió de Heidelberg hacia Mallorca. En 1867 publicó en Leipzig un libro sobre las impresiones de su viaje a las islas titulado «Die Insel Mallorka» que, curiosamente, fue traducido al castellano el mismo año en Palma por Paul Bouvig de Schovrenberg y Paul Verniére. Esta es la traducción que estoy manejando cariñosamente.

Juan Perucho: Libros sobre Mallorca, capítulo del libro "La puerta cerrada" (1995)

Dos palabras claves del texto de Perucho: la primera es que llama al libro en facsímil de Medel con la palabra "guía". La segunda es que califica a Ramón Medel como "polifacético".

Y en verdad que llama la atención. En Mallorca, el madrileño Medel estuvo tres años, entre 1847 y 1850. Como actor, en estas tres temporadas - leo en la "Gran Enciclopèdia de Mallorca, tomo 10 -, interpretó comedias de Tomàs Rodríguez Rubí como "Alberoni o la astucia contra el poder" (1848), "Borrascas del corazón" (1847) y "El hombre feliz" (1848); dramas y sainetes propios y popurrís de óperas y de zarzuelas. Durante su estancia en la isla escribió diversos monólogos, el sainete "Los apuros para un sí" (1849), el drama en verso "La Beata Catalina Tomás" (estrenada en 1849) y "Los pastorcillos al portal de Belén" (estrenada en Palma en 1860). Como historiador intervino con Joaquín María Bover en la redacción de "El Blasón español o la Ciencia Heráldica" (1846) y "Varones ilustres de Mallorca" (1847). En 1849 publicó "Manual del viajero en Palma de Mallorca", considerada como la primera guía de Palma, en la que se detallan todos los servicios, tanto públicos como privados. Colaboró en la prensa isleña, en el "Diario Constitucional de Palma de Mallorca", en "El Balear", en "El Genio de la libertad" y en "El propagador Balear". Creó y dirigió la revista "El Historiador Palmesano".

La información de esta entrada de la enciclopedia es de Lleonard Muntaner Mariano.

El "Manual del viajero en Palma de Mallorca" (1849) creo que sólo tuvo una edición. Sus autores fueron Ramón Medel y Lorenzo Pérez Martínez. Posiblemente la Biblioteca March guarde un ejemplar. En 1989, el Drac editorial publicó un facsímil de esta obra, "la primera guía de Palma" y cuando Google Books fue a la Biblioteca March para digitalizar algunos libros, encontró el facsímil, por lo que no lo muestra, lo que sí hace con otras obras de Ramón Medel

Llegado a este punto, retomo del artículo Libros de viajes y guías turísticas. Primeras guías de Mallorca que publiqué en agosto del 2008, unos párrafos de Joan Miquel Fiol Guiscafré de su artículo Los viajeros románticos ingleses por las islas Baleares:

[...] En 1841 el reverendo Thomas Cook, un misionero baptista, contrató un tren especial desde Leicester a Loughborough para llevar a sus feligreses a un encuentro en pro de la templanza. Fue la primera excursión en tren en ser anunciada publicitariamente y su éxito fue tal que se repitió anualmente. En 1855, el año de la Exposición Universal de París, el reverendo transportaba pasajeros desde Leicester a Calais, Francia. Al año siguiente organizó y se puso al frente, como conductor y guía, de su primer Grand Tour of Europe. A la vez que nacían el que hoy conocemos como turista y el viaje organizado, también iniciaba su andadura la agencia de viajes conocida internacionalmente como Thomas Cook & Son.

Con la aparición del turista, palabra cuya etimología tiene mucho que ver con los "tours" mencionados, se hizo patente la necesidad de otro tipo de libro de viajes. Un libro que fuera inventario sistemático de los monumentos y bellezas dignos de ser vistos y que a la vez ilustrara sobre su historia. Además debía informar de los medios de transporte para llegar a los lugares y dónde dar reposo y alimento al cuerpo del trotamundos. Y sobre todo esto, a diferencia de los tomos de viajes al uso, debía ser ligero para no estorbar en el macuto, y estar robustamente encuadernado para sobrevivir rudo trato y precipitada consulta. En fin, a la rama de la literatura de viajes le había salido un brote llamado guías de viaje.

En 1865 apareció el "Bradshaw's Illustrated Handbook of Spain" de Richard S. Charnock, que formaba parte de la conocida serie de guías Bradshaw y en el que constaban las Islas Baleares. Las islas aparecieron también por vez primera en la cuarta edición, la de 1869, de "A Handbook for Travellers in Spain" de Richard Ford, autor de célebres guías que editaba John Murray, notable editor inglés del diecinueve, uno de los supervivientes de la era patriarcal del negocio editorial que conjugaba al mecenas literario con el hombre de negocios y capitalista.

Localmente, ya se había editado en Palma, en 1845, "Le cicerone français à Palma de Majorque" de Jaume Cabanellas y en Maó en 1864 la "Guía de forasteros de Menorca" de Josep Hospitaler. En la península la primera guía de las Baleares en aparecer fue, con este mismo título, la de Emilio Valverde en Madrid, 1899; aunque el mismo autor ya había incluído las islas en su "Nueva guía del viajero" de 1886.

La aparición de las guías provocó la bifurcación de las clases de libros de viajes justamente cuando estos se encontraban en su más dulce momento. El libro de viajes se fue desnudando de información precisa y objetiva sobre los lugares visitados, dejando esta parcela para las guías, y se fue enriqueciendo en la transmisión de los sentimientos más íntimos del autor a la vez que las gentes que poblaban los paisajes motivo de descripción iban cobrando más relieve y definición en detrimento de la descripción de monumentos, que tradicionalmente había venido siendo sujeto principal de los escritos viajeros. El libro de viajes se humanizó, salió reforzado de la prueba y su vitalidad quedó fuera de dudas.

Joan Miquel Fiol Guiscafré: Los viajeros románticos ingleses por las islas Baleares (pdf) (págs. 3 - 4)

Bien, pues en 1845 "Le cicerone français à Palma de Majorque" de Jaume Cabanellas y en 1849, el "Manual del viajero en Palma de Mallorca" de Ramón Medel y Lorenzo Pérez Martínez.

Comentaris

sobre ramon medel

Alina | 14/10/2017, 11:42

Hola! Muchas gracias por su información de Ramon Medel. He buscado y no pude encontrar nada sobre este autor, pero ahora no tengo ese problema.
Saludos

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar