Alta mar

Contacto

Contar con los dedos en la informática de imágenes

fabian | 27 Octubre, 2006 18:58

Mi aprendizaje de informática (y de otras materias) ha sido por experiencia, vía ensayo y error. Desde unas teclas que pulso con dos dedos - no he aprendido mecanografía - hasta utilizar programas informáticos en un porcentaje bajísimo de sus posibilidades. Aún con ello intento defenderme tal como hoy con un programa de tratamiento de imágenes, programa que utilizo prácticamente sólo para reducir tamaños o pasarlas de algún tipo (tif, gif, png) a jpg y rebajar su calidad para que "pesen" lo menos posible.

mapa Despuig
Mapa de Mallorca del cardenal Despuig de 1785

Este mapa se encuentra en cuatro fragmentos en la Biblioteca Digital Hispánica. Cada cuarto está en alta calidad, tipo tif y ocupa más de 20 megas. Tarda cada parte más de diez minutos en bajar. Hoy me he bajado la parte que me faltaba y después he intentado recomponer todo el mapa. He reducido el tamaño de cada parte y, sobre un canvas nuevo he ido pegando los cuatro fragmentos. Dos estaban invertidos como si se vieran por la parte de atrás; he buscado la manera de girarlos y los he recompuesto. Pero, ya puede verse en la imagen que todo parece un pegote.

Mi intención era, y es, ir recortando las viñetas cercanas a los bordes para ir publicándolas en esta bitácora. Puede verse que son muchas. Yo empecé por el cuarto inferior izquierda y creo que con la de hoy ya serán ocho. Yo noto que ese cuarto no guarda bien la horizontalidad, por lo que intento girarla un poquito, pero soy muy poco hábil y siempre sale algo torcida.

Calvià
Calvià en el Mapa de Mallorca del cardenal Despuig de 1764

Las imágenes me parecen bonitas y me gustaría llegar a ponerlas todas pese a que no será posible. El corte por la mitad vertical recorta en dos partes las dos viñetas inferior y superior. Yo no me veo capaz de recomponerlas. Por otra parte, en la zona superior izquierda se encuentran zonas blanquecinas con muy poco contraste. Intentaré algo, pero debido a mis pocos conocimientos pude ocurrir que no consiga mucho.

Probablemente hay otras dificultades, como la viñeta de Palma que es más ancha que las demás y al reducirla quedará más estrecha y, probablemente, con su texto ilegible.

Pienso que quizás este mapa fuera una imagen interesante para hacer prácticas con los programas de imágenes. Posiblemente haya imposibilidades como retocar las manchas negras de las intersecciones: sólo se puede mejorar lo mejorable y temo que hay cosas imposibles.

Yo necesitaría hacer algún curso sobre tratamiento de imágenes, pero no sé si en Palma hay alguno.

Y me refiero a este mapa que tiene nombre propio en Mallorca porque yo no he visto en Internet ninguna imagen de él y sería conveniente que hubiera alguna que estuviera en buenas condiciones.



Al món geganter de Es Castell y de toda Menorca

fabian | 27 Octubre, 2006 17:28

Me llegan noticias de que algún artículo o información publicada en esta bitácora molestó de alguna manera a algunas personas.

Yo lo primero que he de decir es que, fuera lo que fuere, lo siento y pido perdón por ello. Ni en mis intenciones ni en mi voluntad está molestar a nadie.

También quiero decir que en cualquier caso en esta bitácora, tanto bajo el título como en el menú de la derecha, aparece la palabra "contacto" que, mediante un formulario, puede cualquier persona ponerse en contacto conmigo y expresar su malestar para que yo pueda corregir lo que se necesite. No ocurre lo mismo con los comentarios que, debido a la cantidad de páginas, yo no puedo seguir. Lo digo porque en caso de sentirse molesto con alguna información publicada en estas páginas, a través del contacto pueden comunicar conmigo y veríamos la forma de remedar el tema ya que no es mi propósito que nadie se sienta molesto.

Así pues, en caso de que haya sucedido, repito mi sentimiento y mi ausencia de voluntad de herir a nadie.

Ensalada de url, libros y cerámicas de Marroig

fabian | 26 Octubre, 2006 19:45

Regresamos del paseo sudorosos, finales de octubre y calores. Así como gran parte de la península está bajo el influjo de los vientos húmedos de poniente, con grandes lluvias en algunos lugares, aquí dominan los aires del sur y las temperaturas son muy altas para esta época, tanto que probablemente el mes actual bata récords de temperatura en relación a los octubres de los que se tienen medidas.

No sabía cómo titular este artículo que va a ser una mezcla de cortas informaciones sin un tema fijo. He pensado primero ponerle la fecha como título. Luego me ha parecido que no estaría mal ponerle el nombre de alguna planta, no sé porqué. De allí he pasado al nombre de ensalada, que en la acepción 2 de la RAE (¡qué bien va tener el buzón cerca!) indica:"Mezcla confusa de cosas sin conexión".

Primero lo de las URL:
No hace mucho tiempo, cuando en la página ponía un URL con amperdames (&), al intentar validarla como HTML 1.0 estricto me daba error y tenía que añadir detrás de ese signo "amp;". Así me ocurría cuando ponía algún enlace a noticias periodísticas del Diario de Mallorca que, en sus URL hay tres signos de los indicados. Ya el otro día me pareció que me había olvidado de completar esos signos y, sin embargo, había podido validar el escrito sin error. Me pareció aunque no estaba seguro. Así que hoy, que he tenido que poner un enlace a una noticia de ese periódico, lo he probado y me ha validado perfectamente sin tener que completar ese dichoso signo. Me alegro.

Puigpuñent
Puigpuñent en el Mapa de Mallorca del cardenal Despuig (1785)

Libro:
Mientras ayer escribía el artículo sobre el libro Colección de cerámica del Museo Diocesano de Palma, se presentaba en el Consell de Mallorca el segundo volumen de esa colección llamada gresol. Me ha sorprendido pues llevaba varios meses con el libro rondando por mi leonera de trabajo y el día que me decido a explicarlo presentan el segundo tomo. Casualidades. Nada más enterarme de la noticia, he añadido unas líneas al artículo de ayer sobre ello.

Ahora veré cómo conseguir este nuevo tomo ya que no es fácil encontrarlo en las librerías. Lógicamente son temáticas que interesan a muy pocas personas ya que son catálogos realizados por técnicos y el asunto queda muy bien pero sin morbo. Para que interesaran a la gente debieran crear algunas leyendas sobre algunas de las piezas de cerámica: historias de amor con personajes de la realeza, de amor y de peleas; historias crueles incluso de personajes desconocidos o historias de fantasmas. Probablemente en tal caso, habría bastante gente que, interesadas por la leyenda, visitarían el museo para conocer las piezas.

Cerámicas:
Bien pues este nuevo libro presentado ayer sobre las colecciones existentes en los museos de Mallorca va también de cerámicas principalmente. Y son las que recogió un maestro de obras llamado Bartomeu Marroig cuando se derribaron las monasterios y conventos antiguos desamortizados por Mendizábal, de los que en Palma hubo varios. Este hombre fue recogiendo las piezas que creyó con mayor valor ya cuando derribaron el convento del Carmen de la Rambla y otros. Esos restos los guardó, los legó a sus hijos y estos a los suyos. Y es aquí, en 1928 cuando la Diputación los compra a los nietos y los llama la "Colección Marroig" que, creo, debiera estar en el Museo Mallorca.

Una profesora de la Universidad, conocida por sus libros, ha dirigido el inventario realizado por un equipo de profesores. Se trata de Catalina Cantarellas, y el inventario será el contenido del segundo tomo de Gresol, libros dedicados a dar a conocer qué hay en los museos de Mallorca

Como en el artículo de ayer dedicado a la Colección de cerámica del Museo Diocesano ya he puesto varias frases interesantes publicadas en el Diario de Mallorca, añado aquí otras, menos completas, que he encontrado en la página institucional del Consell de Mallorca:

"La ceràmica de la col·lecció Marroig", el segundo volumen de la serie Gresol dedicada a las colecciones museográficas de Mallorca, reune 232 piezas de cerámica que se encuentran depositadas en el Consell de Mallorca, donde han sido restauradas y, algunas, se encuentran expuestas en dependencias del Palau Reial.

En el siglo XIX, el maestro de obras mallorquín Bartomeu Marroig i Mesquida reunió un gran conjunto de piezas de cerámica, hierro, elementos arquitectónicos, esculturas..., procedentes de los diversos derribos de edificios producidos por los grandes cambios estructurales que Palma, y también Mallorca, experimentaba. En 1929, la Diputación de Mallorca adquirió estas piezas a la familia Marroig y ahora se ha publicado la catalogación de la parte relativa a la cerámica.

He buscado por Internet para ver si encontraba alguna información referida a esta colección y no he encontrado ninguna. Además de hacer el libro podrían hacer una versión resumida o corta para una página en Internet donde nos explicaran las piezas más importantes e incluso alguna que portara alguna leyenda referida a esos antiguos conventos ya derribados.

 (Segueix)

Colección de cerámica del Museo Diocesano de Palma

fabian | 25 Octubre, 2006 16:19

Se trata de un libro titulado Col·lecció de ceràmica del Museo Diocesà donde Elvira González Gozalo, que ya salió en esta bitácora con el tema de Los graffitis del Castillo de Bellver, nos presenta un catálogo de las cerámicas del Museo Diocesano. Bello e interesante libro si estuviera en varias lenguas y no sólo en Catalán, ya que está avalado por el Departamento de Cultura del Consell de Mallorca.

Una señora llamada Dolça Mulet dice en la página inicial que este libro inicia una colección sobre los contenidos de los museos. Lo cual está bien, pero si realmente quieren difundirlos, por favor, que no lo hagan sectorialmente a sólo una parte de la población y que utilicen al menos las dos lenguas oficiales hoy en que muchos libros ya salen en tres lenguas.

Hay una presentación escrita por Pere-Joan Llabrés i Martorell y, tras ella, la introducción realizada por la autora.

escudella o cuenco
Escudella o cuenco del siglo XVI: imagen y explicación

El contenido del libro se divide en tres partes. En el primero, bajo el título "Peces de pisa" nos presenta cuencos (escudelles), platos, bandejas, jofainas (ribells), especieros, jarras, etc. Son un total de 77 piezas de las que nos presenta una foto, una ficha explicativa y un dibujo esquemático.

La ficha explicativa está muy bien - el léxico es un poco difícil para mí, posiblemente por la lengua utilizada - y nos indica el tipo de objeto, el taller, la técnica, la época o siglo a que pertenece, los tamaños o medidas y, ya dependiendo del objeto, una explicación sobre los dibujos que presenta y sobre piezas similares existentes en otros museos, etc. Es decir, una explicación de especialista muy bien dada.

plafón
Grupo de baldosas de 1670 aproximadamente

La segunda parte tiene el título de "Rajoles" y nos presenta unas 60 piezas, catalogadas desde el número 78 al 138. Se refiere a baldosas, individuales o en grupo, que presentan dibujos o decoraciones. Las que van en grupo están presentadas sobre una tabla en forma de plafones. Cada pieza tiene una foto y una ficha en la que aparecen los campos de tipo de pieza, taller, técnica, cronología y medidas, seguidas de una explicación que no sólo es descriptiva sino que relaciona la obra con otras parecidas.

No es causalidad que el Museo Diocesano fuese inaugurado al año siguiente de la muerte prematura e imprevista del gran prelado mallorquín de Mallorca [se refiere al obispo Pere-Joan Campins, en Mallorca desde 1898 a 1915)]. Y este Museo no sólo fue un estuche de lo que se había podido reunir de iglesias y de particulares, sino que se convirtió en uno de los centros culturales más activos de Palma. Disfrutó de un prestigio que atrajo donaciones de gente que tenía "la curolla" [no sé cómo traducirlo: el afán, la pasión ...] del coleccionismo, que gustosamente confió los tesoros que su pasión por el arte y por las antigüedades ["per les restes de l'antigor"] había recogido en su casa. Un caso muy claro, y que cabe destacar en la obra que presentamos, el de Àlvar Campaner i Fuertes, el donante de la magnífica colección de cerámica, catalogada con tanto cuidado y saber por Elvira González.

Fruto de tantas donaciones y de la tarea de recogida de piezas por las iglesias y conventos de Mallorca, el Museo Diocesano no podía ser de ninguna manera monográfico. Era - y será cirtamente - un museo donde habría de todo: desde piezas arqueológicas, de antes y después de Cristo, hasta las que ya testimonian la Iglesia restaurada en la isla por la reconquista de 1229 y las que, paso a paso, "van fitant" [ponen hitos] al arte cristiano en Mallorca desde entonces hasta nuestros días. Pintura gótica y de estilos posteriores, imaginería, platería, telas y bordados; también numismática, artes decorativas ... y la abundante cerámica, tanto la del legado Campaner como la preciosa colección de baldosas, testimonios de oficios antiguos, de decoraciones suntuosas, y las que dibujan historias y símbolos jesuíticos, procedentes seguramente de Monti-sion de Palma, quizás piezas salvadas de las exclaustraciones de los siglos XVIII y XIX que tanto daño causaron al patrimonio artístico eclesiástico.

Traducción libre de algunos párrafos de la Introducción de Pere-Joan Llabrés i Martorell

jarra

La tercera y última parte lleva el título de "Atuells" (no sabría qué son, supongo que vasijas) y nos presenta las piezas catalogadas con los números 139 a 154. Yo no sé traducir los nombres o los tipos de vasijas o recipientes que presenta, todos como "gerro" o "gerra". Como en la primera parte, hay fotografía, ficha y dibujo del perfil. Un total de 16 piezas.

Yo creo que estaría muy bien esta colección - ¡qué necesario es hacerlo con el contenido del Museo de Mallorca y también con los demás! - si estuviera en varias lenguas. Difundiría o nos ayudaría a conocer qué contienen los museos de la isla. Es el primer libro, dice, de una posible colección. Salió éste en el 2005. He buscado información sobre él en Internet y sólo he encontrado una noticia en el Mundo. Cabe preguntarse sobre las intenciones de la Consellera de Cultura, pues la difusión no parece ser muy amplia. ¿Por qué no utilizan también Internet? Pero, por favor, en varias lenguas.

 (Segueix)

Els gegants de Palma, Tomeu i Margalida, en el Diario de Mallorca

fabian | 25 Octubre, 2006 08:53

El suplemento Diari de l'Escola de hoy publica la novena ficha de la serie Gegants de Mallorca de Pau Tomàs Ramis dedicada a una de las parejas de los gigantes de Palma, Tomeu y Margalida.

Tomeu i Margalida
Tomeu i Margalida, gegants de Palma (1999)

Tiempos de estudio

fabian | 24 Octubre, 2006 19:46

Día dedicado al estudio. ¿Por qué me suele crear desazón? Dos temas. El de la tarde es conflictivo: una guerra de comienzos del siglo XVIII, guerra internacional y civil en España. Informaciones que no acaban de cuadrar. Batallas, pactos, traiciones ... Todo muy confuso y, además, utilizado hasta la saciedad como ideología y propaganda política. Vaya, una de esas historias que, aunque no lo digas en voz alta, estás convencido de que no es creíble. Se trata de la Guerra de Sucesión. Pero no voy a hablar de los contenidos sino del acto o del proceso, lento, excesivamente lento, que busca información, la lee, la relaciona con otras lecturas, enjuicia, sospecha, relee, busca inferencias, ordena y reordena acontecimientos, causas o motivos. Al final has pasado muchísimo tiempo y no son muchas las ideas claras que has conseguido. Una sensación de cansancio, de cierto hastío ante la suma lentitud... ¿Por qué el conocimiento no se ingiere como una pastilla? Necesita muchas horas, muchos días Y, luego, requiere digestión; es decir, que los nuevos datos se aposenten y vayan conformando una red, un conjunto anudado.

Luego están los huecos, esos vacíos de los que sólo tienes un nombre sin contenido. Vas repasando la cinta del tiempo y sabes que en tal momento ocurrió algo de lo que tienes un nombre pero que no sabes realmente qué ocurrió.

Buñola
Buñola en el Mapa de Mallorca del Cardenal Despuig (1785)

No sé si fue Vigotski u otro pedagogo quien indicaba que el aprendizaje consciente y significativo conlleva no sólo un grado de tensión sino también de ansiedad. No es aplicable a mi caso ya que la ansiedad me la provoca el estudio no porque la temática sea importante o porque ponga en juego mis creencias anteriores sino por su lentitud, quizás provocada ésta porque sabes que este capítulo ha estado muy manipulado y que, probablemente, lo sigue estando y la lectura y el análisis de los datos los realizo con cierta prevención y desconfianza.

Distinto es el caso de esta mañana. Buscaba información sobre un cartógrafo mallorquín del siglo XIX llamado Felipe Bauzá. En este caso la lentitud y la ansiedad provocada no es por ser un tema manipulado sino por ser un tema puzle. Este personaje tiene una doble visión que se concreta en cuatro puntos. Una visión es la de cartógrafo ilustrado que se concentra en dos puntos principales: fue participante en la expedición de Malaespina, importante aventura que llena cientos y miles de páginas, y también mantuvo fuerte amistad con Alejandro Humbold quien le nombra en varios de sus escritos. Ya estos dos puntos me exigen muchísima búsqueda y estudio sobre la importancia que tuvo la cartografía en el siglo XIX - que fue bastante - y todo lo que supusieron las medidas geodésicas. Hay que tener en cuenta que fue en el XIX cuando los Estados europeos invirtieron fuertes sumas para que se crearan los mapas a escalas reducidas no sólo por su importancia para los ejércitos sino porque fueron la base del catastro y los que dieron inicio a los ministerios de Hacienda actuales. Para los Gobiernos el poseer mapas fiables con los que poder medir y localizar las posesiones o haciendas de los terratenientes se convirtió en primera necesidad y todos los Estados de Europa se lanzaron a que ingenieros y cartógrafos los levantaran.

Pero hay una segunda visión de este cartógrafo llamado Felipe Bauzá y fue la política en un convulso siglo XIX. Realizó la primera división de España en provincias y nunca hubiera imaginado que esta labor fuera tan conflictiva y difícil. Fue el primero que dividió Cataluña en cuatro provincias y, especialmente en la zona de León, su división fue muy discutida. Luego, debido a los cambios de gobierno, no se llevó a efecto, aunque la obra quedó y fue modificada. En fin, un tema muy novedoso para mí e interesante en sus rasgos generales. Murió exiliado en Inglaterra donde hay un museo con su obra.

Así, entre expediciones, políticas, mapas, divisiones territoriales y guerras he pasado este día, en una actividad no acabada y que deberé continuar próximamente. Todo muy interesante pero de exasperante lentitud de un tiempo que cunde poco, que parece que debiera haber adelantado algo más de lo que he hecho.Tiempos de estudio: horas y horas.

Día de las bibliotecas 2006

fabian | 23 Octubre, 2006 15:50

Creo que hoy y mañana, días 23 y 24 de octubre, se celebra el "Día de las Bibliotecas" dedicados hoy a las bibliotecas infantiles y juveniles y mañana a las restantes. Por esto quisiera que la música de hoy fuera una musiquilla alegre y esperanzadora que homenajeara a las bibliotecas y, especialmente, a los bibliotecarios y cuanto personal trabaja en ellas.

biblioteca
Una de las zonas de la Biblioteca de Can Salas

Escribo en el buscador de esta bitácora la palabra biblioteca y son muchas las páginas en las que aparece. Y es que la biblioteca, como espacio donde hay información almacenada y dispuesta para el ciudadano que accede a ella está tomando mucha importancia en estas nuevas sociedades y posiblemente se convierta en un elemento fundamental.

En la Palma de los años 50 y 60 no eran muchas las bibliotecas disponibles. Yo tengo recuerdo de la Biblioteca del Ayuntamiento donde iba a buscar y recoger información de periódicos antiguos relacionada con la educación y en donde un bibliotecario, siempre atentísimo, trepaba por las escaleras hasta llegar al balconcillo del primer piso de los altos anaqueles y nos bajaba unos gruesos y pesados tomos grandes de amarillentas hojas. El hombre, ya casi anciano y envuelto en una bata de color amarillento oscuro, con una bayeta en la mano para quitar el polvo o el serrín de la carcoma, sabía dónde se encontraban y todavía tenía fuerza para transportarlos. Entonces aquella biblioteca se llenaba de ancianos que se guarecían en ella y donde hojeaban la prensa del día. Biblioteca no muy grande, con suelos de madera y amplias mesas de madera oscura. Hermosa en lo que ya me parecía su vetustez y que aún hoy, afortunadamente, prosigue su labor.

De aquélla época sólo recuerdo las bibliotecas del Ayuntamiento y la de Cultura en la calle Ramón Llull. Años después aparecería la de la Caixa en un piso del edificio de las Avenidas. Biblioteca moderna, luminosa de muebles blancos y butacas de algún material plástico. Acudía cada mes o dos meses para leer una revista sobre educación. Esta biblioteca desapareció ya hace algunos años.

Fue en la biblioteca de la Misericordia donde fui a buscar unos BOE (Boletines Oficiales del Estado) de años pasados y donde me sacaron unas placas que tenía que ver mediante un visor. Siempre fui muy bien atendido en todas las bibliotecas a las que he ido. Ya en esa época las bibliotecas se llenaban de estudiantes que la llenaban por lo que era difícil encontrar sitio.

En la actualidad acudo a Can Salas, magnífica biblioteca que ocupa un amplio edificio. Patoso en la búsqueda a través del ordenador y aprovechando la gran facilidad que ofrece su personal, mis pasos se encaminan hacia la sala llamada de investigadores, aunque también de Mallorca, en el segundo piso, donde el bibliotecario (muchas veces, la bibliotecaria) va en busca del libro pedido introduciéndose en un ascensor que, en mi imaginación, conduce a una gran pirámide de escalonados libros en anaqueles que se encaraman sobre pisos y pisos. Al poco rato regresan con el libro indicado. Maravilla del orden y de la catalogación.

Santa María
Santa María en el Mapa de Mallorca del Cardenal Despuig, 1785

Hoy las bibliotecas rompen sus paredes y sus salas se amplían con otras de carácter virtual. Ya no se sabe hasta dónde llega su alcance y aquí, sentado frente a mi ordenador he visitado antiguos archivos de bibliotecas lejanas como las de Nueva York, la Biblioteca Nacional de España de Madrid, la de Columbia y otras varias. Las bibliotecas de Palma (y de Mallorca) también comienzan a participar de este proceso y algunas nos ofrecen sus webs donde nos presentan las novedades agregadas a sus archivos. Algunas webs están bien; otras no. Y lo digo porque quienes no hablamos Catalán también pagamos los impuestos y hay webs que, segregacionistas, establecen ciudadanos de diversas categorías, blancos y negros, que no podemos utilizar por hablar distinta lengua pese a ser ciudadanos de Mallorca. Sería no deseable, sino necesario que todos los ciudanos pudiéramos acceder a ellas - ya que están pagadas con dineros públicos - y añadieran a las páginas ya existentes, otras en Español. Así que, en esta materia, un cero a las webs del Consell de Mallorca que segrega a los ciudadanos.

Tarda a la biblioteca

És el capvespre perfecte
que el cantin els que se n'entenen
no en faré cap decripció.
Jo, assegut a la biblioteca,
don gràcies per les mercès
i els volums que tenc a l'abast.
I entenc que tota l'evolució
m'ha portat aquí, per viure el capvespre
perfecte i estar a cobri, feliç,
envoltat de llibres i silenci.
Estalvi del tigre de dents de sabre.

Estic obrint una edició de Blake,
que és el vehicle de Swedembourg,
un home que parlava amb àngels.
I que cantà al simètric tigre i a tenir
"l'infinit al palmell de la mà".
I me'n ric:
- Ves quin pobre home; parlar amb àngels ...
Jo som l'afortunat que parla amb llibres.

Tarde en la biblioteca (traducción libre)

Es la tarde perfecta
que lo digan quienes lo sepan
no la describiré.
Yo, sentado en la biblioteca,
doy gracias por las atenciones
y por los volúmenes que tengo a mi alcance.
Y entiendo que toda la evolución
me ha traido aquí, para vivir esta tarde
perfecta y estar a resguardo, feliz,
rodeado de libros y silencio,
a salvo del tigre de dientes de sable.

Estoy abriendo una edición de Blake,
que es el vehículo de Swedembourg,
un hombre que hablaba con los ángeles.
Y que cantó al simétrico tigre y a tener
"el infinito en la palma de la mano".
Me río:
- Vaya pobre hombre; hablar con los ángeles ...
Yo soy el afortunado que habla con los libros.

Josep Lluis Aguiló: Tarda a la biblioteca

Sóller
Sóller

Lluc
Lluc

Bañalbufar
Bañalbufar

Muro
Muro

Pero hay un tema más que en este Día de las Bibliotecas, se hace necesario apuntar. Se trata de la articulación entre las bibliotecas y la sociedad. Es un tema no muy tratado pero que aflorará en un futuro próximo. Ya pueden las bibliotecas hacer todos los esfuerzos del mundo por poner a nuestro alcance, ya directamente o ya vía Internet, todos los archivos existentes que, en cualquier caso, somos los ciudadanos quienes tenemos que utilizar nuestra opción de uso. Puedo tener una gran biblioteca al lado de casa e incluso dentro de casa y no utilizarla. Y aquí, en esta articulación entre biblioteca y sociedad, no es que haya un problema, pero sí la posibilidad de una sociedad que se ocupa de sus conocimientos y accede a través de las vías abiertas o una sociedad que vive al margen de su propia ilustración.

Es un tema de educación social y ciudadana. Una sociedad que accede a estas vías culturales o una sociedad que se desentiende de ellas. Aquí es donde los ciudadanos deberíamos lanzar propuestas sobre qué nos interesa, qué son para nosotros las bibliotecas y las posibilidades que nos ofrecen y que accedamos a ellas para algo más que para leer el periódico del día o para encontrar cobijo en una mañana fría.

Hoy por hoy son bastantes los ciudadanos que acuden a las bibliotecas y que utilizan sus servicios, pero es un tema en el que hay que profundizar y que la sociedad debiera cuidar.

Acabaré este artículo dando las gracias a todos los bibliotecarios (os y as) por la labor que, en mi experiencia, desarrollan con gran acierto y profesionalidad.

Ceremonia con Campoamor

fabian | 20 Octubre, 2006 18:05

En este mundo traidor
nada es verdad ni mentira
todo es según el color
del cristal con que se mira

Ramón de Campoamor

"En este mundo traidor" ... Es una de esas poesías cortas que utilizaba cuando en alguna clase nos quedaban unos pocos minutos libres. La pongo hoy porque en estos momentos estoy escuchando por la radio los discursos que se están realizando en el Teatro Campoamor de Oviedo, ceremonia que me gusta seguir cada año.En España hablamos muy poco y desconocemos a los políticos de tantos lugares que, porque hacen las cosas bien, no aparecen en los periódicos ni son llamada de escándalo. Cuando la visité me gustó mucho Asturias y paseé por Vetusta (Oviedo), la ciudad de Clarín, recorrí el parque que se encuentra frente al teatro Calderón donde todos los años se conceden los premios Príncipes de Asturias.

Mientras ahora habla el representante de Bill Gates, no hace muchos minutos que Paul Auster ha abierto la ceremonia hablando de la inutilidad de la Literatura, aunque también de su necesidad... Pero no voy a hablar ahora de la ceremonia ni de los premios, generalmente interesantes, como el discurso que en estos momentos trata la globalización que se manifiesta en redes de tráfico humanas de la esclavitud del siglo XXI.

Muro
Muro en el Mapa de Mallorca del Cardenal Despuig de 1785

Yo creía que aquellos versos de "Hojas del árbol caídas / juguetes del viento son [...]" eran también de don Ramón de Campoamor, pero al buscarlo en Internet descubro que no, que son de don José de Espronceda de su obra El Estudiante de Salamanca", parte II. Además yo me comía uno de los versos pues la auténtica continúa: "[...] Las ilusiones perdidas / ¡ay! son hojas desprendidas / del árbol del corazón." y a esta silva le quitaba yo el penúltimo verso dejándolo: "Las ilusiones perdidas / son hojas del corazón.", versión que es sólo una de las varias versiones que se pueden encontrar sobre estos versos.

A la misma obra de Espronceda pertenecen las palabras que un amigo declamaba, ya ha muchos años, cuando se encontraba con alguna chica: "¡Una mujer! ¿Es acaso / blanca silfa solitaria, / que entre el rayo de la luna / tal vez misteriosa vaga?", lo cual entonces gustaba ya que entonces se sabía que "blanca silfa solitaria" no era ningún insulto, sino que se refería a un ser mágico del aire o de las aguas y que vagar no es hacer el vago.

De don Ramón de Campoamor siempre me ha gustado la primera parte del poema "¡Quién supiera escribir!" en que una muchacha joven pide al cura que le escriba una carta de amor. El cura, ante el pasmo de la chica, sabe incluso a quién va dirigida y qué decir. La situación es sencilla y graciosa pues la chica vive su amor y la situación como algo nuevo en que no sabe bien cómo desenvolverse, mientras que para el cura es una situación común repetida mil veces:

¡Quién supiera escribir!

- Escribidme una carta, señor cura.
- Yá sé para quién es.
- ¿Sabéis quién es, porque una noche oscura
nos visteis juntos? - Pues.

- Perdonad; mas... - No extraño ese tropiezo
La noche... la ocasión...
Dadme pluma y papel. Gracias; Empiezo:
"Mi querido Ramón:"

- ¿Querido?... Pero, en fin, ya lo habéis puesto...
- Si no queréis... -¡Sí, sí!
- "¡Qué triste estoy!" ¿No es eso? - Por supuesto
- "¡Qué triste estoy sin tí!"

"Una congoja, al empezar, me viene..."
-¿Cómo sabéis mi mal?...
- Para un viejo, una niña siempre tiene
el pecho de cristal.

"¿Qué es sin ti el mundo? Un valle de amargura.
¿Y contigo?, un edén."
- Haced la letra clara, señor cura;
que lo entienda eso bien.

"El beso aquel que de marchar a punto
te dí... " - ¿Cómo sabéis?...
- Cuando se va y se viene y se está junto,
siempre... no os afrentéis.

"Y si volver tu afecto no procura,
tanto me harás sufrir..."
- ¿Sufrir y nada mas? No, señor cura,
¡que me voy a morir!

- ¿Morir? ¿Sabéis que es ofender al cielo...
- Pues, sí señor ¡morir!
- Yo no pongo morir. - ¡ Qué hombre de hielo!
¡Quién supiera escribir!

Ramón de Campoamor: ¡Quién supiera escribir!

Luego la segunda parte ya no me gusta tanto.

Sóller
Sóller

Lluc
Lluc

Bañalbufar
Bañalbufar

Los sones del "Asturias, patria querida" dan fin a la ceremonia, en la que, para mí, han sobresalido los discursos de Paul Auster y de Mary Robinson, discurso la de esta mujer que ha terminado con unas palabras de Antonio Machado "me encontraréis a bordo ligero de equipaje, / casi desnudo, como los hijos de la mar". Y la señora Robinson hacía referencia a los inmigrantes, la cara humana de la globalización.

Épocas de imprenta y de enciclopedia

fabian | 19 Octubre, 2006 20:14

anochecer

Cuando regresamos del paseo en la calle ya es de noche aunque la última luminosidad del día aún está sobre los tejados. Caminamos con tranquilidad sin prisas mientras los escaparates envían sus resplandores sobre las calzadas. Otoño de manga corta, temperaturas altas para este tiempo. Por añoranza o ya por ganas de que cambie, algunos se ponen una chaquetilla ligera.

Alguien dijo que la felicidad era aburrida. Quizás pueda estar de acuerdo, pero que no nos la quiten. Cotidianidad recorriendo librerías en las que no tienen el libro pedido. En Palma parece que sólo tienen los libros de la última remesa. Hace años, cuando aún había libreros, encargaba los libros que necesitaba. Ahora ya casi no hay libreros, sólo dependientas. Y a mí que me gusta entrar en las librerías y remover los libros e incluso hojearlos. Prácticamente son los únicos comercios en los que entro. Pero esto de no encontrar el libro que busco es frecuente y no me resulta extraño.

mapa de Despuig
Bañalbufar en el mapa de Despuig

Sóller
Sóller

Lluc
Lluc

Ayer, tras poner la viñeta de este mapa me quedé preocupado temiendo haber equivocado el nombre del mapa, así que hoy he buscado información sobre él aunque no la pondré en un artículo hasta haber puesto todas las viñetas. Y sí, es el mapa de Mallorca que el Cardenal Despuig regaló a la Princesa de Asturias, Mª Luisa de Borbón, en 1785 y que es conocido como el mapa Despuig. Descubro en la cartografía del Ejército que una reproducción de este mapa cuesta 1000 euros. No está mal.

Rebuscar en Internet es una aventura. Mucha información suelta, desperdigada en webs sorprendentes. Así se encuentra información de este cardenal mallorquín en páginas alemanas, italianas, de Valencia, de Orihuela y algunas, pero pocas, mallorquinas. En cada una tratan temas distintos. En las mallorquinas sus posesiones; en las levantinas, su acción obispal; en las italianas, su acción como cardenal y en las alemanas sólo su existencia. Se encuentra su nombre en la wikipedia alemana e italiana. El tema del mapa aparece en páginas sobre cartografía, pero sólo en el nombre del mapa sin ninguna explicación sobre su persona. Internet es un puzzle en el que hay que conjuntar piezas. En esta bitácora aparece en varias páginas, pero por motivos muy diversos, ya el mapa, ya su escultura en la plaza de Santa Magdalena de Palma, ya por las esculturas del museo de Bellver. En una web de Miró Llull aparece en las litografías sobre Raixa. Un puzzle de muchas piezas que necesitaría una página en las que encajaran todas

Quizás esta forma en que la información está dispersa y segmentada sea una característica de la Red y de la pluralidad de intereses y conocimientos. Y no me parece mal, aunque también encuentro necesario que haya algún tipo de página enciclopédica que recogiera lo más importante. Es la diferencia entre el libro o lo que significó la imprenta y la enciclopedia. Fue esta última la que dio lugar a la escuela actual y no la imprenta. El saber organizado, ordenado y sistemático (y posiblemente artificial) frente a multitud de saberes desordenados, poco estructurados. Son dos formas distintas y necesarias ambas. Internet tiende más a esa multitud de saberes aportados por mucha gente y que conforman un corpus desorganizado, desestructurado, parcial, pero vivo y actual. Ante él es difícil hacerse una idea general y ordenada. Y es difícil porque hay que buscar mucho, perder mucho tiempo en ello y siempre se queda uno con la sensación de parcialidad, de dejarse algo, de informaciones que no llegan a servir suficientemente.

También creo que son fases que hay que recorrer. La primera consiste en aportar informaciones varias, muchas pequeñas informaciones que luego, en una segunda fase, se organizan y ordenan. Pero, referido ahora a la figura del Cardenal Despuig, figura no trascendente del siglo XVIII, estas pequeñas y parciales informaciones que aparecen aquí y acullá no es debido a que el conocimiento sobre él esté en la primera fase, ya que el conocimiento organizado y estructurado sobre su vida y obra ya existe, pero aún no en Internet. Actualmente vivimos la época en que del mundo digital no hemos logrado un lenguaje nuevo, sino en que estamos traspasando con lenguajes tradicionales los conocimientos a este nuevo soporte sin saber muy bien qué hacemos.

El Cardenal Despuig no tiene importancia apenas para el mundo, aunque sí tiene alguna importancia relativa en la historia de Mallorca. Aún, como a tantas cuestiones de la isla, no le ha llegado la hora de tener una página en la que haya más que una información parcial sobre él. Aunque esté en páginas de Internet, aún no está en la Enciclopedia de Internet. Está todavía en la época de la imprenta y no de la enciclopedia.

Sa Torreta: Jovellanos en Bellver

fabian | 19 Octubre, 2006 08:24

Dos son los motivos por los que traslado a estas páginas el artículo que ayer, día 18 de octubre, publicó Joan Riera en el Diario de Mallorca bajo el título Jovellanos en Bellver. El primero porque son muy interesantes estos artículos de la columna Sa Torreta: nos ayudan a conocer Palma y su historia. El segundo es porque se refiere a esta bitácora.

Jovellanos, en Bellver

Gaspar Melchor de Jovellanos (1744-1811) es el gran propagandista decimonónico del castillo de Bellver, también de la Palma de esa época. Cualquier otro humano hubiera sentido hastío, probablemente odio, por el lugar en el que estuvo recluso sin ser juzgado ni condenado. Estaría resentido hacia una isla en la que estuvo desterrado desde 1801 hasta 1808. Sin embargo, este ilustrado en la España que vitoreaba las caenas convirtió su cárcel en motivo de estudio, reivindicó la conservación del monumento y escribió algunas de las más bellas palabras que se han dedicado a la fortaleza-palacio cuya construcción comenzó Jaume II en tiempos del reino privativo:

"Desde la primavera era en otro tiempo muy frecuentado en los días festivos, en que el pueblo palmesano venía a gozar en él las dulzuras de la estación y a solazarse y merendar entre sus árboles. Extremadamente aficionado a esta inocente diversión, a que da el nombre de pancaritat, se le veía llenar y hermosear el cerro, esparcido acá y allá en diferentes grupos, en que familias numerosas, con sus amigos y allegados, trincando, corriendo, riendo y gritando, pasaban alegremente la tarde y a veces todo el día".

escultura de Jovellanos
Escultura de Jovellanos en un calvero de Bellver

Desde 1932, Jovellanos ha sido condenado a ser un palmesano estático en el bosque de Bellver. Sin duda el espíritu inquieto que representaba hallará motivos para el estudio y análisis de esta Palma que contempla impávido entre los pinos. El busto en bronce es obra de Francesc Sacanell -un dato que encuentro en el blog Alta mar: bloc.balearweb.net/post/187/5569- y en la base de piedra de Santanyí se homenajea al político e intelectual desde el Rotary Club de Mallorca.

La escultura es, en mi opinión, de poca calidad, no refleja ninguna de las cualidades -inteligencia, mente abierta...- que se atribuyen a Jovellanos. Sin embargo, si uno se pierde por el bosque de Bellver resulta inquietante encontrarse con ese discreto monumento, preguntarse por la tragedia de este hombre y la de la España que le correspondió vivir y agradecer que alguien, hace más de 70 años, se acordara de él y de su estancia forzosa en el castillo de Bellver. Una reclusión que no le impidió escribir detallistas descripciones de los monumentos palmesanos más destacados

Joan Riera: Jovellanos, en Bellver (en Diario de Mallorca - Sa Torreta - Palmesanos estáticos (IV)

Muy buenos estos artículos sobre distintas esculturas de Palma. Recuerdo que no me resultó fácil localizar esta escultura que yo recordaba de los años de mi infancia. Fueron tres los artículos que hay en esta bitácora sobre ella. El primero fue En busca de Jovellanos. Ese día no encontramos la escultura y varias personas que parecía que conocían el bosque desconocían su existencia. El segundo artículo fue Los calveros de Bellver en donde indico el lugar en que está y el tercero Busto de Gaspar Melchor de Jovellanos por Francesc Sacanell ya se refiere a esta escultura.

Jovellanos tuvo relación no sólo con Bellver en Mallorca, sino también con Valldemossa, ya que estuvo trece meses en la Cartuja, y con la Lonja de Palma, de la que en 1807 escribió la Carta histórico - artística sobre el edificio de la Lonja de Mallorca que forma parte del grupo Memorias histórico - artísticas sobre Arquitectura.

El primer año en que Jovellanos estuvo en Bellver fue sometido a una ardua vigilancia que posteriormente se suavizó y pudo recibir visitas, pasear por el bosque y escribir sus trabajos. Pero no por ello dejó de sentir la soledad y el destierro y, en 1805, en la Descripción histórico artística del Castillo de Bellver compara su situación con la del bosque y escribe "Del bosque del Castillo han huido los ruiseñores y las aves todas emigran ... y abandonan una patria infeliz que ya no les puede dar abrigo ni alimento; mientras que yo, desterrado también de la mía, veo desplomarse ... todo el horror y la tristeza de esta soledad".

Gracias, Joan Riera, por tus artículos.

Viñeta de Sóller en el mapa de Despuig

fabian | 18 Octubre, 2006 19:12

Llegaré a publicar algún artículo sin palabras, sólo con una imagen, como la siguiente que subí ayer al álbum de fotos y que luego no enlacé desde esta bitácora.

Sóller en el mapa de Despuig
Sóller en el mapa de Despuig

Otras imágenes:
Lluc
Lluc

Son muy bonitas estas viñetas del mapa de Despuig. Debería buscar un poco de información sobre este mapa. No sólo son bonitas las viñetas, sino que el dibujo del interior del mapa es muy interesante, señalando con sables cruzados los lugares donde hubo batallas o dibujando campanarios en algunos pueblos. Es un mapa precioso del que tengo que buscar fuentes y ver la manera de publicar algunos fragmentos. Yo creo que todos estos grabados antiguos merecen estar en Internet en imágenes asequibles que puedan ser utilizadas por los niños en sus trabajos escolares y también por quien quiera ya como elemento decorativo o como elemento complementario o de comentario.

Estuve buscando un grabado en que se ve la armada inglesa en la bahía de Palma, grabado que existe aunque yo no tenga datos sobre él y que vi en pequeño tamaño y mal reproducido en la Enciclopedia de Mallorca referido a la Guerra de Sucesión. No lo encuentro ni sobre papel. ¡Qué lástima que no esté en Internet! Lo siento, siempre me repito en la misma idea.

Bueno, ha pasado la fiesta de la Pilarica y sigue haciendo calor, seguimos con manga corta. ¿Llegaremos así a noviembre?
El mapa de Mallorca del que saco las imágenes se encuentra en la Biblioteca Nacional de España.

 (Segueix)

Atlas de Oliva (Riczo Oliva, Joan) de 1580

fabian | 18 Octubre, 2006 16:04

El apellido Oliva parece ser que es frecuente dentro del mundo de la cartografía, lo que a mí, no versado en esos saberes, me produce cierta confusión que temo trasladar a estas líneas. Pero sirvan las anteriores palabras como indicación de posibles equívocos y baja fiabilidad.

Atlas de Oliva

En la Declaración de Bien de Interés Cultural a favor de la Colección Cartográfica de la Fundación Bartomeu March Servera (pdf) de 9 de noviembre de 2005, se nombra varias veces a Joan Oliva como autores de las Cartas existentes en la citada biblioteca. No sé si todas las veces corresponde a la misma persona o a distintos miembros de una familia de cartógrafos que aparece ya en Nápoles, ya en Palma e incluso en otras ciudades. Transcribo la declaración de este BIC:

Las cartas náuticas y atlas conservadas en la Fundación Bartolomé March, con sede en el Palau March, calle Palau Real 18 de Palma, constituye una de las mejores colecciones del mundo de cartografía mallorquina.

Si bien no se corresponden con la época de máximo esplendor de la llamada cartografía mallorquina, permiten, con sus características formales y técnicas comprobar la persistencia, los cambios y la evolución de los rasgos característicos de aquella cartografía, que constituye una de las grandes aportaciones de Mallorca a la evolución de la ciencia y la técnica universal.

Esta colección se inició en los años 30 y, aparte de alguna nueva adquisición, queda cerrada hacia el año 1970. De entre sus fondos, hay que destacar como piezas más importantes:

  • la Carta Náutica de Gratiosus Beninchasa (Venecia 1468),
  • Carta Náutica de Jacobus Rossus (Messina 1535),
  • Carta Náutica de Jaume Olives (Nápoles 1564),
  • Carta Náutica de Jaume Olives (Barcelona 1571),
  • Carta Náutica atribuida a Matáis Ciruelas (s.XVI),
  • Atlas de Joan Oliva (Messina 1582),
  • Atlas de Joan Oliva (Messina 1614),
  • Carta Náutica de Joan Oliva (Livorno 1620),
  • Atlas de Juan Battista Cavallini (Livorno 1614).

Atlas de Oliva

Hoy por hoy parece imposible poder encontrar en Internet las Cartas y Mapas que guardan las instituciones públicas o privadas de Barcelona o Palma pues aún no han incorporado sus archivos a la Red. Pero afortunadamente no ocurre lo mismo en otras partes del mundo. Así, la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes nos presenta un atlas que hacen referencia a Joan Oliva.

Se refiere al Atlas de Oliva formado por 20 hojas de pergamino en bifolio que contienen 19 cartas y que procede de la Biblioteca del conde de Gondomar. En una página inicial en la que se encuentran unas figuras religiosas pone: "Joan Riczo alias Oliva figlio de mastro dominico in napole. Año 1580"

Atlas de Oliva

Gabriel Verd en Los judíos y la cartografía mallorquina (Yoescribo.com) nombra a dos Oliva: a Francisco Oliva, con una obra realizada en Marsella (1658) que se conserva en el Museo Marítimo de Barcelona y a Joan Oliva, con un Atlas Náutico diseñado en Mesina (1592) y que también se conserva en el Museo Marítimo de Barcelona. Hace pocos días busqué el portulano de Gabriel Vallseca (1439), quizás el más importante de las 11 cartas náuticas que guarda de la cartografía mallorquina y no encontré ni la más mísera imagen, por lo que menos aún se encuentran las mencionadas por Gabriel Verd.

En Treasures of Columbia University, al nombre de Joan Oliva se indica un atlas portulano de cinco cartas de las costas mediterráneas y atlánticas de Europa y Africa. Se data este atlas alrededor de 1590 de un Joan Oliva (1580 - 1615)

Atlas de Oliva

En la Biblioteca del Congreso de EE.UU aparece también, con las misma indicaciones que el anterior el atlas portulano de 5 cartas.

En Museo Marítimo de Londres, donde dicen que tienen 36 cartas del Mediterráneo Occidental hay 16 mapas de un manuscrito de Joan Oliva de 1592 realizados en Messina. Manuscrito que creo que es diferente, aunque quizás parcialmente, a los anteriores.

Bueno, pues tras los datos de los varios trabajos de un o varios Joan Oliva que he encontrado en la Red, he de decir que todas las imágenes que he puesto corresponden al de la Biblioteca Virtual Cervantes de 1580. Necesitaría ayuda para aclarar los diversos trabajos o los varios Joan Oliva cartógrafos, ya en los comentarios, ya en contacto.



 (Segueix)

Sobre les possessions de Palma

fabian | 17 Octubre, 2006 09:03

Bartomeu Bestard es el Cronista Oficial de la Ciudad de Palma. Algunos domingos el Diario de Mallorca publica algún artículo suyo. Así lo ha hecho este domingo pasado en que bajo el título "Antiguos predios de Palma" toca el tema de las possessions, tema de actualidad ya que el crecimiento y, sobre todo, el afán urbanizador está haciendo desaparecer muchas de estas grandes casonas antiguas con sus tierras y jardines. Reproduzco el artículo publicado el domingo 15 de octubre.

Antiguos predios de Palma

Si nos imaginásemos el paisaje del dilatado término municipal de Palma antes del siglo XX, veríamos que su extensión era de 18.266 hectáreas, de las cuales la ciudad histórica amurallada sólo ocupaba ciento dos. Quiero decir con ello, que el área restante correspondería a una extensa zona rústica -con la excepción del núcleo urbano de Santa Catalina-. Ese paisaje rural, previo a los proyectos urbanizadores que trajo la modernidad, aún lo podemos contemplar en algunas pinturas datadas entre los siglos XV y XIX, convertidas en auténticos documentos gráficos históricos de nuestro entorno más inmediato. Estoy pensando en el retablo de San Jorge, de Pere Nisard (siglo XV), conservado en el museo diocesano; en la vista de Palma, desde la bahía, obra de Miquel Bestard (siglo XVII), conservada en la iglesia-basílica de San Francisco; en un grabado de Mariano Conrado de mediados del siglo XIX... entre otros. En todas estas vistas podemos ver, junto al sky line de la ciudad antigua, el fértil llano palmesano, salpicado por fincas rústicas, que en Mallorca, cuando tienen cierta entidad, llamamos possessions. Estas propiedades no eran muy extensas, sobre todo si las comparamos con las fincas de otras comarcas de Mallorca. En cambio, solían ser fértiles y productivas. Además tenían una ventaja sobre el resto de predios mallorquines: la cercanía a la urbe. Cuando en el siglo XIX se abolieron los fideicomisos (lo que vendrían a ser en la Península los mayorazgos) algunos de los grandes propietarios, necesitados de capital líquido tuvieron vía libre para vender sus fincas. A la hora de comprar este tipo de inmuebles, la burguesía eligió preferentemente las situadas en Palma. Un caso paradigmático es el de una conocida familia de empresarios pertenecientes a la industria textil. Esta familia compró, a lo largo del siglo XIX, las fincas de Son Muntaner, Son Puig de la Vileta, Son Puigdorfila (Son Fila) Vell y Son Fila Nou, Son Gotleu, Son Fornari, Son Sigala, Son Moix, parte de s´Hort des Ca? entre otras propiedades, todas ellas, como se puede observar, pertenecientes al término municipal de Palma. Lo mismo sucedió con otras familias adineradas que compraron fincas cercanas a la ciudad como Son Bibiloni, Son Serra-Perera, Son Espases, Sa Teulera o Son Fuster.

Son Berga Nou
Son Berga Nou (Palma), fotografía tomada de Les possessions de Palma

En cuanto a las casas de possessió, su aspecto y diseño han ido evolucionando con el pasar de los siglos. A pesar de la revolucionaria expansión urbanística de la pasada y presente centuria, quedan ejemplos de predios palmesanos de todas las épocas. Si ordenamos cronológicamente estas fincas conseguiremos visualizar las trasformaciones que se fueron dando en sus construcciones. De los siglos medievales se conservan algunos ejemplos que permiten adivinar el aspecto que tenían. Son viejas arquitecturas que antiguamente solían denominarse alquerías o rafales. Pienso especialmente en Santa Eulalia (en la Base General San Asensio); Son Oms -que conserva la torre de defensa- (cerca del aeropuerto); S´Aranjassa Vella, que en el siglo XIII perteneció a los templarios; Son Flor; Son Santacilia -conocida popularmente como Son Silis- , Son Axeló y Son Gual de Sant Jordi, Son Pardo, Son Santjoan, Son Anglada, Son Berga Vell de Establiments... Son construcciones sin grandes pretensiones, pero que en muchas ocasiones transmiten sensación de fortaleza, por ello a veces se les denominaba cases fortes. Durante los siglos XVII y XVIII aparecen las casas prediales italianizantes, a menudo se construyeron a partir de cuerpos constructivos de origen más antiguo. En el caso de Palma nos sirven los ejemplos de Ca l´Ardíaca, Son Pax, Son Cabrer, Son Nicolau, Son Gallard? y las casas y jardines de Son Berga Nou, construido todo el conjunto de nueva planta en el siglo XVIII, auténtico buque insignia y una de las más representantes de este período. A diferencia de las construcciones de época medieval, ahora las fincas presentan monumentalidad y majestuosidad en sus fachadas. Observándolas, tanto por dentro como por fuera, uno nota que estuvieron hechas para satisfacer la ociosidad y disfrute de sus propietarios.

Se ha dicho muchas veces que para querer algo hay que conocerlo. Desgraciadamente las fincas del término palmesano han despertado muy poco interés entre los ciudadanos. Ello ha provocado que durante décadas asistamos indiferentes a la paulatina desaparición de este patrimonio histórico. Muchas de las fincas destruidas no eran una cualquiera: Son Quint, Son Forteza, Sa Fontsanta, Son Armadans... todas ellas fueron sucumbiendo ante la barbarie de unos y el silencio de todos. Ahora, con las nuevas urbanizaciones que vuelve a haber en el extrarradio de la ciudad, estos edificios pueden desaparecer en cuestión de una mañana. Todos aplaudimos la desaparición inminente de los bloques que coronan el baluarte del Príncipe, y también todos deberíamos convenir en la protección de las possessions de Palma, auténtico legado arquitectónico histórico-artístico, testimonio privilegiado de aquella edad antigua que ya se fue.

Bartomeu Bestar (Cronista oficial de la ciudad): Antiguos predios de Palma en Diario de Mallorca (15 - 10 - 06)

El tema de las possessions tiene hermosas páginas en Internet, ya Les possessions de Palma, fantástica página con muy buena información y magníficas fotografías, o ya una nueva que está en su mayoría en construcción y denominada Possessions de Mallorca.

 (Segueix)

En otoño con Costa i Llobera

fabian | 16 Octubre, 2006 16:23

Miquel Costa i Llobera fue un poeta mallorquín que escribió - como Joan Alcover en las dos lenguas. En la isla es casi popular su poema "El pi de Formentor" o "El pino de Formentor". Extraño fue que, en una comida familiar, los jóvenes desconocían totalmente que hay un poema de Costa i Llobera titulado "El pino de Formentor" en castellano, publicado en su obra Líricas de 1899. La única versión que conocían era la publicada en Catalán en 1907 que guarda sólo algunas diferencias para la versificación y rima. Extraño pues creíamos que en la escolaridad actual había un mayor conocimiento de la literatura realizada en las islas, pero parece ser que sólo dan una parte de ella.


Con el botón derecho del ratón, pulsa en "reproducir"

Hoy he acudido a la biblioteca pública, Can Salas. He pedido las obras completas de Miquel Costa i Llobera y me han sacado un libro, no excesivamente grueso, publicado en 1947 (sorprendente), de la Biblioteca Perenne de la Editorial Selecta de Barcelona. Me ha sorprendido la fecha, 1947, pues era la posguerra. No es la primera vez que encuentro obras en Catalán publicadas en esos años.

Miquel Costa i Llobera fue un magnífico poeta en las dos lenguas. Sus poemas son largos, por lo que se hacen un poco pesados de copiar. Era sacerdote y su espíritu religioso aparece en muchos poemas. Voy buscando los que tratan sobre la naturaleza. En Castellano hay unos cuantos. "Crepúsculo en noviembre", "Crepúsculo de agosto", "¡Luz!" ... Sus versos son muy cantarines: "[...] Me place en este silencio / la voz pausada y lejana / escuchar de la campana / que nos invita a rezar. // Cuántas veces al sonido / de aquesta voz solitaria / mi madre dulce plegaria / a balbucear me enseñó. // También ahora levanto / hacia el cielo el alma mía, / mas no ya en su compañía / que ella el mundo abandonó. // ¡Ay!, el humano en su infancia / entre juegos y sonrisas / respirar puede las brisas / sin cuidado ni temor. // Y reclinar su cabeza / en el regazo materno... / Si está triste un beso tierno / puede acallar su dolor. // ¿Y será que hallar no pueda / ni una madre cariñosa, / ni la paz del alma hermosa / que apetece el corazón? [...]" Preciosa "La noche de verano".

En pocas páginas encuentro una que habla del otoño. Magnífica, pero larga, muy larga para transcribir en una bitácora. Hay una hermosa descripción del otoño, en estrofas de diez versos va hablando de las aves, las nubes, el corto atardecer, la tormenta, el viento, el mar, los torrentes ... Y luego continúa con una reflexión sobre los malos tiempos que viven ("[...]Mas esta vez la invasión / no trae de hordas extrañas. / ¿Bárbaros? ... ¡En sus entrañas / los lleva cada nación! [...]". Bueno, intentaré copiar algunas estrofas.

Miquel Costa i Llobera
Busto de Miquel Costa i Llobera en Lluc

Postrimería de otoño

Su corona ya deshecha
triste el otoño deshoja
y hace que el campo recoja
su más tardía cosecha.
El ansia al fin satisfecha,
la fecundidad ya inerte,
en el aspecto se advierte
de esta avanzada estación,
que sugiere al corazón
los recuerdos de la muerte.

Emigran de sus moradas
las golondrinas leales,
y de tierras boreales
llegan obscuras bandadas.
De lluvias, cierzo y nevadas
son las aves precursoras,
que las tardías auroras
cantando no alegrarán,
pues con las flores se van
también las voces canoras.

Ante la noche creciente
amengua el día, y pesadas
las nubes aglomeradas
oprimen el vago ambiente.
A la luz del sol poniente
fingen tal vez en sus tonos
volcanes de ardientes conos,
incendiadas cordilleras,
monstruos, ángeles, quimeras
y apocalípticos tronos.

Aun pinta formas extrañas,
cuando la noche se extiende,
ese nublado que enciende
mudo el rayo en sus entrañas.
Presienten las alimañas
la tormenta ya segura;
y el mar, que apenas murmura
aguarda con estupor
al genio exterminador
que presa grande le augura.

Tras anuncio prolongado,
al fin, como rey tremendo,
con furia avanza y estruendo
el temporal concitado.
Ruge el piélago encrespado,
y espumas lanzar intenta
a los riscos; se lamenta
el monte; aúlla el pinar,
que ondulante como el mar,
agítase en la tormenta.

Y el viento, que arrecia sobre
la enorme rompiente blanca,
sus luengas crines le arranca,
que esparce el bruma salobre.
A dejar su choza pobre
se aventura el pescador,
que, entre codicia y horror
acecha por dar alcance
a los despojos que lance
el abismo tentador.

Ya la cerrazón profunda
en diluvio se derrama,
y el torrente que rebrama
las hondonadas inunda.
Del mar las iras secunda
esa rojiza corriente
que lleva en su espuma hirviente
troncos, aperos, ganado,
con que del mar no aplacado
los despojos acreciente.

Roto al fin su mimbo aciago,
el aquilón ya se aleja,
que en estas orillas deja
señales de horrendo estrago.
El sol con tímido halago
serena ya el nuevo día;
mas no difunde alegría
sobre la tierra postrada
que si sonríe, es bañada
en grave melancolía.

Volvió la paz: su faena
prosigue el duro labriego,
dando al campestre sosiego
lenta y honda cantilena.
¡Cuán sugestiva resuena
del halago la canción!
Es su nota la expresión
del que sufre en labor ruda,
siembra esperando y saluda
lejano su galardón.

Cantar de rústica gente,
en su vaga melodía
concentra la poesía
del grave tiempo presente
oyendo esa voz doliente
perderse en lejano són,
pienso en la grave estación
que sobre este siglo avanza
y nuestro horizonte alcanza
con su negra cerrazón.

Carácter de otoño imprime
de este siglo a la vejez
esa triste pesadez
que al mundo cansado oprime.
Ni la juventud se exime
de esa íntima congoja
que entre placeres se aloja
en las almas y naciones
cuyas secas ilusiones
tenaz un viento deshoja.

Se van, se van los poetas;
y sin ideal, sin estro,
un arte frío y siniestro
turba las mentes inquietas.
¡Ay! Públicas o secretas
apostasías doquier,
han hecho desfallecer
el gran sostén de la vida,
que, yerma y entristecida,
ya sólo aspira al no ser.

El signo otra vez asoma
de aquel otoño que, adverso,
hizo ver al universo
la gran caída de Roma.
Es el signo de carcoma,
de ruína y disolución ...
Mas esta vez la invasión
no trae de hordas extrañas.
¿Bárbaros? ... ¡En sus entrañas
los lleva cada nación!

En tanto, por más que espante
este otoño, si podemos,
como el rústico llevemos
nuestra labor adelante.
Y nuestro espíritu cante
su canción que dice: - Espera,
trabajando persevera;
confía al surco el buen grano,
que nunca se esparce en vano
de Dios en la sementera. -

Miquel Costa i Llobera: Obres Completes, pág 765 y ss.

Un poco largo. Yo hubiera dejado las últimas estrofas sin copiar, pero las que tratan el otoño me parecen muy interesantes. Además son de buen recitar. Posiblemente este poema sea de 1897 o próximo a él, hace más de un siglo. Sobre los vientos, las nubes, las aves, la tormenta, las cosas no han cambiado; podemos reconocerlos hoy. Pero sí sobre sus efectos. Afortunadamente, creo, ya no es frecuente que una riada mate el ganado. Posiblemente es que hay menos.

Jaume Ferrer, en Drassanes

fabian | 16 Octubre, 2006 11:03

En el Diario de Mallorca del viernes pasado, Joan Riera publica en su columna Sa Torreta un artículo sobre la escultura del navegante Jaume Ferrer de Joan Grauches que se encuentra en la Plaza de Atarazanas de Palma. Me ha parecido de bastante interés y como los artículos periodísticos son de muy difícil o casi imposible localización en Internet pasados pocos días, lo reproduzco aquí.

Jaume Ferrer, en Drassanes

¿Cómo afronta un escultor la representación de un personaje sobre cuya existencia se tienen muy pocos datos? Este problema se le debió plantear a Joan Grauches cuando recibió el encargo de esculpir la figura de Jaume Ferrer. Sabemos tan poco del creador de la escultura como del personaje.

Ese Jaume Ferrer que mira hacia el horizonte por entre los edificios del Consolat de la Mar y ses Minyones fue uno de los grandes navegantes mallorquines. En 1346, más concretamente el 10 de agosto, día de San Lorenzo, llegó al río de Oro, en las costas de lo que hoy es Gambia. Fue el primer europeo conocido en navegar por las costas del África. Lo hizo tres cuartos se siglo antes de que llegaran allí los marineros portugueses.

En ocasiones se afirma que es catalán y en otras se le atribuye un origen mallorquín. Sin embargo, el dato no tiene mayor importancia porque el siglo XIV un mallorquín podía ser llamado catalán sin temor a que se desatara ningún conflicto.

escultura de Jaume Ferrer
La escultura de Joan Grauches sobre Jaume Ferrer

La escultura de Grauches sustituyó a una anterior de Jacint Mateu que había sido inaugurada en 1843. El municipio no se mostró muy generoso a la hora de pagar y el artista llegó a amenazar a un concejal con derribar la escultura si no le abonaban sus emolumentos. En cualquier caso, la estatua de Mateu duró poco más de 70 años. En 1915 estaba tan deteriorada que el consistorio decidió sustituirla por la actual, que costó 2.140 pesetas.

Observo el monumento y concluyo que conocemos más sobre los avatares de estas piedras que sobre el héroe que las ha inspirado. Tal vez esta es la razón por la que el artista tuvo que sobrecargarla con símbolos que reforzaran su carácter marinero. Este palmesano estático viste capa, calzas y camisa corta. En su cinto, un puñal corto. A sus pies, un timón, una cuerda, un ancla rota y un noray. La columna sobre la que se yergue tiene dos deterioradas cabezas de león de los que brota el agua de una fuente. Una única inscripción: "Jaime Ferrer, navegante mallorquín del siglo XIV".

La referencia escrita a su hazaña africana procede del Atlas català de los cartógrafos Abraham y Jafudà Cresques. Frente a las costas de Africa se escribe "Partich luxer dn Jac Ferrer per anar al de l´or al gorn de Sen Lorens quj es a X de agost e fo en lany MCCCXLVI".

Joan Riera: Jaume Ferrer, en Drassanes en Diario de Mallorca del 13 de octubre de 2006

Interesantes artículos los que escribe Joan Riera.

 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar