Alta mar

Contacto

Bolletí de la Societat Arqueològica Lul·liana: Año 2012

fabian | 30 Abril, 2014 17:46

A texto completo se encuentran los artículos del Boletín de la Sociedad Arqueológica Luliana del año 2012. Son los siguientes:

portada

  • Guy de Mulder, Mark van Strydonck: Un descubrimiento imprevisto. Nuevos hallazgos de cerámica en Son Matge
  • María Barceló i Crespí: Notes sobre la torre de les Hores i el rellotge de la Ciutat de Mallorca a la tardor medieval
  • Jaume Sastre Moll: El desenvolupament institucional de Menorca. Segles XIII-XV. Les Sentències de Galceran de Requesens per a Menorca (1439-1441)
  • Eduardo Carrero Santamaría, Antoni Pons Cortès: Las matrices múltiples de pizarra de la Seu de Mallorca en contexto. Modelos y paralelos
  • Miguel Gabriel Garí Pallicer: El gremio de horneros y el monopolio de la cocción de pan en la Ciutat de Mallorca (1476-1597)
  • Tina Sabater Rebassa: Sobre patrimonio disperso. Una nueva predela del siglo XV y su retablo
  • Eduardo Pascual Ramos: La contribución del reino de Mallorca en la toma de Menorca (1708)
  • Miquel Pou Amengual: Les propietats i el patrimoni artístic del canonge Antoni Evinent (Bunyola 1743-Palma 1814)
  • Albert Cassanyes Roig: El Col.legi de Monti-Sion després de l'expulsió dels Jesuïtes (1767-1772)
  • Marià Carbonell i Buades: Els orígens del col.leccionisme numismàtic i antiquari a Mallorca: Gabriel Flor i altres contertulians de Bonaventura Serra
  • Alexandre Font Jaume, Maria Rosa Llabrés Ripoll: Joan Despuig i Safortesa i la versió de l'Anàbasi d'Arrià
  • Elvira González Gozalo: Els botons mallorquins de la col.lecció de la joieria "Joyas Forteza" de Palma
  • Pere Salas Vives: Serveis públics in modernització de la ruralia. Mallorca (1850-1923)
  • Gabriel Llompart Moragues: Drapeau. Banderas, abanderados y bandereros en el Reino de Mallorca

En la Biblioteca Digital de las Islas Baleares está por volúmenes completos y por artículos sueltos de todos los números por orden alfabético. En Dialnet están los artículos, aquí reunidos según el número de la revista.

Memòries de la RAMEHG, 2013

fabian | 30 Abril, 2014 11:06

La Reial Acadèmia Mallorquina d'Estudis Genealògics, Heràldics i Històrics (RAMEHG) publica anualmente una revista titulada Memòries de la Reial Acadèmia Mallorquina d'Estudis Genealògics, Heràldics i Històrics. Su edición digital se encuentra en Dialnet. Ahora ya está el número 23, correspondiente al año 2013, el cual presenta los siguientes artículos:

grafiti

  • Elvira González Gozalo: Los trazos murales espontáneos, testimonios arqueológicos de nuestra cultura. El caso de Mallorca
    Los dibujos, grafitos e inscripciones de tipo espontáneo, incisos o pintados en los muros, han sido objeto de interés para especialistas europeos sobre todo italianos, alemanes y franceses durante el siglo XIX y parte del XX. Tan sólo hay que recordar los grafitos de Pompeya que ha dado tantísimos estudios de esta especialidad para entender el fenómeno al que nos estamos refiriendo. Sin embargo nuestro país no ha prestado una especial atención hacia estos testimonios arqueológicos, salvo en Mallorca, donde los estudios se realizan de manera sistemática desde hace más de treinta años en todos sus monumentos.
  • M. Carme Coll Font: Arnau de Togores: l'empremta del guerrer
    Arnau de Togores va ser membre de la petita noblesa catalana que va participar de l’exèrcit cristià que conquerí Mallorca (1229). Una dècada després de la conquesta de Mallorca s’hi troba instal·lat. L’anàlisi del Llibre Manual de Pere Romeu (1239-1243) ens permet rastrejar les seves principals ocupacions, que el fan part de l’elit econòmica del moment: terratinent, corsari, creditor-mercader i noble feudal.
  • Antonio Mut Calafell: Onomàstica dels participants als actes celebrats a Ciutat de Mallorca l'any 1300 amb motiu de l'actualització de les franqueses i privilegis del Regne promoguda per Jaume II
    Jaume II de Mallorca va emprendre al començament de 1300 una actualització de les franqueses i privilegis dels territoris insulars del Regne. Amb tal motiu es celebraren a la Ciutat de Mallorca uns actes conduents a la seva concessió i aprovació públiques. El present treball ofereix uns 600 noms i llinatges corresponents a les autoritats i particulars que participaren a aquelles solemnitats. Aquests noms devien ser representatius de les famílies de la població més nombrosa de l'illa uns 60 anys després de la conquesta de Jaume I.
  • María Barceló i Crespí: Els Massanet: poder econòmic i prestigi social (segle XV)
    Gràcies a la documentació arxivística i, sobretot als protocols notarials, s’ha pogut reconstruir, més o menys, la família Massanet al llarg d’uns vuitanta anys i de vàries generacions. Així, s’ha perfilat l’evolució d’una família rica i amb prestigi social i alhora ressegir, a grans trets, la trajectòria personal dels seus membres en el quefer econòmic, la relació familiar, la dedicació profesional, etc. Tot plegat evidencia el poder econòmic i el prestigi de la família Massanet així com el seu ascens social a la Mallorca de la tardor medieval.
  • Miguel Gabriel Garí Pallicer: Los horneros de la Ciutat de Mallorca moderna: reproducción y movilidad social
    El presente artículo tiene como objetivo mostrar algunos aspectos de la menestralía urbana de la Mallorca de los siglos XVI y XVII. En concreto, los temas tratados serán dos: la reproducción de roles sociales y la movilidad social a partir del estudio de un gremio importante de la ciudad como era el de horneros.
  • Albert Cassanyes Roig: La fundació de la Congregació de l'Esperit Sant i la seva tasca de beneficència a l'Hospital General de Mallorca (1598-1605)
    Aquest article presenta la fundació de la Congregació de l’Esperit Sant, que depenia del col·legi de Monti-sion, i com des del primer moment es va ocupar en tasques de beneficència a l’Hospital General. A partir de les seves ordinacions i de les deixes pies rebudes, es pretén remarcar la importància de la congregació en l’assistència benèfica a Mallorca.
  • Miquel Pou Amengual: Consum i desmembració de pintura mitològica a l'Alta societat illenca. L'exemple d'un fris d'Acteó i Diana
    La investigació analitza l’escassa presència de pintures mitològiques a Mallorca i en concret les de quatre col·leccions privades. Les col·leccions pertanyien a la societat benestant de Ciutat de Mallorca que eren propietàries de casals a Palma. Aquestes i alguns casals foren sotmesos, amb el temps i per diverses causes, a la seva desaparició provocant l’extinció del conjunt d’obres d’art que posseïen. A més, el treball, estudia i dóna a conèixer, un exemple concret d’obra d’art feta per a un interior de casal ciutadà i que fou víctima de la separació del conjunt artístic per la qual fou creada.
  • Felipe Rodríguez Morín: Sobre la commoción sufrida por los reaccionarios mallorquines en 1813, a cuenta de una traducción de El Contrato Social de Rousseau
    Con la primavera de 1813 llegó a Mallorca una traducción de El contrato social de Rousseau titulada Principios del derecho político, que encendió la cólera de los rancios con más intensidad que ningún otro libro «impío», no solo porque vieron en dicha obra un ataque contra los tres puntales de la tradición hispana: religión, monarquía y familia, sino porque la consideraron también como una especie de punta de lanza de la revolución promovida por el enemigo francés y ejecutada en España por los liberales, cómplices en su opinión de Bonaparte.

Todos los artículos se hallan a texto completo

Prensa mallorquina 1898 - 1900

fabian | 29 Abril, 2014 12:30

Sólo me refiero a la prensa digitalizada y actualmente expuesta en la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica. Nueva en los años 1898 a 1900 es la siguiente:

El balear : diario liberal conservador

Diario de carácter liberal - conservador, dirigido por Enric C. Cuschieri. Se publicó entre el 15 de enero y el 31 de julio de 1898. Substituyó al Heraldo de Baleares como órgano del Partido Conservador Romerista. Tiraba dos ediciones diarias con suplementos. Entre otros, eran redactores habituales Jeroni Castaño, Saturio Ruiz y J. Vives.

G. E. M., vol. 1

***** ***** ***** ***** *****

El Convencional : periódico sin rumbo conocido

[Sin información.]

***** ***** ***** ***** *****

La correspondencia : diario de avisos y noticias.

Diario editado en Palma entre julio de 1898 y abril de 1899. Se publicaba con el subtítulo de Diario de avisos y noticias. Eco imparcial de la opinión y la prensa. Imprimía tres ediciones diarias y algunos suplementos. Publicaba noticias culturales, locales y, sobre todo, referidas a la Guerra de Cuba. Fue dirigida por Ricard Salvá.

G. E. M., vol. 4

***** ***** ***** ***** *****

prensa

Mallorca : revista decenal

[Sin información, pero mirando los índices de la revista, aparecen las firmas del Obispo de Mallorca y de muchos sacerdotes como Miquel Costa; José Miralles, archivero de la Catedral; Mateo Rotger y otros. Trata de temas culturales relacionados con la isla ; temas religiosos y literarios.]

***** ***** ***** ***** *****

El eco del magisterio

Semanario publicado en Palma entre 1890 y 1900. Dedicado a la primera enseñanza y dirigido por Joan Sabrafrin, ofrecía noticias oficiales de las escuelas de Mallorca y recogía artículos de publicaciones semejantes. Fue su continuador El Defensor del Magisterio.

G. E. M., vol. 4

***** ***** ***** ***** *****

Las campanas : semanario joco serio

Publicación ligada a la Unión Republicana, subtitulada Semanario joco serio. Se editó en Palma entre 1890 y 1900 y fue su director Saturio Ruiz. Centrada en la crítica política española y extranjera, tenía una sección dedicada a la literatura, el teatro y las variedades. Era de ideología republicana y regeneracionista y se declaraba anticatalanista y antimarxista. Su fundador y principal redactor, Ricardo Fuster, abandonó la revista por discrepancias ideológicas. Fueron colaboradores habituales Enrique Garrido, J. Pomar y Justino Corral entre otros. Se redactaba en castellano.

G. E. M., vol. 3

***** ***** ***** ***** *****

Defensor del Magisterio

Publicación semanal dedicada a la primera enseñanza editada en Palma desde enero de 1900 a enero de 1901, sustituyendo a El eco del magisterio. Ofrecía noticias oficiales del magisterio e información sobre las escuelas de Mallorca. Fue el director Nicolau Muntaner Palmer. Se publicaba en castellano.

G. E. M., vol. 4

Una curiosidad es saber qué prensa de las Baleares se publicó el último día del siglo XIX, día 31 de diciembre de 1900, que era lunes. De toda la prensa digitalizada en la Biblioteca Virtual, hay cuatro publicaciones; tres menorquinas y una de Mallorca. Son las siguientes: El bien público de Mahón; El liberal : órgano democrático de la isla de Menorca, también publicado en Mahón; El vigía de Ciudadela y La Unión Republicana de Palma. Es una simple curiosidad que actualmente podemos conocer mediante una operación del buscador.

Rosselló Pòrcel: El Diario de Palma

fabian | 28 Abril, 2014 12:42

El objeto de análisis de este artículo de Rosselló Pòrcel es el "Diario de Palma" (1811 - 1813), el cual se encuentra en la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica. Rosselló lo analiza en comparación con el "Diario de Mallorca" (1808 - 1814) (Artículo de Rosselló Pòrcel; "Diario de Mallorca" en la B. V. Prensa Histórica), el cual sería la voz de los liberales, frente al Diario de Palma como voz de los serviles, aunque de carácter muy moderado.

Permanecen elementos que hoy nos sorprenden como que no hubiera información local, la cual debía ser exclusivamente de "boca a boca", sin considerarse que debiera pasar a "los papeles"; el anonimato de los escritores, puesto que el "Diario de Palma" reprodujo escritos voluntarios de los lectores, los cuales utilizaron pseudónimos, conociéndose este periódico como el Diario de Brusi", único nombre real, el de este editor catalán que lo imprimió durante una temporada.

prensa

El periodismo en Mallorca

El Diario de Palma

IV

Este periódico empezó a publicarse en viernes, 6 de septiembre de 1811 y se imprimió en la Imprenta Brusi hasta el día 1 de noviembre de 1813 en que el editor marchó a Barcelona. Continuó saliendo hasta 31 de diciembre del mismo año. Durante este lapso de tiempo lo publicó Melchor Guasp.

El formato del Diario de Palma es idéntico en todo a los demás periódicos que en nuestra ciudad veían la luz. Los números tenían cuatro y ocho páginas; abundan muy poco los extraordinarios, a diferencia del Diario de Mallorca, su competidor, que los publicaba con relativa frecuencia. Encabezan el periódico un escudo de Palma, el título, las observaciones meteorológicas, el santo dd día y los anuncios de cultos y noticias religiosas.

Aquellos son –juntamente con los teatrales, verdaderamente curiosos y dignos de mención– los únicos que se leen en toda la colección. Por extraño que parezca, el anuncio comercial no había dado todavía ningún fruto.

No hay tampoco, en el Diario de Brusi, crónicas de actualidad local. La historia de Palma no avanza un paso con su lectura. El reporterismo noticiero no ha nacido todavía en nuestra ciudad.

Todo lo contrario sucede con la colaboración, muchas veces espontánea. Nuestro periódico afirmó varias veces que admitiría con sumo placer artículos de actualidad estuviesen o no firmados, siempre que interesaran al público y se mantuviesen en los términos de la cortesía. En un principio pocos fueron los que contestaron a la invitación, pero, pasados unos meses, inducidos por ejemplos anteriores floreció en Palma una multitud de escritores y articulistas, que, amparados por la Ley de imprenta –recientemente decretada por las Cortes de Cádiz, después de larguísimas discusiones– tratan de todas las materias con la mayor desenvoltura, ocultos bajo el pseudónimo, que les protege de futuras venganzas, y se meten en mil polémicas que no siempre terminan, como había pedido el editor, en los dominios de la urbanidad.

Desde el principio de estas polémicas ya se puede adivinar sin gran trabajo el profundo surco divisorio que había de apartar por largo tiempo en nuestra ciudad dos sectores muy diferentes –opuestos– que no dejaron desde entonces de hacerse una guerra sin cuartel y que el maestro Santos Oliver bautizó en su bellísimo libro Mallorca durante la primera revolución con los nombres de liberales y serviles.

Las polémicas que se leen en las páginas del Diario son, a veces, originadas por denuncias de infracción de la Constitución –promulgada también hacía pocos meses– y que una parte de la opinión se obstinaba en hacer cumplir en sus más mínimos detalles. Los serviles, que habían aceptado la Constitución de mala gana –como se vio más adelante– aunque no se atrevían a contradecirla abiertamente, lo cual hubiera tenido para ellos muy malas consecuencias, procuraban zafarse en lo posible de sus mandatos y hasta oponerse a ellos de una manera subrepticia, actitud que indignaba a los liberales y les inducía a producir las polémicas a que nos hemos referido.

El editor del Diario de Palma, el catalán Brusi, era decididamente retrógrado, y por eso mismo su periódico, aunque no se niega nunca a cantar las alabanzas de la Constitución, admite más colaboración servil que la que tenía el Diario de Mallorca, que aunque nunca hizo profesión de fe libera! y hasta combatió a la Aurora Patriótica era de ideas algo más avanzadas Estas diferencias de opinión –además de su enemistad comercial– son origen de continuas polémicas entre los dos diarios, que en el de Palma adopta con frecuencia un tono fuerte e insultante.

La parte de información peninsular y extranjera es inferior a la del Diario de Mallorca, que tenía corresponsales más numerosos. Unicamente en la información referente a Cataluña vence el diario de Brusi. Esto se comprende fácilmente por ser éste catalán y contar con muchas relaciones en Barcelona en donde su imprenta era de bastante antigüedad; había venido como tantos otros a Mallorca con la intención de huir de las tropas napoleónicas que durante tantos años tuvieron en su poder la Ciudad Condal.

Las poesías que inserta el Diario, casi todas referentes a sucesos de la época, son numerosas. Podemos citar una «Marcha patriótica a los quintos de Cataluña en el año 1812»; unas octavas dirigidas a Lord Wellington, el general enviado por Inglaterra para ayudarnos. Varias poesías, completamente tabernarias, dirigidas contra Napoleón .y los franceses en especial José Bonaparte. todo firmado con iniciales o pseudónimos, característica de nuestro primitivo periodismo.

Merece ser recalcado ese odio contra Francia que imperaba en Mallorca a principios del siglo pasado. Bien se conoce que la revolución había llevado el horror y la indignación a muchos espíritus timoratos, indignación que fue en crescendo al ver con estupefacción que nuestras tropas antirrevolucionarias –muerto el general Ricardos– eran derrotadas lastimosamente en la frontera y que. pocos años después, éramos invadidos por una nación que hubiera podido suponerse exhausta y sin fuerzas. Tal vez este odio influyera bastante en la desgraciada suerte de los prisioneros de Cabrera.

La información referente a las Cortes de Cádiz, entonces en su apogeo, insertada por el Diario de Palma es interesantísima. Polémica y discursos pasan ante la vista del lector que se admira de aquella intensísima vida parlamentaria en los comienzos del siglo XIX. Y recorriendo aquellas páginas imborrables de nuestra historia civil, las figuras de los prohombres creadores de la primera Constitución española pasan a ser para el lector entusiasmado objeto de perdurable admiración.

B. Rosselló Pòrcel

El Día, 10 de agosto de 1830.

Sobre este periódico ya realicé la entrada El 'Diario de Palma' (1811 - 1813) con algún enlace a un estudio sobre Antonio Brusi.

 (Segueix)

Rosselló Pòrcel: El Semanario Político

fabian | 24 Abril, 2014 16:15

En este artículo, Rosselló Pòrcel no sólo habla sobre el "Semanario Político", sino también sobre alguna publicación que sólo tuvo un ejemplar como la primera publicación en lengua mallorquina – catalán dialectal, dicen algunos –, la "Gazeta Triunfo-mensual del centro de Sóller" que el autor no vio, pero del que leyó el prospecto.

El periodismo en Mallorca

El Semanario Político

III

Empezó esta publicación el dos de Noviembre de 1809 y terminó el 3 de Julio del siguiente año. Vieron la luz pública 58 números que forman un tomo pequeño si lo comparamos con la colección del Diario de Mallorca o del Semanario Económico.

Tuvo diferentes tílulos. Comenzó llamándose Semanario Político de Mallorca, después se titula El Extraordinario Político Mallorquín y en unos pocos números Suplemento al Semanario Político de Mallorca. Estas variantes no afectan en nada a la índole del periódico, que continúa dando la misma siempre, sea el que sea el título que le encabece. Se tiraba en la Imprenta Real y los tipos, aunque algo feos, son mejores que los de los demás periódicos coetáneos. La suscripción se renovaba mensualmente y valía nueve sueldos al mes a domicilio y siete y medio en la librería. Los números tienen dos, cuatro y ocho páginas.

Conocemos dos colecciones completas, una en la Biblioteca Provincial y otra en la Municipal de reciente creación.

Si estudiamos la índole del Semanario Político a las primeras páginas de lectura podremos ver que es una imitación del Diario de Mallorca bastante inferior al original. Las secciones de noticiario y actualidad parecen calcadas sobre el citado periódico, tan semejantes son en todo. Lo mismo que el Diario, aboga por la independencia española y hace una sañuda guerra de palabras a los franceses y a Napoleón. Los artículos son pocos; hay muchas cartas de personas residentes en la península que escriben a sus familiares de Mallorca sobre la guerra y sus peripecias: unos burlones comentarios a la legislación de José Bonaparte, una lista de los favorecidos por este, en la que se lee el nombre de don Cristóbal Cladera, el mallorquín afrancesado, y nada más de interés para el lector moderno. La impresión general que se experimenta después de leer el Semanario es de poco interés. Parece que el autor o autores del periódico escribían sin simpatía por las causas que defienden, y esto resta a su obra el gran encanto que tiene, por ejemplo, el Diario de Mallorca, lleno de vida y tras cuyas páginas se adivina un autor con ánsias de triunfo y de gloria. El noticiario local continúa nulo y en el anuncio únicamente el infatigable librero Carbonell adivina el gran valor del reclamo, con una constancia que le honra.

Tócanos ahora hablar de algunos periódicos que vieron publicado su primer número solamente. Es este un caso que se repite con frecuencia, con demasiada frecuencia en la historia de nuestro periodismo y que resulta de tanta molestia para el historiador como para el lector y el coleccionista, pero en aras de la verdad y de la exactitud nos vemos obligados a ocuparnos de esas publicaciones esporádicas que salieron en Mallorca.

Es una de las primeras la Gazeta Triunfo-mensual del centro de Sóller en obsequi de una Aurora que comparegué en esta isla de Mallorca en el present any 1812 a mitxa añada de Juny (segons varios estrolechs) para que lograssem un bon esplet de sol ab arpes esmolades; Palma. Sebastià García. Según Bover, solo un número salió de esta Gazeta Triunfo-mensual, primer periódico escrito en mallorquín. No hemos podido verlo, pero en cambio hemos tenido la suerte de encontrar su prospecto. Tiene parecido título y por el estilo que emplea se adivina a primera vista que dirigirá sus esfuerzos contra la Aurora Patriótica Mallorquína, el célebre periódico de Isidoro de Antillón, el incorruptible magistrado aragonés.

El autor de la Gazeta era quien más tarde había de redactar El Amigo de la Verdad, el célebre padre Traggia. que tan gran papel desempeñó en las luchas entre liberales y serviles, y que se distingue por su estilo violento y populachero.

Por la misma época (11 de julio de 1811) vio la luz el Espíritu de los mejores diarios de la Corte. No hemos podido examinar el único numero que salió, de modo que las noticias que sobre él conocemos las debemos a Bover que dice que se tiraba en la imprenta de Miguel Domingo, debía salir un número cada semana y se había marcado el precio de suscripción a ocho reales mensuales o dos cada número suelto. El primero tiene veinte páginas, en cuarta.

También hemos visto ejemplares sueltos de dos periódicos, de escasa importancia, de la época constitucional. He aquí sus títulos: Narcótico Literario o Miscelánea para saber mucho en poco tiempo – por don Juan de los Reyes – cuatro páginas; Miguel Domingo, 1812. El número que hemos visto es una especie de enciclopedia en que se habla de astronomía, estética y mil asuntos diferentes.

En la Biblioteca Municipal existe también un ejemplar del Diario de la tarde del sábado 19 de setiembre de 1812, impreso por Brusi.

En este periódico se habla exclusivamente de las Cortes de Cádiz y de la votación de diferentes asuntos. Es de tinte moderado, como todo lo que se imprimía por el fundador del Diario de Barcelona.

En general los periódicos de que nos ocupamos en este artículo distan mucho de la perfección en todos los aspectos. Fácil es observar que era tarea dura su publicación, ya porque el medio ambiente no era muy a propósito, ya por la ineptitud, muchas veces manifiesta, de redactores y articulistas.

Pocos años después, en pleno período constitucional, florecen en Palma una serie de periódicos - diarios y semanarios- dignos de toda atención por ser trabajos hechos con todo cariño por sus respectivos autores y que tienen tanto interés para el historiador como para el simple amante de la cultura. Nos referimos a la Aurora Patriótica, al Semanario Cristiano - Político y a tantas otras publicaciones que nos ocuparán en posteriores (y más interesantes) artículos.

B. Rosselló Pòrcel

El Día, 3 de agosto de 1930.

El autor de la "Gazeta", indica Rosselló, fue el padre carmelita Traggia. Según el estudio de Elisabel Larriba en Mejor que el púlpito: la prensa. El Padre Traggia y El Vencedor católico (1809-1810) (2012). Fr. Manuel de Santo Tomás de Aquino, Traggia (1751 - 1817), nacido en Zaragoza, prior carmelita en Valencia, donde empezó a publicar, lo cual siguió haciéndolo en Sevilla donde escribió entre el 24 de noviembre de 1809 y el 19 de enero de 1810 "El Vencedor católico". Ante la llegada inminente de los franceses, Traggia abandonó Sevilla y se refugió en Cádiz; pasó luego a Valencia donde publicó "El Amigo de la verdad" (1811) que prosiguió ya en Mallorca, refugiado en la Cartuja de Valldemossa en 1812 - 1813. Y desde aquí saltó a Malta. Es una figura sumamente interesante que vio en el periodismo el medio más adecuado para propagar y defender las ideas. Me resulta extraño que Traggia escribiera en lengua mallorquina, aunque él era un enemigo declarado contra las ideas que sustentaba la "Aurora".

(Segueix)

Prensa mallorquina de 1892 a 1897

fabian | 23 Abril, 2014 15:46

Si en el buscador de la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica elijo: "Biblioteca: Todas las bibliotecas"; "Comunidad Autónoma: Islas Baleares" y "Publicación entre 01/01/1892 y 31/12/1897" el resultado es 24 publicaciones, 13 de ellas de Menorca y 11 de Mallorca.

Pero en estas entradas sobre la prensa sólo recojo las que se inician o reinician en estos años y la verdad es que no lo hago correctamente pues la estructura de esta Biblioteca Virtual no es ni por comunidades ni por islas sino por bibliotecas públicas de las que hay varias en cada una de las islas mayores y yo sólo miro las de Palma. Sobre las publicaciones menorquinas no dispongo de información ya que utilizo como fuente la GEM, Gran Enciclopèdia de Mallorca, Así pues, la información de estas entradas es parcial, localizada en Mallorca y, más concretamente en Palma.

Las publicaciones que se crean en Palma entre 1892 y 1897 son:

prensa

La Voz del Pueblo : semanario obrero

Semanario editado en Palma desde marzo de 1893 a junio de 1894. De carácter obrerista, estaba vinculado a la Unión Obrera Balear. Políticamente se alinea con el republicanismo y polemiza con la publicación socialista La Bandera Roja y con la anarquista La guerra social. Fue director Félix Mateu Domeray. Tuvo como redactores a Pere Janer y Bartomeu Sastre. Entre otros, colaboraron Pere Ferrer, Francesc Pi i Margall y Nicolás Salmerón. Se redactaba en castellano.

GEM, vol. 18, entrada realizada por (AM)

***** ***** ***** ***** *****

Heraldo de Baleares : diario independiente

Publicación diaria editada en Palma (1894 - 1901). Ofrecía información general y local y se redactaba íntegramente en castellano. Tuvo diversas épocas. En la primera, entre octubre de 1894 y febrero de 1897, se titulaba Diario Independiente. Tenía corresponsales fuera de Mallorca y publicaba dos ediciones diarias. El director efectivo era Ricard Salvà, aunque debido a su condición de militar, figuraran como directores Antoni Rotger y Llorenç Barceló. Fueron redactores Andreu Barceló, Miquel Capó, Ramon Ramon, Enric Rivas, Francesc Seguí y Josep Vives. Desde febrero a diciembre de 1897 se convirtió en el órgano del Círculo Conservador de Palma. Polemizó con publicaciones liberales y carlistas. Criticó duramente la gestión de los liberales en la alcaldía de Palma. En enero de 1898, el Heraldo fue adquirido por Carles Cuschieri y apareció como órgano de la disidencia conservadora seguidora de Francisco Romero Robledo. Reapareció entre abril y agosto de 1898 como diario independiente con Ricard Salvà como director y propietario. En su última época, que se alargó hasta septiembre de 1900 y marzo de 1901, se publicó sin una periodicidad fija.

GEM, vol. 6.

***** ***** ***** ***** *****

Boletín comercial : periódico jurídico, industrial y de comercio de las Baleares

Publicación de la Cámara Oficial de Comercio de Palma, subtitulada Periódico jurídico, industrial y de comercio de las Baleares. Dirigida por el procurador de la Audiencia Manuel Peña Gelabert, se editó desde mayo de 1896 hasta febrero de 1899, cuando fue sustituído por el Boletín de la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación de Palma de Mallorca. Tenía una periodicidad mensual que posteriormente pasó a quincenal. Se distribuía en toda España y en el extranjero. Publicaba artículos sobre la industria y el comercio mallorquín en secciones fijas, con información sobre avogados, ferias y mercados, precios internacionales y nacionales, consultas jurídicas, cotizaciones y cambios monetarios. Fueron sus colaboradores habituales Lluis Jordà (desde Barcelona), Josep Otero, E. Guasp, Antoni Blavia y Carles Llopis.

GEM, vol. 2.

***** ***** ***** ***** *****

El Áncora : diario católico-popular con censura eclesiástica

[Ver información en Prensa mallorquina de 1880 a 1885]

***** ***** ***** ***** *****

La realidad : semanario joco-serio

Semanario satírico editado en Palma entre el 29 de febrero y el 13 de junio de 1896 con el subtítulo Semanario joco - serio. Tenía numerosos colaboradores que, por lo general, firmaban con un pseudónimo. Incluía temas de contenido diverso. Se redactaba íntegramente en castellano.

GEM, vol. 14.

***** ***** ***** ***** *****

prensa

La Unión Republicana

Diario editado en Palma entre agosto de 1896 y enero de 1904 en la imprenta del Comercio, Ofrecía información internacional, nacional y local, especialmente de carácter político. Era el órgano del partido Unión Republicana y propugnaba el régimen republicano, la libertad de cultos, la lucha contra el caciquismo y, sobre todo después de 1898, una descentralización de carácter federal. Fue dirigido por Jeroni Pou, Francesc García Orell y Lluis Martí. Fueron colaboradores asiduos y redactores Antoni Agustín, Josep Estades, Ricard Fuster, Gabriel Llompart, Antoni Marroig, Bernat Palmer, Pere Pastor, Benet Pomar, Benet Ponç Fàbregues, Joan Piña, Martí Pou, Joaquim Quetglas Sureda, Martí Salas, Guillem Serra y Joan Torrandell. Se redactaba en castellano.

GEM, vol. 17.

***** ***** ***** ***** *****

La Tradición : periódico católico monárquico

Semanario. Fue el órgano del Partido Carlista en Mallorca. Se redactaba en castellano y tenía cuatro páginas. Apareció en dos épocas. En la primera (1890 - 1899) se editaba en Palma y era dirigido por Marià Safortesa que era el fundador. Se subtitulaba Periódico católico monárquico y se publicaba en la imprenta de Amengual y Muntaner. Salía los sábados. En la segunda etapa (1912 - 1919) se editaba en Felanitx. Era el director Miquel Bordoy Oliver y se subtitulaba Semanario jaimista. Se publicaba en la imprenta de B. Reus y salía el viernes. Ocasionalmente aparecían artículos redactados en catalán. En su última etapa era el órgano del Partido Jaimista Mallorquín.

GEM, vol. 17.

***** ***** ***** ***** *****

Mallorca Dominical : revista bilingüe

Semanario editado en Palma entre febrero de 1897 y diciembre de 1901. Fue fundado por Bartomeu Ferrà Perelló. De carácter católico y regionalista conservador, ofrecía noticias locales, comentarios de textos evangélicos y colaboraciones literarias. Tenía una tirada de unos 1500 ejemplares. Fueron directores Bartomeu Ferrà y Miquel Torres. Colaboraron Joan Alcover, Antoni Maria Alcover, Miquel Costa i Llobera, Miquel Duran Saurina, Miquel Ferrà, Josep Miralles Asbert, Miquel dels Sants Oliver, Pere d'Alcàntara Peña y Victòria Penya d'Amer entre otros. Se publicaba en catalán dialectal y algunos artículos en castellano.

GEM, vol. 10.

Rosselló Pòrcel: Diario de Mallorca

fabian | 22 Abril, 2014 15:53

El equipo que digitalizó en la Biblioteca Pública de Palma la prensa hizo una buena labor. Fue una lástima que al inicio de la crisis económica se eliminara ese servicio pues la digitalización nos permite acceder a archivos que nunca hubiéramos pensado. Ojalá la economía permita la restauración del servicio.

Pero, pienso, no basta la digitalización. También es necesario que ese trabajo efectuado se anuncie, que haya personas que escriban sobre esos documentos y que lleguen a oídos de a quienes pueda interesar. La propaganda, la publicidad son elementos importantes hoy en todos los ámbitos de la actividad humana.

Poder acceder a los estudios que sobre una materia se han hecho es un avance social. La digitalización de las revistas universitarias y su acceso libre en Internet ha sido un gran paso.

Recojo hoy otro artículo de los que B. Rosselló Pòrcel escribió sobre la prensa mallorquina. En este caso se trata del Diario de Mallorca de 1808 a 1814, que se encuentra en la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica. Diario que habla de la guerra de la Independencia y de la Constitución de 1812. Rosselló nos habla de cómo llegaban las noticias, de las fuentes a las que tenían acceso. El puerto era una fuente de información. También nos habla del discurso periodístico que, en esos momentos era un discurso patriótico, enardecedor.

prensa

El periodismo en Mallorca

El Diario de Mallorca

II

La primera hoja periodística diaria que apareció en Palma se tituló «Diario Político de Mallorca». Empezó el 15 de junio de 1808 y, transformado su título, continuó hasta el 31 de Diciembre de 1814, de manera que subsistió poco más poco menos, seis años. Fue su fundador don Sebastián Hernández de Morejón, capellán castrense de los voluntarios aragoneses residentes en Mallorca, quien empezó a publicarlo con grandes aspiraciones, pero, obligado a partir a la península, cesó de dirigirlo el 15 de agosto del mismo año de su aparición; pero el día siguiente, quince del mismo mes, vio la luz pública su continuador el Diario de Mallorca de que vamos a ocuparnos en este artículo. Lo redactaba en sus primeros tiempos un mallorquín, don Juan Picornell y Obispo, que le dio parecida orientación a la de su fundador y más adelante pasó a regentarlo el impresor Buenaventura Villalonga, quien lo confeccionaba en su imprenta, aunque los primeros números se hubiesen tirado en las de Salvador Savall y Melchor Guasp. Se vendía en la librería de Carbonell, en Cort, y más tarde para mayor facilidad en su adquisición en diferentes sitios de la ciudad.

En varias ocasiones — según nos confiesa él mismo — estuvo a punto de quebrar y precisamente por falta de suscripciones murió el último día de 1814. Continuadamente ruega el editor la máxima puntualidad en el pago, pero los lectores no responden a sus súplicas y durante algunas épocas arrastró el Diario una vida lánguida y moribunda. Los tipos y el papel son bastante feos y así lo reconocía Villalonga, quien pide más venta para mejorarlos. Digna de anotar es la publicación de noticias meteorológicas diarias y de suplementos o volantes para anunciar hechos importantes, victorias de nuestras armas o sucesos de gran interés.

La parte de noticiario es muy interesante aunque no siempre digna de credulidad. Era aquella la época de la guerra de la Independencia que encendió todos los pueblos españoles en un grandioso furor patriótico que hay que confesar logró una absoluta victoria y, por eso, precisamente, muchas veces las noticias guerreras están llenas de un optimismo, que por su demasiada frecuencia lleva la duda al lector y más aún al actual que conozca algo de historia.

Pero no por patriótico es el noticiario poco abundante. No hay número del Diario de Mallorca que no lleve relaciones de sucesos bélicos y escaramuzas, toma de ciudades, levantamiento de sitios, augurios políticos y todo lo que con la guerra estuviese relacionado. Varias eran sus fuentes de estas noticias; en primer lugar las oficiales que recibía la Junta Suprema; después las que los particulares recibían por cartas que muchas veces se publicaban, además de las que eran traídas por los patrones de barcos y faluchos que llegaban al puerto. Loa marinos cuando eran portadores de alguna importante nueva, eran obligados a jurar su verdad para mayor certeza del público. Finalmente, también se recibían muchas noticias por medio de los periódicos de otras ciudades que eran enviados a Palma y a los que el editor del Diario estaba suscrito. Todo este conjunto formaba el noticiario de nuestro periódico.

En cuanto a lo local es mucho más pobre: son escasísimas las relaciones de hechos sucedidos en Palma; tan escasas que podríamos afirmar que son nulas.

Desde el año 1810 en adelante ocupan la atención del Diano de Mallorca las Cortes Constituyentes de Cádiz. Atención que va creciendo con el interés que en Palma inspiran los debates de aquella magna Asamblea; las crónicas de sus reuniones, con frecuencia copiadas de diarios gaditanos, inspiran interés aún al lector de hoy; baste decir esto para suponer el que tendrían para los de aquellos días tan llenos de peripecias para la nación. Las Cortes de Cádiz promovieron enormes polémicas en Palma, de que fue en parte reflejo el Diario según se verá más adelante.

El anuncio tuvo más importancia que en el Semanario de la Económica de Amigos del País. No pasa día en que no haya alguno y muchos son los que inserta varios, relativos a pérdidas, ofrecimientos, compraventa de casas y muebles, sorteos, almonedas, etc. El anuncio comercial continua atrasado. Unicamente el librero Carbonell anunció libros y artículos de escritorio con bastante frecuencia. Por lo demás, el reclamo sigue igual que en el Semanario.

Más interés tienen los artículos que empiezan con un ideal único, el Patriotismo, y que degeneran más tarde en violentas polémicas entre liberales y serviles. He aquí varios títulos de los de la primera clase (1808): «Del amor a la patria; de nuestra razón y confianza que debemos tener en la presente guerra: Reflexiones sobre el pueblo francés y su jefe»; «Reflexiones político-morales sobre la derrota de Dupont: La Voz de la Patria»; «El mérito de España» y otros muchos semejantes, patrióticos y entusiastas. Casi todos son anónimos y por ello mismo deben atribuirse al editor del Diario. A veces un artículo ocupa todo el número y continúa en los siguientes durante mucho tiempo.

Las polémicas entre liberales y retrógrados no tienen tanta violencia como en otros periódicos — a ellos exclusivamente dedicados — pero demuestran el gran interés de sus autores en la victoria de las causas respectivas. Para no citar muchos nombres, bástenos mencionar los de Isidoro de Antillón y el Padre Strauch, el inquisidor Victorica y el Padre Traggia, campeones denodados de ideas en oposición.

Pero quien peor lo pasa desde el principio del diario hasta su terminación es Bonaparte y con él Francia y los franceses. Se les dirigen artículos infamantes y versos groseros, insultos y dicterios a millares. Dudamos en la elección de ejemplos en apoyo de lo dicho, tantos son los que piden a gritos vuestra atención. He aquí varios, sin comentario alguno. Unos versos titulados: «Receta para hacer Napoleones y es infalible». Una horrible décima «Al general Magdonal (Macdonald) alias Patarrufa». Una oda titulada: «Furor de Bonaparie al referirle Berthier la derrota de Dupont». Ramplona e insultante. Con lo dicho puede el lector hacerse cargo de la acometividad anti-napoleónica de nuestros diaristas, algunas veces tan pueril que causa, francamente, la risa y constituye una de las partes más divertidas de la lectura del Diario.

Si resumimos en unas palabras la doctrina de nuestro periódico vemos que, a diferencia del Semanario de la Económica no le preocupa la cultura, sino ta información política, el patriotismo, la influencia en el ánimo del lector, la polémica y el intercambio de ideas, aspectos que unidos al noticiario constituyen el más moderno periodismo.

B. Rosselló Pòrcel

El Día, 27 de julio de 1930

Sobre esta publicación publiqué la entrada El 'Diario de Mallorca' de 1808 en la que incluía el "Prospecto" y algunos enlaces a las figuras de Juan Antonio Picornell y su padre Mariano.

 (Segueix)

Prensa mallorquina en 1890 y 1891

fabian | 21 Abril, 2014 18:38

En 1880 se crea el telégrafo. No he encontrado información sobre su existencia inicial en Mallorca ni cuándo la prensa de las islas empezó a utilizarlo. Podría ser un tema interesante.

En 1890 se crea bastante prensa, al menos en la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica aparecen publicaciones suficientes como para realizar esta entrada, recogiendo también las iniciadas en 1891. Son las siguientes:

El eco del santuario : revista quincenal

Revista quincenal editada en Palma por la Imprenta Católica Balear entre mayo de 1890 y diciembre de 1891. Recogió buena parte de la producción literaria de tipo religioso de autores como Miquel Costa i Llobera, Pere Joan Campins, Jordi des Recó, Tomàs Fortesa, Josep Uderti, León Carnicer Rochel, Bartomeu Barceló Massutí, Miquel Alcover Sureda, así como miscelánea histórica. Se redactaba en castellano, catalán y latín.

GEM, vol. 4

***** ***** ***** ***** *****

La mañana : diario político de avisos y noticias

[Sin información]

***** ***** ***** ***** *****

La opinión : periódico político

[Ver información en Prensa Mallorca 1874 - 1879]

***** ***** ***** ***** *****

La palma : semanario de historia y literatura

[Ver: 'La Palma' de 1840]

***** ***** ***** ***** *****

El noticiero balear : diario de avisos y noticias

Diario editado en Palma entre abril de 1891 y septiembre de 1894. Ofrecía información de carácter local y general. Era director Bartomeu Rotger y fueron redactores Jaume Font i Monteros, Fernando González, Miquel Martí y Antoni Rotger. Se editaba en la imprenta de Bartomeu Rotger. Fue sustituído por Heraldo de las Baleares. Se redactaba íntegramente en castellano.

GEM, vol. 12

***** ***** ***** ***** *****

El suplemento : semanario tradicionalista con Licencia y Censura Eclesiásticas

Semanario político editado en Palma en la Imprenta Católica desde abril de 1891 a diciembre de 1895. De ideología integrista, se manifestaba seguidor de Ramon Nocedal y propugnaba la restauración de la España tradicional y católica. Rechazaba el liberalismo y defendía a ultranza la fe católica, al tiempo que la oponía al carlismo. Polemizó con la prensa mallorquina confesional, conservadora, liberal y republicana. Fue colaborador Bartomeu Singala. Era continuación de El Centinela. Se redactaba en castellano.

GEM, vol. 17. Entrada firmada por (AM)

***** ***** ***** ***** *****

Las Baleares : diario republicano

Diario republicano que sustituyó al semanario de igual nombre y fue también dirigido por Benet Pons Fàbregues. Se editó desde el 1 de mayo de 1891 al 31 de julio de 1896, al aparecer La Unión Republicana. Fueron redactores entre otros, Lluis Martí y Joan Tugores.

GEM, vol. 1.

Las Baleares. Publicación periódica de carácter republicano autonomista, dirigida por Benet Pons Fàbregues. Se editó en Palma desde el 10 de mayo de 1890 hasta el 23de abril de 1891. Inicialmente salía dos veces por semana y se transformó en semanario a partir del número 52. Fueron colaboradores Lluis Martí, Eusebio Ballester, Benet Pomar y Ricard Roca.

GEM, vol. 1.

***** ***** ***** ***** *****

Las islas : periódico de noticias y de intereses generales

Diario publicado en Palma (marzo - julio de 1891). Salió como resultado de la fusión entre Las Instituciones y La Mañana. De tendencia conservadora, polemizó con El Liberal Palmesano. Fue el director Alvar Campaner Fuertes. Se publicaba en castellano.

GEM, vol. 7.

Hay que tener en cuenta que las indicadas son publicaciones que aparecen en 1890 y 1891, pero que en esos años se publicaban otras iniciadas en tiempos anteriores. Así, por ejemplo, en estos años se sigue publicando El Ancora (hasta octubre de 1890); El Isleño; El Noticiero Balear; El Magistero Balear y el Boletín de la Sociedad Arqueológica Luliana, además de los indicados. La opción de "Búsqueda por fechas" de la Biblioteca Virtual ofrece la relación de las publicaciones que se editan en la fecha buscada. Es una buena herramienta.

Prensa Mallorquina creada entre 1885 y 1889

fabian | 17 Abril, 2014 12:08

Prensa de los años 1885 a 1889 digitalizada y existente en la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica:

Recojo las siguientes informaciones de los volúmenes de la Gran Enciclopèdia de Mallorca (GEM), traduciendo libremente los contenidos:

prensa

Boletín de la Sociedad Arqueológica Luliana

Revista de historia editada en Palma desde 1885 por la Sociedad Arqueológica Luliana. Después del Boletín de la Real Academia de la Historia (1877), es la publicación de sus características más antigua de España. Su periodicidad ha variado, desde quincenal en la primera época, hasta anual en la actualidad. Contiene la relación anual de actividades de la Sociedad y recoge las novedades sobre investigación arqueológica, artística, histórica y etnológica de las Baleares, así como los trabajos realizados para la conservación del patrimonio artístico. Dedica especial atención a la figura y obra de Ramon Llull, patrón de la institución. Entre los trabajos publicados que se convirtieron en libros destacan Constitucions i ordinacions del Regne de Mallorca, de Antoni Pons (1934); Vida del beato Raimundo Lulio, de Antoni Ramon Pasqual (1890 - 91); Informacions judicials sobre els addictes a la Germania, de Josep Maria Quadrado (1896 - 1930); Enterraments i òbits del reial convent de Sant Domingo de la Ciutat de Mallorca, de Jaume d'Olesa (1920); Noticias y relaciones históricas de Mallorca. Siglo XIX, de Joan Llabrés Bernal (1959 - 1971) e Història de Llucmajor de Francesc Tallades (1974). De los números monográficos destacan los dedicados a Miquel Costa i Llobera (1923), al centenario del Concilio de Trento (1945), al VI centenario de la muerte de Jaime I (1976) y a Joaquín María Bover (1981).

Entre sus directores destacan Estanislau de Kostka Aguiló, Bartomeu Ferrà, Joan Pons Marqués, Bartomeu Font Obrador, Gabriel Llompart Moragues i Guillem Rosselló Bordoy. Entre los colaboradores se encuentran Antoni Maria Alcover, Isidor Macabich, Llorenç Riber, Josep Maria Quadrado y Miquel Batllori. Para facilitar su consulta han aparecido índices de autores (tomos I-XXV, 1971), de materias (tomos I-XXV, 1975) y de autores y materias (tomos XXVI-XXXIV, 1976).

GEM, vol. 2.

[Nota: Este volumen de la GEM no indica la fecha de publicación, pero es de hace un par de décadas por lo que la información no está actualizada.
Web dela Societat Arqueològica Lul·liana]

***** ***** ***** ***** *****

El tambor : setmanari d'es nostros

Semanario publicado en Palma entre octubre de 1884 y abril de 1887. Tuvo diferentes subtítulos: Instrument tocat á dues veus per una colla de voluntaris valents i poch dormidós. Setmanari d'es nostros y Semanario Católico - tradicionalista de las Baleares. Era el órgano del carlismo local. Inicialmente era bilingüe, en castellano y catalán dialectal, pero pronto pasó a ser sólo en castellano. Tenía cuatro páginas y se editaba en la imprenta Villalonga. Al desaparecer fue sustituído por El Centinela

GEM, vol. 17.

***** ***** ***** ***** *****

El centinela : semanario tradicionalista

Semanario editado en Palma entre 1887 y 1891. De ideología tradicionalista, atacaba el liberalismo y tomó partido por el pretendiente carlista Carlos VII hasta 1888 en que se adhirió a la escisión integrista contraria a Carlos VII y favorable a un catolicismo integrista. El número 48 fue denunciado por publicar un recordatorio del fusilamiento del general Jaime Ortega. Uno de sus directores fue Jaume Pou. Entre sus redactores figuraban Miquel Binimelis, Antoni Vidal Vaquer, Marià Safortesa y el filólogo Antoni Maria Alcover. Se redactaba íntegramente en castellano

GEM, vol. 3.

***** ***** ***** ***** *****

El correo de Mallorca : diario de noticias y avisos

Diario de información general editado en Palma en 1887 y 1888. Apareció en sustitución de Las Noticias. Se redactaba íntegramente en castellano.

GEM, vol. 4.

***** ***** ***** ***** *****

Semanario católico : doctrinal, científico y literario

Semanario editado en Palma entre ener de 1888 y diciembre de 1890. Aunque su principal objetivo era hacer propaganda católica, incluía trabajos literarios, especialmente poesía y narrativa. Además de trabajos originales, publicó algunas traducciones. Fueron directores Nicolau Dameto (hasta febrero de 1890) y Josep Miralles Sbert (desde marzo de 1890), que fue el principal impulsor. Salía cada sábado y, entre otros, colaboraron Antoni Maria Alcover, Miquel Victorià Amer, Margalida Caimari, Pere Joan Campins, Miquel Costa i Llobera, Bartomeu Ferrà, Josep Miralles, Marcel·lina Moragues, Dere d'Alcàntara Peña, Antoni M. Peña y Joan Torrandell. Salieron 156 números redactados en catalán y castellano. Se editaba en la Tipografía Católica y tenía la redacción en la calle Campaner de Palma.

GEM, vol. 16.

***** ***** ***** ***** *****

El isleño : periódico científico, industrial, comercial y literario

Diario industrial, comercial y literario publicado en Palma (1857 - 1898). Se editaba en la imprenta de Pere Josep Gelabert. Fueron directores Pere Josep Gelabert Llabrés (1857 - 1866), Pere Josep Gelabert Pol (1866 - 84) y Joan Gelabert Crespí (1884 - 98). Colaboraron Enric Alzamora, Bernat Calvet, Pere Ferrer Gibert, Lluis Martí y Benet Pons Fàbregues entre otros. Órgano de la Unión Liberal, salió en sustitución de El Genio de la Libertad. Se redactaba íntegramente en castellano.

GEM, vol. 7.

Rosselló Pòrcel: I El Semanario Económico

fabian | 16 Abril, 2014 18:47

Bartomeu Rosselló-Pòrcel (1913 - 1938) murió muy joven. Me resulta sorprendente que ya a los 17 años publicara en el periódico un artículo semanal. Pero sólo lo hacía en los meses veraniegos, en la época de vacaciones estudiantiles. Hizo su bachillerato en Palma y luego, Filosofía y Letras en Barcelona. La serie "El periodismo en Mallorca" la publica en los meses de julio, agosto y septiembre de los años 1930 y 1931. En julio de 1932 publica dos artículos de esta serie y después artículos sobre el Romanticismo.

Es curioso que en enero de 1931 publica el artículo con la pregunta "¿Qué quedará del periodismo?". Quizás fuera que en Navidad se preguntaba sobre qué escribiría en verano. Sus artículos dejan ver que no nacen de la iluminación de un día, sino que hay detrás de cada uno de ellos bastantes horas hojeando los ejemplares periodísticos.El hecho está en que se interesó bastante por la prensa. Tras sus estudios de Filosofía fue a Madrid donde aprendió el oficio de tipógrafo y tuvo contactos con los editores de la revista "Cruz y Raya". La Guerra española truncó todo; alistado en el ejército republicano enfermó de la tuberculosis que le produjo la muerte.

Este primer artículo de la serie se inicia con una corta indicación del motivo que le induce a escribirla: es un tema inédito, apenas tratado.

El Periodismo en Mallorca

El Semanario Económico

I

Vamos a empezar —y la continuaremos hasta donde nos lo permitan el tiempo y nuestras fuerzas— una tarea por muchas razones dignas de plumas más ilustradas que la nuestra: La Historia del periodismo Mallorquín Pocos, escasísimos son los autores que nos han precedido en la materia y a pesar de un folleto de Bover y de algunos artículos dispersos puede afirmarse sin error que el asunto es inédito en absoluto. Esto, que tal vez pareciese en un principio motivo de dudas y desalientos, ha sido más que nada, lo que nos indujo a atravesar la intrincada selva que constituyen las hojas diarias — innumerables — que han visto la luz en nuestra isla. Así habremos tenido el placer (y el mérito o culpa consiguientes) de leer y comentar nuestro periodismo, lectura cuyo fruto es la presente serie de artículos

***** ***** ***** ***** *****

Si seguimos los consejos de la Cronología en la Historia de nuestros periódicos, nos encontramos con que el primero que en Mallorca se publicó fue el que tiene por titulo el que este artículo encabeza; El Semanario de la Real Sociedad de Amigos del País.

Allá por el año de 1779, llevaba aquella algunos años de vida, que se habían traducido en esfuerzos continuados en pro de Mallorca y de la cultura de sus pobladores. Por este tiempo pues, nació en el seno de la Económica la idea de fundar un periódico que interpretase públicamente sus anhelos y diera forma visible a sus patrióticas aspiraciones. Y es lo cierto que poco tiempo después veía la luz el Semanario, prueba fideligna del verdadero interés que la Sociedad tenía por todo lo que significara adelanto.

Hagamos ahora breve historia de la parte externa del Semanario: Su primer número salió el sábado 13 de Marzo de 1779 con este título: Noticia periódica de los precios corrientes de la semana y otras curiosidades que ofrece al público la muy Ilustre Sociedad de Amigos del País de Mallorca,. y continuó titulándose así hasta su cuarto número; en éste el título era, sencillamente, Palma de Mallorca y así continuó llamándose durante años enteros, con excepción del primer número de cada año en que volvía a titularse Semanario Económico o Semanario Económico, Instructivo y Comercial. Se publicó por más de cuarenta años.

Se imprimía en la Imprenta Real y salía todos los sábados, con excepción de los festivos, en que veía la luz los viernes. Tenía por lo regular, en sus principios, dos páginas solamente; más adelante tuvo cuatro, de pequeño formato, feos tipos de imprenta y papel más que regular. Era encuadernable y podían adjuntársele portadas, e índices que se publicaban exprofeso. Su precio era un doblero —como dice el mismo — y en 1795 contaba con 143 suscriptores, casi todos personas de importancia. Sus redactores eran los mismos individuos de la Sociedad y especialmente Don Ignacio María Serrá, que figuraba corno autor de las portadas.

El Semanario se vendía encuadernado, como otro libro cualquiera. Al final de cada año y con objeto de completar los tomos se suprimieron varias veces números que se habían agotado: así existen dos ediciones de los tres primeros números.

Como curiosidad bibliográfica citaremos los anuncios o prospectos del Semanario que se fijaban en las calles de la ciudad y de los que se conservan escasísimos ejemplares. Hemos tenido la suerte de ver algunos en la colección de Don Jaime L. Garau que son en verdad muy interesantes. En una palabra, la parte externa del Semanario es en general pobre y deficiente, contrastando con su valor espiritual que es, si tenemos en cuenta la época, grande y de la mejor calidad.

Nació el Semanario de la Económica con un interés casi exclusivamente comercial y agrícola en sus primeros tiempos; así vemos que atiende con extraordinario celo a proporcionar a sus lectores noticias de los precios de frutos, granos, legumbres y toda clase de productos agrícolas y enterarles de las entradas y salidas de barcos, a la vez que de los géneros que transportan. Verdaderamente popular, dejando aparte móviles de alta cultura, inserta en sus páginas largas disertaciones sobre agricultura en sus diferentes ramas. Así por ejemplo vemos que publica largos artículos sobre agricultura, cultivo del gusano de seda, sobre ganados, cultivo de los árboles, el olivo especialmente. Tampoco faltan remedios caseros y prácticos, noticias industriales, artículos sobre política, comercio, medicina, industria, pero todo adaptado a inteligencias poco cultas, cumpliendo su objeto de educación del pueblo bajo y desarraigo de supersticiones.

Esta es la parte que podríamos llamar doctrinal del Semanario, su noble misión educativa que tan grandes y prácticos resultados diera en toda Mallorca. Viene después la parte de noticiario, algo más deficiente que aquella, especialmente en lo local.

Lugar preferente ocupan las cuestiones relacionadas con la Sociedad. Si se renueva una Junta, si se establecen unos nuevos premios para artesanos —cosa muy frecuente — si se celebran exámenes en las escuelas de la misma Sociedad, en una palabra todo lo que a ésta se refiere, todo tiene cabida en las paginas del Semanario, y es lo cierto que estos asuntos ocupan no algunas, sino bastantes.

También la Estadística interesaba a los beneméritos Amigos del País. Así nos encontramos periódicamente en el Semanario con un «Estado que la Comisión de los papeles periódicos ofrece al público a nombre de la S. E. de A. del P. en que manifiesta el número de embarcaciones que han entrado en este puerto en todo el año pasado de 17... de Comercio y de Guerra. El resumen de los enfermos que hay en los tres Hospitales, Real, General y de San Antonlo Abad con los que quedan existentes en cama y convalecientes. Los niños expósitos que actualmente mantiene el Santo Hospital, los que han muerto y los que han entrado y el gasto que ha sufrido la casa en la manutención de las Amas para criarlos. Asimismo los matrimonios efectuados en las seis parroquias de esta capital, los nacidos y muertos con distinción de sexos» y ese Estado se publica anualmente, sin interrupción, con todo acopio de datos para su mayor perfección.

Y el anuncio, se interrogará el lector, ¿qué lugar tenía en el Semanario? Para un espíritu moderno, tal vez sea muy extraño el ver que los comerciantes e industriales palmesanos de hace un siglo fuesen absolutamente refractarios al anuncio en un periódico — pásmese el lector — se lo ofrecía gtatuítamente.

Continuamente, semana tras semana y número tras número, ofrece el Semanario la publicación gratuita de anuncios, siempre que sean interesantes, y a pesar de este verdadero regalo, el público no responde porque no es aficionado a las novedades y el anuncio público era en el siglo XVIII algo completamente nuevo. ¡Pobre del diario que hoy ofreciese el anuncio gratuito! ¡Vería su redacción asaltada! Ante este extraño caso no queda sino exclamar aquello de:0 témpora, o mores!

Las noticias locales y de actualidad también son muy escasas. No hablemos ya de crónica de sucesos, que es por completo nula en el Semanario. Las únicas noticias que publica se refieren a grandes personajes que aumentan de gradación oficial, o a fiestas celebradas en Palma, por ejemplo las de la beatificación de Santa Catalina Thomás o las del cumpleaños de la familia real y otras de la misma índole. Pero nada más, la historia de cada día que ahora hacen los periódicos, estaba aún muy lejana cuando se publicaba el Semanario.

También se leen en el algunas noticias necrológicas como la de la muerte del General Barceló o del P. Pasqual, el autor de las Vindicias Lulianas a cuya memoria se dedica un epitafio latino.

En cuanto a noticiario del extranjero también es bastante exiguo nuestro periódico. Con decir que sólo una o dos veces se alude a la Revolución que en aquellos tiempos hacía en Francia mil estragos, puede hacerse el lector cargo de las pocas noticias que sobre actualidad extranjera se leen en sus páginas, y eso que en Mallorca podían proporcionar brillante y extensa información los muchos refugiados que de la Revolución huían precisamente.

También es corta — y anónima — la poesía contenida en el Semanario. Algunas fábulas y algunos sonetos, una o dos odas y varias poesías mallorquinas la constituyen. Y como muestra, bástenos decir que una de las odas tiene por exclusivo objeto cantar los cementerios al aire libre, cuestión entonces palpitante: puede verse muy fácilmente que esta poesía no es de muchos quilates.

Casi una mitad del Semanario la ocupa una multitud ingente de decretos, reales órdenes, mandatos, leyes, medidas de gobierno, etcétera, etcétera, que en conjunto forman un verdadero Corpus iuris. Esta parte — naturalmente — tiene poquísimo interés a no ser para el legista y no nos detendremos a estudiarla.

Resumiendo y lanzando una ojeada general al primer periódico que apareció en Mallorca, no puede menos que reconocerse en justicia que influyó muchísimo en su época y que si bien son crecidos sus defectos, son mucho mayores sus méritos que se resumen en una sola aspiración: el Adelanto y el Progreso.

B. Rosselló Pòrcel
El Día, domingo, 20 de julio de 1930.

El Semanario Económico, bajo distintas denominaciones, se encuentra en la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica. Hay un estudio de Isabel Moll sobre esta publicación. Ver Prensa mallorquina anterior a 1808.

 (Segueix)

Rosselló Porcel: ¿Qué quedará del periodismo?

fabian | 15 Abril, 2014 23:53

Conocido más como poeta, B. Rosselló Porcel publicó en el periódico El Día en los años 1930, 1931 y 1932, una veintena de artículos sobre la prensa en Mallorca. El antetítulo era "El periodismo en Mallorca". Unos mese antes, el 19 de enero de 1931, publicó este artículo "¿Qué quedará del periodismo?". Recogido del periódico, lo pongo aquí.

Temas literarios

¿Qué quedará del periódico?

No hace mucho tiempo que Andronio— luz brillante en el cielo de la gloria póstuma— se lamentaba en un artículoo al comentar la exposicióu de Prensa retrospectiva, de la poca duración que tiene el diario, de su triste vida cuyo nacimiento toca casi con tu muerte, muerte prematura que ha lugar al dia de haber nacido. Interrogábase el gran crítico sobre lo que restaría en el futuro de los actuales rotativos y se extendía en consideraciones acerca del poco interés que se tiene en conservar esas hojas que, endebles y fugitivas, llevan en sí el perfume, bueno o malo, de un día, de un solo día perdido después de su transcurso en el mar de los años y de los siglos.

Muchos pensamientos nos sugerió el artículo aludido que era, en verdad, interesante y a la vez discurrimos sobre lo que quedaría en el dia de mañana de lo que interesó tanto el día de hoy. He aquí, lector, lo que pensamos.

Hay que imaginar enseguida las grandes dificultades existentes para poder conservar como es debido los periódicos y en especial aquellos que son de gran tamaño, sin contar además coa que la mayor parte de ellos se fabrican en mal papel, incapaz por sí mismo de mantenerse en buenas condiciones en varios siglos. Prescindiendo de ello tenemos que el periódico de gran tamaño, además de su difícil encuadernación, expuesta a míl diferentes circunstancias, ocupa muchíisimo lugar en los estantes de las bibliotecas. Este problema es fácilmente solucionable en las provincias pequeñas cuyas bibliotecas públicas tienen obligación de guardar todo lo que se publique en el país, ¿pero en las grandes ciudades, en París, en Londres, en las bibliotecas nacionales de las potencias que publican diariamente miles de periódicos y cientos de libros, ¿cómo resolver la incógnita? El papel impreso ocupa más lugar de cada día y el pobre periódico es despreciado ciertas veces ante su hermano el libro que parece, y es en verdad, digno de atención mayor.

Pero restemos estas dificultades y vayamos a ver qué será lo que mañana ha de atraer más la atención en los periódicos muertos, ya que ese será su estado en las bibliotecas que los conserven. Diremos en un paréntesis que muchos de esos grandes volúmenes cuyos componentes —los diarios— tanto atrajeron la atención el día de su nacimiento quedarán tristemente arrinconados. Pocas veces tendrá el bibliotecario que molestarse para llevárselos a un lector que los desee.

Se parecerán a estos tomos de Derecho o Teología y demás ciencias poco gratas a espíritus ágiles y ligeros que duermen con sueño casi eterno apilados en interminables ringleros y que si alguna vez son miradas vuelven inmediatamente a un sitio para seguir aburriéndose, ejemplo de la fragilidad de las glorias humanas y terrenales.

Algún día, sin embargo, el bibliotecario se eztra/iará al ver que un visitante le pide tal o cual tomo de algún extinguido periódico. Pero bajará de punto su sorpresa al ver que aquella rara avis vuelve uno y otro día, para retomar a la lectura del volumen inmenso y no muy bien conservado. Entonces el bibliotecario pensará — y estará en lo cierto— que aquel hombre es un investigador. que tiene la fatal manía de escudriñar los ayeres y que se agota la vista y esgrime el cansado cerebro para escribir un libro que pocos o nadie ha de leer. ¡Tristes son en verdad las glorias que produce la erudición!, dirá alguno al leer el párrafo anterior, pero a ello le contestaremos: ¡Ah, querido señor nuestro! Ha de saber Vd. que para esta gentezuela que muchos desprecian como de menor categoría, satirizada en la escena y en las hojas de los libros, existe algo de más valor que el respeto general y es el de los que comparten con ellos las tribulaciones y penas que produce el historiar. Les parece mayor la consideración de uno solo de sus colegas que la de aquellos que los satirizan sin apenas conocerlos.

Pero es la verdad que nos hemos alejado de nuestro tema, Decíamos pues, si cierto investigador curioso [xxxxxa] sin temor alguno a [xxxxxx] de periódicos que metían miedo al menos cobarde de los lectores. Y aquí estamos ya planteando la incógnita ¿qué trozos del diario serán los que más han de interesar al historiador de una época que vaya al periódico como fuente que ha de contarlo viva y sinceramente lo que en aquel tiempo sucedió? ¿Serán los artículos de fondo? ¿Serán las noticias? ¿Serán los anuncios?— muy difícil presuponerlo, pero nuestra opinión se inclina a algo que tal vez parezca de repente extraño y extravagante. Creemos que lo que más le interesará serán los anuncios, después las noticias y, finalmente, los artículos.

Eso no puede ser, me dirá tal vez alguno, Vd. ha invertido los órdenes, lo natural es que vaya con un método opuesto al discurrido por Vd. Pero yo contestaría: Ha de considerar Vd., amigo mío, que para opinar en este tema lo mejor es colocarse en el lugar de! investigador que hemos supuesto. Figúrese Vd. por unos breves instantes que Vd. se va ahora mismo a determinada biblioteca con objeto de estudiar un periódico cualquiera de tiempo pero incluído, naturalmente en los días en que la prensa diaria estaba ya en preponderancia, por ejemplo, a principios del siglo XIX, por el año de gracia de 1825, o un poco antes, ¿se pondrá Vd. a leer los artículos sobre la trata de negros? ¿Se ocupará Vd, en la lectura de una carta sobre la importancia de los oficios manuales? Nada de eso, amigo mío, de esos artículos leerá Vd. el título solamente sin adentrar en tenas que para los ojos de hoy están ya demostrados en un sentido o en otro, que eso no nos importa, lo que Vd. hará seguramente será leer algo de las noticias, en especial las locales y mudos.casi todos los anuncios para formarse cargo de la fisonomía real (y espiritual también) de la época y de la localidad si también de ella se ocupa.

Y esto que en una fecha tan poco alejada de nosotros, como es la del ejemplo es ya bastante palpable, lo es mucho más si se refiere a un tiempo algo más lejano del nuestro, ¿qué interés no tendría para nosotros un periódico latino de tiempos de Cicerón? Basta pensar un poco sobre esto para ver que lo que vivirá de nuestros periódicos será, el día de mañana, primero el anuncio y después el noticiario. Muchos artículos, y el primero será este tan trivial y pesadote, morirán si es que alguna vez hayan nacido.

B. Rosselló Porcel

 (Segueix)

Prensa mallorquina de 1880 a 1885

fabian | 14 Abril, 2014 12:44

Prensa de los años 1880 a 1885 digitalizada y existente en la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica:

Recojo las siguientes informaciones de los volúmenes de la Gran Enciclopèdia de Mallorca (GEM), traduciendo libremente los contenidos:

prensa

El Áncora

Diario católico fundado en 1880 por el sacerdote Miguel Maura Montaner. En su primera etapa, entre 1880 y 1890, fue dirigido por el fundador hasta 1896 y por el sacerdote Antoni María Alcover Sureda (1886 - 1890). Tuvo importantes polémicas con la prensa no confesional: La Autonomía (1883), El Palmesano y El Isleño (1885), siendo el último enfrentamiento por el supuesto laicismo de la Institución Mallorquina de Enseñanza.

En su segunda etapa (1896 - 1900), apareció con los subtítulos Diario católico con censura eclesiástica y Diario católico popular. Esta época estuvo marcada por un integrismo tan fuerte que se desligó de la obediencia al obispo, a quien consideraba demasiado moderado con el liberalismo.

Tenía cuatro páginas. En la primera presentaba el editorial, colaboraciones literarias en la sección "Literatura ajena", reproducciones de escritos de diarios nacionales. En las páginas centrales estaba la sección de "Noticias" y dedicaba la última página a anuncios. Incluía en las "Noticias" las de tipo religioso. Propugnaba la lucha antiliberal, la unión entre la iglesia y el estado, la no explotación del obrero.

Colaboraron los principales intelectuales católicos de la época, como Tomás Aguiló, Rafel Llobera, Tomás Forteza, Bartomeu Ferrà y Miguel Amer, entre otros. Publicaba un suplemento subtitulado Revista Religiosa, Científica y Literaria, así como un almanaque. Dejó de salir en 1900 por orden del obispo Pere Joan Campins.

GEM, vol. 1.

***** ***** ***** ***** *****

El timón : periódico literario y de noticias

Diario publicado en Palma entre octubre y noviembre de 1880. Sustituyó a El Áncora en el período en que el Tribunal de Imprenta dictó su suspensión. Se subtitulaba Periódico literario y de noticas. Era redactado en Castellano. Salieron 21 números que se imprimieron en la Tipografía Católica Balear.

GEM, vol. 17.

***** ***** ***** ***** *****

El balear : periódico de la tarde

[Nota: Aunque la digitalización de esta publicación unifique los períodos (1848 y 1882) en una sola página, conviene considerarlos como publicaciones distintas. La información que recojo se refiere a la del período 1882 - 1886.]

Diario político, órgano del Partido Liberal Dinástico. El primer número salió el 2 de enero de 1882. Hasta 1884 publicó una Hoja Agrícola y una Hoja artístico literaria. En 1884 se convirtió en periódico vespertino. Dejó de publicarse el 4 de diciembre de 1886.

GEM, vol. 1.

***** ***** ***** ***** *****

La autonomía : diario republicano democrático federalista

Diario que se definía como republicano y democrático federalista, publicado en Palma sufragado por el Partido Republicano Autonomista. Era dirigido por Joaquim Quetgles Bauçà y mantenía enfrentamientos con los partidos de derecha y partidarios de la Restauración, lo cual motivó que el obispo prohibiera o no recomendara su lectura a los católicos. Nacido en 1883, su último número fue el 16 de octubre de 1884. Utilizaba el Castellano. Sustituyó a El Comercio.

GEM, vol. 1.

***** ***** ***** ***** *****

Boletín de la Academia Comercial

[Sin información sobre esta publicación]

Estudios sobre esta prensa está el de Francisco J. Díaz de Castro e Isabel Moll Blanes: El periodismo integrista: El Áncora, Palma de Mallorca (1880-1900) que, aunque realmente se centra en el período final de esta publicación, trata la prensa de la segunda mitad del siglo XIX.

Prensa Mallorca 1874 - 1879

fabian | 10 Abril, 2014 15:08

Nuestro paseo de la Rambla es una España en miniatura.

[...] Y en fin, es el camino que conduce directamente, á un cuartel, á una Plaza de toros, á un jardín botánico sembrado de forrage, á un Hospicio, á una casa de locos, á una casa de arrepentidas, á un hospital y á... un cementerio.
¿A quién caminando por la Rambla no se te antoja caminar por España?

La dulzaina : revista semanal de literatura, política, artes y costumbres Año 1 Número 16 - 1869 enero 31

Los institutos (Ramon Llull. joan Alcover, Artes y Oficios, Biblioteca Provincial) cumplen cien años.

S´Institut prepara su centenario (DM, 10/04/2014)
Ramon Llull 100

En la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica hay mucho material del último tercio del siglo XIX. Como la intención de estas entradas sobre la prensa era y es ordenar cronológicamente el material digitalizado y conocer un poco las obras digitalizadas, voy directamente a ello:

De 1874 a 1879 están digitalizadas las siguientes publicaciones:

revista
Museo Balear

Museo Balear de Historia y Literatura, Ciencias y Artes

Revista quincenal aparecida en Palma en enero de 1875 como continuación de la Revista Balear de Literatura, Ciencias y Artes. En mayo de 1884 reanudó su publicación hasta diciembre de 1888 en que desapareció definitivamente. Según Miguel de los Santos Oliver, el final de la segunda época coincidió con la dispersión durante unos años del núcleo principal de escritores mallorquines de la "Renaixença". Dirigida por Josep Lluis Pons i Gallarza, sirvió para dar a conocer a jóvenes escritores e hizo posible que la literatura mallorquina se integrase en el movimiento "renaixentista". Un aspecto remarcable fue su aportación a los estudios históricos y literarios referidos a Mallorca. Se interesó también por la poesía popular y el folklore. En sus páginas se insertaron traducciones al Catalán y al Castellano de figuras de renombre de la literatura universal. Era bilingüe, pero los textos en prosa estaban escritos normalmente en Castellano y, en cambio, la poesía y la prosa literaria estaban escritas, generalmente, en Catalán. Tuvo como colaboradoreslas principales figuras de la literatura del momento: Marian Aguiló, Tomás Aguiló, Joan Alcover, Antoni Maria Alcover, Álvaro Campaner, Miquel Costa i Llobera, Juan Luis Estelrich, Bartomeu Ferrà, Tomàs Forteza, Manuel de los Herreros, Gabriel Maura, Mateu Obrador, Miguel de los Santos Oliver, Juan O'Neille, Pedro de Alcàntara Peña, Ramon Picó i Campamar, Josep Lluis Pons i Gallarza, José María Quadrado, Jeroni Rosselló y Josep Tarongí. En 1875 algunos que participaron en la confección del Almanaque Balear de1861 y redactores del Museo Balear publicaron el Almanaque Balear que duró hasta 1891. Era bilingüe, con muchos trabajos sobre literatura, agricultura, ciencias y otras materias.

Traducción libre de la entrada de la Gran Enciclopèdia de Mallorca", vol. 11, firmada por "CSV"

Miguel de los Santos en su obra Literatura en Mallorca (1902) dedica un capítulo a esta publicación, al tiempo que comenta la obra literaria de estos años.

Sobre Pons y Gallarza está el discurso Evocació de Josep Lluis Pons i Gallarza i Joan Alcover realizado por Joan Mas i Vives en el año 2009.

El anunciador balear : diario de noticias y avisos

Publicado en Palma desde 1878 hasta 1880. Fue reemplazado por La Opinión.

Información recogida en la GEM, vol. 1

***** ***** ***** ***** *****

La opinión : periódico político

Diario en Castellano editado en Palma desde mayo de 1879 a agosto de 1890. Se subtituló Periódico literario de noticias e intereses locales (mayo - junio 1879) y Periódico político (julio 1879 - agosto 1890). Inicialmente salía tres días a la semana, pero a partir de febrero de 1880 se publicó diariamente. Era el órgano del Partido Demócrata Posibilista y fue fundado y dirigido por Joaquín Fillol Pujol. En un principio tuvo como redactores a Joan Alcover, Antonio y Gabriel Maura y a Pasqual Ribot entre otros. La filiación de Antonio Maura al Partido Liberal fusionista de Sagasta (1881) favoreció la incorporación al diario de figuras como Eusebi Pasqual, Miguel de los Santos Oliver y Gabriel Vidal. La casi total aceptación por parte de los posibilistas mallorquines del caudillaje de Antonio Maura provocó su desaparición.

Información recogida en la GEM, vol. 12

***** ***** ***** ***** *****

prensa

L'Ignorància : revista crónica : orga y xeremíes d'una societat de mallorquins

Semanario en Catalán dialectal publicado en Palma (21 de junio de 1879 a 25 de julio de 1885). Fundado por Bartomeu Ferrà y Mateu Obrador que fueron director y redactor hasta el 25 de diciembre de 1880. A partir de esta fecha fue dirigido por Pere d'Alcàntara Peña excepto los primeros meses de 1884, en que volvió a hacerse cargo Mateu Obrador. Es la revista más importante de carácter costumbrista publicada en Mallorca. De algún número se llegaron a tirar 7500 ejemplares. Tenía un carácter eminentemente satírico y humorístico, con secciones fijas de "coverbos", adivinanzas, charadas, y "porrosfuyas", aunque también incluía artículos de opinión en general de ideología muy conservadora, y, especialmente, cuadros de costumbres y narraciones originales o recreaciones rondallísticas. Se encuentran las primeras "Rondaies" de Antoni Maria Alcover, una buena parte de los "Aigoforts" de Gabriel Maura y de las narraciones en prosa de Pere d'Alcàntara Peña, además de toda la obra catalana de autores como Antonio Frates, Frederic Valenzuela o Joan O'Neille. Colaboraron casi todos los escritores mallorquines de la época, a menudo con seudónimos difíciles de identificar. Bartomeu Ferrà (Mossèn Lluch, Un trobador d'aigos, Aliatar); Mateu Obrador (Goriet, Miranius); Pere d'Alcàntara Peña (L'amón March de Son Banya, Not Net, Pep d'Aubenya, Claret i Poquet); Gabriel Maura (Pau de la Pau); Tomas Fortesa (Filosofus, Madò Clara de Son Clar); Marcel·lina Moragues (Una Selvatgina); Antonio Frates (Nemo); Antoni Maria Alcover (Jordi des Racó); Bartomeu Singala (Un ferit d'ala, En Llorenç Malcasadís); Joan O'Neille (Toni Tro, Toni Tebacada); Sebastià Barceló (Mestre Grinos); Jaume Cerdà (Aliquid); Tomàs Aguiló (El sen Tià d'Alaró); Josep Tous (Pep de Palma, Pep de Tots); Antoni Maria Penya (Mestre Escriviu, Un missatge de Galdent); Frederic Valenzuela (Un rondaller); Jaume Martorell (El Sen Gurió); Ignasi Sureda (Un d'Artà); Ildefons Rul·lan (Un estudiant doblegat); Fracesc Casasnovas (Silencio); Miquel Garau (Barullo); Andreu Parera (Ferostes).

Fue continuada por el semanario La Roqueta (1887 - 1902, con interrupciones). Con el título L'Ignorancia aparecieron otras revistas, una del 9 de enero al 10 de octubre de 1902, y otra desde 1918 a 1921, pero fueron de escaso interés.

Lluis Ripoll realizó una edición facsimil (1970 - 1973)

Información recogida en la GEM, vol. 7, entrada firmada por "JMV"

De la prensa política de la segunda mitad del siglo XIX en Mallorca

fabian | 09 Abril, 2014 17:08

El "Estudio preliminar" del mecanuscrito de Luis Alemany Vich y Juan Muntaner Bujosa de su "Las publicaciones periódicas en Mallorca" no llega a una veintena de folios escritos por una cara. Tratan en este estudio la historia de la prensa balear y dividen el texto en los siguientes apartados:

  • El Pre - periodismo
  • El semanario de "La Económica"
  • La prensa periódica durante la Guerra de la Independencia
  • Desarrollo de la prensa política
  • La prensa informativa
  • La literatura del Romanticismo en la prensa
  • La prensa festiva
  • La prensa católica
  • Las publicaciones periódicas de los pueblos
  • Otros matices de nuestra prensa

Del cuarto apartado, "Desarrollo de la prensa política", quería seleccionar lo que indicara sobre el Sexenio Revolucionario (1868 - 1874), pero no es posible. Como ya he visto otra vez, se junta el desarrollo de la prensa de esos años uniéndola como en un continuo con la de los años siguientes hasta entrado el siglo XX. Así que recojo lo que indica sobre la prensa a partir de la muerte de Fernando VII con la Regencia de María Cristina.

Desarrollo de la prensa política (fragmento)

Vienen años de Regencia, minoría de edad de una Reina, Guerra civil.

Tres partidos dirigen la política española y los tres contarán con su "prensa".

Los progresistas de Espartero publican "El genio de la: libertad" sustituido en épocaa de suspensiones por el "Noticiario Balear" o por "E1 Eco de las Baleares" y hombree como D. Jerónimo Bibiloni, Francisco Alcalde, Ramón Ballester y Joaquín Fiol, destacados en el campo de las letras, del foro o de las ciencias, son sus animadores.

Los moderados de Narvaez cuentan con "El Progreso", "El Balear" y el "Diario Constitucional" con elementos como Felipe Curtoys, Miguel Amer, Miguel Trías y Mariano Quintana.

La Unión Liberal de 0'Donnel expone sus ideas en el "Palmesano" dirigido por el literato D. Gerónimo Rosselló y que consigue atraer a numerosos progresistas.

Y finalmente, cuando se escinde el grupo demócrata, fundan "El Iris del Pueblo" dirigido por el abogado Fiol y al que se pasan el resto del casi disuelto grupo que seguirá a Espartero.

La lucha política que agudizándose con la subida al trono de Isabel II, tenía que llevar cien años más tarde a la caída de la monarquía y proclamación de la segunda república, contribuye a que junto a la numerosa prensa monárquica defensora de la dinastía reinante aparezcan nuevos matices.

Los partidos políticos, multiplicándose o subdividiéndose,:contribuyen a la proliferación de numerosas publicaciones periódicas de vida más o menos efímera, circunstanciales, las más de las veces, o sometidas a los más o menos afortunados vaivenes de la política que sostienen.

Alfonsinos como "La Crónica Balear", liberales dinásticos como "El Palmesano" o conservadores como "Las Instituciones", "Las noticias", "Heraldo de Baleares", "Las Islas", etc.

Los sagastinos, fusionistas y mauristas publican en distintas épocas "El Constitucional", "El Balear", "La Lealtad", "La Conciliación liberal", "El Mallorquín" y tantos otros. Por cierto que el primero de ellos, "El Constitucional" sale en su número inaugural con un tremendo "gazapo" que le afectará durante su corta vida. Por mala compaginación entremezclóse la composición de la llegada del rey D. Alfonso XII a Madrid con un suelto referente al arribo del vapor correo y el texto resultó el siguiente: a D. Alfonso salió a recibirle su esposa, y el escrito seguía diciendo, "y examinados por el albeitar mandó separarlos de los demás animales" refiriéndose a la llegada en el vapor de unos caballos atacados de peste. Resultando evidente la falta de mala fé, la cosa no pasó a mayores.

Marca un hito importante la aparición de "El Juez de Paz", semanario que con el lema "Verdad y Justicia" y bajo la dirección de D. Miguel Bibiloni Corró, atacó en todo tiempo a los republicanos y principalmente a los Srs. que formaron la Junta revolucionaria del 68, con tal violencia que aquellos se vieron obligados a fundar el semanario "La Bocina" para apagar los fuegos de "El Juez" lo que en parte consiguieron.

Miguel Bibiloni Corró que había residido en Madrid, aún procediendo de otros campos, se sintió moderado al primer toque revoracionario. Escribió siempre, más que con la delectación del artista con la vehemencia del improvisador. Sus campañas del "Juez de Paz" en muchos puntos son verdadero modelo del desenfreno de la imprenta comparables a los de su rival "La Bocina". Conoció la persecución, la cárcel y sufrió toda clase de represalias y fué en todo momento uno de aquellos bohemios que hallaban el mejor estímulo de su vida en las revueltas de los tiempos, siempre dispuesto a la lucha con todas las armas periodísticas que encontraba.

Y con el mismo tono se mantenía toda la controversia del periodismo revolucionario. Y es entonces cuando Maura, Ferrá y Forteza publican "La Dulzaina" como expresión de moderación y suavidad de maneras con la colaboración de Lladó que murió olvidado y solo después de una vida enfermiza dada a toda clase de entresijos.

"La Autonomía", "El Cantón Federal", "El demócrata", "El Iris del Pueblo", "La República", "El Republicano", "El Comercio" y "Las Boleares" son otros tantos órganos de propaganda republicana.en su mayoría federales, que cuentan en sus cuadros de redacción a personas como el cronista Pons Fábregues, el notario y escritor dramático Palou y Coll, García Orell, Gabriel Castella, Antonio Villalonga, Francisco Sancho y muchos más.

Y los carlistas con Damian Isern, Mariano Zaforteza, Bartolomé Mollnas, Bibiloni, Síngala y otros, publican "El Centinela", "La Constancia", "El Cruzado", "El tambor", "La Tradición", "El Tradicional" y "El Suplemento", que mantendrán vivo el fuego de sus ideales con el culto a sus héroes entre persecuciones y azares sin cuento.

Y más tarde cuando se hace activa la lucha de clases "La Bandera Roja", "El Hijo del Pueblo", "La Actualidad", "El Comunista Balear", "El Obrero", "El Socialista" y muchos más. A través de sus páginas cuidarán de que no disminuya la intensidad de la batalla planteada.

Como puede verse, no hay fechas. Creo importante una relación cronológica. Bover, en su "Diccionario", aunque presenta la relación de los periódicos en orden alfabético - útil para ser localizados -, añade al final una Cronología periodística sumamente útil para seguir la historia.

Conviene relacionar la información que proporcionan Alemany y Muntaner con la que se encuentra en De la prensa del Sexenio Revolucionario 1868 - 1874.

De Alemany y Muntaner B. 'Las publicaciones periódicas en Mallorca': presentación

fabian | 08 Abril, 2014 20:30

¿Quién se acuerda hoy de cómo escribíamos a máquina? Era horrible. Tecleabas inoportunadamente una tecla y para borrar su huella desesperabas. Y los errores eran frecuentes. Lo he recordado hoy al ver el texto mecanoscrito de "Las publicaciones periódicas en Mallorca" de Luis Alemany Vich y J. Muntaner Bujosa Texto que ganó el Premio Ciudad de Palma de 1955 y que nunca fue publicado.

Gracias que no hace muchos años a alguien se le ocurrió fotografiar sus páginas y unirlas formando tres voluminosos pdf, guardados en tres CD que se encuentran en la Biblioteca Pública de Palma.

Este texto aparece en la bibliografía de cuanto trabajo se escribe sobre la prensa balear. Consta de dos partes y unas palabras de presentación. La primera parte, "Estudio preliminar", trata de la historia de la prensa en Mallorca. La segunda parte está formada por multitud de fichas (¿un millar?) en orden alfabético, con el título de cada publicación y los datos conocidos sobre ella. Cada ficha es un folio. Es un gigantesco trabajo.

libro

Recojo las palabras de presentación:

La Prensa Periódica en Mallorca
(Contribución a su estudio)

Presentamos para el certamen "Premios Ciudad de Palma" este estudio sobre las publicaciones de caracter periódico que han visto la luz primera en nuestra Isla.

La simple reseña por orden cronológico de la numerosa lista de diarios y revistas de toda índole que han salido, nos enseña que abarca ya un largo periodo de nuestra historia en todae sus manifestaciones artísticas, literarias, científicas, históricas, políticas y económicas.

Pero además, para Mallorca nuestra prensa tiene un interés especial pues deaaparecidos lamentablemente algunos archivos modernos, especialmente el que existía en el Gobierno Civil, la única fuente de investigación de esta época de nuestra historia contemporánea es la prensa.

Este trabajo histórico-bibliográfico viene lo más completo posible, no obstante, si en su día tuviese que publicarse, deberla aumentarse con algún otro índice lo más detallado posible, especialmente el de materias, y seguramente algunas de las descripciones podrían ser terminadas.

Completamos el trabajo con una muestra fotográfica de algunas publicaciones agrupadas por temas y aunque reducida puede ya verse perfectamente la extensa gama de publicaciones que se han tirado en nuestras prensas.

Antes de iniciar el estudio queremos demostar nuestro agradecimiento y admiración a los que nos precedieron en estos trabajos y especialmente a BOVER, PONS FABREGUES y el malogrado ROSSELLO PORCEL cuyos trabajos han sido consultados con tanto provecho y a D. Miguel de los S. Oliver que en su obra "Mallorca durante la primera revolución", hace un estudio tan completo de la la iniciación y desarrollo de la prensa en Mallorca.

 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb - Administrar