Alta mar

Contacto

De la Capilla del Rosario del Convento de Santo Domingo de Palma (Alberto Burguny y Jovellanos)

fabian | 23 Agost, 2011 17:51

En Palma, de la desamortización de Mendizábal de 1835, que yo creo que fue un gran robo del Estado a la iglesia, quedó una ciudad esponjada, unas grandes superficies propicias para la especulación inmobiliaria; algunas zonas públicas, alguna narración y unos topónimos. Supongo que también debe haber algún estudio sobre ello.

Subiendo desde el Borne por la plaza de la Constitución, donde está el edificio de Correos, antes de llegar a la Cuesta de Santo Domingo (uno de los topónimos), se halla la Plaza del Rosario, llamada así porque allí se encontraba la Capilla del Rosario, una de las dependencias del Convento de Santo Domingo.

plano
En gris: San Francisco de Paula, hoy plaza de la Reina; Santo Domingo, hoy zona del Parlament y Santa Eulalia (Plano Garau)

Tampoco es de contar entre las obras antiguas de esta iglesia la gran capilla de Nuestra Señora del Rosario; obra que se puede decir adyacente á ella, pues que tiene su entrada principal por defuera. Ya don Vicente Mut dio noticia de haberse empezado en 1480; pero yo copiaré por mas exacta la que da el mismo fray Francisco Diago al cap. 43 del lib. II de su Crónica. Hablando allí del venerable fray Alonso de Castro, dice: «Por ser este buen padre muy devoto del santo rosario, emprendió la fábrica de la capilla del Rosario, de este convento, que tiene dentro de sí otras cuatro, para que sin salir de ella se puedan hacer las estaciones y ganar las indulgencias. Dióle principio en el año 1480, y para acabarla predicaba mucho, así en la ciudad como en la isla, y en bajando del púlpito tomaba un plato en la mano y pedia limosna.» Acabóla en el de 1517. Como de estos prodigios debe la arquitectura á los que saben promover la devoción de los pueblos.

grabado
Portería del conveto de Santo Domingo

La que levantó esta obra, la fué poco á poco adornando, y me aseguran que en sus retablos hubo bellísimos cuadros. Hízolos desaparecer el mal gusto en una remodernacion que á la entrada del último siglo hizo en esta capilla fray Alberto Burguñi, religioso de la misma casa, el cual á las bellas pinturas que allí había sustituyó los feos retablos que se ven hoy, llenos de garambainas y relumbrones, según la moda de aquel tiempo. El tal fray Burguñí es también contado entre los poetas mallorquines; pero si sus versos eran del mismo gusto que sus esculturas, mal año para unos y otros (5).[...]

(5) Después de escrito este apéndice, he podido ver una historia de Mallorca, que se halla manuscrita entre los apuntamientos del cronista don Buenaventura Serra, en la que entre otras noticias de la fábrica de Santo Domingo, se halla, en cuanto á la capilla de nuestra Señora del Rosario, lo siguiente:

Pero es menester confesarlo: después que se quiso renovar, cubriendo sus paredes, bóvedas y capillas con maderas y adornos de moda, siguiendo los mas extraños pensamientos é ideas que puedan imaginarse, señaladamente en sus ventanones, donde en lugar de grifos se representaron los papas que concedieron privilegios é indulgencias al santísimo rosario, con unas carátulas, que parece están vibrando excomuniones en lugar de conceder indulgencias. Pero mas que todo, en el retablo de nuestra Señora, que no es fácil de adivinar lo mucho que ha perdido de la augusta majestad y respeto que infundía su fábrica antigua. Fué el autor fray Alberto Burguñi, religioso lego y escultor, hombre ciertamente original, que si bien manifestó en estas otras obras que ejecutó su buen deseo, acreditó el mal gusto de que estaba dotado para las ideas y obras de escultura, siguiéndole muchos que en las obras que ejecutan dejarán un testimonio irrefragable á la posteridad del mal gusto de este siglo y de lo poco que alcanzaba en su arte. Quisiera omitirlo; pero está también demasiado visible la máquina de cosas que ideó y ejecutó el mismo autor para adorno del órgano que se hizo nuevamente en dicha iglesia, que por lo que mira á lo esencial de voces é instrumentos y registros, es la admiración de los inteligentes, en que acreditó sumamente su habilidad el artífice, que fué don Jorge Bosch, actualmente empleado en la corte, con mucho aplauso, en componer los de la real capilla de su majestad, y llamado, según tengo entendido, para componer los de Córdoba y otros de España.

Jovellanos: "Memoria sobre las fábricas de los conventos de Santo Domingo y San Francisco, de Palma"

Jovellanos nos descubre el gótico, que en su época se consideraba antiguo, de poco valer; sin embargo, no gusta mucho del arte de su época, del Rococó. Con la desamortización se produce entre las iglesias de Mallorca una recolocación de algunas obras de los conventos e iglesias afectadas. Así, en la iglesia de La Sangre podemos ver actualmente el Belén que estaba en el desamortizado convento de Jesús, así como una escultura de la Virgen dando el pecho al Niño, procedente del también desamortizado convento del Carmen de la Rambla.

retablo
Retablo de la Inmaculada, en San Cayetano, obra de Burguny

En la iglesia de San Cayetano podemos ver el Retablo de la Inmaculada, procedente de la Capilla del Rosario, retablo rococó, realizado por Alberto Burguny.

Burguny Castelló, Alberto (Palma 1707 - 1770). Escultor, pintor y escritor. Fue fraile del Convento de Santo Domingo de Palma. En el campo de la escultura se dedicó, sobre todo, a la arquitectura de retablos, el más importante de ellos es el del altar mayor de la iglesia de Santa Eulalia de Palma. También hizo para los altares mayor de las iglesias de Santa María del Camino (1762), Santa Eugenia y Binissalem, y para la "Capella del Roser" de la parroquia de Algaida (1742). En la iglesia de los Sagrados Corazones (San Cayetano) de Palma, se conserva un retablo de la Purísima procedente del Convento de Santo Domingo. Se le atribuyen los retablos mayores de la Misión de Palma y de San Pedro de Sencelles. Reformó la decoración pictórica y escultórica de la Capilla del Rosario de Santo Domingo, lo que le comportó duras críticas de autores como Jovellanos y José María Quadrado, de gustos neoclásicos y románticos, que no admitían el recargamiento de volúmenes, curvas, símbolos y colores que fue característica de su obra.

detalle
Detalle en la iglesia de Santa Eulalia, cuyo retablo realizó Burguny

Igual opinión mereció la armadura que hizo para el famoso órgano del convento de Santo Domingo, realizado por Jordi Bosc Bernat, que se encuentra en la iglesia parroquial de Santanyí. La "Coronación de la Virgen", depositada en el Museo Mallorca, es una de las pocas pinturas que de él se conservan.

Considerado el mejor grabador mallorquín del siglo XVIII, es autor de diversas iconografías como la Inmaculada, la Mare de Déu, Ramon Llull, santos, escudos y monedas.

Cultivó la poesía satírica de carácter popular, y sus "glosades" fueron populares en Mallorca. Escribió "S'alicorn de Sant Domingo", "Breu y sustancial notícia de los enormes delicies de un famosísim gat", "Sentenciat a mort sens apellació", "Drama de Sant Cayetano", "Exhortació a la família gatera", así como dos dramas religiosos, "Comèdia famosa del gloriós Sant Cayetano" y "El poder de Cayetano".

De la Gran Enciclopèdia de Mallorca, vol. 2

Pues, para recopilar algo de su obra, tan sólo en grabados, habrá que buscar mucho.

Bartomeu Bestard: El convento de Santo Domingo y su trágica desaparición
Plano de Palma de A. Matamoros sobre la desamortización (1835)

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar