Alta mar

Contacto

Rosselló Pòrcel: Diari de Buja

fabian | 07 Maig, 2014 12:18

El absolutismo se expresó con la frase "El Estado soy yo" ("L'État, c'est moi") atribuída a Luis XIV de Francia. Mas hay otra frase parecida en la forma, que no en el significado que sería "El pueblo soy yo" que aparece con mucha frecuencia en multitud de personas que se consideran "la voz del pueblo" y que deciden quién o quiénes pertenecen o no a ese supuesto pueblo. Parece que esta atribución de ser "la voz" se ha dado en personas de muchos oficios, aunque principalmente en políticos, religiosos y profesores.

El trinitario Miquel Ferrer i Bauçà también se consideró "voz del pueblo mallorquín" expresada en las publicaciones que realizó. «Jo escric per es póble báx qui necesita de instrucció [...] párl ab lo que han estudiat áltres, pos en sos méus termas lo qui fará badár ests uys a molta gént, y assegúr que vos ne diré de bónas», escribía. Con todo, hay que buscar en ellos algunos valores positivos, que también los tienen en abundancia bajo esa aparente prepotencia del vulgo que creen liberar.

El periodismo en Mallorca

Diari de Buja

VIII

El elemento popular, lo que podríamos llamar la masa, era en 1812 en Mallorca enemigo de toda innovación política. El grupo de la Aurora Patriótica no tenía nada de democrático, pues —muy al revés de lo que a primera vista pudiera parecer — los que se decían libertadores del pueblo poco o nada habían recibido de él. Auroristas y antorchantes eran todos aristócratas o pertenecientes a las clases superiores de la sociedad con muy contadas excepciones. Por eso mismo los tumultos y las rebeliones que en aquellos años tuvieron lugar en Palma iban dirigidos contra los liberales por el pueblo, por el común, a pesar de que aquellos eran dueños de la situación política y habían logrado que la Constitución gaditana fuese jurada en toda la nación.

¿Y quién dirigía este elemento contra las nuevas tendencias? Muchas veces se quejaron Antillón y los suyos de la propaganda que el padre Strauch y otros religiosos hacían desde el pulpito contra la Aurora y hasta en cierta ocasión se desarrolló un proceso por ese mismo motivo, pero en la prensa, entre los periódicos que entonces salían, hubo uno que se dirigía especialmente a la clase baja: el Diari de Buja.

Estaba escrito en mallorquín, como lengua que había de ser más fácilmente comprendida, y su redactor era el padre Miguel Ferrer, trinitario, hombre contradictorio, a ratos personificación de la caridad más evangélica y en ocasiones declamador furibundo, de lengua desatada y venenosa.

Empezó a publicar su periódico en 23 de agosto de 1812. Lo imprimió Sebastián García y el último número apareció en 30 de abril de 1813.

En total salieron diez y ocho. El Diari de Buja no tenía días fijos de salida, durante agosto y septiembre de 1812 se publicó una mitad de la colección y la otra durante el mes de abril del siguiente año. Se suscribía en la librería de Carbonell a seis reales de vellón.

La índole general del Diari y el efecto que hace al lector es el de un periódico de combate sucio e insultante en muy frecuentes ocasiones. El autor no se detiene ante un vocablo más o menos, ni que una frase de mal gusto. Hasta se alaba de ello muchas veces: a mala llengo no'm gonyau, dice con frase gráfica y representativa. Y en efecto nadie le vence en este aspecto. Su vocabulario es digno casi siempre de la clase más deseducada y baja. Esto no quita que a veces su prosa tenga una cierta gracia en su festividad y lo mismo sucede con algunas de sus poesías.

Su estilo es de lo más estrambótico. De un asunto pasa a otro con increíble rapidez. Tan pronto os habla de la Aurora como de un payés mallorquín. Tan pronto defiende una opinión política como os enjarreta unos «Consells» como los siguientes: «Vols tenir un bon dia? Afaita't. Un bon mes? Casa't. Un bon any? Mata porc. Vols no tenir mal de morros? No síes afectat de dois o afluixa-te'n.» Y eso sin el menor motivo que lo justifique.

Su preocupación constante es la Aurora Patriótica. Este interés por el periódico liberal está expresado en esos versos de su pluma:

Aurora i va tan encesa?
Com pot esser, digau-m'ho?
Mallorquína? Explicau-m'ho.
Ell com que sia francesa!

Es esta una denuncia formal que debía hacer efecto entre la plebe que odiaba ferozmente a Francia debido a la reciente invasión. Y esta denuncia se repite con extremada frecuencia y con algo de razón, pues que ¿no era verdaderamente francés, dieciochesco, el espíritu de la Aurora?

También se divertía —con un regocijo algo brutal — el autor del Diari de Buja en sacar apodos a los personajes de la época. Al fiscal Victorica inquieto y ladino le llamaba burlescamente Tiroriro y a José Bonaparte, el frustrado rey de España, en Pep de ses Carabasses, rei des moixos que no agafen rates. Nos imaginamos perfectamente las carcajadas que estos motes despertarían entre el vulgo, gran lector del Diari. Este no consiguió nunca que los escritores liberales se ocupasen de él con seriedad. Lo más que hicieron fue dedicarle algunas notas pidiendo su abolición —bien merecida por cierto — a la Junta de Censura, que mandó recoger algunos números del libelo.

El padre Ferrer publicó también otro periódico titulado Nou Diari de Buja o Crítica des pobro veí. Vio la luz en 6 de junio de 1813 y terminó en 22 de julio del mismo año. La colección completa consta de catorce números. Lo imprimía Sebastián García. Este Nou Diari sigue la senda del anterior. Critica frase por frase sus frases y hace hincapié en determinadas opiniones. Es idéntico en todo al Diari de Buja.

También lo es la Lluna Patriótica Mallorquina, del mismo autor, quien únicamente publicó dos números impresos por Brusi en marzo de 1813.

prensa

***

Debemos ahora ocuparnos de otra publicación que imprimió tan solo su primer número. Se titula Nuevo diario del liberal Napoleón de hoy 17 de julio o ya sea lunes 21 de junio de 1813 feliz para los españoles y aciago para los liberales.

Es periódico de extrema derecha, impreso por Brusi. El único ejemplar que conocemos lo hemos visto en la Biblioteca Provincial, y a nuestro juicio tiene tan poca importancia espiritual como gran valor bibliográfico.

B. Rosselló Pòrcel

El Día, 7 de Septiembre de 1930.

En El 'Diari de Buja' y otros (1812 - 1813) están los enlaces a las publicaciones periódicas de Miquel Ferrer i Bauçà, así como otras informaciones sobre ellas y sobre su autor.

Hubo otro trinitario, el P. Rosselló Sureda, de ideología totalmente opuesta a la de Miquel Ferrer, pues era liberal, que, unos años después, en tiempos del Trienio Liberal, publicó "El Atleta de la Libertad" sobre el que también escribiría un artículo Rosselló Pòrcel.

 (Segueix)
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar