Alta mar

Contacto

Pollentia: Excavaciones 1923 - 1946

fabian | 24 Juny, 2015 18:40

Las ruinas de la ciudad romana de Pollentia fueron buscadas por desterrados políticos de comienzos del siglo XIX. Parece que fue el presbítero Sebastián Sans (muerto en 1839) quien exploró las ruinas con carácter científico y quien halló el teatro romano.

Bartomeu Vallori Márquez (artículos, Margarita Orfila Pons (artículos) y Miguel Angel Cau Ontiveros (artículos) publicaron en el Archivo Español de Arqueología del año 2011 el artículo Las excavaciones de Gabriel Llabrés, Rafael Isasi y Juan Llabrés en la ciudad romana de Pollentia (Alcudia, Mallorca) (1923-1946) que resumen así: "Pollentia (Alcudia, Mallorca) se remonta a la intervención de G. Llabrés y R. Isasi en 1923. Sus trabajos se prolongaron con cierta regularidad hasta 1946 y afectaron a amplias zonas realizando hallazgos destacables. En este artículo, se presenta el resultado de la consulta de documentación inédita acerca de estas intervenciones. Esto ha permitido reconstruir las campañas de excavación, especialmente las de 1942 a 1946, muy poco conocidas hasta ahora, y situarlas en la planta general del yacimiento, lo que supone un avance significativo en el conocimiento topográfico de esta ciudad romana de provincias"

Desde los inicios de las excavaciones en 1923, la ciudad romana de Pollentia se ha convertido progresivamente en un yacimiento de referencia en la arqueología hispánica. Entre 1923 y 1955 fue uno de los yacimientos a los que el Ministerio de Bellas Artes concedió subvención para excavar, siendo las primeras excavaciones con carácter oficial de las Baleares (Merino 1995: 40). Los hallazgos, de una cierta importancia, llamaron la atención de la William L. Bryant Foundation, que financió trabajos de excavación en 1946 (Doenges 2005b: 19), y desde 1952 hasta 1995. Durante este período, y gracias a esta financiación, Pollentia se convirtió en un centro de referencia gracias al equipo de excavación, a la aplicación de nuevas metodologías y a la formación de arqueólogos (Mascaró Pasarius 1968: 302-305; Doenges 2005b: 19; Orfila 2007: 91-92)

En realidad, el interés por la antigua ciudad romana de Pollentia de la que hablan las fuentes escritas y cuyo recuerdo se había difuminado, se remonta al siglo XVI, cuando Binimelis (1927: 161), en 1593, propuso que Pollentia podría encontrarse en los campos adyacentes a la ermita Santa Anna, al SE de Alcudia. Durante los siglos posteriores, se sostuvo un intenso debate (Vallori y Cau, próxima aparición) entre los que defendían la hipótesis de Binimelis (Furió 1838; Moragues y Bover 1841) y los que preferían ubicarla en la zona del municipio actual de Pollença, al NW del de Alcudia (Dameto 1632: 34-35; Moragues y Bover 1841: 845).

Los hallazgos a lo largo de los siglos XVII-XIX se encargarían de inclinar la balanza a favor de los campos de Alcudia (Vallori y Cau, próxima aparición). En la segunda mitad del XVIII, se halló en el Pedret de Bóquer (Pollença) una tabula patronatus (Serra y Ferragut 1766) de la ciuitas Bocchoritana, la ciudad federada de Bocchor de las fuentes clásicas, lo que confirmaba que en este emplazamiento se alzaba la antigua Bocchor y no Pollentia. Finalmente, en 1887, se halló en Santa Anna la única inscripción que nombra a Pollentia (Hübner 1888). Una vez ubicados con cierta seguridad los terrenos donde estuvo enclavada la antigua Pollentia, la arqueología del siglo XX tenía por delante un rico yacimiento por explorar. Fue durante los años 20 cuando empezaron las primeras excavaciones con voluntad científica, de la mano de Gabriel Llabrés y Rafael Isasi.

Pollentia_excavaciones

Parte de la documentación de las intervenciones que tuvieron lugar entre 1923 y 1946 fue utilizada por Arribas, Tarradell y Woods (1973) para situar de manera aproximada las áreas de excavación de Llabrés e Isasi y, posteriormente, analizada por Merino para reconstruir las excavaciones de los años 1923, 1926 y 1927 (Merino 1995, 1999).

En esta contribución, ofrecemos el resultado de la consulta de una serie de volúmenes inéditos elaborados por Isasi, codirector de los trabajos y de los diarios de excavación, puestos recientemente a disposición pública por su familia (Isasi y Llabrés 1933, 1934, 1935; Isasi s.d.-a, s.d.-b, s.d.-c, s.d.-d, s.d.-e) y depositados en el Museu de Mallorca. Esto ha permitido reconstruir las sucesivas campañas, situando topográficamente los sectores excavados, gracias a la planimetría elaborada por Isasi y a las indicaciones de los diarios de excavación. Además de varias estructuras, hemos podido ubicar también piezas singulares aparecidas durante estos trabajos, tales como inscripciones o estatuas. El conocimiento de las excavaciones de 1923-1946 tiene un gran valor historiográfico y, además, la localización topográfica de estas intervenciones permite valorar el potencial arqueológico actual de varias zonas del yacimiento.

 (Segueix)
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar